Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 76 – DKS – ¡No te estoy manteniendo compañía! ¡Humph!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Hao Ren no esperaba ver a su tercer tío allí. Estuvo estupefacto por un momento y lo ignoró.

“¡Oye, chico, te estoy hablando!” Zhao Kuo gritó con impaciencia cuando no recibió una respuesta de Hao Ren.

Después de haberlo ignorado nuevamente, Hao Ren se volteó hacia Zhao Yanzi y le dijo: “Ahora que tu tercer tío está aquí, olvídalo.”

Volvió a poner una de las sombrillas en su bolsa. Luego, levantó la vista hacia la lluvia, abrió su otro paraguas y se alejó.

“Qué… qué mal genio…” Zhao Yanzi hizo un puchero mientras miraba su espalda. Ella corrió y se arrastró sobre su brazo después de unos segundos “¿Por qué hacer una rabieta como un niño? ¡Puedes volver con nosotros ahora que el Tercer Tío está aquí para recogerme!” ella preguntó.

“¡No me voy a meter en el auto de tu tercer tío!” Hao Ren ligeramente apartó sus manos.

“¿Qué estás diciendo, niño?” Zhao Kuo lo escuchó con su agudo oído y gritó desde lejos.

“¡Obstinado! ¡Gruñón!” Zhao Yanzi pisoteó su pie derecho y decidió dejar solo a Hao Ren. Ella trotó de vuelta a su tercer tío en la puerta de la escuela.

Ella se conmovió un poco cuando lo vio esperando en la puerta de la escuela con un paraguas, a pesar de que no le gustaba este “tío”.

“¡Olvídate de él y vámonos!” Zhao Kuo sintió el mal humor de Zhao Yanzi. Después de que él abrió la puerta para dejarla entrar, encendió el Mercedes negro.

Hao Ren caminó tranquilamente por la calle con su paraguas. Ignoró los autos de un millón de yuanes que pasaban por su lado porque lo único que le importaba era su abuela.

Fue una idea aleatoria recoger a Zhao Yanzi de la escuela; él no lo hizo porque la haría feliz. En todo caso, lo estaba haciendo como recompensa por su duro trabajo últimamente.

Cuando el Mercedes negro pasó, Zhao Yanzi miró a Hao Ren que estaba caminando solo. De repente, ella se sintió mal por él.

“Tercer tío, déjalo ir. Vamos a llevarlo con nosotros.” dijo Zhao Yanzi.

“No lo llevaré… ¿quién se cree que es?” Zhao Kuo dijo con orgullo.

El auto dejó a Hao Ren atrás mientras hablaban.

Zhao Yanzi volvió a mirar a Hao Ren, que estaba caminando bajo la lluvia, y le dijo a su tercer tío, de repente: “¡Tercer tío, detén el coche!”

“¿Por qué? ¿Olvidaste algo?” Al escuchar a Zhao Yanzi gritar, Zhao Kuo inmediatamente estacionó el auto a lo largo del camino.

“Adelántate, tercer tío. ¡Llévate mi mochila!” Zhao Yanzi abrió la puerta del auto y saltó.

“¡Zi! ¡Está lloviendo!” Zhao Kuo insistió.

“¡Está bien!” corrió hacia un charco mientras el agua reflejaba la forma de sus delgadas y pálidas piernas.

Hao Ren estaba caminando con su cabeza debajo del paraguas cuando el pequeño cuerpo entró en su vista.

Levantó la vista y vio a Zhao Yanzi parado frente a él, respirando pesadamente.

“¡Dame el paraguas!” ella extendió su mano.

“¿Huh?” Hao Ren no se dio cuenta de lo que quería decir.

“¡Dame el paraguas!” Ella repitió en una voz más fuerte.

Hao Ren la miró mientras sacaba el otro paraguas de su bolso, confundido.

Zhao Yanzi rápidamente lo arrebató de Hao Ren, lo abrió y avanzó a grandes pasos.

Hao Ren aceleró para alcanzarla.

“¿Qué estás haciendo? ¿Estás caminando conmigo cuando hay un auto esperándote?” Hao Ren le preguntó.

“¿Quién quiere hacerte compañía? ¿No puedo simplemente disfrutar de la lluvia?” Zhao Yanzi saltó sobre un pequeño charco e hizo un puchero.

“¡Zi!” El tercer tío hizo retroceder el Mercedes hacia ellos y bajó la ventana.

“¡Está bien, tercer tío! ¡Puedes volver primero!” Zhao Yanzi le hizo un gesto con la mano.

Él la miró confundido al notar la impaciencia en su tono. Se sintió agraviado y se preguntó si había hecho algo incorrectamente.

“De hecho, es cada vez más difícil ver a través de esta pequeña niña. Estaba tan enojada con este chico que lo quería muerto… pero ahora…”

Suspiró mientras los miraba caminar uno al lado del otro. Luego, aceleró y se dirigió a su casa.

La llovizna caía generosamente desde el cielo.

El aire no había sido tan fresco desde hace bastante tiempo, y el viento limpio y refrescante los hacía sentir muy cómodos.

Los zapatos y calcetines de Zhao Yanzi se mojaron, pero ella todavía insistía en caminar en lugar de tomar el autobús o tomar un taxi.

“¿Cómo fueron los exámenes?” preguntó Hao Ren.

“Más o menos.” respondió ella. Luego agregó: “No me ayudaste a hacer trampa.”

“Ciertamente sólo tienes que confiar en ti en el examen. ¿Cómo puedes hacer trampa?” Hao Ren dijo con un fuerte sentido de rectitud.

“Pffft, no me digas que nunca has hecho trampa.” dijo Zhao Yanzi con desdén.

Hao Ren miró de regreso a su pasado y se dio cuenta de que él tampoco era tan justo durante los exámenes de la escuela secundaria.

Sin embargo, se dijo a sí mismo en silencio: “Sólo usamos algunas hojas de trucos… y la ofensa más grave sería echar un vistazo a los documentos de otras personas. Nadie fue lo suficientemente atrevido como para pedir respuestas con un teléfono celular…”

“¿Cuándo obtendrás tus resultados?” Hao Ren preguntó.

“Tan molesto… ¡tú no eres mi padre!” Zhao Yanzi le puso los ojos en blanco.

Hao Ren discutió en secreto “Soy tu tutor… y.… soy tu futuro esposo…”

Al ver lo defensiva que estaba, se mantuvo en silencio mientras continuaban caminando. Ella no respondió ninguna de sus preguntas.

“Tú y esa presidenta de la clase… ¿qué ha estado sucediendo con ustedes dos últimamente?” Zhao Yanzi de repente preguntó después de dar unos pasos más.

“¿Porque lo preguntas?” Hao Ren estaba interesado.

“Sólo curiosidad.” ella hizo un puchero con la boca y aceleró un poco.

Hao Ren pensó para sí mismo mientras se apresuraba y la alcanzaba “¿Podría estar pensando que Xie Yujia es mi novia en la escuela?”

“No pensé que ella podría ponerse celosa también…” pensó Hao Ren mientras miraba su hermosa carita.

Avanzaron rápido y suavizaban el paso de vez en cuando hasta que llegaron a la casa de Zhao Yanzi.

El Mercedes negro de Zhao Kuo estaba estacionado afuera.

Zhao Yanzi sacó su llave y abrió la puerta, y de inmediato escuchó la pelea entre su padre y su tercer tío desde la sala de estar.

“¿Qué? Hermano, ¿estás invitando a esos idiotas del Océano Oeste?” La voz fuerte de Zhao Kuo entró en los oídos de Hao Ren.

“Tranquilo, tenemos invitados aquí.” Zhao Guang lo hizo callar “Tenemos que invitarlos, te guste o no. Antes de nada, solían estar en buenos términos con nosotros. Si no los invitamos a la 15º fiesta de cumpleaños de Zi, sería como llegar a una ruptura abierta públicamente.”

“¡Hermano!” Zhao Kuo se detuvo cuando notó que Hao Ren y Zhao Yanzi habían regresado.

“Papá, tercer tío, he vuelto.” Zhao Yanzi entró y colocó el paraguas en una esquina.

“Tío.” Hao Ren la siguió y saludó.

No quería parecer rudo delante de Zhao Guang, aunque no era un gran admirador de Zhao Kuo.

“¿Dónde está mi abuela?” Hao Ren preguntó.

“Jeje, ella está en la cocina cocinando la cena con Hongyu.” se rió Zhao Guang. Luego, se volteó hacia Zhao Kuo con cara seria y dijo: “Tú, ven conmigo a la sala de estudio.”

La cara de Zhao Kuo se puso roja mientras miraba hacia abajo. Luego siguió a Zhao Guang, que era más alto y más bien formado, a la sala de estudio.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente