Capítulo 310 – DKS – Es demasiado tarde para arrepentirse

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿Eh?” Hao Ren no pudo entender sus pensamientos.

Zhao Yanzi, quien sostenía las insignias de madera, de repente se emocionó: “Quinto Cielo. La última vez que visitamos el Palacio de los Nueve Dragones, ¿no subimos allí?”

Debido al incidente del Palacio de los Nueve Dragones, ella comenzó a saber más sobre el Quinto Cielo. Ahora, ya que Hao Ren había alcanzado el nivel Zhen, su proceso de cultivo fue igual al Reino de la Formación del Núcleo de un cultivador humano. Además, con las dos identificaciones que obtuvieron, no era difícil entender por qué se le ocurrió esta nueva idea.

En el Quinto Cielo, había montañas espirituales flotantes y sectas. Comparado con la Montaña Roca Verde que visitaron la última vez, ¡era mucho más entretenido!

Ya llevaba dos días aburrida. Cuando estaba visitando la casa de Hao Ren, se encontró con Xie Yujia, quien se estaba quedando en la casa de Hao Ren, y eso la hizo sentir extremadamente miserable.

“Ir al Quinto Cielo…”

La sugerencia de Zhao Yanzi también tentó a Hao Ren.

No sabía que los dos hombres que capturó hoy venían del Quinto Cielo y estaban investigando la Ciudad Océano Este. Además, no observó el atributo de sus técnicas de cultivo. Por supuesto, si también hubieran alcanzado el nivel Zhen, Hao Ren podría no ser capaz de descubrir qué técnicas elementales cultivaban.

Como Hao Ren estaba indeciso, Zhao Yanzi no pudo evitar estirar su brazo sobre la mesa y tirar de su manga. “¡Vamos allá y juguemos!”

Hao Ren lo pensó por un momento. “Si vamos a ir allí, tenemos que preguntarle a tu mamá…”

“¡Qué!” Zhao Yanzi no estuvo de acuerdo. “¡Si le preguntamos, ella definitivamente estará en desacuerdo!”

De hecho, Hao Ren también quería ir al Quinto Cielo. La última vez que fue al Palacio de los Nueve Dragones, solo pudo pasar unos momentos en el Quinto Cielo y solo vio el ambiente general. Más tarde, cuando estuvo acompañado por las hermanas Lu y fue a la Convención de Comercio en el Quinto Cielo, no pudo tener una visión clara ya que era de noche.

“Entonces… ¿Cómo vamos a llegar allí?” Hao Ren fue convencido y le preguntó con un tono suave.

“¿Mi mamá no tiene esa pintura? Ella normalmente no la usa del todo, así que puedo robarla y podríamos usarla temporalmente.” Dijo Zhao Yanzi en voz baja.

Desde que comenzó a cultivar de nuevo, se estaba volviendo más valiente por cada segundo.

“Ese no es un buen plan.” Hao Ren sacudió la cabeza y negó. “¿Qué hay de esto? Llamaré a Little White y dejaré que nos lleve allí. Si funciona, genial. Si no lo hace, entonces olvidaremos sobre eso.”

Zhao Yanzi miró a Hao Ren y lo pensó por unos segundos. “Está bien, vamos a intentarlo.”

Si Hao Ren estaba dispuesto a planear esto con ella, ella no temía que él decidiera repentinamente renunciar. Aunque se quejaba de Hao Ren todo el tiempo, confiaba en la capacidad de Hao Ren para hacer las cosas, como hornear patatas dulces.

“¿Cuándo iremos allí entonces?” Hao Ren preguntó.

“¿Qué estamos esperando? ¡Ahora por supuesto!” Zhao Yanzi miró a Hao Ren con sus grandes ojos como si estuviera a punto de comérselo vivo.

Era lunes al día siguiente, por lo que no sería fácil para ella escaparse de la escuela ya que tenía clases durante el día. Si se fueran durante la noche, no solo sería peligroso, el Quinto Cielo también estaría cubierto de oscuridad. Si no podían ver nada, ¿qué sentido tenía ir allí de todos modos?

Por otro lado, ya que tenían unas pocas horas durante el almuerzo, podían colarse en el Quinto Cielo sin que Zhao Hongyu lo notara.

El plan de Zhao Yanzi estaba bien hecho.

Zhao Yanzi no podía esperar para ir allí, y Hao Ren también quería visitar el Quinto Cielo. Entonces, sacó su teléfono y llamó a Xie Yujia, que estaba en casa.

“¿Hola? Yujia.” Dijo Hao Ren cuando la llamada fue respondida.

Zhao Yanzi, quien estaba sentada frente a Hao Ren, hizo un puchero al darse cuenta de que estaba llamando a Xie Yujia.

Sin embargo, a Hao Ren no le molestó su reacción y continuó: “Yujia, ¿Little White está a tu lado? Oh, ¿está robando la salchicha de la nevera? ¿Puedes pedirle a Zhen Congming que traiga a Little White a la ciudad y me encuentre…? Um, nada, puedes quedarte en casa y pasar un tiempo con la abuela.”

Hao Ren colgó el teléfono rápidamente, pero Zhao Yanzi todavía lo estaba mirando ferozmente

“Little White se estaba quedando en casa. Por eso tuve que llamar a Yujia y preguntarle.” Explicó Hao Ren.

Ahora Little White tenía más libertad que antes. Desde que comenzó a estar con Zhen Congming, actuó más como su seguidor en lugar de la bestia espiritual de Hao Ren.

¡Boom!

No mucho después de que Hao Ren guardara su teléfono, Zhen Congming y Little White aterrizaron pesadamente en el suelo fuera de la ventana.

Un pequeño hoyo apareció en el camino cuando Little White rompió un poco el camino de cemento con sus patas.

Tanto Hao Ren como Zhao Yanzi se sorprendieron, ya que no esperaban que Little White llegara tan pronto.

“¡Este estúpido Zhen Congming ni siquiera sabe cómo contenerse en este mundo mortal!” Hao Ren pensó para sí mismo.

Afortunadamente, el restaurante estaba en un lugar tranquilo, y nadie vio el aterrizaje brusco de Zhen Congming y Little White. Quienes trabajaban en el restaurante pensaron que el fuerte ruido provenía del sitio de construcción cercano.

A través de la ventana, Zhen Congming agitó su mano a Hao Ren. Hao Ren rápidamente sacó a Zhao Yanzi del restaurante porque estaba preocupado de que Zhen Congming causara problemas.

Tenía miedo de que Zhao Yanzi fuera hostil hacia Xie Yujia si la veía. Por lo tanto, le pidió a Zhen Congming que trajera a Little White. Sin embargo, no esperaba que el aterrizaje fuera tan poderoso.

Estas dos bestias no podían hacer nada bueno cuando estaban juntas.

“¿Por qué le pediste a Little White que viniera aquí?” Zhen Congming levantó la cabeza para mirar a Hao Ren y le preguntó.

“Vamos a Quinto Cielo. ¿Quieres venir con nosotros?” Zhao Yanzi preguntó de inmediato.

Zhao Yanzi se había encontrado a Zhen Congming un par de veces antes y sabía acerca de su trasfondo rico; Incluso sus padres tenían que hacerle el respeto. Por lo tanto, ella decidió pedirle que se uniera al grupo.

“¿Quinto Cielo? ¿Qué tiene de bueno ese lugar? ¡Si quieres ir, ve al Noveno Cielo en su lugar!” Zhen Congming dijo con arrogancia.

“¡Deja de pretender! ¡Ni siquiera eres lo suficientemente valiente como para ir al Quinto Cielo!” Zhao Yanzi dijo.

“¡¿Quién dijo que no soy lo suficientemente valiente ?!” Zhen Congming se enojó: “¡Ya he estado en el Quinto Cielo más de veinte veces!”

Aunque Zhen Congming era considerado una súper bestia demonio según sus años de cultivo, no ha pasado mucho tiempo desde que se transformó con éxito en la fuerza humana. Por lo tanto, no sabía mucho sobre las formas de hacer las cosas en el mundo ya que siempre había estado con su maestro. ¿Cómo podría discutir con Zhao Yanzi, una estudiante de secundaria con muchas ideas?

Todo lo que Zhao Yanzi tenía que hacer para engañarlo era llamarlo cobarde.

“De acuerdo, entonces, iremos al Quinto Cielo y veremos si realmente estás familiarizado con el lugar.” Zhao Yanzi dijo.

“¡Cómo podría no estar familiarizado con ese lugar!” Zhen Congming sacó su tesoro volador del dharma con forma un disco negro de su bolsillo.

Hao Ren se hizo a un lado y se echó a reír. La forma en que Zhao Yanzi estaba irritando a Zhen Congming era similar a la forma en que Hao Ren solía irritar a Zhao Yanzi. Hao Ren tenía más experiencia que Zhao Yanzi y Zhao Yanzi tenía más experiencia que Zhen Congming.

“¡Levanta una esfera de energía!” Hao Ren le recordó a Zhen Congming mientras formaba la suya. Agarró el brazo de Zhao Yanzi y se sentó en la espalda de Little White.

¡Shoo!

Zhen Congming voló directamente hacia el cielo y dejó un rastro negro.

“Little White, ¡síguelo!” Hao Ren palmeó la cabeza de Little White.

Las patas de Little White estaban iluminadas con luces de colores. Con la protección de la esfera de energía roja, comenzaron a volar hacia Zhen Congming.

Hao Ren pensó que todo lo que tenían que hacer era volar hacia arriba y entrarían al Quinto Cielo. Sin embargo, no estaba familiarizado con el entorno del Quinto Cielo. Ahora, él estaba menos preocupado ya que Zhen Congming estaba allí para guiar el camino.

Zhen Congming tenía la mente de un niño típico. Por lo tanto, era fácil llevarse bien con él siempre y cuando no estuviera enojado.

Por otro lado, Zhao Yanzi, quien estaba sentada frente a Hao Ren, no sabía que la velocidad de Little White era tan rápida. Mientras miraba la ciudad que estaba desapareciendo bajo las nubes, no pudo evitar asustarse un poco.

Se inclinó ligeramente hacia atrás, sus hombros tocaron el pecho de Hao Ren, y su cabeza estaba debajo de su mandíbula.

Hao Ren no estaba jugando con ella en este momento tampoco. Envolvió sus brazos alrededor de sus caderas y sostuvo sus manos, usando sus brazos para mantener el cuerpo de Zhao Yanzi inmóvil.

Si caía desde esta altura, que estaba a varios miles de metros sobre el aire, no había manera de que Zhao Yanzi pudiera sobrevivir; ella todavía estaba en el Reino de Refinamiento de Qi.

El corazón de Zhao Yanzi latía rápido. A pesar de que estaba aterrorizada por la velocidad, no quería mostrar su miedo. Todo lo que podía hacer era tratar de superarlo.

Justo en este momento, Hao Ren de repente extendió la mano, y ella se aferró a sus manos sin dudarlo.

La sensación era como pararse en las alas de un avión que volaba a gran altura, sin mencionar que la espalda de Little White no era tan espaciosa como las alas de un avión. Incluso un adulto mayor estaría aterrorizado, por no hablar de Zhao Yanzi, que era una estudiante de secundaria.

Sin embargo, cuando Hao Ren la abrazó con fuerza, ella no estaba irritada por su acción; en cambio, una sensación de seguridad apareció en su mente.

¡La velocidad de Little White era mucho más rápida que la velocidad de un avión!

La espalda de Zhao Yanzi estaba firmemente presionada contra el pecho de Hao Ren, y sus manos lo sujetaban con fuerza.

“Little White, detente un momento.” Hao Ren le frotó las orejas con los dedos.

Little White, quien acaba de recibir la orden, se detuvo repentinamente y flotó en el aire. La repentina parada casi arrojó a Hao Ren y Zhao Yanzi fuera de su espalda.

Al darse cuenta de que estaban a diez mil metros por encima del suelo, Hao Ren, quien se apretó contra Little White con sus piernas apresuradamente, estaba cubierto de sudor frío debido al miedo.

Como Hao Ren había envuelto sus brazos alrededor de la barriga de Zhao Yanzi, tampoco fue expulsada de Little White.

Mientras estaban flotando en el aire, Zhao Yanzi suspiró y tenía mucho miedo de mirar hacia abajo. De hecho, incluso si miraba hacia abajo, todo lo que podía ver eran capas de nubes gruesas.

Esta altitud era mucho mayor en comparación con la altitud a la que estaba cuando convocaba las lluvias. Si se miden con cuidado, ya estaban a la altura del Tercer o Cuarto Cielo.

Zhao Yanzi cerró los ojos ligeramente mientras sus pestañas se movían. No quería tragarse sus palabras ya que a ella se le ocurrió la idea de ir al Quinto Cielo. Sin embargo, ella no podía controlar su cuerpo ya que estaba temblando ligeramente.

Hao Ren la agarró por los hombros suavemente y la levantó antes de girarla.

“Oye… tú…” Zhao Yanzi trató de preguntar, pero su tono era suave; ella no sonaba tan dura como solía hacerlo.

“Es mejor cuando estás mirando a este lado.” Hao Ren la puso de nuevo en Little White y puso su cara hacia sí mismo antes de que él la tomara suavemente por los hombros.

“¡Vamos, Little Whie!” Hao Ren abofeteó el trasero de Little White.

Little White continuó volando hacia arriba. Hoy, Little White era equivalente a cuatro tesoros voladores del dharma de grado superior que se reforzaban mutuamente. ¡Si no estuviera llevando a Hao Ren y Zhao Yanzi, podría volar más allá de Zhen Congming en un instante!

Cuando Little White comenzó a acelerar, Zhao Yanzi no pudo evitar meterse en el brazo de Hao Ren, abrazando su cintura con fuerza con sus brazos.

Esa fue la única vez que mostró su naturaleza femenina.

Sus pestañas ligeramente temblorosas, sus dos dientes blancos mordiendo sus labios y sus mejillas que se enrojecieron debido al frío…

Zhao Yanzi se veía como una conejita cuando estaba usando esta camiseta blanca.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente