Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 267 – DKS – ¿Tratando de meterse con la abuela?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando la abuela estaba hablando, Lu Linlin y Lu Lili cambiaron de posición. Se apoyaron en el sofá y se turnaron para masajear los hombros de la abuela.

Los pequeños hilos de Esencia de la Naturaleza avanzaron a través de los meridianos hasta el cuerpo de la abuela y la hicieron sentir fresca. “¡Las técnicas de masaje de estas dos chicas son extremadamente buenas!”

“De acuerdo, de acuerdo, ustedes me cuidan tan bien, pero no tengo nada con lo que pagarles.” A pesar de que era cómodo para ella, la abuela aún sostuvo sus brazos para detenerlas.

“Taijun, eres la reencarnación del dios de la suerte, y debes disfrutar la vida y ser feliz.” Dijo Lu Linlin con suavidad.

“Ustedes dos chicas siguen halagándome.” La abuela tomó sus manos suavemente y las arrastró delante de ella.

Durante este período, las hermanas Lu se familiarizaron con la abuela. La abuela las trataba como nietas, y también cuidaron a la abuela con atención.

Lu Linlin y Lu Lili cayeron en los brazos de la abuela y la hicieron reír de alegría.

En contraste, Hao Ren fue ignorado al lado.

“Ren, ¿por qué te estás quedando en blanco? Ve a hacer la cena.” De repente, la abuela levantó la vista e instó a Hao Ren.

“Oh, está bien.” Hao Ren caminó hacia la cocina y de repente pensó: “¡Espera un minuto! ¿Cómo se convirtió mi estatus en el más bajo de repente?”

Lu Linlin y Lu Lili conversaban y se reían con la abuela en la sala de estar. Hao Ren entró en la cocina, tomó todo tipo de ingredientes de la nevera, reflexionó por un momento sobre qué platos hacer y se puso a trabajar.

El mar estaba justo al lado de la casa, y el Palacio del Dragón del Océano Este estaba escondido allí.

La casa de Hao Ren estaba cerca del Palacio del Dragón.

Hao Ren pensó en estas cosas al azar mientras cocinaba.

Lu Linlin y Lu Lili fueron a la cocina llena de humo y llegaron detrás de la espalda de Hao Ren. “¡Gongzi!”

Hao Ren, que estaba cocinando, se estremeció. Se giró para mirarlas y las vio sonreírle.

“¡Oigan! ¡No me asusten!” Hao Ren las miró.

Bajaron la cabeza como si estuvieran admitiendo sus errores. Sin embargo, miraron hacia arriba y caminaron cerca de él en unos pocos segundos. “¡Te ayudaremos, Gongzi!”

“¿Saben cómo?” Hao Ren las miró con sospecha.

Ellas negaron con la cabeza, “¡No!”

Hao Ren suspiró.

Dieron otro medio paso hacia adelante y se colocaron junto a Hao Ren. “¡Podemos aprender a cocinar con Gongzi!”

Las habilidades culinarias de Hao Ren eran muy limitadas; todo lo que podía hacer era hacer comida que fuera comestible y de sabor medio. Su habilidad para cocinar no podía ser comparable a la de Zhao Hongyu o Xie Yujia.

Al ver que Hao Ren no contestaba, se quedaron a los lados y lo observaron.

“Entonces, deben poner aceite para freír y luego agregar agua.”

“Así es como cortan la carne. Casi me corto el dedo la última vez y me dolió mucho.”

“Usen fuego lento para cocinar. No pueden subirlo todo.”

Hao Ren comenzó a sudar por el calor proveniente de la estufa de gas natural, y las hermanas Lu estaban discutiendo y aprendiendo al mismo tiempo.

“Les enseñaré a las dos cómo hacer esta sopa.” Hao Ren se dio la vuelta y las miró.

Las dos chicas abrieron sus ojos alegremente.

Al ver sus expresiones puras y tontas, Hao Ren no pudo reprimir su risa. “Pónganlo a fuego medio y coloquen primero la carne.”

“¡Um, um!” Lu Linlin subió y colocó las rebanadas de carne que Hao Ren cortó en la olla.

“Luego, agreguen los vegetales y agreguen el condimento y la sal.” Indicó Hao Ren.

Lu Lili dejó caer las verduras con torpeza.

Ambas tenían curiosidad por todo y aprendían rápido.

“Para la sal, solo pon un poco. No pongas demasiada.” Al ver a Lu Lili inclinar el recipiente de sal, Hao Ren se apresuró a sostenerle la mano.

Lu Lili se sonrojó y asintió obedientemente. Bajo las instrucciones de Hao Ren, ella echó un poco de sal.

Hao Ren sostuvo su mano delgada, y sintió que estaba agarrando un jade suave.

“No puedes agregar eso, ¡es pimienta en polvo!” Al ver que Lu Linlin estaba a punto de verter la pimienta en polvo, Hao Ren extendió la mano y tomó la mano de Lu Linlin.

Lu Linlin bajó la botella de pimienta, sonrió a Hao Ren y lo miró con sus bonitos ojos. “Pensé que a Gongzi le gusta mi hermana pequeña. Parecía que no querías soltar su mano.”

“Hermana…” Lu Lili llamó suavemente. El rubor en su rostro era aún más evidente.

“Bueno, Gongzi está tomando mi mano ahora.” Lu Linlin se rió alegremente y dijo.

Hao Ren la miró indefenso y apartó la mano. Pensó que ella no sabía de los condimentos, pero se aprovechó de la situación y se burló de él.

“Gongzi, mi hermana y yo dormiremos aquí esta noche.” Lu Linlin miró a Hao Ren con una sonrisa y dijo.

“Mientras no se vuelvan locas, pueden quedarse donde quieran.” Hao Ren golpeó la frente de Lu Linlin con su dedo. No podía actuar como un ‘Gongzi’, y esa era la razón por la que Lu Linlin y Lu Lili se volvían cada vez más traviesas.

“¿Cómo saco el pescado al vapor?” Lu Lili corrió hacia el vaporizador y le preguntó.

“Usa un trapo y ten cuidado con el calor.” Recordó Hao Ren.

Sacó dos piezas de tela húmeda, las puso en las manos de Lu Lili y le enseñó a sacar el plato sin tocar la olla.

El pecho de Hao Ren tocó la espalda de Lu Lili, y el lado de sus caras casi se tocó. Lu Linlin soltó una risita mientras agitaba la sopa de carne y sumergía las puntas de un par de palillos en la sopa antes de poner las puntas en su boca para probar el sabor.

Todos parecían pasar un buen rato en la cocina caliente y húmeda.

De pie afuera de la puerta de vidrio de la cocina, la abuela miró adentro con confusión y regresó a la sala de estar.

Acostada tranquilamente en el sofá, la abuela encendió la televisión y eligió el canal con la ópera china. Ella pensó con orgullo: “¿Quién dijo que Ren no tiene suerte con las chicas?”

Después de diez minutos, Hao Ren sacó los platos terminados de la cocina con la ayuda de la relajada y feliz Lu Linlin y la nerviosa y cautelosa Lu Lili.

Su cocina aún no era tan buena como la de Zhao Hongyu, pero mientras pasara el tiempo y cocinara con paciencia, el sabor no sería peor que en los pequeños restaurantes.

La abuela estaba extremadamente complacida de estar comiendo la comida que su nieto cocinó con dos hermosas chicas acompañándola. El ambiente era animado, y a los mayores les gustaba eso.

“Taijun, ¡prueba esto!”

“Sacamos los huesos de pescado por ti.”

“¡Te traeré un poco de sopa y te la enfriaré!”

¡Aunque Lu Linlin y Lu Lili no sabían cocinar, eran muy buenas sirviendo a la abuela durante la comida!

La abuela nunca experimentó este tipo de cuidado y se sintió como si fuera la anciana de una familia de prestigio. ¡No necesitaba hacer nada ya que las dos chicas consideradas e inteligentes se habrían ocupado de todo!

La abuela ya estaba con el corazón suave, y su mente comenzó a cambiar después de acercarse a las hermanas Lu.

“Zi es linda, Yujia es considerada y sensible, y Linlin y Lili son aún más educadas…”

¡Como si la mente de la abuela estuviera llena de miel, sintió que todo lo que comía era delicioso y dulce! ¡Los días en que estaba sola parecían haberse ido de una vez por todas!

Mientras comían felices en la casa, Zeng Yitao, quien aún tenía una cicatriz en el cuello, ¡dirigió a los 16 ancianos del Océano Oeste y voló hacia la casa en la playa!

“¡Captura a esa anciana! ¡Veré qué se atreve a hacer a continuación!” Zeng Yitao convocó su lanza dorada y gritó mientras apretaba los dientes.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente