Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 269 – DKS – Golpeó al tipo equivocado

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El Pequeño Daoista Zhen luchó por levantarse. Tenía una marca de palma en su mejilla con un gran bulto en la frente.

Zhao Guang miró al Viejo Zeng en silencio con un poco de simpatía en su rostro.

Y los ancianos del Océano Este que estaban de pie detrás de Zhao Guang, todos tenían lástima en sus ojos.

Fue patético. No solo los 16 ancianos y el Príncipe Heredero del Océano Oeste fueron secuestrados por el Palacio del Dragón del Océano Este, sino que también había golpeado al único discípulo de Qiu Niu, uno de los ancestros de la Tribu Dragón.

Apretando los dientes, el Pequeño Daoista Zhen no habló; sostuvo su mejilla y miró al Viejo Zeng con odio.

“¡Humph!” El Viejo Zeng todavía estaba enojado. “¡Incluso un niño del Océano Este se atreve a mirarme de esta manera! ¿Realmente crees que eres invencible?”

Zhao Guang se aclaró la garganta. “Anciano Zeng, el niño no es de nuestro Océano Este.”

“Quienquiera que sea, ¡se merecía la paliza por hablarme así!” El Viejo Zeng se di cuenta de que no valía la pena hablar de cosas tan triviales. En cambio, señaló con el dedo a Zhao Guang. “Perdonaré a tu Fuma por lastimar a Zeng Yitao, pero hoy debes liberar a Zeng Yitao…”

“¡Viejo, no te olvidaré!” Frotándose la cara, dijo el Pequeño Daoista Zhen en tono vicioso.

Al ver que el niño todavía era arrogante después de la paliza, el Viejo Zeng se enfureció. Levantó la mano y quiso enviarlo a volar con una palma.

¡Bang!

El Anciano Lu de repente se adelantó y bloqueó el golpe.

La fuerza del Viejo Zeng era tan grande que obligó al Anciano Lu a retroceder cuatro pasos.

“¡Tus ancianos del Océano Este son tan débiles!” Recuperando un poco de cara, el Viejo Zeng retiró su palma.

Ignorando las palabras burlonas del Viejo Zeng, el Anciano Lu se inclinó hacia el Pequeño Daoista Zhen, preguntando gentilmente: “Pequeño Daoista Zhen, ¿está herido?”

El Anciano Lu había estado con Zhao Guang durante muchos años como uno de sus ayudantes más importantes. Aunque su fuerza de cultivo no era la más grande, su rango en el Palacio del Dragón era muy alto. Esa fue la razón por la que el Viejo Zeng encontró su preocupación por este chico con la túnica taoísta bastante inquietante.

“¡Estoy bien!” El Pequeño Daoista Zhen agitó su mano, con los ojos mirando al Viejo Zeng con odio. Bruscamente, se volteó y entró en el Palacio del Dragón.

“Olvidé presentártelo.” Al ver la extraña mirada del Viejo Zeng, Zhao Guang dio medio paso hacia adelante. “Ese fue el Pequeño Daoista Zhen, el discípulo del Gran Maestro Qiu Niu que vive temporalmente en el Palacio del Dragón del Océano Este.”

¡Boom!

Aunque estaban en el fondo del mar, el Viejo Zeng sintió como si los truenos explotaran en su cabeza.

¿Quién era Qiu Niu? ¡Era el hijo mayor del legendario Dragón Divino! En el Palacio de los Nueve Dragones hace unos días, uno de sus rugidos había matado a miles de cultivadores.

¡Incluso los Cuatro Palacios del Dragón del Océano más ricos querían tener a este ancestro antiguo!

¡¿Y él abofeteó al último discípulo de Qiu Niu hasta tirarlo al suelo?!

¡El Viejo Zeng se estremeció por todas partes, deseando una muerte rápida!

Todos los miembros de los Clanes Dragón de cinco elementos sabían que, entre los nueve ancestros, solo Qiu Niu todavía viajaba en el mundo mortal, y el temperamento de este ancestro era peculiar.

En el mundo de la cultivación, cuanto más viejos eran los cultivadores, más protectores eran.

Si Qiu Niu descargara su ira en el Océano Oeste, el resultado sería desastroso. Mirando al furioso Pequeño Daoista Zhen, el Viejo Zeng quedó aturdido y sin palabras.

“Estoy ocupado. Si no tienes nada que decir, te enviaré a tu príncipe heredero en tres días cuando sus heridas se recuperen de alguna manera.”

Con eso, Zhao Guang no esperó la respuesta del Viejo Zeng y regresó al Palacio del Dragón.

Los ancianos lo siguieron mientras los generales que vigilaban la puerta estaban de pie frente a la entrada.

Con 16 ancianos y el Príncipe Heredero del Océano Oeste bajo su control, Zhao Guang era duro. ¡Ni siquiera permitió que el agresivo Viejo Zeng entrara a la puerta!

El Viejo casi pierde los estribos, pero sabía que eso no le conseguiría nada.

Había demandado al Océano Este que entregara a Hao Ren en tres días, o se volvería salvaje en el Palacio del Dragón del Océano Este con 16 ancianos. Pero ahora el Océano Este dio vuelta a la mesa y le dio un ultimátum de tres días; si el Océano Oeste se comportara bien, el Océano Este liberaría a Zeng Yitao intacto en tres días.

Con su línea de vida en manos del Océano Este, el Viejo Zeng no tuvo más remedio que rendirse.

Había ordenado a los 16 ancianos proteger a Zeng Yitao y no entendía cómo un equipo tan poderoso, que consistía en 6 cultivadores de nivel Qian y 10 cultivadores de nivel Kun, había sido capturado por el Océano Este.

A Zhao Guang también le desconcertó la misma pregunta. Él había estado sentado en el Palacio del Dragón del Océano Este discutiendo con los ancianos sobre cómo manejar la emergencia cuando 16 ancianos y Zeng Yitao cayeron al mar alrededor del Palacio del Dragón como bolas de masa. Los soldados que patrullaban los capturaron fácilmente.

Pensó mucho y llegó a la conclusión de que fue el gran maestro del Reino de la Formación del Alma en Ciudad Océano Este quien hizo una excepción y le envió un gran regalo al Océano Este, para resolver la crisis del Océano Este.

¡Nunca imaginaría que era, de hecho, un regalo de su yerno!

Mientras tanto, independientemente de la contribución que había hecho, Hao Ren estaba dando masajes a los pies de la abuela en su habitación.

A su edad, la abuela estaba fácilmente adolorida en sus piernas y pies. Hao Ren masajeó los puntos de acupuntura y los músculos de sus piernas mientras charlaba con ella.

“Ren, la bondad es tu mayor virtud.” Sentada en una silla de mimbre, la abuela lo miró con gentileza y dijo con satisfacción.

“Abuela, trabajas muy duro y es mi deber darte un masaje.” Tiró el agua fría y colocó otro recipiente con agua caliente para remojar sus pies. Luego se colocó detrás de ella y le palmeó la espalda, masajeando.

“Creo que Lu Linlin y Lu Lili son chicas muy bonitas.” Con los ojos cerrados, dijo la abuela repentinamente.

“Por supuesto que sí. De lo contrario, no las habrías invitado a pasar la noche aquí.” Dijo Hao Ren.

“Viven con su abuelo en el centro, pero él está ocupado y no siempre está en casa. No tienen otros parientes en la ciudad, y las considero mis propias nietas. Debes prestarles más atención.” Dijo la abuela acariciando la cuenta de jade en su palma.

“Lo tengo.” Hao Ren no pudo hacer nada más que asentir.

“¿Y cómo está la pequeña Zi últimamente?” La abuela siguió preguntando.

“Ella está bien. Se ha quedado atrás en sus estudios recientemente, y le estoy dando tutoría. Oh, voy a ir de compras con ella mañana.” Informó Hao Ren, masajeando sus hombros gentilmente.

“Bien. Zi aún es una niña, así que debes ser indulgente con ella. Tengo la compañía de Linlin y Lili, así que no tienes que preocuparte por mí.”

“De acuerdo…”

“¿Y cómo está Yujia últimamente?” La abuela preguntó de nuevo.

Exhalando un poco, Hao Ren se preguntó si la abuela estaba pasando lista.

Pero no podía expresar sus pensamientos. En su lugar, él respondió de inmediato: “Ella también está bien. Ella tenía la intención de visitarte este fin de semana, pero está bastante ocupada, y no conozco su tiempo exacto.”

“Bueno, Yujia es una buena chica, y debes hacerlo bien con ella.” Dijo la abuela de manera significativa.

Continuó después de una pausa, “Pensándolo bien, Yujia es bastante lamentable quedándose sola en Ciudad Océano Este mientras sus padres están fuera del país.”

Hao Ren asintió con la cabeza. Como Xie Wanjun se fue a los Estados Unidos un par de días antes, debe estar aún más sola viviendo con su tía y su tío que dirigían algunos pequeños negocios.

“Debes invitar a Yujia a nuestra casa los fines de semana. Ella puede hacer aquí su propia casa.” La abuela miró a Hao Ren. “Mira a Linlin y Lili. Son relajadas y me dan calidez muy rápido.”

“Linlin y Lili me consideran su maestro. Por supuesto, te dan calidez rápidamente.” Pensó Hao Ren.

Sin embargo, aceptó a los sentimientos de la abuela. Xie Yujia estaba realmente sola; se había decidido a ir a los Estados Unidos para reunirse con sus padres, pero Hao Ren la detuvo.

“Ok, ok. Me has masajeado por más de media hora. Mi cuerpo entero se siente relajado. Estoy lista para irme a la cama, y ​​tú regresa a tu habitación y descansa.” Quitando las manos de Hao Ren de sus hombros. La abuela dijo gentilmente.

“Está bien. Que tengas una buena noche, abuela.” Hao Ren se inclinó para recoger el lavabo y salió de la habitación.

En la habitación contigua, Lu Linlin y Lu Lili estaban divirtiéndose la una con la otra, y sus voces claras atravesaron la puerta.

“Son tan despreocupadas…” Se lamentó Hao Ren en voz baja. Dejando el agua, regresó a su habitación para bañarse por la noche.

Mañana, iría de compras con Zhao Yanzi, y sería un día tortuoso para él…

¡Deng! Deng…

De repente, Lu Linlin y Lu Lili aparecieron ante él en pijamas de color melocotón.

Al ver la sorpresa de Hao Ren, Lu Linlin caminó hacia él tirando de Lu Lili detrás de ella. “Gongzi, nuestros pijamas son muy bonitos, ¿verdad?”

La mente de Hao Ren se quedó en blanco.

“¡Al final de la noche, entraron a la habitación de un hombre en pijama y le preguntaron si su pijama es bonito! Esto es…” Pensó.

“Olvidamos algo importante.” Lu Linlin se acercó y levantó su mano derecha. “Ha pasado un tiempo desde la última vez que medimos tus cinco elementos.”

Lu Lili caminó ligeramente hacia el otro lado y levantó su mano izquierda. Los pijamas de color melocotón acentuaban el rosa en su cara.

Lu Linlin era radiante, y Lu Lili era tímida. Incluso con el pelo suelto, Hao Ren podría distinguirlas de inmediato.

“Metal, 21; Madera, 18; Agua 22; Fuego, 19; Tierra, 20.”

Después de un momento, Lu Linlin reportó los números.

“Gongzi, los cinco elementos de tu cuerpo están casi equilibrados.” Dijo Lu Lili en voz baja.

Hao Ren asintió. Solo él supo el gran esfuerzo que hizo para obtener el equilibrio de los cinco elementos. Por supuesto, sin los consejos de las hermanas Lu, nunca lo habría logrado.

Con los cinco elementos en su cuerpo moviéndose hacia el equilibrio cada día, descubrió que era más fácil y suave para él hacer circular el Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora.

Especialmente después de alcanzar el nivel Zhen que era equivalente al Reino de la Formación del Núcleo, podía controlar las energías de espada a voluntad e incluso podía formar formaciones de espada. El poder del Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora comenzó a mostrarse.

De hecho, era difícil cultivar el Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora. Pero con Lu Linlin y Lu Lili ayudándole con el equilibrio de los cinco elementos, su progreso fue bastante bueno.

“Linlin, Lili, si no están listas para ir a la cama, por favor, háganme un favor.” Hao Ren retiró sus manos y las miró.

“¿Qué favor?” Ellas parpadearon y lo miraron con sus grandes e inocentes ojos.

“Protéjanme mientras intento la Cultivación de Relámpagos.” Dijo Hao Ren.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente