Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 287 – DKS – ¡Haciendo Píldoras de Belleza!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Xie Yujia había estado pensando en hacer píldoras de elixir, pero no se sentía cómoda mencionándolas nuevamente a los padres de Zhao Yanzi.

La repentina aparición de Zhao Guang le solucionó el problema.

Ella asintió. “¡De acuerdo!”

“¡Ren, únete!” Zhao Guang lo miró y pareció sentir su preocupación.

Sin una palabra, Hao Ren se puso de pie.

“¡Papá! ¡Yo también quiero ir!” Zhao Yanzi se levantó de un salto.

“Tú…” Zhao Guang dudó por un segundo antes de asentir. “De acuerdo.”

Faltaba solo una hora antes del toque de queda en los dormitorios, por lo que no podían regresar si fueron a hacer píldoras de elixir.

Sin embargo, a Xie Yujia no le importó. Durante los últimos días, había estado practicando el procedimiento de hacer píldoras de elixir que la vieja abuela le había enseñado, y solo podía sentirse menos ansiosa si creaba el elixir con éxito.

Zhao Guang condujo a los tres a la orilla del mar antes de caminar hacia el palacio del dragón a lo largo del túnel habitual.

El Premier Xia había recibido la noticia y estaba en la entrada para recibirlos. De entre las cuatro personas, en realidad sentía que era más cercano a Hao Ren.

“Premier Xia, perdón por los problemas.” Dijo Hao Ren cuando descubrió que su guía era el Premier Xia nuevamente.

“Es mi deber.” Respondió el Premier Xia con gratificación.

Durante los cientos de años de ser el Premier del Palacio del Dragón, este Fuma fue la persona más considerada con la que se había encontrado.

El interior del palacio del dragón todavía estaba fuertemente vigilado a pesar de la retirada del Clan Dragón del Océano Oeste. Sin el poderoso apoyo de Zhao Kuo, Zhao Guang no podía bajar la guardia. Después de todo, comparado con los otros tres palacios dragón, el Océano Este era el más rico, pero también el más débil.

Como ya estaban en el palacio del dragón, primero iban a visitar a Su Han. Esta vez, Xie Yujia no tenía los ojos vendados y vio todos los paisajes.

Su expresión a veces mostraba asombro y otras veces admiración; ella casi actuó de la misma manera que Hao Ren cuando él vino por primera vez al palacio del dragón.

Después de cruzar una pequeña plaza, llegaron al palacio donde Su Han se estaba recuperando de sus heridas. En el pequeño jardín antes de su habitación, Su Han estaba practicando técnicas de espada con una túnica blanca.

Todavía estaba pálida debido a sus heridas, y las flores circundantes volaron bajo la fuerza de su energía de espada. Fue una hermosa vista.

Apartó la espada blanca de jade y se volteó para mirar a los cinco. Su pálido rostro se sonrojó un poco mientras empuñaba sus manos como saludo.

Aunque vivía en el Palacio del Dragón del Océano Este, no tenía que ser tan educada como inspectora.

Zhao Guang asintió levemente para saludarla también.

“¡Hermana Su!” Zhao Yanzi corrió hacia ella. “¡Tus técnicas de espada eran tan hermosas!”

Su Han acarició ligeramente la cabeza de Zhao Yanzi antes de mirar a Hao Ren y Xie Yujia. “Qué están haciendo aquí…”

Antes de que pudiera terminar su oración, miró a Zhao Yanzi sorprendida. “¿Eh? ¿Tienes la esencia de la naturaleza en ti? ¿Puedes cultivar ahora?”

“No.… solo estoy cultivando para divertirme.” Murmuró Zhao Yanzi, no queriendo admitir que técnicamente era la discípula de Xie Yujia.

“Estamos aquí hoy para hacer píldoras de elixir.” Dijo Hao Ren antes de agregar, “para hacer Píldoras de Belleza.”

“Píldoras de Belleza?” Los ojos de Su Han se iluminaron.

“Sí. La vieja abuela me enseñó a hacer elixires, y hoy, estoy aquí para pedir prestado el lugar y obtener los materiales para el elixir.” Dijo Xie Yujia en voz baja.

“¿Tú… haces elixires?” Su Han rara vez mostraba sus emociones, pero estaba sorprendida por las palabras de Xie Yujia.

Podía decir que Xie Yujia estaba solo en el nivel 3 del Reino del Refinamiento de Qi, ¡y nunca había oído que un cultivador en el Reino del Refinamiento de Qi pudiera hacer elixires! Lo más que podían hacer era controlar el fuego.

“Sí.” Respondió Xie Yujia con una sonrisa.

“Sra. Su, si está interesada, por favor venga con nosotros.” Ofreció Zhao Guang.

“¡De acuerdo!” Su Han dijo de inmediato.

Se puso otra larga túnica blanca que elegantemente se arrastraba en el suelo. Mientras ella caminaba resueltamente, se veía magnífica en la túnica.

La Anciana Xingyue estaba estudiando pergaminos en su habitación y se apresuró a saludar a Zhao Guang. Cuando escuchó que iban a hacer elixires, ella también quería ir con ellos.

Después de todo, con su experiencia, no podía creer que un cultivador del Reino del Refinamiento de Qi pudiera hacer elixires.

El grupo de personas fue a la sala de fabricación de elixires en el Palacio de los Tesoros Divinos.

El Palacio de los Tesoros Divinos era una estructura importante en el palacio del dragón, y las salas de fabricación de elixires ocultas bajo tierra eran aún más críticas; incluso los ancianos ordinarios no podían acceder a ellas sin permiso.

Por supuesto, Zhao Guang había arreglado personalmente una para uso de Xie Yujia, por lo que las restricciones no se aplicaban a ella.

Incluso con la gran riqueza del Clan Dragón del Océano Este, solo podían construir tres salas de fabricación de elixires que utilizaban los fuegos terrenales de 10.000 años desde debajo del fondo del mar. La sala de fabricación de elixires en el medio tenía el fuego más puro y poderoso.

“Esta sala generalmente la usa el Pequeño Daoísta Zhen. Pero recientemente, se encerró en su habitación, estudiando los Tesoros del Dharma y no ha venido. Por lo tanto, puedes usar esta sala para hacer píldoras de elixir por el momento.” Zhao Guang dijo cuando entró en la habitación en el medio.

Los otros lo siguieron, y la más curiosa fue Zhao Yanzi, que no había sabido que existía tal sala de hacer elixires. Miró a su alrededor con interés.

¡Bang!

En el momento en que entraron en la habitación, fueron recibidos con una oleada de aire caliente.

¡El fuego terrenal de 10.000 años!

Su Han inmediatamente lanzó una esfera de energía alrededor de Zhao Yanzi para protegerla del calor.

De pie junto a Xie Yujia, Zhao Guang estaba a punto de sacar una esfera de energía para protegerla cuando dos notas saltaron de su cuerpo. ¡Una de oro y una de plata, las dos notas rodearon a Xie Yujia, forzando a que las ondas de aire caliente retrocedieran medio metro!

Las notas emitieron ondas de energía y saltaron arriba y abajo misteriosamente como si estuvieran vivas.

Las luces parpadeantes de plata y oro mostraron la poderosa protección que ofrecían.

“Su Majestad, los materiales están preparados según las instrucciones de la Inspectora Su.” El Premier Xia abrió una caja y la presentó a Zhao Guang y Xie Yujia.

“De acuerdo.” Zhao Guang asintió ligeramente antes de retroceder hacia un lado.

Su Han todavía estaba débil, así que se sentó en una silla de acero en la habitación, luciendo hermosa con su túnica blanca.

Zhao Yanzi estaba de pie a su lado, sujetándose de uno de los reposabrazos de la silla para no ser empujada hacia atrás por las repentinas oleadas de ondas de aire caliente.

Hao Ren también retrocedió varios pasos y observó a Xie Yujia en silencio.

“Hao Ren, es hora de dejar salir a Little White.” Xie Yujia le dijo repentinamente.

“Oh. Casi lo olvido…” Hao Ren inmediatamente sacó a Little White de su collar. Por lo general, dejaba salir a esta bestia espiritual tres veces al día. Por el resto del tiempo, estaría dentro del collar para que no causara problemas.

En el momento en que Little White aterrizó en el suelo, percibió las ondas calientes. Con un sonido atronador, se convirtió en su forma de león de nieve para bloquearlos.

“El ingrediente principal de las Píldoras de Belleza son estas tres Flores de Belleza. Otros ingredientes complementarios incluyen dos Hierbas de Siete Colores, Madera de Corazón Dual, una sección de Bambú de Piedra, un ginseng púrpura de 1.000 años…”

Con todos los materiales preparados, Su Han todavía estaba incierta. Ella le dijo a Xie Yujia sobre las hierbas en la caja.

“Ok, lo tengo.” Xie Yujia asintió cautelosamente.

Su mano derecha se movió hacia adelante, y la nota dorada que flotaba frente a ella voló hacia adelante.

¡Bang! ¡La tapa del Profundo Horno de Acero que pesaba hasta 1.000 libras se levantó instantáneamente!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario