Capítulo 319 – DKS – La difícil situación

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Xie Yujia es tu novia, ¡así que ella puede ir por ti si no puedes!” Los muchachos que iban a celebrar el cumpleaños de Huang Jianfeng se animaron después de ver a Xie Yujia voluntaria para ir en lugar de Hao Ren.

Hao Ren no quería descuidar su amistad con los chicos. Sin embargo, tuvo que dirigirse a la casa de Zhao Yanzi para ver cómo estaba la situación.

“Volveré si tengo tiempo.” Dijo Hao Ren.

Xie Yujia asintió levemente hacia Hao Ren, tranquilizándolo.

“¡Sobre qué están discutiendo! ¡Hora de clase!”

El profesor calvo Zhang entró en el aula con los libros en la mano.

La clase de repente se calmó y se preparó para la lección.

Después de la clase, Huang Jianfeng y los otros muchachos se dirigieron a la plaza Hongji para cenar, y Xie Yujia se fue con Ma Lina. Ma Lina se había acercado a los chicos desde la última vez que viajaron a la Ciudad Xinan. Por lo tanto, ella seguía charlando con ellos y no se sentía incómoda.

Hao Ren fue a la parada del autobús para tomar el autobús directo a la casa de Zhao Yanzi. A los inspectores se les permitía viajar libremente en el cielo, pero no sería una buena idea volar ya que se trataba de un problema personal.

Para cuando bajó del autobús y caminó hacia la casa de Zhao Yanzi, eran exactamente las cinco en punto.

Zhao Hongyu estaba cocinando en la cocina, y Zhao Guang y Zhao Yanzi aún no habían regresado. Por lo general, volverían alrededor de las cinco y veinticinco, por lo que Hao Ren podía pasar estos 20 minutos ayudando a Zhao Hongyu con las tareas domésticas.

“Tía.” Hao Ren entró en la cocina.

“Estás aquí, Ren.” Zhao Hongyu sonrió a Hao Ren.

“Um.” Se subió las mangas y comenzó a enjuagar las verduras junto a Zhao Hongyu.

Como las verduras tardaban menos tiempo en cocinarse y se enfriaban rápidamente, generalmente las preparaba al final. Cuando se hicieron los vegetales, los platos de carne en la estufa también estaban listos; eso fue exactamente cuando Zhao Yanzi y Zhao Guang llegarían, y todos ellos podrían tener una cena caliente de inmediato.

Todos estos fueron cuidadosamente programados por Zhao Hongyu cuando ella iba de compras por adelantado. Hao Ren pensó en lo agradable que sería su vida en el futuro si Zhao Yanzi fuera tan virtuosa como su madre.

Los dos trabajando juntos indudablemente aceleraron la velocidad. Zhao Hongyu no solo era una gran arquitecta, sino también una gran cocinera. Todo su proceso de cocinar era tan suave y elegante como una actuación.

“¡Mamá! ¡Estoy de vuelta!”

La voz clara y melodiosa de Zhao Yanzi vino de la sala de estar.

Corrió a la cocina humeante y se dio cuenta de que Hao Ren ya estaba allí. Ella le bufó; invitó a Hao Ren a cenar el domingo por la noche cuando salieron del estudio de Zhao Hongyu, pero Hao Ren no aceptó la invitación.

“Vete a lavarte las manos ahora que estás de vuelta. Descansa un poco en la sala de estar y espera a tu papá; la cena estará lista en un momento.” Zhao Hongyu pellizcó la pequeña nariz de Zhao Yanzi y dijo con amor.

“¡Oh!” Zhao Yanzi salió corriendo como un pájaro con su uniforme escolar azul cielo.

Hao Ren ayudó a Zhao Hongyu y colocó los platos en la mesa del comedor. La puerta se abrió de repente, y Zhao Guang entró con su bolso. Se quitó el abrigo y lo colgó de la percha junto a la puerta.

“¡Papá!” Zhao Yanzi gritó alegremente. Entonces, inmediatamente cerró la boca cuando notó la expresión sombría de Zhao Guang.

“Prepárate para la cena.” Zhao Hongyu se limpió las manos y dijo suavemente.

Sin decir una palabra, Zhao Guang caminó hacia la mesa del comedor y se sentó a la cabecera de la mesa.

Zhao Yanzi no tenía idea de lo que estaba pasando. Sin dudarlo, caminó tímidamente hacia la mesa del comedor y se sentó junto a Hao Ren.

Por su experiencia, podía decir que su padre probablemente estaba molesto por los problemas que ella había causado. Pero después de recordar los últimos días, sintió que se había estado comportando bastante bien.

“Podría ser… ¿Papá se enteró de que nos habíamos metido secretamente en el Quinto Cielo?” Pensó.

Zhao Yanzi se volteó un poco hacia Hao Ren, solicitando más información con cautela.

Sin embargo, Hao Ren se veía muy calmado y rígido, lo que la hizo estallar. Ella pisó fuerte el pie de Hao Ren debajo de la mesa.

Ella pensó tristemente: “Fuimos juntos al Quinto Cielo. Ambos deberíamos estar en problemas por eso. ¡Cómo es que estás tan tranquilo!”

Pero sabía que, si causaba problemas con otra persona, Zhao Guang siempre la regañaría más en la mayoría de los casos.

Zhao Yanzi recogió sus palillos cuidadosamente, esperando que Zhao Guang dijera algo.

“Come primero; si hay un problema, lo hablaremos después de la cena.” Zhao Hongyu alivió la situación.

Zhao Guang recogió sus palillos, pensó un poco y volvió a dejarlos.

Nadie se atrevió a comenzar a comer ya que él dejó sus palillos.

Zhao Yanzi estaba preocupada. Nerviosa bajó los palillos y miró a su madre, buscando ayuda.

Aunque Zhao Guang siempre se veía serio en casa, era la primera vez que estaba así de serio.

Zhao Hongyu ignoró a Zhao Yanzi; Contuvo el aliento y miró a Zhao Guang con calma.

“Hem…” Zhao Guang tosió fuerte.

“Lo confesaré, lo confesaré, papá.” Dijo Zhao Yanzi rápidamente, “¡No debería haber ido al Quinto Cielo! ¡No debería haberle pedido a Hao Ren que me llevara allí! Y.… y.… y.… ¡No debería haber tomado nada de los cultivadores humanos!”

Sacó una bolsa de almacenamiento de su bolsillo, colocando la espada corta que Hao Ren le dio sobre la mesa.

Sabía por experiencia que, mientras lo confesara, Zhao Guang disminuiría el castigo. Por lo tanto, ella hizo una confesión antes de que Zhao Guang dijera algo.

Zhao Guang se sorprendió por las palabras de Zhao Yanzi, y Zhao Yanzi quedó estupefacta por la reacción de Zhao Guang.

“¿Ah? ¿Papá no sabía que fuimos al quinto cielo?” Ella se puso nerviosa

“Me ocuparé de tu asunto más tarde.” Zhao Guang se veía severo.

Ella parpadeó, pensando: “¿Ah? ¿Incluso ir al Quinto Cielo no es un gran problema en comparación?”

Esto confundió por completo a su pequeña cabeza.

Zhao Guang se volteó lentamente hacia Hao Ren.

Hao Ren se sentó recto automáticamente cuando Zhao Guang fijó sus ojos en él.

“Hoy estamos hablando del tema de Hao Ren.” Dijo Zhao Guang palabra por palabra.

El corazón de Hao Ren estaba frío, pero se rió con torpeza ya que no estaba tan asustado como Zhao Yanzi.

“El Anciano Sun me habló de tu visita al dojo de artes marciales hoy. Creo que estás al tanto de la situación, ¿verdad?” Zhao Guang continuó.

Zhao Yanzi miró a Zhao Guang y luego a Hao Ren, sin tener idea de lo que estaba pasando, “Um… ¿qué situación?”

“Sí, lo sé. Vine hoy aquí para dar tutoría a Zi y para escuchar lo que piensas al respecto.” Dijo Hao Ren.

“Tenemos dos opciones ahora.” Zhao Guang empujó sus palillos hacia adelante, demostrando que aún no planeaba comer. “Primero, el Clan Dragón del Océano Este puede pedir una temprana Conferencia de la Tribu Dragón. En segundo lugar, si pudiéramos conseguir un gran maestro del Reino del Dragón Celestial que realmente pueda dominar sobre otras fuerzas.”

“¿Conferencia de la Tribu Dragón? ¿No sucede cada dos años?” Zhao Yanzi preguntó, pero inmediatamente se calló cuando Zhao Hongyu miró en su dirección.

“Si fuera la Conferencia del Clan Dragón, sería una negociación muy difícil. El Océano Oeste sería un gran problema y nos haría pagar su pérdida. Si no, el Océano Este quedará aislado. Si pudiéramos obtener un gran maestro del Reino del Dragón Celestial, no tendrían mucho que decir porque seríamos mucho más poderosos que los otros clanes dragón.”

Hao Ren asintió. Entendió que la última opción era casi imposible. Por lo tanto, una negociación parecía ser la única manera de salvar el Océano Este.

“¿Cómo sería si tuviéramos que convocar a la conferencia temprana?” Hao Ren preguntó.

“El Palacio del Dragón del Océano Oeste es uno de los cuatro palacios de dragones oceánicos sin importar qué. Poseen casi una sexta parte de los maestros de nivel Qian y Kun en la Tribu Dragón. Para nosotros, es bueno que el Palacio del Dragón del Océano Oeste está destruido. Pero para toda la Tribu Dragón, nuestro acto no fue más que una pequeña destrucción de nuestra propia especie.”

El tono de Zhao Guang era frío, mostrando su actitud ante esta situación.

Hao Ren asintió de nuevo. Cuando fue al Palacio del Dragón del Océano Oeste con el Pequeño Daoísta Zhen, no pensó lo suficiente y tampoco esperaba que el tesoro del Dharma fuera tan poderoso.

Era una gran sensación al destruir la mitad del Palacio del Dragón del Océano Oeste. Sin embargo, puso al Clan Dragón del Océano Este bajo la acusación de violar la alianza. Esto atrapó al Océano Este en una posición incómoda en el ojo del público.

Ahora, el Clan Dragón del Océano Oeste perdió tantos recursos y, como era de esperar, estaba dispuesto a arrastrar al Clan Dragón del Océano Este también. Actuaron como la parte débil y pintaron al Océano Este como un invasor.

Todos los clanes dragones podían ver el daño causado en el Palacio del Dragón del Océano Oeste, y era imposible que el Océano Oeste destruyera la mitad de lo que poseían para presentar un espectáculo como víctima.

Por lo tanto, todos los poderes hicieron un cambio repentino de respetar al Clan Dragón del Océano Este a tomar precauciones contra ellos. Incluso redujeron el número de interacciones regulares.

En lugar de beneficiarse de la derrota del Clan Dragón del Océano Oeste, el Clan Dragón del Océano Este no ganó nada y fue aislado por todos los demás clanes dragones.

Por el contrario, el Clan Dragón del Océano Oeste obtuvo simpatía de muchos otros clanes de dragones, y en secreto se convirtió en el núcleo de la “Alianza Anti-Océano Este.”

En resumen, el Clan Dragón del Océano Este se enfrentó a la crisis diplomática más crítica.

Una vez abandonados por la Tribu Dragón, el Clan Dragón del Océano Este seguramente prevería su declive. Sin embargo, el Palacio del Dragón del Océano Oeste todavía tenía la oportunidad de levantarse, ya que solo la riqueza y la fuerza fueron dañadas en lugar de las relaciones diplomáticas clave.

Esto era lo que preocupaba a Zhao Guang.

Hao Ren nunca debería destruir el Clan Dragón del Océano Oeste al convertir la mitad de sus palacios en ruinas.

“Dime lo que estás pensando, tío.” Hao Ren pensó un poco y preguntó.

Hao Ren no planeaba culpar de esto a Zhen Congming ya que él era solo un niño pequeño. Hao Ren fue quien usó la concha y destruyó el palacio del dragón, y todo lo que hizo Zhen Congming fue ofrecerle la oportunidad.

“Intentaremos salvar la situación en la Conferencia de la Tribu Dragón. El peor de los casos que se les ocurrió a los ancianos,” Zhao Guang miró a los ojos de Hao Ren y dijo: “Es que el Clan Dragón del Océano Este tendrá que romper todos los vínculos contigo.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente