Capítulo 703 – DKS – El Palacio de los Nueve Dragones – ¡Aparece!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El Sol se estaba poniendo cuando Hao Ren y Su Han salieron del Edificio de Administración.

 

Con un abrigo blanco, medias negras y un par de botas blancas que acentuaban sus hermosas piernas, Su Han parecía fresca y elegante.

 

Algunos estudiantes miraron hacia ellos cuando vieron a Hao Ren y Su Han saliendo juntos del Edificio de Administración.

 

Cuando el viento sopló su chaqueta, Su Han se veía elegante y relajada con sus largas piernas expuestas, revelando su encantadora belleza.

 

Hao Ren se giro para mirar el lago en la puesta de sol y pensó que probablemente nada significativo sucedería en la Universidad Océano Este mientras estuviera ausente.

 

Después de salir de la escuela, Su Han llamó a un taxi. Cuando se metió en el asiento trasero, también jaló a Hao Ren al asiento trasero.

 

Los estudiantes en la puerta de la escuela vieron a Hao Ren y Su Han entrar en el asiento trasero, y comenzaron a especular sobre el nuevo desarrollo de su relación.

 

Después de preguntar la dirección, el taxista encendió el auto mientras miraba a la hermosa Su Han a través del espejo retrovisor.

 

Hao Ren se sentó a más de diez centímetros de Su Han.

 

Mirando por la ventana sin decir una palabra, Su Han reveló su elegante cuello. Hao Ren se preguntó qué estaría pensando.

 

En su camino, solo la radio en el taxi rompió el silencio en el auto.

 

Cuando llegaron al complejo de apartamentos donde vivía Su Han, Hao Ren la siguió al ascensor. Su Han guardó silencio en el camino, y Hao Ren no sabía lo que estaba pensando.

 

Hao Ren había estado en la casa de Su Han antes, pero sintió como si hubiera pasado una vida desde que estuvo aquí la última vez.

 

A pesar de la cocina desordenada, el apartamento parecía limpio. Sin embargo, el piso de mármol parecía sombrío y frío con este clima.

 

Su Han colgó su chaqueta y encendió calentador del apartamento.

 

El suéter púrpura flexible se ajustaba a su cuerpo con fuerza, revelando su hermosa figura.

 

Su Han levantó su muñeca y miró su reloj plateado. ”Partiremos a medianoche”.

 

“Okay.” Hao Ren asintió con la cabeza.

 

“La cena … son fideos instantáneos”, continuó Su Han.

 

“Ugh …” Hao Ren se congeló por un momento y tuvo que aceptar su sugerencia.

 

Después de quitarse el par de botas altas y blancas y ponerse las zapatillas rosadas, Su Han se puso un delgado manto de seda antes de ponerse a trabajar en la cocina. Parecía que no quería que Hao Ren mirara su hermosa figura en el suéter.

 

Apoyado en el sofá, Hao Ren encendió la televisión y navegó por los canales, pensando que este podría ser el último momento casual antes de su aventura.

 

Su Han sonó con las ollas y sartenes en la cocina, y Hao Ren se preguntó por qué estaba haciendo tanto ruido mientras cocinaba solo fideos instantáneos.

 

Estaban solos en el gran apartamento; se sentía solo pero también íntimo.

 

Si no fuera una cultivadora, con su elegancia y antecedentes académicos, Su Han podría haber sido fácilmente una joven élite empresarial con un trabajo pagado de más de 500,000 yuanes al año, viviendo una vida feliz y sin incidentes.

 

Hao Ren giró levemente la cabeza y miró a Su Han, que vestía pantuflas rosas y medias negras en la cocina.

 

Su cabello negro tenía algunos mechones dorados acentuados por la luz, y su cabello ligeramente rizado caía sobre sus mejillas, haciéndola lucir gentil.

 

Slap … Su Han regresó a la sala de estar con dos tazones de fideos instantáneos en sus manos.

 

Hao Ren olió el aroma de los fideos instantáneos y pensó que las habilidades culinarias de Su Han habían mejorado. Mientras tanto, el programa encuentra tu pareja en la televisión mostraba a las invitadas con sonrisas encantadoras.

 

Al ver a Hao Ren mirando televisión mientras comía los fideos, Su Han de repente tomó el control remoto y cambió el canal.

 

Hao Ren se sintió un poco frustrado cuando el canal se cambió repentinamente mientras estaba listo para escuchar la presentación de una de las invitadas femeninas.

 

“Después de la temporada de lluvias, comienza la temporada del apareamiento …”

 

Su Han cambió el canal al Mundo Animal, y el narrador estaba diciendo estas palabras.

 

“¡Cough!”

 

Hao Ren casi estornuda los fideos por su nariz.

 

La cara fría de Su Han se sonrojó de repente, y ella tomó el control remoto y apagó el televisor.

 

Como a Su Han no le gustaba hablar, la habitación quedó en silencio después de que se apagara el único sonido.

 

Hao Ren se comió los fideos ruidosamente, tratando de aligerar la atmósfera.

 

“Prepárate. No es una excursión”, dijo Su Han.

 

“Entendido.” Hao Ren recogió el tazón y sorbió la sopa también.

 

Su Han frunció el ceño y frunció los labios, pensando que Hao Ren estaba actuando como si fuera su propio hogar.

 

Sin embargo, ella no quería regañarlo ni nada; ella solo pensaba que él era un poco casual. Después de entrar en su habitación, ella tomo una bata y tomo una ducha en el baño.

 

Mientras comía los fideos, Hao Ren escuchó los sonidos de la ducha en el baño y finalmente tuvo hipo con gran satisfacción.

 

Era difícil decir qué pasaría en el Palacio de los Nueve Dragones, y Hao Ren había planeado tener una buena comida antes de partir. Sin embargo, Su Han acaba de tratarlo con fideos instantáneos.

 

‘¡Olvídalo! De todos modos estoy lleno y listo para pelear en el Palacio de los Nueve Dragones’, pensó.

 

Arrojó los dos tazones de papel a la basura en la cocina y suspiró profundamente cuando vio el fregadero que estaba lleno de platos sucios.

 

“Su Han es terrible en las tareas del hogar …” Hao Ren se arremangó, cogió el detergente, abrió el grifo y comenzó a lavar los platos que se habían acumulado durante unos cinco o seis días.

 

‘Estoy limpiando aunque no sé si podemos volver o no’, pensó Hao Ren mientras colocaba los platos y utensilios limpios en el armario.

 

Después de salir del baño con su bata de baño, Su Han observó a Hao Ren limpiar la cocina aturdida. Luego, fue a su habitación y se puso su suéter morado y medias negras mientras se mordía los labios.

 

Hao Ren estaba actuando como un gran esposo, pero ¿quién podría menospreciarlo por eso?

 

Incluso Su Han había subestimado el potencial de Hao Ren muchas veces.

 

‘Tal vez … ¿Podría llegar al Reino del Dragón Celestial también?’ Su Han pensó mientras veía a Hao Ren limpiar la cocina.

 

Hua … Hao Ren lavó el trapo y lo colgó en el gancho sobre el fregadero antes de salir de la cocina.

 

De pie en la puerta de su habitación, Su Han lo miró y luego apartó la mirada mientras se aclaraba un poco la garganta.

 

“Deja el trabajo insignificante. Solo faltan cuatro horas para que partamos hacia el Palacio de los Nueve Dragones. Debes tomarte el tiempo para cultivarte y prepararte”.

 

A pesar de sus palabras, de repente sintió que Hao Ren era su esposo mientras limpiaba la cocina.

 

Este sentimiento fue un golpe mental para Su Han, que había vivido sola durante mucho tiempo.

 

“¡Okay!” Hao Ren entró en su sala de cultivo y se sentó con las piernas cruzadas.

 

Siguiéndolo a la habitación, Su Han encendió un poco de incienso y colocó su espada larga a su lado antes de cerrar los ojos para descansar.

 

Esta vez, ella y Hao Ren irían al Palacio de los Nueve Dragones, un lugar que incluso los ayudantes del santuario del Santuario del Dios Dragón no podían entrar sin permiso.

 

Su Han se sintió un poco nerviosa, y pequeñas ondas aparecieron en su mente. Pero rápidamente, reprimió sus emociones con su técnica, y su mente se suavizó nuevamente como la superficie de un lago.

 

Al ver su hermosa postura mientras descansaba con los ojos cerrados, Hao Ren colocó sus manos sobre sus rodillas, exhaló profundamente y circuló su esencia natural usando el Pergamino Light Splitting Sword Shadow.

 

Tal como Su Han había dicho, no iban a hacer una excursión y no podían permitirse el lujo de ser descuidados.

 

El tiempo transcurría silenciosamente en la tranquila sala de cultivo. Cuando Hao Ren estaba reuniendo toda la esencia de la naturaleza en su núcleo de dragón, la voz de Su Han rompió el silencio.

 

“¡Vamonos!”

 

Con un ligero empujón, Su Han abrió la ventana. La delgada y larga espada se elevó en el aire automáticamente, y Su Han puso sus pies en un par de botas blancas antes de dispararse por la ventana en la espada larga.

 

Sin dudarlo, Hao Ren saltó por la ventana. En el momento en que comenzó a caer, la horquilla dorada púrpura apareció debajo de sus pies. Con una luz dorada, siguió a Su Han con fuerza.

 

El Palacio de los Nueve Dragones estaba en el Quinto Cielo, pero solo Su Han sabía su ubicación precisa.

 

Después de viajar sobre los brumosos lagos y montañas, Su Han y Hao Ren entraron en el Quinto Cielo.

 

¡Ding!

 

Su Han observó el terreno y disparó una uña de dragón.

 

La uña plateada se disparó hacia la montaña con una radiante luz blanca.

 

Al pisar la espada larga, Su Han barrió a la distancia con una velocidad extremadamente rápida y disparó otra uña de dragón plateada.

 

Otro punto de luz apareció en las montañas onduladas.

 

Tanto como una palma, las uñas de dragón eran muy poderosas para construir formaciones de matriz y localizar otros tesoros.

 

Su Han condujo a Hao Ren alrededor de una montaña antes de disparar otra uña de dragón.

 

Este lugar estaba lejos de la Cumbre Etérea de Hao Ren, y él nunca había estado aquí antes.

 

Mientras su espada larga se extendía por un valle profundo, Su Han disparó otra uña de dragón hacia la montaña negra.

 

Después de varios intentos, las cinco luces blancas destellaron vagamente en el área con un diámetro de 1,000 kilómetros.

 

“¡Vamos!”

 

Su Han lanzó la espada larga con toda su fuerza, liberando toda la fuerza del nivel-Qian top-tier.

 

La luz en blanco y negro iluminó instantáneamente esta área con un resplandor maravilloso.

 

Su Han cultivó la esencia de la naturaleza elemental del metal y elemental del agua. Cuando la esencia de la naturaleza elemental del metal alcanzó su pico, era blanca, y cuando la esencia de la naturaleza elemental del agua alcanzó su pico, sería negra.

 

¡El reino actual de Su Han estaba cerca del nivel-Qian pico!

 

¡Toda la fuerza que había acumulado se liberó de repente!

 

¡Boom! Boom … Ruidos sordos y ensordecedores sonaron en el tranquilo Quinto Cielo en la noche.

 

Siguiendo a Su Han, Hao Ren vio un contorno gris aparecer en el cielo oscuro.

 

¡El Palacio de los Nueve Dragones!

 

¡Era el Palacio de los Nueve Dragones que Hao Ren había visto una vez!

 

¡Como una gran ciudad flotando en el aire, tenía mucha tierra en el fondo mientras la cima estaba más allá de su vista!

 

Usando toda su fuerza de cultivo en el ataque, Su Han rompió el sigilo del Palacio de los Nueve Dragones.

 

Aunque solo era un esquema vago, ¡tuvieron la oportunidad de ingresar!

 

¡Swoosh!

 

Al pisar la espada larga, Su Han corrió hacia el Palacio de los Nueve Dragones.

 

Las cinco uñas de dragón fueron robadas del Santuario del Dios Dragón, y mantenían la sombra del Palacio de los Nueve Dragones en su lugar. Sin embargo, ¡duraría solo docenas de segundos!

 

Al poseer el poder de herir gravemente a los cultivadores de nivel-Qian, las uñas de dragón eran tesoros del sexto maestro del santuario adjunto, y cada uno de ellos solo podía usarse una vez. ¡A este maestro del santuario adjunto solo le quedaban ocho uñas de dragón!

 

¡Su Han estaba tomando un gran riesgo al entrar en el Palacio de los Nueve Dragones! ¡Ella moriría si fallara!

 

Hua … Pisando la horquilla dorada púrpura, Hao Ren la siguió.

 

Con la ayuda de las cinco uñas de dragón, el ataque de toda su fuerza de Su Han solo reveló la sombra del Palacio de los Nueve Dragones. Al instante, el contorno del Palacio de los Nueve Dragones comenzó a oscurecerse y volvería a desaparecer en la oscuridad.

 

“¡Es el aura de los cultivadores dragones!” ¡Un rugido furioso vino repentinamente del Séptimo Cielo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente