Capítulo 511 – DKS – Vigilando de cerca al prometido

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el cuarto tiempo del partido, el equipo de baloncesto de la Universidad Océano Este actuó como si hubiera cortado la línea de vida del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua. La Universidad Océano Este estaba controlando completamente el ritmo del juego.

 

El comentarista que estaba explicando el partido en vivo no podía creer lo que veía. Después del breve descanso de dos minutos entre el tercer y el cuarto tiempo, la Universidad Océano Este era como un equipo drásticamente diferente. Pudieron ver a través de todas las debilidades de la Universidad Jinghua y atacarlos con un fuerte trabajo en equipo.

 

Xie Wanjun pudo identificar el punto débil del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua observando los primeros tres cuartos en la pantalla de su computadora, y sus indicaciones funcionó.

 

“Hua …” El balón marrón dibujó un hermoso arco en el aire y se fue a la red. ¡Tres puntos!

 

El entrenador de la Universidad Jinghua que estaba parado afuera de la cancha de repente se puso pálido.

 

Zhao Jiayi aterrizó firmemente en el suelo, y levantó su puño en alto.

 

Todas las cámaras en el estadio se enfocaron en Zhao Jiayi, y las televisiones que estaban en el canal de deportes en el país mostraban de primer plano a Zhao Jiayi.

 

Este pequeño capitán de la Universidad Océano Este solo estaba haciendo un promedio en la primera mitad del juego. Sin embargo, en la segunda mitad, especialmente en el cuarto tiempo, exhibió poderes explosivos que fueron sorprendentemente buenos.

 

El equipo de baloncesto de la Universidad Océano Este fue el único equipo entre los ocho primeros de la Liga Nacional de Baloncesto de la Universidad sin un entrenador oficial.

 

Bam! Zhao Jiayi se volteó y cayó al suelo.

 

El capitán del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua se había topado con Zhao Jiayi, haciéndolo caer.

 

El silbato sonó.

 

“¡Maldición! ¡Falta intencional!” Zhou Liren, que estaba sentado en el estrado, se levantó y gritó con agitación.

 

Zhao Yanzi abrió mucho los ojos para ver lo que sucedía en la cancha. Hao Ren vio esto y sonrió.

 

Zhao Jiayi fácilmente anotó los dos tiros libres y obtuvo el control del balón.

 

La cara del entrenador del equipo de la Universidad Jinghua se volvió más pálida. El capitán ahora era inútil y no tuvo la oportunidad de usar sus habilidades ya que dos jugadores de la Universidad Océano Este lo cubrían estrechamente.

 

Quedaban diez minutos del último tiempo, y ya era demasiado tarde para que la Universidad Jinghua se reagrupara. El entrenador de baloncesto de la Universidad Jinghua no entendió cómo la Universidad Océano Este podría cambiar tanto desde la primera mitad del juego hasta ahora. Apenas pudieron ponerse al día en la primera mitad, pero ahora tenían el control total.

 

¡Tres puntos! ¡Dos puntos! ¡La Universidad Océano Este anotó consecutivamente! ¡Y los movimientos asquerosos de la Universidad Jinghua fueron inútiles!

 

El equipo de baloncesto de la Universidad Océano Este se estaba volviendo mejor y más suave con sus movimientos, ¡mientras que los miembros del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua se ponían cada vez más nerviosos!

 

Du … Sonó el silbato y el partido terminó.

 

[Universidad Jinghua – 58: Universidad Océano Este – 66]

 

“¡Ganaron! ¡Ganaron!” Zhou Liren estaba tan excitado que dio un salto en el aire.

 

Hao Ren también se rió a carcajadas. No podía creer que el sueño de Zhao Jiayi de ganar el campeonato nacional se cumpliera.

 

De repente se dio la vuelta y miró a Zhao Yanzi.

 

Zhao Yanzi se cubrió la cara y murmuró: “Yo … dije que te dejaría besarme si la Universidad Jinghua ganaba …”

 

Hao Ren extendió sus manos y le revolvió su cabello mientras sonreía felizmente.

 

“¡No soy una niña!” Zhao Yanzi se apresuró a alejar las manos de Hao Ren.

 

Zhou Liren y los otros muchachos corrieron a la cancha de baloncesto con entusiasmo. Hao Ren aprovechó esta oportunidad y besó a Zhao Yanzi en la mejilla. Luego, se echó a reír y también corrió hacia la cancha.

 

Zhao Yanzi le tocó la cara con asombro. Luego, se puso de pie y persiguió a Hao Ren, “¡Tú, tío malo!”

 

Como se determinó el campeón, el estadio era algo caótico. Había ira, emoción, felicidad, arrepentimiento … todas las emociones aparecieron en el estadio.

 

Hao Ren se apresuró obviamente porque estaba emocionado.

 

En la cancha, los dos equipos se alinearon en dos filas uno frente al otro. Se movieron en direcciones opuestas y se aplaudieron para mostrar respeto.

 

Los músculos del cuerpo de Zhao Jiayi eran tan visibles que parecía un pequeño tanque. Era su primera vez como capitán del equipo, y había logrado que el equipo ganara las nacionales. Estaba tan satisfecho y orgulloso de su logro.

 

Huang … El capitán de dos metros de altura del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua usó intencionalmente su hombro para golpear la cabeza de Zhao Jiayi, pero actuó como si no lo hubiese hecho.

 

El poder de ese golpe fue tan fuerte que Zhao Jiayi retrocedió tres pasos.

 

“Lo siento. Eres un poco bajito”, dijo este capitán de la Universidad Jinghua con voz fría.

 

“¡Qué quieres decir!” Los miembros del equipo que habían luchado junto a Zhao Jiayi en las batallas para ganar el campeonato ahora estaban extremadamente agitados.

 

Los equipos que se estaban dando palmas de manera ordenada ahora se convirtieron en un desastre. Los dos equipos se empujaron entre sí como si fueran a comenzar una pelea en cualquier momento.

 

El director del canal de deportes vio que las cosas no iban tan bien y se apresuró a cambiar el objetivo de sus cámaras.

 

“Maldición. ¡Qué quieres decir! ¡No puedes soportar una pérdida!” Zhou Liren, quien corrió más rápido, ya había corrido hacia la cancha.

 

Por lo general, estaba más asustado, pero en este momento tenía una sangre increíblemente caliente cuando se lanzó frente al capitán del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua.

 

Zhou Liren tenía 1,8 metros de altura, pero parecía increíblemente pequeño frente al gigante de baloncesto de dos metros de altura.

 

Chicos como Yu Rong, Huang Jianfeng, Cao Ronghua y Gu Jiadong se apresuraron.

 

La Universidad Jinghua y la Universidad Océano Este fueron archienemigos en la cancha de baloncesto. Pelear era inevitable. La Universidad Océano Este nunca ha tenido miedo de la Universidad Jinghua, por lo que pelear dentro del gimnasio o afuera no hizo ninguna diferencia.

 

“¿Qué pasó?”

 

Justo cuando las dos partes estaban a punto de comenzar a pelear, la voz tranquila de Hao Ren sonó.

 

El capitán de la Universidad Jinghua estaba a punto de comenzar a golpear a alguien. Sin embargo, cuando vio a Hao Ren, toda su ira desapareció, y no pudo evitar retroceder dos pasos.

 

En la frente de Hao Ren estaba el símbolo de fuego de inspector que solo él podía ver, ¡y Hao Ren dejó escapar un aura fuerte que era del nivel-Gen mid-tier!

 

Un cultivador de nivel-Kan solo podía intimidar a los mortales. Frente a un cultivador de nivel-Gen, no se atrevió a hacer nada arrogante, especialmente cuando este cultivador de nivel-Gen era un inspector.

 

“Nada….. de nada.” Cuando este capitán vio a Hao Ren, no pudo evitar tartamudear.

 

Uno de los privilegios de los inspectores era que podían usar sus poderes sin obtener primero permiso. Si un inspector decidiera que un cultivador dragon iba en contra de las reglas de la tribu, ¡él o ella podrían castigar al delincuente en el acto!

 

¡Un castigo ligero estaría quitando la fuerza de cultivo del delincuente, y un castigo fuerte sería la muerte!

 

Después de ver que Hao Ren lo estaba mirando, este capitán de dos metros de altura del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua se volteó hacia Zhao Jiayi para disculparse. “Perdón por lo que acaba de pasar… justo ahora”. Los jugadores del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua vieron que la actitud de su capitán había cambiado repentinamente y todos se sorprendieron. Conocían la personalidad de este nuevo capitán; incluso si tuviera la culpa, nunca podría admitirlo.

 

“¿Sólo eso?” Hao Ren preguntó.

 

“¡Nosotros, la Universidad Jinghua, hemos perdido de manera justa!” El capitán de la Universidad Jinghua dijo.

 

“Está bien. Aún tenemos posibilidades de volver a jugar en el futuro”, dijo Zhao Jiayi, pero en realidad no lo dijo en serio.

 

La música volvió a sonar y estaba por comenzar la ceremonia de entrega de premios de la Liga Nacional de Basquetbol Universitaria.

 

Las cámaras volvieron al estadio y lo centraron en la emotiva y emocionante ceremonia de entrega de premios.

 

Zhou Liren miró a Zhao Jiayi y a su equipo que estaban obteniendo su trofeo en el escenario, y usó su codo para darle un pequeño empujón a Hao Ren.

 

“Maldición, ¿cómo lo hiciste? ¡Eso fue increíble!”

 

Hao Ren dijo con una expresión inocente en su rostro, “No sé …”

 

El aura que impuso en este momento era solo para el capitán del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua, por lo que los mortales como Zhou Liren que no cultivaron no pudieron sentirlo en absoluto.

 

“Wow …” Zhao Jiayi levantó el trofeo en el escenario y dejó escapar un extraño grito.

 

Ahora aquellos compañeros de clase y vecinos que lo miraban podían verlo sosteniendo el trofeo en la televisión. ¿Quién sabía que este chico bajito podría ganar el campeonato de la Liga Nacional de Basquetbol Universitaria?

 

“Tío, si fueras a jugar, también podrías obtener el trofeo”, dijo Zhao Yanzi.

 

Zhou Liren se dio la vuelta y miró a esta linda niña. “¿Estás hablando de Hao Ren? Psh … ¡No hay forma de que pueda!”

 

Zhao Yanzi puso los ojos en blanco cuando se dio la vuelta y miró ese trofeo de oro. Se imaginó a Hao Ren sosteniéndola, y él probablemente se vería bastante apuesto con eso.

 

Cualquier cultivador podría obtener fácilmente el campeonato, por lo que no les importaba demasiado. Para ella, tener un novio que ganó los campeonatos de la Liga Nacional de Basquetbol Universitarias sería algo digno de presumir en la escuela.

 

Hao Ren era bueno en todo, ¡pero era demasiado discreto! Sería genial si él ganara múltiples campeonatos nacionales para que ella pudiera presumir ante las chicas de su clase.

 

En la última parte de la espectacular ceremonia de premiación, Zhou Liren subió corriendo el escenario y se acercó al lado de Zhao Jiayi. Puso su mano sobre el hombro de Zhao Jiayi y robó algunos de los focos, apareciendo en la televisión en vivo.

 

Se suponía que el equipo de baloncesto celebraría juntos, pero Zhao Jiayi quería celebrar con sus buenos amigos de su dormitorio. Además, algunas de las novias de sus compañeros de equipo también vinieron a apoyarlos, por lo que decidieron celebrarlo más tarde cuando comience la escuela.

 

“¡Eso es increíble! ¡Campeones nacionales!” Zhou Liren estaba tan emocionado que todavía estaba gritando cuando salieron del estadio: “Hermano mayor Zhao, ¡déjame unirme al equipo de baloncesto el año que viene! ¡No necesito ir a la cancha para jugar! ¡Solo déjame seguirlos! ¡cuando recojamos nuestro trofeo! ¿Puedo hacerlo? ¿Puedo hacerlo …”

 

Esas personas del Dojo de las artes marciales Sun Yun que vitorearon para la Universidad Océano Este se habían ido después del juego, y Zhao Yanzi siguió a Hao Ren como una dulce novia.

 

“Busquemos un lugar para comer. ¡Por mí!” Zhao Jiayi dijo generosamente. Se dio la vuelta y miró a Hao Ren, “Ren, ¿y tú que aras?”

 

“Está bien.” Hao Ren asintió con la cabeza.

 

Zhao Yanzi rápidamente se aferró al brazo de Hao Ren, haciendo la apariencia de que estaban cerca.

 

Ella vio a través de todo y sabía que Hao Ren se preocupaba por las opiniones de estos buenos amigos. Por lo tanto, tuvo que establecerse como su prometida para destruir a Xie Yujia rápidamente.

 

Como Hao Ren pasó tiempo con Xie Yujia solo en New York, Zhao Yanzi pudo decir que le importaba.

 

Desde su punto de vista, Xie Yujia estaba usando su enfoque gentil y considerada para suavizar lentamente la mente de Hao Ren, que era tan aburrida como un pedazo de madera.

 

Para Zhao Yanzi, Xie Yujia era su rival número 1. ¡Lu Linlin y Lu Lili no eran una amenaza en absoluto!

 

“Ren, se honesto conmigo. ¡Es tu prima!” Zhou Liren vio lo cerca que estaba Zhao Yanzi con Hao Ren. Estaba un poco celoso, así que no pudo evitar preguntar.

 

Zhao Yanzi tenía un aura juguetona y linda, y Zhao Liren quería tener una novia como ella.

 

“¡Novia! ¡Novia!” Zhao Yanzi abrió mucho los ojos y corrigió a Zhou Liren nuevamente.

 

Zhao Yanzi hizo todo lo posible. Antes, no había forma de que ella admitiera esta identidad. Pero ahora, quería asegurarse de que todos lo supieran.

 

“Ella es de la Secundaria LingZhao, ¿verdad?” Zhao Liren preguntó mientras recordaba algo.

 

“¿Qué tiene?” Zhao Yanzi arrugó la nariz. Hoy en día, toneladas de estudiantes de secundaria estaban saliendo.

 

Zhou Liren abrió la boca. “Oh, la Secundaria LingZhao. Cuando las clases comiencen este año, ustedes …”

 

“¡Detente!” Zhao Yanzi se apresuró a levantar las manos, pero Zhou Liren ya había terminado su oración.

 

“El nuevo campus de tu escuela está justo enfrente de nuestra universidad”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente