Capítulo 442 – DKS – ¡Buena chica!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al escuchar sus palabras, todos sus compañeros tenían miradas extrañas en sus rostros con un rastro de burla. Sin embargo, ninguno de ellos se atrevió a ser obvio al respecto.

 

Cuando Hao Zhonghua, el biólogo de fama mundial, declaró que planeaba buscar dragones, inmediatamente se convirtió en un tema candente en los medios de comunicación. Cuando decidió liderar este proyecto personalmente, rápidamente se convirtió en un tema de conversación en el círculo de la ciencia.

 

Esos científicos holgazanes y poco logrados que habían estado en el círculo de la ciencia durante años todos señalaron con el dedo y esperaron a ver la humillación pública de Hao Zhonghua.

 

Después de todo, los dragones solo existían en las leyendas, y Hao Zhonghua estaba destruyendo su propia reputación al establecer este proyecto.

 

Incluso algunos miembros de alto rango del círculo de la ciencia lo llamaron, tratando de convencerlo de que un proyecto tan tonto que atrajo la atención del público terminaría dañando su futura carrera.

 

Sin embargo, Hao Zhonghua trabajó bajo presión y estableció el proyecto con sus propios fondos. Para mostrarle respeto, el gobierno otorgó un fondo simbólico al proyecto y lo colocó en la categoría de vida marina.

 

En este momento, este científico lo mencionó para burlarse de Hao Zhonghua.

 

Hao Zhonghua miró a este científico con frialdad, sabiendo por qué le guardaba tanto rencor.

 

De hecho, los científicos que participaron en la gira de la Ciudad Océano Este con el Grupo Conqueror eran expertos en ingeniería automotriz. Ahora que el proyecto de cinco mil millones desapareció, el futuro que habían esperado también se había ido.

 

Aunque Hao Zhonghua recibió críticas y sugerencias, le disgustó que su proyecto de biología fuera burlado por alguien especializado en mecánica automotriz.

 

“Zhonghua, ignóralos”. Sintiendo su disgusto, Yue Yang intentó aplacarlo con un susurro.

 

Con su estado y reputación, Hao Zhonghua y Yue Yang no tuvieron que gastar su energía en las discusiones con estos insignificantes científicos. Si lo hicieran, ayudarían a estos muchachos a ganar publicidad. Después de todo, algunos científicos no trabajaron duro para lograr logros en sus campos, sino que se centraron en atraer la atención mediante fraudes y faroleos.

 

“Académica Yue, ¿también crees que encontrar dragones es de alta tecnología?”

 

Al no recibir respuesta de Hao Zhonghua, continuaron presionando y preguntando.

 

Aunque Yue Yang no estaba demasiado interesada en los dragones, ella apoyó a su esposo que persistió en este proyecto.

 

“En mi opinión, los académicos Hao y la académica Yue, las llamadas nuevas estrellas en el círculo internacional de la ciencia, están sobrevalorados. El proyecto sobre las criaturas míticas es solo un truco para obtener fondos, y ustedes son solo fraudes”. ellos dijeron.

 

“Tú …” Furiosa se levantó Yue Yang.

 

Podía ignorar otros chismes, pero no se quedaría quieta y les permitiría difamar la reputación de Hao Zhonghua.

 

Ella sabía más que nadie sobre lo duro que había trabajado Hao Zhonghua. Para sus amados proyectos de investigación científica, había estado fuera de casa durante meses y se había sumergido en el laboratorio. Fue debido a su ética de trabajo honesta y rigurosa que le permitió hacer importantes descubrimientos científicos uno tras otro.

 

Para centrar su atención en la investigación, incluso rechazó muchos premios internacionales, lo que mostró su desprecio por la fama.

 

¡Pero ahora, estos tipos lo tildaron de fraude!

 

“¿Cómo te atreves a insultar a mi hijo así?”

 

Yue Yang estaba a punto de replicar cuando la abuela levantó su bastón y golpeo a los científicos que hablaron mal de Hao Zhonghua.

 

Antes de que acompañaran a la abuela para ver la carrera del bote dragón en el Río Dragón Amarillo, Hao Zhonghua y Yue Yang estaban preocupados por su falta de fuerza física y le dieron un bastón para caminar.

 

Al escuchar los insultos a su hijo por algunos extraños, la abuela se enfureció y los golpeó con su bastón.

 

“¡Ay! ¡Ay!”

 

Los científicos intentaron esquivar a toda prisa. Aunque la abuela no era fuerte, todavía era doloroso ser golpeado por el bastón duro.

 

“¡Te romperé las piernas por decir tantas tonterías sobre mi hijo! ¿Cómo te atreves a decir que mi hijo es un fraude y un mentiroso?” La abuela se enfureció aún más y comenzó a balancear el bastón con ambas manos.

 

La plataforma estaba a diez metros sobre el puente, y fuera de la barandilla estaba el río. Sorprendidos por la ferocidad de esta anciana, los científicos casi se caen de la barandilla en el proceso de esquivar.

 

¡Deng!

 

El musculoso Zeng Xin de repente atrapó el bastón de la abuela con una mano.

 

La abuela trató de recuperarlo de su agarre con ambas manos, pero no pudo moverlo ni una pulgada.

 

“Alcalde Wu, yo los traje aquí. ¿Es apropiado que sean golpeados?” Preguntó Zeng Xin.

 

En el momento en que dijo esto, Hao Ren dio dos pasos hacia adelante y colocó una mano sobre el bastón de la abuela.

 

“¡Abuela!” Lu Linlin y Lu Lili estabilizaron a la abuela a cada lado de ella.

 

“¡Humph!” De mal humor, Zeng Xin apretó el agarre de su mano derecha.

 

Temeroso de que Zeng Xin lastimara a la abuela, Hao Ren tomó el bastón de la abuela y apretó su agarre también.

 

¡Crack! El bastón de madera se partió instantáneamente en dos.

 

Mirando a Hao Ren y Zeng Xin, el alcalde se sorprendió de su gran fuerza y ​​se preguntó por la mala calidad del bastón.

 

“¡Hao Ren dales una lección! ¡Lanza a esos idiotas al río y dales de comer al rey dragón!” La abuela dijo enojada después de que Lu Linlin y Lu Lili la acompañaron a la parte de atrás.

 

Al escuchar sus palabras, las caras de Zhao Guang y Zeng Xin se congelaron y pensaron: ‘No comemos tales cosas.’

 

“Alcalde Wu, no creo que sea correcto golpear a personas como esta”, Qin Shaoyang se adelantó y dijo mientras los rayos de luz se juntaban en su palma.

 

Aunque los cultivadores dragon comunes no podían atacar a los mortales, los inspectores no estaban restringidos por esta regla.

 

“Sr. Qin, ¿En qué le afecta sus insultos?” De repente, Su Han avanzó con un rayo de luz verde en su palma también.

 

“Solo estaban discutiendo. No está bien golpearlos …” Al ver a Su Han, Qin Shaoyang suavizó su tono.

 

Por lo que sabía sobre Su Han, pensó que ella no se involucraría en tales cosas.

 

Para su sorpresa, ella tomó el asunto en sus propias manos.

 

“Sr. Qin, recuerdo que planea dibujar pinturas en la Ciudad Xiliang. ¿Por qué todavía está aquí en la Ciudad Océano Este?” Su Han preguntó a la ligera.

 

“Yo …” Qin Shaoyang no pudo decir nada.

 

¡Su Han lanzó su aura invisible y suprimió a Qin Shaoyang! Después de todo, el Santuario del Dios Dragón lo había reubicado en el lugar frío y amargo del Noroeste, ¡por lo que no debería continuar en la Ciudad Océano Este!

 

“Sr. Zeng, usted está aquí para visitar la Ciudad Océano Este, por lo que es nuestro invitado. Como invitado, debe cumplir con las reglas y no meterse con los anfitriones”, dijo Su Han a Zeng Xin con calma.

 

Aunque Zeng Xin era el rey dragón del Océano Oeste, no podía decirle nada a Su Han. ¡Después de todo, ella era la inspectora regional y una cultivadora de nivel-Qian mid-tier!

 

¡Estaba en su territorio, y la fuerza del Clan Dragón del Océano Oeste había sido muy dañada y, por lo tanto, no tenía poder para desafiar al Santuario del Dios Dragón!

 

Con una cara lívida, se volteó hacia los científicos a su lado y dijo: “¡Dense prisa y discúlpense con el Sr. Hao!”

 

Estos científicos eran empleados del centro de investigación del Grupo Conqueror y recibieron cheques de pago de ellos. Después de mirarse el uno al otro, inmediatamente bajaron la cabeza y dijeron: “Académico Hao, Académica Yue, estábamos bromeando. Por favor, no tome en serio nuestras palabras; nos disculpamos con usted”.

 

Hao Zhonghua y Yue Yang no les echaron un vistazo, pensando: ‘Estas personas sin columna vertebral (Ósea respaldo) no merecen ser científicos.’

 

Después de obligar a Qin Shaoyang a retroceder, Su Han resopló y volvió al lado de Yue Yang.

 

El rostro enojado de la abuela se convirtió en una sonrisa mientras levantaba ligeramente la muñeca suave de Su Han. “¡Buena chica! ¡Me gustas! ¿Cómo te llamas?”

 

Avergonzada, Su Han retiró la palma de su mano y dijo: “Su Han”.

 

“¡Su Han, buena chica!” La abuela asintió con satisfacción.

 

Yue Yang también lanzó varias miradas a Su Han, y sintió que esta chica era madura y hermosa, con una distante dignidad en su actitud tranquila.

 

“¡Ok! ¡Ok! ¡La carrera de botes dragón está comenzando! ¡Miremos!” El alcalde Wu trató de suavizar las cosas y dijo, señalando la distancia.

 

Dejando caer el bastón roto de su mano, Hao Ren regresó al lado de la abuela.

 

Desde que vio a Zeng Xin, Hao Ren había estado en guardia. Después de todo, los mortales eran frágiles frente a los cultivadores, y él lucharía contra Zeng Xin si este último intentara tratar con su familia.

 

Los siete botes dragón partieron del distante puente Xinchuan y cruzarían por debajo del puente Xuchuan donde estaban parados y finalmente llegarían al puente Wuchuan del otro lado.

 

El bote rojo en el medio era el equipo del bote dragón de la Ciudad Océano Este, mientras que los otros seis eran rivales de ciudades cercanas.

 

Los tambores comenzaron a sonar a ambos lados del río mientras los vítores resonaron por todos lados.

 

Cada bote dragón tenía 100 hombres fuertes en ellos, y su remo uniformado empujó los botes a través de las olas en el río a gran velocidad.

 

De pie al lado de la abuela, Hao Ren giró la cabeza para buscar a Zhen Congming y se dio cuenta de que el niño se había deslizado al lado de Wu Luoxue sin que nadie lo notara. Zhen Congming le estaba diciendo algo a la pequeña belleza, mientras que ésta parecía prestarle poca atención.

 

“Académico Hao, ¿qué tal si hacemos una apuesta sobre quién será el ganador?” El alcalde Wu le dijo a Hao Zhonghua para cambiar la atmósfera.

 

“¡Okay!” Hao Zhonghua estuvo de acuerdo con placer mientras miraba a los siete barcos dragón en la distancia. “Apuesto al bote negro que está más al oeste”.

 

“¿Qué hay de usted Sr. Zeng?” El alcalde Wu giro la cabeza y preguntó.

 

“¡Humph!” Zeng Xin resopló y no respondió, sin preocuparse por mostrar ningún respeto a un alcalde que no podía hacerle nada.

 

Disgustado, el alcalde Wu giro la cabeza hacia Zhao Guang y preguntó: “¿Y usted Sr. Zhao?”

 

“Apuesto al bote azul”, dijo Zhao Guang.

 

“Jejeje, también haré una apuesta. Creo que el bote verde ganará”, dijo la abuela con gran espíritu.

 

“Entonces, apostaré por el rojo de nuestra Ciudad Océano Este”, dijo el alcalde Wu.

 

“¿Cuál es la apuesta entonces?” Yue Yang preguntó con una sonrisa.

 

“¿Qué tal 100 yuan?” El alcalde Wu sugirió.

 

Zhao Guang y los demás asintieron.

 

En este momento, Zhao Yanzi golpeó de repente a Xie Yujia con su brazo y la miró con hostilidad.

 

“Hagamos una apuesta también”, dijo.

 

“¿Cuál es la apuesta?” Xie Yujia la miró con calma.

 

Zhao Yanzi miró a Hao Ren que estaba junto a la abuela y luego volvió su mirada hacia Xie Yujia. “¿Qué piensas?”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente