Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 28 – DKS – Sólo por un momento

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Mirándola, Hao Ren pensó: “¿No me ignorabas hace unos momentos?

Sin embargo, él no era alguien que guardaba rencor. Dio media vuelta y recogió su tarjeta. “Vamonos.”

Zhao Yanzi secretamente se sintió aliviada ya que esperaba totalmente que Hao Ren la rechazara. Como una extraña en un lugar extraño, odiaría comer sola. Si sólo sus padres estuvieran cerca o su estómago no expresara violentamente su insatisfacción, no habría venido a buscar a Hao Ren tan descaradamente.

Su ferocidad se había debilitado aún más al recordar cómo ella ignoró intencionalmente a Hao Ren hace solo unos momentos y ahora tuvo que suplicarle que fuera a comer fuera con ella.

Los dos salieron del hotel y buscaron pequeños restaurantes. Ya eran más de las nueve y se acercaba a las diez de la noche. La mayoría de los restaurantes ya habían cerrado. Sin saber dónde mirar, buscaron algo sin rumbo en las áreas cercanas al hotel. El hecho de que no pudieran encontrar un restaurante que estuviera abierto los había hecho sentir aún más hambre.

Temerosa de perderse, Zhao Yanzi permanecía cerca de Hao Ren. Caminando por una calle algo desolada, Hao Ren finalmente había visto un pequeño restaurante delante de ellos que todavía estaba trabajando.

Entraron corriendo al restaurante y estaban a punto de colocar dos órdenes de comida cuando se dieron cuenta de que había un grupo de hombres fornidos y musculosos allí. Algunos tenían la cabeza rapada, otros no tenían camisa, y todos maldecían y trataban de beber todo lo que podían.

Zhao Yanzi estaba asustada y quería sacar a Hao Ren del restaurante. Hao Ren, por otro lado, agarró suavemente su mano y la consoló “Está bien.”

Estaba completamente hambriento y no tenía más energía para buscar otros restaurantes. Además, casi era casi imposible encontrar otro restaurante que todavía estuviera abierto a esta hora.

Condujo a Zhao Yanzi a un rincón y se sentó. Luego le dijo al dueño que había venido a darles la bienvenida: “Dos cuencos de arroz, uno con carne de cerdo picada y salsa de ajo y uno con carne de cerdo salteada y pimientos verdes, por favor.”

Ordenó en nombre de Zhao Yanzi sin consultarla primero. Si fuera en otras ocasiones, ella definitivamente lo estaría “regañando” por ser irrespetuoso. Pero ahora, estaba mirando alarmantemente a los “hombres peligrosos” a su alrededor y estaba demasiado preocupada para objetar a Hao Ren.

“Donde hay gente, hay borrachos. Te noquearé en tres copas, o te dejaré inconsciente en cinco…” Los hombres en las otras mesas estaban bebiendo y cantando mientras jugaban sus juegos de bebida. A medida que la atmósfera se hizo más ferviente, sus voces se hicieron más fuertes.

Zhao Yanzi pensó por un momento y decidió pasar del asiento al otro lado de Hao Ren al que estaba a su lado.

Su mirada alarmada y llena de pánico le recordó a Hao Ren un pequeño pájaro sobresaltado. Él se rió entre dientes y extendió su mano.

Zhao Yanzi estaba confundido. Momentos después, se dio cuenta de que Hao Ren le estaba pidiendo que le tomara la mano.

“¡Púdrete!” Zhao Yanzi regañó en silencio. “No estoy tan asustada” pensó.

Pronto, los platos de arroz caliente estaban servidos. Zhao Yanzi escogió al azar uno y comenzó a engullirlo.

Lo mismo hizo Hao Ren. Levantó el otro cuenco de arroz y comenzó a devorarlo como loco.

Sus acciones estaban tan sincronizadas que probablemente parecían ser una pareja muy compatible.

Después de la cena, los dos sintieron que sus estómagos se habían llenado de calidez. Como Zhao Yanzi se negó a permanecer en el restaurante por más tiempo, le pidió a Hao Ren que pagara la factura y salió de allí inmediatamente.

Este pequeño pueblo al pie de la montaña era increíblemente tranquilo. Por la noche, se podía ver la cordillera distante generando una sombra continua e interminable.

La luna brillaba suavemente sobre los dos, proyectando dos sombras en el camino de cemento liso; uno era alto, y la otro era baja.

Observando sus sombras que se tocaban una a la otra, Zhao Yanzi se dio cuenta de repente de que estaba demasiado cerca de Hao Ren y se apartó rápidamente.

Shuu, shuuu… De la nada, apareció un gato salvaje e hizo que Zhao Yanzi saltara y se acercara más a Hao Ren.

Frente a ella, Hao Ren una vez más colocó su mano frente a ella.

Zhao Yanzi lo miró y se detuvo por unos segundos. “Solo por un momento” dijo.

Cuando terminó, colocó su mano en la palma de Hao Ren.

De repente, ya no se sentía ansiosa e inquieta. En cambio, ella se sintió calmada. Además, cualquier cambio en su entorno ya no le provocaba mucho miedo.

Hao Ren no dijo mucho. Silenciosamente se centró en llevarla de regreso al hotel por los senderos que habían tomado anteriormente.

Una pequeña ciudad pacífica, una cordillera serena, respiración ligera, pasos suaves y la leve calidez de la mano… todo era muy tranquilo.

Después de caminar durante unos quince minutos, llegaron al estacionamiento frente al hotel, y su vista se iluminó al instante.

Hao Ren soltó la mano de Zhao Yanzi. Zhao Yanzi se volvió y miró a Hao Ren como si estuviera lista para pronunciar los comentarios más duros. Sin embargo, ella decidió tragarlo en su lugar.

Su rostro se puso rojo brillante cuando de alguna manera se encontró inútil e incompetente. Abruptamente, ella entró al hotel luciendo aparentemente irritada. Hao Ren no tenía idea de lo que estaba pasando en su cabeza. Todo lo que sabía era que Zhao Yanzi no era del tipo amable y amistosa.

Siguiéndola, Hao Ren entró al hotel y regresó a su habitación. Para su sorpresa, descubrió que Zhao Guang todavía no había regresado.

“Los padres de Zhao Yanzi deben haberse puesto al día con su amigo y perder la noción del tiempo.” pensó.

Se acostó en la cama y abrió la mochila rosa de Zhao Yanzi. Sacó la cámara y descubrió que sólo había tomado una foto con ella todo el día. La única foto era en la que Zhao Yanzi estaba sentada en el escalón y miraba enojada con las mejillas hinchadas.

“Ella en realidad no es tan molesta…” Hao Ren negó con la cabeza y se rió mientras guardaba la cámara.

Después de que terminó de tomar una ducha caliente, se dio cuenta de que Zhao Guang había regresado.

Zhao Guang preguntó brevemente sobre su día en la montaña, y Hao Ren también respondió brevemente a su pregunta. Sin ningún otro interrogatorio, Zhao Guang asintió, reconociendo su respuesta, y se fue a la ducha en el baño.

Sintiéndose nervioso e incómodo, Hao Ren se metió en la cama. Él estaba adivinando que en la habitación frente a la de ellos, Zhao Hongyu también debería estar preguntándole a Zhao Yanzi sobre su día.

Había sido un día aterrador y emocionante. Sin embargo, había logrado traer a Zhao Yanzi sin que nadie saliera lastimado. No fue una tarea fácil cuidar a esa niña pequeña.

Habiendo trabajado todo el día, Hao Ren rápidamente se durmió antes de que Zhao Guang pudiera salir del baño.

Cuando se despertó al día siguiente, Hao Ren encontró a Zhao Guang sentado en el sofá viendo la televisión.

“¿Estabas agotado ayer?” Zhao Guang preguntó cuando vio que Hao Ren se había despertado.

“Un poco.” respondió Hao Ren.

“Vamos a comer en un Granjero Anfitrión cercano en un momento. Después, nos iremos a casa.” le dijo Zhao Guang.

“De acuerdo.” Hao Ren asintió con la cabeza. Pensó por un segundo y habló de nuevo “Muchas gracias por su hospitalidad en estos días.”

“De acuerdo, ve a refrescarte.” Zhao Guang caminó hacia la ventana y abrió las cortinas.

Fue un día lluvioso y neblinoso. La vista de la montaña era nebulosa pero espléndida. Una brisa rápida entró por la ventana y comenzó a difundirse en la habitación. Era incluso más frío de lo que habían encontrado el día anterior, pero era refrescante y despertaba.

Hao Ren se puso su camisa y se dirigió al baño para refrescarse. Cuando estuvo listo, siguió a Zhao Guang, y fueron a llamar a la puerta frente a la de ellos.

Cuando se abrió la puerta, apareció Zhao Hongyu, y Zhao Yanzi la seguía de cerca detrás de su madre.

Zhao Yanzi llevaba una camiseta larga de color lechoso con un par de preciosas polainas de berenjena; fue una combinación hermosa y clásica. No solo la camiseta se veía preciosa, las ajustadas polainas perfilaban perfectamente las curvas elegantes y esbeltas de sus piernas. Hao Ren no pudo evitar seguir mirándola.

Por otro lado, Zhao Hongyu llevaba un vestido floral de estilo bohemio. Los patrones florales abstractos excesivos funcionaban muy bien con el estilo suelto y fluido, lo que la hacía lucir casual e impresionante al mismo tiempo.

Tanto la madre como la hija vestían un sombrero de paja. El sombrero de paja de ala ancha color café combinaba perfectamente con los parches oscuros y claros en el vestido de Zhao Hongyu, acentuando su elegancia. A diferencia, el sombrero de paja parecía un poco fuera de lugar cuando se combinaba con el resto del atuendo de Zhao Yanzi. Sin embargo, el hecho de que fuera poco convencional trajo una sensación de placer al clima sombrío del exterior.

“Vamos.” Zhao Hongyu tomó con ternura a la mano de Zhao Yanzi mientras le daba su tarjeta a Zhao Guang.

Zhao Guang condujo a Hao Ren, y los cuatro caminaron hacia la recepción del hotel a lo largo del pasillo alfombrado de rojo.

Al caminar por el corredor del hotel, Hao Ren vio la Montaña Roca Verde. Regado con llovizna y neblina, era como una pintura de paisaje impresionista.

Por un momento, Hao Ren sintió genuinamente que era parte de la familia.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente