Capítulo 324 – DKS – Maldito tío

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Hao Ren tomó un autobús a la puerta de la Escuela Secundaria LingZhao a las siete en punto. Compró dos sets de youtiao y una botella de leche de soja. Luego, desayunó mientras veía a los estudiantes de secundaria ir a la escuela.

En la memoria de Hao Ren, se suponía que los estudiantes de secundaria iban a la escuela aproximadamente a las 7 de la mañana, hacían los ejercicios de la mañana a las 8 de la mañana y hacían la lectura de la mañana antes de la primera clase a las 8:30 de la mañana.

De hecho, los estudiantes de la escuela secundaria estaban bastante ocupados con cuatro períodos por la mañana y cuatro por la tarde, hasta las 5:00 PM.

Si los maestros les dieran asignaciones de último minuto o los estudiantes tenían tareas de limpieza, llegarían a casa muy tarde.

Eran poco más de las siete y algunas chicas que se esforzaban mucho habían comenzado a entrar a la escuela. Por supuesto, hubo algunos muchachos que también llegaron temprano, pero Hao Ren sospechó que no hicieron su tarea y, por lo tanto, llegaron temprano para “pedir prestado” a otros para copiar.

Ya era casi verano, y las colegialas llevaban faldas. Era una bonita imagen de la juventud.

Hao Ren terminó de comer su youtiao y de repente se dio cuenta de que debía verse como un hombre pervertido parado en la puerta de la escuela mientras observaba a las niñas de la escuela. Poco después, el equipo de recibimiento de la escuela llegó y se paró en la entrada.

Cada clase se turnaba para enviar a los estudiantes a formar el llamado equipo de recibimiento. Se paraban en la puerta de la escuela y saludaban a todos los maestros diciendo “¡buenos días, maestro!” por la mañana.

Cuando Hao Ren estaba en la escuela secundaria, ya que se veía un poco por encima del promedio, se turnó para estar en el equipo de etiqueta durante unos dos años. Pensando de nuevo, encontró que la experiencia carecía de todo significado.

Estaba a punto de mirar hacia otro lado cuando de repente vio una figura familiar en el equipo de recibimiento.

¡Era Zhao Yanzi!

A ambos lados de la puerta de hierro, abierta de par en par, había cuatro chicas, cuatro chicos y un estudiante que lideraba el equipo.

Zhao Yanzi se paró de mala gana en la segunda fila entre las cuatro chicas. La chica que estaba al frente de la fila era su mejor amiga, la Pequeña Ling.

Parecía que esta semana era el turno de la clase de Zhao Yanzi para formar un equipo de recibimiento, y Zhao Yanzi era una de los estudiantes seleccionados. Como miembro del equipo, tenía que levantarse temprano todas las mañanas de la semana, llegar a la escuela antes de las 7 A.M y pararse en la puerta de la escuela con una banda roja a las 7 A.M en punto.

Tuvieron la suerte de que era a principios del verano. Era una tortura ser parte del equipo de recibimiento en el invierno.

Hao Ren estaba a unos cinco metros de la puerta y miró a Zhao Yanzi aturdido.

Zhao Yanzi había tomado su posición cuando vio a Hao Ren.

Ella se congeló por la vergüenza por unos segundos, pero no tenía dónde esconderse.

En este momento, un joven maestro llegó a la puerta. El líder del equipo saludó, y Zhao Yanzi no tuvo más remedio que gritar e inclinarse con los otros miembros del equipo, “¡Buenos días! ¡Maestro!”

Hao Ren observó su mirada tonta y soltó una risa.

Zhao Yanzi lo miró con sus grandes ojos y apretó los dientes, deseando poder salir y patearlo.

Sin embargo, su deber le prohibió moverse.

Otra joven maestra entro a la escuela, y Zhao Yanzi dudó por medio segundo antes de inclinarse apresuradamente. “¡Buenos días, maestra!”

“Zhao Yanzi, muévete junto con los demás.” Una maestra estaba supervisando el equipo de recibimiento, y ella le recordó a Zhao Yanzi porque el movimiento de ésta fue medio segundo más lento que los otros.

Zhao Yanzi curvó sus labios, pero no pudo discutir con la maestra.

Sin embargo, ese maldito ‘tío’ todavía estaba parado cerca del puesto de desayuno, mirándola como un fantasma.

Si Zhao Yanzi pudiera enviar electricidad con sus ojos, Hao Ren habría muerto hace mucho tiempo por las descargas.

Ahora eran aproximadamente las 7:30 de la mañana, y la mayoría de los maestros y estudiantes entraron en la escuela. La mayoría de los maestros de la Escuela Secundaria LingZhao vivían en el vecindario frente a la escuela ya que la escuela proporcionó la residencia, y venían a la escuela casi al mismo tiempo, haciendo que el equipo de recibimiento saludara e hiciera una reverencia sin parar.

Hao Ren ahora caminaba hasta la parada de autobús cercana, simulando estar esperando un autobús mientras él estaba, de hecho, mirando a Zhao Yanzi.

Zhao Yanzi vio que Hao Ren se quedaba allí de pie y observaba cómo se humillaba haciendo una reverencia repetidamente, pero no podía encontrar una manera de ahuyentarlo.

“¡Ok! ¡Volvamos a la clase!” El líder del equipo dijo al equipo de recibimiento.

Eran casi las 8 de la mañana, y todos los estudiantes habían llegado, excepto los que llegaban tarde.

Zhao Yanzi se sintió aliviada con la orden e inmediatamente se quitó la banda.

De hecho, el único beneficio de ser miembro del equipo de recibimiento era que podían saltearse el ejercicio de la mañana y descansar en el aula.

Mientras los otros miembros del equipo entraron a la escuela, Zhao Yanzi puso su banda roja en la mano de la Pequeña Ling antes de salir corriendo por la puerta con furia y golpear el pecho de Hao Ren.

“¿Qué estás haciendo?” Hao Ren se frotó el pecho y la miró, fingiendo su inocencia.

Templado por el relámpago celestial, su cuerpo era tan duro como el hierro, y los golpes de Zhao Yanzi no lo lastimaron en absoluto. Zhao Yanzi tuvo suerte de que sus manos no resultaran heridas por golpear su cuerpo.

“Tú… ¿Por qué te paraste aquí y me miraste?” Zhao Yanzi estaba tan furiosa que casi se ahoga cuando habló.

Cuando estaba en la puerta con la banda, quería correr y patearlo. Ahora que su tarea había terminado, su ira parecía haberse atenuado un poco.

“Estarás en el equipo de recibimiento durante la semana, ¿verdad? ¿Qué tal si vengo y te veo todos los días?” Hao Ren le preguntó con una risa.

“¡No te atrevas!” Los ojos de Zhao Yanzi se abrieron de par en par.

“¡Ok! ¡Ok! Seamos serios, ya que el ejercicio de la mañana terminará pronto. Sólo vine a verte.” Dijo Hao Ren de inmediato, temiendo que se volviera loca.

“A quién le importa…” Al escuchar las palabras de Hao Ren, el corazón de Zhao Yanzi se suavizó y su tono ya no era severo.

“También vine a preguntarte algo.” Continuó Hao Ren.

“¿Qué es?” Zhao Yanzi levantó la cabeza y parpadeó.

Su hermoso cabello revoloteaba en la brisa de la mañana.

“Es solo… ¿Debería ir a tu casa esta noche?” Hao Ren le preguntó.

“¿Por qué no?” Zhao Yanzi hizo un puchero. “¡Ven!”

“Anoche, no fue muy bien…”

“¡Ese es su problema, no el mío! ¡Tú eres mi tutor, no el de ellos!” Zhao Yanzi jadeó de ira y dijo.

“Está bien. Voy a ir esta noche.” Hao Ren recordó que los exámenes finales de Zhao Yanzi estaban por venir, y ella necesitaba la tutoría.

El problema era que también necesitaba tiempo para acelerar su avance, ya que tenía que pasar los exámenes generales en el Santuario del Dios Dragón en un mes.

En este momento, sonó la campana que señalaba el final del ejercicio de la mañana, y el viejo portero estaba a punto de cerrar la puerta. Zhao Yanzi miró a Hao Ren y dijo. “¡Está bien! ¡Debo irme ahora! ¡Ven a verme a la escuela esta tarde!”

Corrió hacia la puerta, ajena al hecho de que el viejo portero era un maestro que su padre tenía en la escuela.

Hao Ren la miró con una sonrisa antes de caminar hacia la Escuela Primaria LingZhao que no estaba muy lejos de allí.

La escuela primaria comenzaba un poco más tarde que la secundaria. Hao Ren no recordaba cuando iba a la escuela cada mañana cuando estaba en la escuela primaria, pero sabía que los estudiantes de la escuela primaria no tenían que ir a la escuela tan temprano.

Al otro lado de la calle, la Escuela Primaria LingZhao experimentaba una hora pico debido al tráfico de estudiantes. Algunos oficiales de tráfico estaban allí para mantener el orden.

Hao Ren estaba de pie junto a la puerta, preguntándose si Zhen Congming había ido a la escuela o no.

Swoosh. Un familiar Ford blanco llegó a la puerta de la escuela, y Hao Ren miró más de cerca y se dio cuenta de que era el auto de su padre.

En su uniforme de la escuela primaria, Zhen Congming salió del auto con una mochila azul sobre sus hombros.

Tenía un nuevo corte de pelo y un nuevo par de zapatos.

Hao Ren estaba a punto de pasar cuando varias niñas de la escuela primaria corrieron hacia Zhen Congming desde diferentes direcciones.

“¡Congming!”

“¡Congming!”

“¡Congming!”

Al instante, Zhen Congming estaba rodeado de tres chicas bonitas que vestían uniformes escolares y eran lindas a su manera.

“¡Oigan! No me molesten.” Zhen Congming se retorció con impaciencia y las apartó.

Zhen Congming entró a la escuela sin despedirse de Hao Zhonghua, quien lo llevó hasta aquí.

Esas tres niñas lindas lo siguieron de cerca.

“¡Congming, por favor, enséñame cómo resolver el problema que tuvimos ayer!”

“Congming, quiero jugar un juego contigo hoy.”

“Congming, te traje las dulces bolas de arroz que mi mamá hizo…”

Ignorándolas, Zhen Congming entró al edificio académico con orgullo.

Las tres chicas lo siguieron adentro, todavía llamándolo.

“¡Maldita sea!”

“Zhen Congming solo ha estado en la escuela por unos días, ¡y tantas chicas lindas se enamoraron de él!”

¡Hao Ren lamentó la injusticia del mundo!

Parecía que no tenía que preocuparse por la vida de Zhen Congming en la escuela primaria. ¡Obviamente, estaba muy cómodo aquí!

Tenía buena apariencia, alto coeficiente intelectual, buen trasfondo y gran talento. ¡Excepto por su temperamento rápido, Zhen Congming no tenía defectos!

Era comprensible que a las chicas les gustara. A primera vista, Zhen Congming puede parecer aburrido. Pero a segunda vista, era bastante guapo. Además, su presencia como cultivador de nivel Li era atractiva para las chicas.

Hao Zhonghua dejó a Zhen Congming en la escuela y no notó a Hao Ren entre la multitud en la puerta. Giró el auto lentamente y condujo hasta el Instituto de Investigación Oceánica.

Hao Ren suspiró y vio que el Ford blanco dio la vuelta y se fue.

Después de un momento de consideración, regresó a la parada del autobús y tomó un autobús de regreso a la universidad.

Fue un milagro que Zhen Congming aceptara ir a la escuela obedientemente. Sin embargo, rodeado por un grupo de chicas lindas, no era fácil para él crear problemas, ¿verdad?

Esta noche, Hao Ren tenía que ir a la casa de Zhao Yanzi para dar tutoría, y él debe tomarse un tiempo durante el día para considerar cómo mejorar su fuerza de cultivación…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente