Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 54 – DKS – Una emergencia

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¡¿Qué?!” Hao Ren se congeló y sintió una oleada de sangre correr por su cabeza “¿Cuál es la situación?”

“¡Llamé a una ambulancia, pero todavía no llegó!” El tío Wang dijo ansiosamente.

“¡Zhao Jiayi, lleva mis libros al dormitorio por mí!” Hao Ren se puso de pie y salió corriendo del salón de clases.

El profesor observó a Hao Ren pasar a su lado con una expresión en blanco. Sólo estaba enfurecido cuando Hao Ren se fue “¡Los estudiantes de hoy en día son tan groseros! ¡Son tan audaces que creen que pueden abandonar el aula en el medio de la clase sin dar explicaciones al maestro!” él pensó.

Hao Ren salió corriendo del Edificio Académico hacia la puerta principal de la escuela mientras hablaba por teléfono, “Tío Wang, no se asuste. ¿Llamó al hospital cerca de la casa y les pidió que recogieran a mi abuela?”

“No puedo encontrar su número de teléfono.” el tío Wang sonaba extremadamente agitado.

Lamentándose silenciosamente por el desorden del tío Wang, Hao Ren salió corriendo de la entrada principal de la escuela e intentó tomar un taxi.

Como la escuela estaba en los suburbios y eran casi las 8 de la noche, había muchos taxis en el área.

Se quedó parado un rato antes de ver varios taxis, pero todos tenían pasajeros en ellos.

En el medio minuto que intentó tomar un taxi, Hao Ren siguió hablando con el tío Wang. Sin embargo, ¡este medio minuto parecía ser más largo que un siglo!

Incluso pensó en saltar a la mitad de la calle y detener un auto al azar.

Mientras estaba tan agitado como una hormiga en un horno caliente, trató de calmar al tío Wang por teléfono.

En medio de la ansiedad, vio un coche rojo que pasaba a su lado y de repente recordó la brillante vista de Zhao Hongyu en su Ferrari rojo.

¡Zhao Hongyu! Hao Ren pensó en una idea repentina.

“Tío Wang, colgaré ahora porque necesito pedir ayuda. Llámame cuando la situación cambie.” Hao Ren terminó la llamada y buscó a tientas en su lista de contactos. Después de encontrar el número de Zhao Hongyu, lo marcó.

Cuando Hao Ren acompañó a Zhao Yanzi a la montaña en ese viaje de fin de semana, Zhao Hongyu le dio su número en caso de una emergencia. No lo había usado hasta ahora.

Usualmente, él no molestaría a los padres de Zi. Como esta situación era urgente y sus padres todavía estaban en el extranjero, las únicas personas en las que Hao Ren podía pensar ahora eran los padres de Zhao Yanzi.

El teléfono sonó seis veces y nadie respondió. Hao Ren estaba tan agitado que su mano sosteniendo el teléfono comenzó a sudar.

“¿Hola?” el teléfono fue contestado de repente, y la suave voz de Zhao Hongyu apareció por el teléfono.

“¡Tía! ¡Soy yo!” Hao Ren gritó con urgencia.

“Oh, eres tú, Ren. ¿Por qué no vienes aquí y eres tutor de Zi hoy? Te iba a llamar para preguntar sobre eso.” dijo Zhao Hongyu.

Este capítulo es propiedad de https://novelasligera.com/. Si está leyendo esto desde otros sitios, considere dejar de leerlos y leé en https://novelasligera.com/ en su lugar. Es una gran bofetada para nosotros los traductores saber que nuestros lectores están leyendo nuestro trabajo en un sitio de ladrones. Gracias por su amabilidad.

“Tengo clase esta noche, y me salté la clase para ser tutor de Zi la semana pasada. Le dije a Zi ayer.” Hao Ren explicó en su mente. En este momento, no tuvo tiempo de explicarle esto a Zhao Hongyu. Dijo con urgencia: “Es mi abuela. Ella…”

Por alguna razón, Hao Ren se movió tanto después de escuchar la voz de Zhao Hongyu que se ahogó.

“¿Qué pasó? No entres en pánico. Tómalo con calma.” sintiendo la agitación en la voz de Hao Ren por teléfono, Zhao Hongyu se alarmó.

“Mi abuela se desmayó debido a la presión arterial alta, y ella tiene que ser llevada al hospital. Sin embargo, el tío Wang, el cuidador de mi abuela, no conduce.” Hao Ren exhaló y se aclaró la cabeza antes de explicar la situación.

“¡Dame la dirección, y voy a ir ahora mismo!” Zhao Hongyu dijo de inmediato.

“Mar Azul y Complejo Arena Dorada en el suburbio sur de Ciudad Océano Este. El número de la cabaña es 16. Es la sexta casa de campo a la derecha después de que ingresas a la puerta sur.” dijo Hao Ren. Su corazón se enganchó en su garganta, y su brazo que sostenía el teléfono tembló violentamente.

“¡Lo tengo! Estaré allí pronto. ¡Nos mantendremos en contacto!” Zhao Hongyu colgó, y parecía que ya había corrido al garaje.

Bajando el teléfono de su oreja, Hao Ren se detuvo en la entrada principal de la escuela, sin saber qué hacer a continuación. El camino que se extendía hacia adelante estaba a oscuras, y los autos que pasaban a su lado brillaban en la oscuridad.

Buzz… Su teléfono móvil vibró. Hao Ren respondió de inmediato y escuchó la voz profunda de Zhao Guang “¿Estás en la escuela? Estoy en camino y te recogeré en la puerta en unos diez minutos.”

Hao Ren dijo “Ok” y la llamada telefónica terminó.

Se detuvo en el lugar vacío frente a la puerta principal, sintiendo el viento frío penetrar su camisa.

¡Snap! ¡Snap!

Bajo la fuerza de los fuertes vientos de la noche, la gran pancarta que colgaba sobre la puerta bailaba con un fuerte chasquido.

Hao Ren volteó la cabeza y miró la pancarta con repentino resentimiento.

¡Squeal! Un Chevrolet negro se detuvo en frente de Hao Ren.

Zhao Guang asomó la cabeza por la ventana y dijo: “Sube al automóvil y podemos esperar a ver qué pasará en casa.”

“Esto no tiene sentido…” Pensó Hao Ren “¡Me están secuestrando a otro sitio junto con Dragon King’s Son-In-Law! ¡¡Nehaust ayúdame!!

Asintiendo aturdido, Hao Ren subió al auto y descubrió que Zhao Yanzi también estaba allí.

Miró a Hao Ren con preocupación y simpatía; parecía que estaba preocupada por Hao Ren y vino con su padre a buscarlo.

Constantemente, Zhao Guang puso en marcha el automóvil y condujo hacia su casa. No era un largo viaje desde su casa a la Universidad Océano Este.

Pálido, Hao Ren se sentó en el auto y pensó por un momento antes de preguntarle a Zhao Guang: “¿Cómo fue la tía allí?”

“Ella manejó.” respondió Zhao Guang.

Hao Ren estaba un poco decepcionado ya que había esperado que Zhao Hongyu usara su superpoder y volara allí.

Como si le hubiera leído la mente a Hao Ren, Zhao Guang continuó “No te preocupes. No le lleva mucho más tiempo a tu tía conducir que volar. Tenemos muchas restricciones para volar. Si encuentra un inspector, se desperdiciará mucho tiempo respondiendo preguntas. Además, si voló allí, no podría llevar a tu abuela al hospital.”

“Cierto.” Hao Ren asintió mientras se sentía agradecido por la ayuda de Zhao Yanzi y su familia. Sólo esperaba que su abuela estuviera bien.

Le llevó sólo una docena de minutos conducir desde la Universidad Océano Este hasta la casa de Zhao Yanzi. Zhao Guang estacionó el auto y trajo a Hao Ren y Zhao Yanzi a la casa.

El ambiente acogedor y familiar calmaba ligeramente los nervios agitados de Hao Ren.

Sacó su teléfono móvil y llamó a casa de nuevo. El tío Wang respondió a la llamada, y Hao Ren inmediatamente preguntó por su abuela.

“Una mujer acaba de llegar y afirmó ser tu amiga. Aplicó algunos primeros auxilios a tu abuela y la llevó en un automóvil. Se alejó hace menos de un minuto, y estaba tan agitado que olvidé preguntarle su nombre.” El tío Wang le dijo por teléfono.

“Bueno, el tío Wang, aunque es bueno para cocinar, no es alguien de quien puedas depender en una emergencia.” lamentó Hao Ren sobre la torpeza del tío Wang mientras lo consolaba por teléfono y colgaba.

El tío Wang entró en pánico cuando la abuela de Hao Ren se enfermó. No pudo encontrar el número de teléfono del hospital y no sabía cómo lidiar con la crisis. Incluso necesitó a Hao Ren, que estaba muy lejos en la escuela, para dirigirlo, y ni siquiera preguntó por el nombre del extraño antes de dejar que el extraño se llevara a la abuela de Hao Ren…

Hao Ren se puso más y más agitado al pensar en esto. Pensó que era bastante inseguro dejar que el tío Wang siguiera cuidando solo a su abuela, y se reprendió por no poder ayudar a su abuela cuando estaba en peligro.

Con el ceño fruncido, miró el reloj, pensando que era bastante rápido para que Zhao Hongyu llegara a la cabaña en la playa en sólo 20 minutos.

Zhao Guang y Zhao Yanzi se sentaron junto con Hao Ren en la sala de estar en lugar de atender sus propios negocios.

Aproximadamente otros 20 minutos más tarde, el teléfono en la sala de estar sonó abruptamente.

Zhao Guang levantó el teléfono y escuchó. Se volteó hacia Hao Ren y dijo: “Hongyu ha llevado a tu abuela al Hospital del Este de la ciudad, y ella está siendo tratada. El médico dijo que estará bien.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente