Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 257 – DKS – Todos en alerta

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al cambiarse de ropa, Hao Ren se dio cuenta de que ya era demasiado tarde para que él regresara al dormitorio por los libros. Fue directamente al Edificio Académico para la clase.

La clase ya estaba medio terminaba cuando llegó al aula. Era un curso en un aula pequeña que solo tenía una puerta de entrada.

“Señor, lo siento, llego tarde.” Hao Ren estaba en la puerta con las manos vacías.

“Está bien. ¡Entra!” El Viejo Sun era famoso por su ferocidad entre los estudiantes, pero era amistoso con Hao Ren.

Hiss… Yu Rong y los chicos sentados en la fila de atrás se quedaron sin aliento.

No se atrevían a saltarse ninguna de las clases del Viejo Sun, pero Hao Ren…

Cuando Hao Ren trotó a la última fila del aula, Xie Yujia, quien estaba sentada en la primera fila, notó que llevaba ropa nueva cuando pasó.

Ella le sonrió, y Hao Ren le devolvió la sonrisa y la saludó con la mano.

Junto a Xie Yujia, Ma Lina la golpeó con el codo con una mirada burlona.

En la última fila del aula, Zhao Jiayi se acercó y tiró de Hao Ren a su lado.

“Según nuestras fuentes confiables, tú y Xie Yujia estuvieron ausentes anoche. ¿Pasaste la noche con ella?” Zhao Jiayi le preguntó a Hao Ren con las cejas arqueadas.

“Eres más impresionante, capitán del equipo de baloncesto. ¡Rara vez te veo últimamente!” Hao Ren trató de cambiar el tema.

El Viejo Sun tosió ruidosamente en el frente del aula.

Al darse cuenta de que su voz era demasiado alta, Hao Ren se calló de inmediato. Encontró que su voz se volvió más resonante después de abrirse paso hasta el nivel Zhen.

Xie Yujia se volteó y miró a Hao Ren con una leve sonrisa.

Hao Ren le devolvió la sonrisa. Ahora que compartían los mismos secretos, se sentían más cerca que antes.

Aunque Zhao Jiayi no sabía de qué estaban sonriendo, él tenía envidia. Como capitán del equipo de baloncesto, muchas chicas venían a verlo jugar cada día, pero ninguna de ellas era tan gentil y hermosa como Xie Yujia.

Por supuesto, Xie Yujia era la chica de Hao Ren, y Zhao Jiayi no sentía más que felicidad por su buen amigo.

Después de la clase, Zhao Jiayi y los demás se fueron sin arrastrar a Hao Ren para jugar juegos online. Naturalmente, esperaban que Hao Ren saliera con Xie Yujia.

Sin embargo, Xie Yujia no era el tipo de chica pegajosa, especialmente en la universidad. Le dijo a Hao Ren que iba a la biblioteca y montó su bicicleta para pedir prestados libros.

Eran íntimos, pero no pegajosos, perfectos para ambos.

Después de conocer los secretos de Hao Ren, ya no estaba preocupada por él. Su relación volvió a la normalidad.

Mientras tanto, Hao Ren tenía sus propios asuntos que atender. Primero, corrió al lugar detrás de la biblioteca y sacó Little White, quien atrajo a un grupo de chicas que la alimentaron. Luego, fue a la oficina de Su Han para cultivar en silencio, haciendo todo lo posible por absorber las esencias de los cinco elementos de la naturaleza.

Sabía que nunca debería ser flojo en la cultivación. Aunque el Núcleo Dragón podía absorber la esencia de la naturaleza por sí mismo, el progreso del cultivo sería lento si no trabajara duro en ello.

El incidente con Black Wolf le mostró que, a pesar de todas las reglas y restricciones, la fuerza hablaba más fuerte en el mundo de la cultivación.

Si un cultivador de alto nivel rompiera las reglas e hiciera un movimiento contra un cultivador de bajo nivel, este último no tendría absolutamente ningún poder para defenderse.

Después de cultivar durante las dos horas del almuerzo, Hao Ren volvió a clase por la tarde. Luego, fue a la casa de Zhao Yanzi para darle tutoría.

Era la hora de la cena, y el campus estaba lleno de multitudes bulliciosas. No queriendo llamar la atención, Hao Ren dejó su auto en el Edificio de Administración y tomó un autobús a la casa de Zhao Yanzi.

Zhao Yanzi acababa de llegar a casa, y Zhao Hongyu estaba preparando la cena mientras Zhao Guang revisaba algunos archivos en la sala de estudio.

“¡Hola tío, tía!” Hao Ren abrió la puerta y entró en la sala de estar.

“¡Hola, Ren!” Zhao Hongyu salió de la cocina con un plato de verduras en la mano.

“Ha pasado un tiempo desde la última sesión de tutoría.” Hao Ren levantó los materiales de tutoría en su mano, lo que le tomó toda la tarde.

“Ren, has estado ocupado últimamente.” Zhao Hongyu lo miró con una sonrisa.

“Sí, está ocupado enamorado.” Dijo Zhao Yanzi, quien estaba viendo la televisión en el sofá, con un puchero.

“¿En serio? ¿Enamorado de quién?” Zhao Hongyu preguntó con curiosidad.

Zhao Yanzi permaneció en silencio.

Zhao Hongyu no persiguió el tema. Le sonrió a Hao Ren y le dijo: “Iré por el plato de cerdo frito. Ustedes dos deben ir al comedor.”

Luego se dirigió a la dirección de la sala de estudio y llamó: “¡Zhao Guang, es hora de cenar!”

Zhao Guang se frotó la cabeza y se levantó. Cuando entró en la sala de estar, asintió con la cabeza a Hao Ren; Parecía preocupado por los problemas en su mente.

Los cuatro se sentaron junto a la mesa llena de deliciosos platos, recordándole a Hao Ren los viejos tiempos en que venía a cenar todos los días.

“Llamé a tu abuela hoy para invitarla a nuestra casa, pero ella insistió en quedarse en tu casa junto al mar.” Dijo Zhao Hongyu mientras colocaba los platos y los palillos delante de cada uno de ellos.

“Está bien. La abuela estará bien ya que el tío Wang vendrá a la casa para cuidarla.” Hao Ren le sonrió con gratitud. “Oh, ¿cómo van las cosas en el Palacio del Dragón?”

“Los ancianos aún se están recuperando, la Anciana Xingyue está cuidando a Su Han y el Tercer Tío de Zhao Yanzi todavía está viajando. Todo está en paz por el momento.” Dijo Zhao Hongyu.

“Genial.” Hao Ren asintió. “Hoy, Zeng Yitao y yo…”

“Ya lo sabemos.” Zhao Hongyu interrumpió a Hao Ren.

“¿Zeng Yitao?” Zhao Yanzi se puso curiosa.

“Algunas cosas triviales. Come tu cena.” Zhao Hongyu colocó un par de palillos ante Zhao Yanzi con fuerza.

La cara de Zhao Guang era sombría. No habló, pareciendo tener muchas cosas en mente.

“Por cierto, he hablado con el Anciano Sun y puedes ir a su dojo de artes marciales cuando quieras practicar. No está lejos de tu universidad, y puedes ir cuando quieras.” Dijo Zhao Hongyu.

“¡De acuerdo!” Hao Ren respondió.

Podía practicar la técnica de boxeo en el pequeño bosque cerca de la universidad, pero necesitaba un espacio abierto para practicar las formaciones de espada.

Con la escalada de los conflictos entre el Océano Este y el Océano Oeste, debe aumentar su fuerza tanto como pueda. Sin embargo, para hacer felices a sus padres y a la abuela, no podía abandonar sus estudios y también debe aprobar cada examen.

Además de eso, debe dedicarle un poco de tiempo a la tutoría de Zhao Yanzi.

Viendo a Zhao Hongyu y Zhao Guang, parecía no querían que Zhao Yanzi estuviera involucrada en el conflicto. Esperaban que ella pudiera vivir su vida como una chica normal de secundaria.

Después de la cena, Zhao Hongyu instó a Zhao Yanzi a ir a su habitación para la sesión de tutoría. Zhao Yanzi quería quedarse un poco en la sala de estar para ver la televisión. Pero ante la mirada severa de su padre, ella subió las escaleras de mala gana.

Con la bolsa de materiales de tutoría en la mano, Hao Ren la siguió escaleras arriba. Él había preparado muchas prácticas para que ella recuperara el tiempo perdido.

Después de que habían subido las escaleras, la expresión de calma y tranquila de Zhao Hongyu desapareció.

Miró a Zhao Guang con preocupación. “¿Es muy serio?”

“Zeng Yitao perdió un nivel de fuerza de cultivación en la pelea con Ren, y ahora está en el nivel Li. Con lo que sé del Viejo Zeng, estoy seguro de que usará esta excusa para venir con un gran grupo de Maestros del Océano Oeste. Le he ordenado al Anciano Sun que permanezca alerta y tenga guardias por toda la ciudad.” Dijo Zhao Guang con un suspiro.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente