Capítulo 301 – DKS – Domadora…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La repentina aparición del Pequeño Daoísta Zhen sorprendió a todos, incluso a Zhao Guang.

Xie Yujia miró aturdida al Pequeño Daoísta Zhen mientras éste la miraba fijamente.

Hace cien años, el Pequeño Daoísta Zhen llegó a la tierra una vez con su maestro Qiu Niu. Por eso, se vestía igual que la última vez.

Sin embargo, el mundo había cambiado drásticamente, y su atuendo como un “niñito” parecía extraño.

Lu Qing, responsable de organizar las cosas para el clan dragón, miró al Pequeño Daoísta Zhen, Xie Yujia y Zhao Guang. No tenía palabras y no sabía qué hacer.

Si estuvieran en el palacio del dragón, sería fácil. Sin embargo, estaban en la tierra, y había mortales como Hao Zhonghua y Yue Yang en la sala de estar.

La repentina aparición del Pequeño Daoísta Zhen y su mención de la fabricación de elixires era un poco…

Little White dio vueltas en los pies de Zhao Yanzi. Cuando vio a todos de pie como estatuas, trotó de regreso al Pequeño Daoísta Zhen, sacando la lengua.

Después de todo, llevó al Pequeño Daoísta Zhen a la casa de Hao Ren, y sintió que merecía algunas recompensas.

Mientras todos estaban aturdidos, la abuela de repente habló.

“Pequeño, debes estar hambriento. ¡Vamos, come algo primero!” La abuela le dijo al Pequeño Daoísta Zhen amablemente.

El Pequeño Daoísta Zhen la miró desconcertado, pero se tragó la saliva por el delicioso olor a comida en la sala de estar.

“Aquí, pequeño. ¡Cómelos mientras estén calientes!” La abuela le entregó un tazón de wontons al Pequeño Daoísta Zhen.

“Ok…” Subconscientemente, tomó el tazón de comida caliente y levantó la cuchara, comenzando a comer.

La abuela hizo el primer wonton que comió; Sabía bien y se derretía en la lengua.

El Pequeño Daoísta Zhen nunca tuvo una comida tan deliciosa mientras vivía en el fondo del océano, así que comenzó a devorar la comida.

“¿Qué pasa? Debes estar hambriento. ¡Cómelos mientras todavía están calientes!” La abuela lo urgió.

“Ok… ok…” El Pequeño Daoísta Zhen sintió que no podía perder la paciencia con una anciana amable, así que respondió en voz baja antes de comer más wontons.

Los rellenos de wonton se mezclaron con aceite de sésamo aromático que la abuela trajo de Zhejiang, Zhao Hongyu hizo los rellenos y Xie Yujia hizo la mayoría de los wontons que estaba comiendo… Cuanto más comía, más le gustaba. Se comió todo el tazón de wontons en un instante e incluso bebió la sopa. Aún no satisfecho, le entregó el tazón vacío a la abuela y dijo: “¡Más!”

A la abuela no le importó su franqueza. Caminó hacia la cocina y llenó el tazón antes de regresar y dárselo al Pequeño Daoísta Zhen.

“¡Swoosh! ¡Swoosh!”

Como si no hubiera comido durante cientos de años, el Pequeño Daoísta Zhen terminó el segundo tazón de wontons en segundos.

“¡Más!” Le entregó el tazón vacío a la abuela de nuevo.

“¡Está bien, no hay problema!” La abuela tomó el tazón y lo llenó nuevamente en la cocina alegremente.

Esta vez, el Pequeño Daoísta Zhen se sentó en una silla y comenzó a saborear cada wonton.

Todos, incluyendo a Zhao Guang, estaban aturdidos.

“Este malhumorado Pequeño Daoísta Zhen, quien podría destruir toda la Ciudad Océano Este con un tesoro del dharma, ¿está domado por tres tazones de wontons?” Pensó el rey dragón.

Hao Ren miró a la abuela con sorpresa y admiración. Pensó: “La abuela es la gran jefa aquí, después de todo. Parece que no hay nadie que no pueda ser “domesticado” por ella.”

El Pequeño Daoísta Zhen levantó la cabeza, bebió la sopa en el tazón y suspiró con satisfacción.

Se limpió la boca con la manga y luego recordó la razón por la que vino aquí.

Mirando a Xie Yujia, exigió: “¡Tú! ¡Enséñame tus técnicas de fabricación de elixires!”

Notas y runas eran técnicas de cultivadores humanos. Contenían un patrón único de cinco elementos, y podían activarse cantando hechizos y la esencia de la naturaleza para defenderse de los enemigos. Para los cultivadores dragón que podían alcanzar rápidamente el nivel Zhen, las notas y las runas eran técnicas insignificantes, y por eso los cultivadores dragón nunca lo habían estudiado.

Sin embargo, el Pequeño Daoísta Zhen quedó impresionado con las habilidades de fabricación de elixires de Xie Yujia cuando usó sus dos poderosas notas.

Estas dos notas podían ajustar las cinco esencias elementales en los materiales, acortando todo el proceso de elaboración del elixir.

De esta manera, el proceso de elaboración de elixir volvía a la forma más básica. Estaba claro que la nota de oro y la nota de plata obviamente no eran notas ordinarias que tomaban el poder de los inmortales; ¡Eran notas más poderosas que adquirían la fuerza de la naturaleza!

¿Cómo podría el Pequeño Daoísta Zhen no querer aprender eso?

Una era dorada y otra plateada, una era vida, una era muerte, una representaba al Qian y otra representaba al Kun, y una se parecía al cielo y la otra se parecía a la tierra. ¡Incluso podían dar la vuelta a los cinco elementos!

Con esas técnicas milagrosas de fabricación de elixir, ¿qué píldoras elixir no podría crear?

Bajo postura agresiva del Pequeño Daoísta Zhen, Xie Yujia retrocedió al lado de Hao Ren.

Little White levantó la cabeza y ladró. Tiró de los pantalones del Pequeño Daoísta Zhen con sus dientes como si intentara detenerlo.

“Está bien. Por tu bien, no le preguntaré hoy.” Dijo el Pequeño Daoísta Zhen, mirando a Little White.

Se volteó hacia la abuela de Hao Ren. “Esa comida, quiero más.”

Todos estaban a punto de colapsar en el suelo después de ver los cambios en los eventos.

A la abuela no le importó. En cambio, ella pensó que este chico era muy inocente y lindo. Tomó el tazón vacío y lo rellenó en la cocina.

“Es el hijo de uno de mis parientes lejanos. Vino a visitarnos hoy.” Zhao Guang aprovechó la oportunidad para explicarle la situación a Hao Zhonghua.

“Este niño habla acertijos, pero se ve muy lindo.” Yue Yang sonrió y le preguntó al Pequeño Daoísta Zhen, quien estaba comiendo wontons, “¿Cómo te llamas?”

El Pequeño Daoísta Zhen la miró con impaciencia. “Mi nombre es Zhen Congming!” [1]

“Ugh…” Hao Ren se atragantó, “¿Zhen Congming? ¿Este chico se dio este nombre para elogiarse a sí mismo…?”

“¿Qué estás mirando? ¡Te llamas Hao Ren!” [2] Pareciendo haber leído la mente de Hao Ren, el Pequeño Daoísta Zhen se volteó repentinamente y le dijo.

“Ugh…” Hao Ren se atragantó de nuevo.

Se sintió como si lo hubieran enviado volando por un puñetazo.

Xie Yujia se rió y encontró al contundente Zhen Congming bastante lindo.

“Oh, entonces tu pariente lejano lo dejó a tu cuidado. ¿Has encontrado una escuela para él?” Yue Yang le preguntó a Zhao Guang, preocupada.

“Hemos elegido la Escuela Primaria LingZhao para él. Está frente a la escuela secundaria de Zi.” Dijo Zhao Guang. En el momento en que supo sobre el deseo del Pequeño Daoísta Zhen de venir a tierra, había hecho arreglos para él.

Pu… Hao Ren casi escupió un bocado de sopa de dumplings.

“¿El Pequeño Daoísta Zhen yendo a la escuela? ¡Pondría la escuela patas arriba!” Pensó.

“¿Vivirá él en tu casa?” Yue Yang preguntó.

“Vivirá en la casa del subdirector Lu. El Sr. Lu es un viejo amigo y también conoce a ese pariente lejano.”

El departamento de Lu Qing era, de hecho, una estación de transición. Lu Linlin y Lu Lili se habían quedado en su casa mientras se acostumbraban a la vida en la tierra, y Zhao Guang confiaba en que Lu Qing cuidaría bien del Pequeño Daoísta Zhen.

“¡No! ¡No quiero vivir allí!” El Pequeño Daoísta Zhen gritó bruscamente.

Dejó la cuchara y se volteó para mirar a la abuela “¡Quiero vivir aquí!”

Nota del Traductor

[1]Significa “Muy Inteligente”

[2]Significa “Buena Persona”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente