Capítulo 344 – DKS – El inspector más fuerte

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Eh?”

Hao Ren se sorprendió por la información.

“En este momento, el Santuario del Dios Dragón piensa que mi lesión severa ha dañado mi fuerza de cultivación, lo que me ha impedido cumplir con mis deberes como inspectora. Sin la presencia de un inspector oficial en Ciudad Océano Este, Qin Shaoyang aprovechó la oportunidad para mudarse Aquí.” Su Han continuó.

Hao Ren sabía que Qin Shaoyang pertenecía al Clan Dragón del Elemento Metal, que tenía la menor cantidad de miembros pero que disfrutaba de las mayores fuerzas de cultivo individual. Su fuerza de cultivo promedio era la más cercana al Reino del Dragón Celestial, lo que les permitía disfrutar de un alto estatus en la Tribu Dragón.

Como un dragón del elemento metal, Qin Shaoyang tenía una posición única en el Sistema de Inspectores. Mientras Su Han estuvo ausente en la supervisión de Ciudad Océano Este durante semanas, él aprovechó la oportunidad y utilizó sus conexiones para mudarse a la ciudad.

“Y… ¿cuál es tu plan?” Hao Ren le preguntó.

“Mi esencia vital todavía se está recuperando, y necesito solidificar el reino después del avance que las píldoras elixir divinas me ayudaron a lograr. Planeo descansar un poco en el palacio del dragón. Además, no quiero encontrarme a Qin Shaoyang, así que veré cómo van las cosas desde un lado.” Dijo Su Han.

“En otras palabras, fingirás que no te has recuperado de tu lesión grave y no saldrás a luchar por la posición de inspector regional con Qin Shaoyang. De esta manera, puedes averiguar qué está haciendo Qin Shaoyang, ¿verdad?” Hao Ren le preguntó.

Su Han sonrió y no contestó. Pero en secreto, ella admiraba su pensamiento rápido.

Las píldoras elixir divinas tuvieron mejores efectos de lo que ella había esperado. De hecho, ahora era más poderosa que antes. Si Qin Shaoyang no experimentara un gran avance, ella podría suprimirlo con facilidad. Sin embargo, ella quería observar la actitud del Santuario del Dios Dragón sobre este tema.

La última vez, el Santuario del Dios Dragón había reasignado a Qin Shaoyang al lugar frío y remoto del Noroeste para satisfacer a Su Han. Después de todo, ella era una de las inspectoras regionales más poderosas, y el Sistema de Inspectores sufriría una pérdida significativa si renunciaba a su cargo. Esa fue la razón por la que el Santuario del Dios Dragón en cambio le daría un pequeño castigo a Qin Shaoyang para mantener a Su Han.

Si los inspectores resultaran heridos, podrían regresar al Santuario del Dios del Dragón para recuperarse. Con abundantes recursos, tenía muchos elixires y métodos de curación, mucho más de lo que podía ofrecerle el Clan Dragón del Océano Este.

Sin embargo, de acuerdo con las reglas, si los inspectores regionales regresaran al Santuario del Dios Dragón por un período de aislamiento para recuperarse de las lesiones, el santuario enviaría a otro inspector para que se haga cargo del área. Su Han no regresó al Santuario del Dios Dragón porque no quería renunciar a su puesto como inspectora de Ciudad Océano Este.

Sin embargo, en este momento crucial, Qin Shaoyang llegó a Ciudad Océano Este para asumir temporalmente el deber de supervisión, lo que marcó el cambio de actitud del Santuario del Dios Dragón hacia ella.

No importa si era desconfianza o algo más, tanto el Santuario del Dios Dragón como Qin Shaoyang pensaban que Su Han era menos poderosa que antes.

Para la Ciudad Océano Este, la ciudad más cercana al Palacio del Dragón del Océano Este, así como las otras tres grandes ciudades adyacentes a los otros tres palacios de dragones oceánicos, el Santuario del Dios Dragón había enviado inspectores de nivel Qian para supervisarlos. En este sentido, los cuatro inspectores regionales eran las elites de las élites en el Sistema de inspectores, y tenían los más altos rangos, poderes y fuerzas de cultivación.

En cuanto a los inspectores que patrullan, podían interferir con los asuntos en cualquier área en teoría, pero las cuatro grandes ciudades cercanas a los cuatro palacios de dragones oceánicos eran los territorios absolutos de los cuatro inspectores regionales; otros inspectores no se atreverían a interferir en sus asuntos.

Como un inspector de patrullaje de alto rango, Qin Shaoyang había venido impulsivamente a la Ciudad Océano Este e interferido en los asuntos entre el Océano Este y el Océano Oeste, desafiando la autoridad de Su Han en el área. Por eso fue reasignado a un lugar remoto en el noroeste como inspector regional de un área pequeña.

“¿Cuándo vendrá?” Hao Ren le preguntó a Su Han.

“Muy pronto. No planeo reunirme con él, pero tú eres mi inspector asistente y lo encontrarás cara a cara. Por supuesto, no tienes que temerle. Si él se atreve a meterse contigo, yo me ocuparé de él.” Dijo Su Han a la ligera.

Su tono era tranquilo, pero sus ojos eran filosos.

Como inspector asistente, incluso si Hao Ren estaba equivocado, era el deber del Santuario del Dios Dragón castigarlo. Si Qin Shaoyang se atrevía a crear problemas para su asistente, ¡Su Han no se quedaría a mirar!

“Ok, lo tengo.” Hao Ren asintió. Ahora que había desbloqueado 75 aperturas, y su fuerza de cultivo había crecido docenas de veces, era mucho más poderoso que antes. A pesar de que todavía no era rival para Qin Shaoyang, un cultivador de nivel Kun, no tenía tanto miedo.

“Solo vine a verte. Es tarde; ahora regresaré.” Hao Ren la miró y dijo con una sonrisa.

“De acuerdo.” Su Han asintió con una pequeña sonrisa. Luego acompañó a Hao Ren a la puerta con rara gentileza.

“Una cosa más.” Ella dijo con su voz clara: “Las píldoras de elixir divinas que me diste tuvieron mejores efectos que las píldoras doradas del nivel 9. Tal vez podamos intentarlo de nuevo y entrar en el Palacio de los Nueve dragones.”

“¿Sabes dónde está el Palacio de los Nueve Dragones?” Hao Ren volteó la cabeza y le preguntó.

“La posición más alta que puede alcanzar es el Octavo Cielo; definitivamente no está en el Octavo Cielo. Si lo intentamos, creo que podemos encontrarlo eventualmente.” Dijo Su Han.

En el pasado, nunca había elevado los reinos con la ayuda de los elixires, pero los efectos de las píldoras de elixir divinas le dieron una gran sorpresa. Era difícil ver el progreso de la cultivación después de alcanzar el nivel Qian de grado medio, y era casi imposible alcanzar un reino superior estrictamente mediante la cultivación. Sabía que el Palacio del Dragón del Océano Este tenía algunas píldoras de elixir divinas, pero no esperaba obtener ninguna de ellas. Por eso quería correr el riesgo y volver a entrar en el Palacio de los Nueve Dragones.

“Ok. Cuando vayas, llévame contigo.” Hao Ren estuvo de acuerdo sin pensar.

Su aceptación inmediata sorprendió a Su Han.

“Excepto las antiguas píldoras de elixir divinas, hay muchas técnicas de cultivo antiguas y tesoros antiguos del dharma. Si podemos entrar, podemos mirar alrededor y encontrar alguno.” Con eso, empujó la puerta y salió.

Las palabras casuales de Hao Ren emocionaron a Su Han. Después de todo, había innumerables tesoros y oportunidades en el Palacio de los Nueve Dragones. Si pudiera encontrar una técnica de cultivo primitiva adecuada para desbloquear el linaje del antiguo dragón divino, entonces su sueño de convertirse en un Dragón Celestial se haría realidad.

Mirando a Hao Ren que se estaba yendo, Su Han hizo circular la esencia de la naturaleza a través de sus meridianos no bloqueados y descubrió que la fuerza de cultivo de Hao Ren había mejorado mucho.

“Por como se ve su aura, parece estar a punto de alcanzar el nivel Gen.” Pensó.

Ella bajó la cabeza y calculó. “¡Solo pasaron unos pocos días, y Hao Ren abrió más de 20 aperturas! Su talento es normal y su técnica es lenta y estable. ¿Yo, un cultivador de nivel Qian, lo juzgué mal?”

Si ella no hubiese protegido a Hao Ren, no habría sido herida tan severamente. Pero ahora, mirando hacia atrás, sentía que su sacrificio valió la pena…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente