Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 249 – DKS – ¡Humph! ¡Molestarla!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Zhao Yanzi se sentó junto a la ventana cuando subieron al autobús, ignorando a Hao Ren y Xie Yujia.

Era la hora punta para los estudiantes. Debido a que Hao Ren y Xie Yujia estaban unos pasos atrás, el asiento al lado de Zhao Yanzi fue ocupado por un niño emocionado.

Zhao Yanzi miró por la ventana en silencio mientras el autobús se dirigía hacia adelante.

Xie Yujia parecía un poco avergonzada. Ella realmente se preocupaba por esta niña desde muchos aspectos, pero Zhao Yanzi no lo reconoció en absoluto.

“Había estado nublado los últimos días, y finalmente está soleado.” Dijo Xie Yujia mientras miraba la puesta del Sol.

Hao Ren asintió, “Sí.”

Al ver cómo estaba, Hao Ren asumió que no sabía sobre el Palacio de los Nueve Dragones.

Después de algunas paradas, Hao Ren gritó a Zhao Yanzi en el frente, “¡Hora de hacer un cambio, Zi!”

Ella se levantó torpemente con su boca haciendo pucheros; al parecer, ella no había perdonado a Hao Ren todavía.

Los tres bajaron del autobús para esperar otro autobús.

Hao Ren era más alto que Xie Yujia, y Xie Yujia era más alta que Zhao Yanzi. Los tres se veían interesantes haciendo fila.

Si no fuera por la fuerte petición de la abuela, Hao Ren nunca haría que se reunieran nuevamente.

El autobús se detuvo frente a ellos. Zhao Yanzi pisó primero su pie derecho. Entonces ella de repente se volteó y jaló a Hao Ren.

Arrastró a Hao Ren a dos asientos vacíos. Por lo tanto, Xie Yujia solo podía sentarse detrás de ellos sola cuando se subió al autobús.

Hao Ren miró a Xie Yujia con vergüenza. Zhao Yanzi todavía tenía su rostro severo, no estaba dispuesta a hablar. Apoyó la barbilla en su brazo mientras miraba el océano a unos cientos de metros de distancia. Se mordía el labio de vez en cuando como si estuviera apretando los dientes.

Se mantuvieron callados en la incomodidad hasta que el autobús llegó a la playa.

Todavía quedaba algo de distancia para cubrir desde aquí hasta la casa de playa de Hao Ren. Hao Ren consideró que eran chicas y preguntó: “¿Quieren quedarse aquí? Yo volveré y las llevaré en el auto.”

Entonces, inmediatamente se preguntó si se pelearían si las dejaba aquí.

“Está bien. Voy a caminar contigo.” Dijo Xie Yujia.

Zhao Yanzi apretó los dientes. “¡Yo también caminaré!”

Quería esperar a que Hao Ren la recogiera en su auto. Pero como Xie Yujia quería caminar, tenía que caminar con ellos.

“Está bien, vámonos entonces. Si se cansan en el camino, pueden esperar a que yo busque el auto.” Dijo Hao Ren.

“Um.” Asintió Xie Yujia. Ella pensó que podría ser peligroso para ella y para Zhao Yanzi esperar a Hao Ren en el camino cuando oscurecía, ya que ya estaba anocheciendo. Especialmente cuando no pasaban muchos vehículos, sin mencionar a los peatones.

Nunca se le ocurrió que su Nota de Cinco Elementos podía ocuparse de cinco a seis tipos malos fácilmente.

Esta Nota de Cinco Elementos fue colocada en su cuerpo por la vieja abuela. Vivió y creció en la naturaleza y nunca se agotaría. La llamada “Nota de Vida y Muerte” consistía en inyectar la Nota de Cinco Elementos en el cuerpo de alguien de acuerdo con sus puntos de acupuntura.

La Nota de Vida podía salvar una vida, mientras que la Nota de Muerte podía matar a los enemigos. La Nota de Cinco Elementos que Xie Yujia tenía en su palma hoy era la Nota de Vida que la vieja abuela guardó y almacenó en su punto de acupuntura de Laogong. Podría ayudarla a absorber la esencia de la naturaleza y permitirle hacer la mitad del trabajo con el doble de resultados.

La explosión que la vieja abuela creó en el cuerpo de Hao Ren fue de una Nota de Muerte. Tenía una función destructiva, aunque ayudó a Hao Ren a abrir diez aperturas cuando se usaba perfectamente. Pero aún era un proceso doloroso, y la vieja abuela tenía la intención de castigarlo por maltratar a Xie Yujia. De lo contrario, la pequeña Nota de Muerte era suficiente para quitarle la vida a Hao Ren, ya que ni siquiera estaba en el nivel Zhen.

Xie Yujia tenía la Nota de Vida dada por la vieja abuela en persona. Su poder no era menor que el Núcleo Dragón en el cuerpo de Hao Ren. Sin embargo, el Núcleo Dragón no podía derrotar activamente al enemigo mientras que la Nota de Vida y Muerte combinaba el cultivo y la técnica. La vieja abuela solo le enseñó a Xie Yujia un Hechizo del Dharma y le dio una Nota de Vida; Eso fue suficiente para generar un tremendo poder para derrotar a los enemigos.

Hao Ren no perdió el tiempo, ya que ambas deseaban caminar con él. Entonces, él caminó al frente.

Al principio, Xie Yujia y Zhao Yanzi caminaban detrás de él. Después de un rato, cada una caminó a su lado.

La mitad del Sol ya se había escondido bajo la superficie del océano, y la puesta del Sol cubrió el océano con un manto dorado. Las nubes seguían cambiando en formas y colores en el cielo. Pasaron de un dorado claro a amarillo oscuro; el brillo de la noche era magnífico.

El hermoso Sol arrastró sus sombras largas. Todos permanecieron en silencio mientras se dirigían hacia el océano.

Caminaron durante media hora. Las piernas de Zhao Yanzi ya las tenía adoloridas, así que ella quería un descanso. Pero cuando vio a Xie Yujia caminando con facilidad, fingió estar bien y siguió caminando, apretando los dientes.

Era una cosa si a ella le gustaba Hao Ren. ¡Pero era otra cosa si ella perdía contra Xie Yujia!

Hao Ren redujo el paso cuando notó que Zhao Yanzi fruncía el ceño. “¿Estás bien? ¿Quieres esperar aquí mientras voy por el auto? Puede que sea otro rato si seguimos caminando.”

“Ah… ¿cuánto tiempo más?” Zhao Yanzi miró a Hao Ren como si ella hubiera sido molestada.

“A este paso, media hora.” Respondió Hao Ren.

“¿Qué tal si vas por el auto y yo espero aquí con Zi?” Xie Yujia dijo de inmediato. Ella sintió que era extraño que todavía no estuviera cansada después de caminar tanto tiempo.

Pero Zhao Yanzi puso los ojos en blanco ante la amabilidad de Xie Yujia. “No importa. ¡Llegaremos pronto! No estoy cansada. ¡Solo un poco sedienta!”

“¿Estás… segura?” Hao Ren le preguntó.

Recordó que cuando escalaron la montaña ella no estaba tan débil. Ahora su físico, así como su poder físico, estaban debilitados.

“¡No hay problema! ¡Eres tan molesto!” Zhao Yanzi gritó abruptamente. Hao Ren tenía miedo de volver a preguntar, así que simplemente redujo la velocidad.

“¿O podrías cargarla un poco, Hao Ren?” Xie Yujia sugirió de repente.

“¿Oh?” Hao Ren se detuvo para dirigirse a Zhao Yanzi, “¿Quieres que te lleve?”

“¡No!” Los pequeños dientes blancos de Zhao Yanzi la hacían parecer un pequeño tiburón enojado.

Hao Ren se rió, quedándose sin palabras y se dirigió hacia adelante. Sin embargo, Zhao Yanzi no lo estaba siguiendo.

Se volteó para mirarla, asustado de hacer más preguntas para no volver a enojarla.

Zhao Yanzi levantó su cara roja contra la puesta de Sol. Señaló a Xie Yujia, “¡Quiero que me lleve!”

Hao Ren la miró, sorprendido.

Xie Yujia la miró también, estupefacta.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente