Capítulo 358 – DKS – Alabando a Zi

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Está bien. Lo tengo.” Respondió Hao Ren.

“¿Dónde estás? ¿Por qué suena tan ventoso a través del teléfono?” Hao Zhonghua preguntó.

“Estoy detrás de la biblioteca, y hay un ventilador cerca.” Se apresuró a explicar Hao Ren.

Estaban en la cima del Primer Cielo, que estaba a casi 2.000 metros sobre el suelo. Con los aviones que iban y venían, era sin duda bastante ventoso.

“De todos modos, tu madre y yo no regresaremos a cenar esta noche.” Hao Zhonghua colgó.

Hao Ren guardó su teléfono celular y puso una esfera de energía roja a su alrededor antes de conducir a Little White hacia la Universidad Océano Este.

Cuando Qin Shaoyang salió del cráter con una cara negra, Zhao Haoran, quien estaba en un traje, estaba sentado en el sillón de la oficina del CEO en el piso superior de la sede del Grupo Mingri con una taza de café en la mano, mirando las noticias en Wallstreet Journal.

Los fondos del Grupo Mingri estaban detrás de algunas de las recientes actividades financieras internacionales. Desde que el grupo se fue al extranjero, se había convertido en una de las principales fuerzas detrás de la cortina del mercado financiero global. Como Zhao Haoran estaba liderando ese grupo, Zhao Guang ni siquiera lo sabía ya que solo estaba a cargo de los negocios nacionales.

¡Era ridículo y suicida que el Palacio del Dragón del Océano Oeste atacara los negocios del Palacio del Dragón del Océano Este!

Después de terminar la última página del periódico, Zhao Haoran lo arrojó sobre el escritorio y se volteó hacia Zhao Guang, que estaba sentado en el sofá junto a la pared. “¿Los contactaste a todos?”

“Sí, lo hicimos.” Respondió Zhao Guang.

Zhao Haoran no respondió; Tomó otro periódico, Financial Times, y comenzó a leer.

Los ancianos habían ido personalmente al extranjero para comprarle los periódicos, ya que Zhao Haoran estaba acostumbrado a leer periódicos mientras tomaba café cada mañana.

¡Knock! ¡Knock! ¡Knock!

El golpeteo moderado vino de la puerta, mostrando que la persona al otro lado de la puerta tenía miedo de molestar a Zhao Haoran.

“¡Adelante!” Zhao Haoran dijo sin levantar la vista.

El Anciano Lu y el Anciano Sun entraron

Zhao Haoran puso el periódico en su regazo y tomó un sorbo de café. “Hablen.”

“Su Majestad, el Clan Dragón del Océano Sur aceptó los avisos de guerra y no respondió.” Dijo el Anciano Lu.

“Su majestad, el Clan Dragón del Océano Norte también aceptó los avisos de guerra y no respondió.” Informó el Anciano Sun.

“Ok.” Zhao Haoran asintió sin expresión alguna.

El Anciano Lu y el Anciano Sun intercambiaron una mirada mientras Zhao Guang, que estaba sentado en el sofá, tenía una expresión sombría en su rostro.

Aceptar los avisos de guerra significaba que habían aceptado el desafío emitido por el Clan Dragón del Océano Este. Si enviaban aceptaciones de guerra de vuelta al Clan Dragón del Océano Este en un día u otro, la guerra comenzaría.

Sin embargo, los avisos de guerra habían sido emitidos, y era imposible retirarlos.

A pesar de todo esto, Zhao Haoran tomó un sorbo de café antes de bajar la cabeza para seguir leyendo el periódico.

Sin más instrucciones, el Anciano Lu y el Anciano Sun se quedaron parados. Parecían estar en sus cincuenta y sesenta años, pero sus fuerzas físicas eran más excepcionales que los atletas y podían permanecer allí todo el día. Sin embargo, la situación…

Después de más de diez minutos, Zhao Haoran seguía leyendo el periódico.

En la oficina espaciosa, el único sonido era el del periódico.

¡Hua!

Zhao Guang se levantó bruscamente del sofá y se apresuró hacia la puerta.

“¿A dónde vas?” Zhao Haoran miró a Zhao Guang y le preguntó.

“Padre, necesito hacer arreglos. Como Hermano Kuo no está en el palacio del dragón, dirigiré a los generales.” Respondió Zhao Guang.

Parecía un poco molesto. No estaba contento con la mano de hierro de Zhao Haoran y la actitud actual.

“¿Cuándo te dije que te fueras?” Zhao Haoran miró a Zhao Guang casualmente y dijo.

“Yo…” Zhao Guang se abstuvo de responder.

“¡Anciano Lu, Anciano Sun, siéntense!” Zhao Haoran les dijo.

Los dos ancianos caminaron hacia las sillas en la oficina y se sentaron inquietos.

De hecho, querían volver rápidamente al palacio del dragón para informar a la gente de la situación y prepararse.

Zhao Guang se quedó en donde estaba, sin saber qué hacer.

“¡Mereces ser castigado por tu fracaso en disciplinar a Zi!” Zhao Haoran miró a Zhao Guang con severidad. “¡De pie! ¡No puedes sentarte!”

Con eso, bajó la cabeza y tomó un sorbo de café delante de él mientras seguía leyendo el periódico.

Sentados en las sillas, el Anciano Lu y el Anciano Sun miraron a Zhao Guang, que estaba en el centro de la oficina y se sentían un poco avergonzados por él. Sin embargo, fue orden del viejo rey dragón.

Mientras pasaba el tiempo, Zhao Guang estaba ardiendo de impaciencia, y los dos ancianos también estaban meneándose con inquietud. Mientras tanto, Zhao Haoran hojeó los periódicos y se sirvió otra taza de café.

El sol se elevó a la cima del cielo sobre la sede del Grupo Mingri antes de descender hacia el oeste.

Zhao Guang no movió ni un músculo mientras se paró en la oficina por un día entero, y el Anciano Lu y el Anciano Sun se sentaron rígidamente en sus sillas.

Zhao Haoran comenzó a dormirse al mediodía como si nada estuviera sucediendo.

¡Knock! ¡Knock! ¡Knock!

Llamaron con cautela a la puerta.

“Adelante.” Zhao Haoran abrió los ojos y dijo.

Entró una secretaria. “Sr. Presidente, el Grupo Tortugas Negras nos llamó hoy. Reanudarán el proyecto de desarrollo petrolero que se había detenido la semana pasada. Dijeron que los fondos llegaron y que el proyecto puede continuar. El Grupo de Aves Vermilion llamó casi al mismo tiempo y dijo que harían planes para el nuevo proyecto portuario que se había puesto en espera.”

Zhao Guang se volteó para mirar a la secretaria en la puerta. “¿Nos llamaron por teléfono?”

“Sí, Sr. presidente. Llamaron casi al mismo tiempo, y vine aquí para informar tan pronto como confirmé la información.” Respondió la secretaria con respeto.

El Grupo Tortuga Negra y el Grupo Ave Vermilion representaban, respectivamente, los negocios en tierra del Clan Dragón del Océano Norte y el Clan Dragón del Océano Sur. Las personas en el círculo de negocios sabían que estos dos grupos eran aliados cercanos y hacían cosas juntos. De hecho, además de su alianza en los negocios, también eran aliados en la Tribu Dragón.

A diferencia del Clan Dragón del Océano Este y el Clan Dragón del Océano Oeste, el Clan Dragón del Océano Sur y el Clan Dragón del Océano Norte eran comparativamente débiles en fuerza y ​​riqueza, razón por la cual se habían aliado entre ellos. Obviamente, antes de las llamadas, se habían consultado entre sí.

¡La suavidad en los negocios mostró su debilitamiento en estrategia con respecto a su actitud hacia el Clan Dragón del Océano Este!

¡A través de sus acciones, expresaron su falta de voluntad para ser rivales del Clan Dragón del Océano Este!

En otras palabras, no querían involucrarse en el conflicto entre el Océano Este y el Océano Oeste y sufrir pérdidas.

En los últimos dos días, los fondos en el extranjero del Grupo Mingri surgieron y comenzaron a adquirir los negocios y compañías bajo el Grupo Conquistador, que estaban controlados por el Clan Dragón del Océano Oeste. Si el Clan Dragón del Océano Sur y el Clan Dragón del Océano Norte continuaran apoyando al Clan Dragón del Océano Oeste, el fuego pronto se extendería a sus territorios.

El Clan Dragón del Océano Oeste estaba en declive, mientras que el Clan Dragón del Océano Este repentinamente se volvió duro, dispuesto a librar una guerra oficial. En este momento crucial, el Océano Sur y el Océano Norte finalmente entendieron la situación.

“Ok.” Zhao Guang agitó su mano.

La secretaria se retiró silenciosamente de la oficina.

“Anciano Lu, Anciano Sun.” Llamó Zhao Haoran.

“¡Si, su Majestad!”

El Anciano Lu y el Anciano Sun se levantaron con gran ánimo.

“Ustedes dos vayan al Clan Dragón del Océano Oeste de inmediato.” Dijo Zhao Haoran.

Los dos ancianos se congelaron y esperaron a que Zhao Haoran continuara.

“Envíen el aviso de guerra a Zeng Xin.” Continuó Zhao Haoran.

Zeng Xin era el verdadero nombre del Viejo Zeng, quien era solo un junior frente a Zhao Haoran.

Cuando Zhao Haoran estaba barriendo el mundo, ¡Zeng Xin era solo un chico de recados!

El Viejo Zeng era orgulloso porque era un poderoso miembro de la Tribu Dragón. Sin embargo, ante Zhao Haoran, el líder de la Tribu Dragón en la gran guerra hace varios cientos de años, ¡no era nada!

“¡Si, su Majestad!”

Anciano Lu y Anciano Sun tomaron la orden.

De hecho, se sorprendieron de que Zhao Haoran no se detuviera a pesar de que la crisis había terminado. ¡Planeaba dar un duro golpe al Clan Dragón del Océano Oeste!

Con esta orden casual de Zhao Haoran, el Clan Dragón del Océano Este y el Clan Dragón del Océano Oeste se habían convertido en enemigos oficiales.

Sin embargo, la situación había cambiado, y el Anciano Lu y el Anciano Sun ahora tenían confianza.

Salieron de la oficina con energía.

“Bueno, si Zhao Kuo estuviera aquí, la situación no habría llegado a este estado.” Dijo Zhao Haoran con un pequeño suspiro.

Zhao Guang se quedó en donde estaba y permaneció en silencio. Aunque su temperamento era diferente al de Zhao Kuo, eran hermanos, y él extrañaba mucho a Zhao Kuo. Se preguntó dónde estaba su hermano.

Mientras tanto, en la Clase Dos del Octavo Grado en la Escuela Secundaria LingZhao, la Consejera de Clase, Luo Ying, estaba parada en la plataforma de enseñanza y dando sermones a los estudiantes sobre los próximos exámenes finales.

“Está a solo medio mes de los exámenes finales, y todos deben trabajar más arduamente. Los que tuvieron buenos resultados en los exámenes medios no deberían aflojarse, y los que se retrasaron en los exámenes medios deben esforzarse más para aumentar su calificación. No piensen que pueden relajarse y jugar después de los exámenes finales. Después de todo, después de este receso de verano, estarán en noveno grado, enfrentando los exámenes de ingreso a la preparatoria…”

Los estudiantes en el aula se sentaron rectos, sin atreverse a mostrar ninguna falta de atención mientras Luo Ying daba un sermón.

Recién salida del palacio del dragón, Zhao Yanzi finalmente había regresado a la escuela. Con las manos detrás de la espalda, también se sentó muy recta.

Después del largo sermón de Luo Ying, todos los estudiantes se relajaron y comenzaron a empacar cuando Luo Ying dijo de repente: “Una cosa más. Quiero darle un reconocimiento especial a Zhao Yanzi.”

Los estudiantes se sorprendieron porque sabían que a los ojos de Luo Ying, Zhao Yanzi era una estudiante pobre que siempre causaba problemas.

Los ojos de Zhao Yanzi también se abrieron sorprendidos.

“Zhao Yanzi se había tomado un descanso por enfermedad por unos días y acababa de regresar a la escuela. Sin embargo, el día antes de que ella se enfermara, ella estaba en el servicio de limpieza, ¡e hizo un excelente trabajo!”

Luo Ying dijo con sincero agradecimiento y aplaudió.

Los estudiantes siguieron su ejemplo y aplaudieron. Zhao Yanzi se sonrojó, recordando que Hao Ren la había ayudado a hacer la limpieza. “Espero que todos se queden un rato y vean cómo Zhao Yanzi limpia el aula. ¡Todos debemos aprender de ella!” Luo Ying continuó.

Clap… Sonó otra ola de aplausos.

La cara de Zhao Yanzi cambió de rosa a blanco.

“Hao Ren, idiota…” Zhao Yanzi apretó los dientes con frustración.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente