Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 244 – DKS – ¡Severamente Herida!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En un abrir y cerrar de ojos, decenas de miles de cultivadores fueron derribados y volaron en el aire como cometas con cuerdas rotas.

Más de la mitad de los Cultivadores del Reino del Establecimiento de Fundación murieron o resultaron gravemente heridos, mientras que algunos de los descuidados Cultivadores del Reino de la Formación del Núcleo sufrieron daños en sus Núcleos Dorados.

Su Han protegió a Hao Ren con su cuerpo y recibió la mayor parte de la energía ofensiva. Después de volar varios kilómetros, se calmó y escupió un bocado de sangre.

Incluso como cultivadora de nivel Qian de grado medio, que era equivalente al Reino del Alma Naciente de grado superior, no podía protegerse de una pequeña porción de la fuerza de Qiu Niu.

Hao Ren, quien había volado miles de metros y estaba a punto de caer al suelo, fue atrapado por Little White. Luego, voló de regreso a Su Han con Hao Ren en su espalda.

Al ver la sangre en sus labios, Hao Ren supo que estaba severamente herida. Inmediatamente voló hacia ella en Little White y la sostuvo.

Fue una suerte que Little White hubiera avanzado en niveles. De lo contrario, Hao Ren habría muerto y no habría podido ayudar a Su Han. Little White era bastante útil en los momentos críticos.

Hao Ren levantó la vista y vio a los cultivadores lloriquear volando en el cielo. Sus Tesoros del Dharma se arruinaron, cayendo al suelo como rocas. Obviamente, las sectas de cultivo sufrieron pérdidas significativas.

Aunque los Cultivadores del Reino del Establecimiento de Fundación no eran poderosos, eran la base de cada secta. Por otro lado, los Cultivadores del Reino de la Formación del Núcleo tenían gran poder y eran las fuerzas principales en las sectas. Para las sectas más pequeñas en el Quinto Cielo, las grandes pérdidas en estos dos grupos de cultivadores darían lugar a su caída.

“¡Volvamos!” Su Han miró la vista trágica y le dijo a Hao Ren.

Sin dudarlo, Hao Ren ayudó a Su Han a subirse a la espalda de Little White antes de regresar a tierra. Él liberó una esfera de energía para evitar ser visto por la gente común, y regresaron a la oficina de Su Han en breve.

De vuelta en su oficina, Su Han sacó varias píldoras de elixir de su Anillo Xumi. Las tragó y de inmediato se sentó a cultivar.

Ella no estaba preparada para el ataque y experimentó la mayoría de los daños. Con su fuerza de cultivación de nivel Qian, podría haber esquivado el ataque. Sin embargo, ella estaba preocupada por Hao Ren y tenía que protegerlo. Por lo tanto, ella tenía que ser herida.

Little White se redujo a su tamaño de palma sin que le digan. Pensando en su excelente comportamiento, Hao Ren sacó una Píldora de Reabastecimiento de Esencia y una Píldora de Reabastecimiento de Espíritu y alimentó a Little White.

Después de tragar las píldoras de elixir, Su Han comenzó a digerir la energía de las píldoras con el ceño fruncido.

Temeroso de perturbar su cultivo, Hao Ren levantó su teléfono celular que dejó en su oficina y salió de la habitación para llamar a Zhao Guang.

La llamada fue respondida después de varios segundos, y la voz firme de Zhao Guang vino del teléfono. “Ren, ¿cómo estás?”

“Nos echaron antes de que pudiéramos entrar. Hay muchas víctimas entre los cultivadores que intentaron irrumpir en el palacio. ¿Qué hay de los ancianos de nuestro Océano Este?” Hao Ren preguntó.

“Dos resultaron seriamente heridos y uno sufrió heridas leves. Todos están en el Palacio del Dragón recibiendo tratamiento. ¿Qué hay de ti? ¿Estás herido?”

“Estoy bien, pero Su Han está herida. Ella se está curando ahora, y no sé qué tan grave es su herida.” Respondió Hao Ren.

“De acuerdo. Enviaré al Anciano Lu para que la ayude.”

“¿Cómo está Zi? ¿Ella está bien?” Hao Ren preguntó ansiosamente.

“Lo de siempre. He reforzado la seguridad en su escuela para que esté segura por el momento.” Dijo Zhao Guang.

Hao Ren colgó con inquietud. Al regresar a la oficina, vio a Su Han todavía cultivando, pero su rostro ya no estaba tan pálido.

Poco después, Lu Qing se apresuró a la oficina. Después de ver que Hao Ren estaba bien, se volteó hacia Su Han y le preguntó en voz baja: “Sra. Su, ¿está bien?”

“Estoy bien. Mis meridianos están dañados y necesitan algo de tiempo para recuperarse.” Respondió Su Han con los ojos cerrados.

“Bajo la orden del Rey Dragón, estoy aquí para llevarte al Palacio del Dragón para que te recuperes. Espero que aceptes su oferta.” Dijo Lu Qing cortésmente.

Su Han pensó por un rato y abrió los ojos. “De acuerdo.”

Sus lesiones no eran leves y no podría activar su Esencia de la Naturaleza por un tiempo. Ella estaría más segura en el Palacio del Dragón del Océano Este, por el momento, por lo que no tuvo más remedio que deberle otro favor al Océano Este.

“¡Vámonos!” Enérgicamente, Lu Qing dirigió el camino.

Después de la desaparición del Palacio de los Nueve Dragones, el cielo nublado se había despejado de repente.

Lu Qing hizo pasar a Hao Ren y Su Han a su auto que estaba estacionado en la entrada del edificio, y los llevó rápidamente a la casa de Zhao Yanzi.

En los últimos cientos de años, todas las partes habían organizado sus equipos para irrumpir en el Palacio de los Nueve Dragones cuando aparecía en el mundo mortal. Nadie había esperado que la situación fuera diferente esta vez.

Llegaron muy pronto, y rápidamente entraron a la casa.

Zhao Guang y Zhao Hongyu estaban en casa, e incluso Zhao Yanzi estaba allí. Ella debe haber sido llamada de su escuela.

En la habitación, Zhao Guang se veía serio. Cuando vio entrar a Lu Qing con Su Han, él solo le dio una sonrisa educada.

En esta situación, incluso Zhao Yanzi estaba callada; Miró a Su Han con preocupación.

“¡Vámonos!” Zhao Guang lanzó una espada negra de aspecto antiguo. Cuando todos estaban sobre ella, la espada se disparó al cielo.

Ciudad Océano Este parecía estar en caos debido a la pérdida masiva de cultivadores humanos. En tierra, la gente común continuó con su vida cotidiana, ajenos a lo que había sucedido, excepto por el cambio del clima. Sin embargo, en el cielo, los cultivadores humanos estaban en un estado frenético. ¡El evento de hoy fue un desastre para el mundo del cultivo humano!

Comparativamente, los cultivadores dragón sufrieron menos bajas ya que la mayoría de los cultivadores que fueron allí estaban por encima del nivel Dui, que era el equivalente al Reino del Alma Naciente de grado inferior. Eran mucho más poderosos.

“¿Harían algo las sectas de cultivo ya que tantos cultivadores humanos murieron en el Primer Cielo?” Dijo Lu Qing en voz baja en la espada.

Zhao Guang permaneció en silencio. Después de todo, el desastre ocurrió en el territorio del Clan Dragón del Océano Este. Si las sectas de cultivo en el Quinto Cielo y por encima, querían encontrar a alguien a quien culpar, el Clan Dragón del Océano Este sería la primera elección.

“De acuerdo con el acuerdo, ¡no deberían haber venido al Primer Cielo en primer lugar!” Zhao Hongyu dijo con un resoplido.

“¡Hablaremos de eso cuando regresemos al Palacio del Dragón!” Zhao Guang dijo, molesto.

La enorme espada aceleró y se sumergió en el mar con la esfera de energía transparente a su alrededor.

La formación de defensa del Palacio del Dragón se había abierto para ellos, Zhao Guang llevó al grupo a la plaza frente al palacio principal y le ordenó a Lu Qing que encontrara un lugar para que Su Han descansara y se recuperara.

El Premier Xia corrió hacia ellos y saludó: “Saludos al Rey Dragón, Reina Dragón, Princesa y.…”

“¡Bien, ya!” Zhao Guang lo interrumpió. “¿Cómo están los ancianos?”

“Todos están descansando en sus casas. Asignamos dos píldoras de elixir divinas a los dos ancianos gravemente heridos.” Informó el Premier Xia.

“Ok. Vamos a visitarlos”. Zhao Guang asintió.

El Premier Xia tomó la orden de Zhao Guang y dirigió el camino.

Hao Ren y Zhao Yanzi los siguieron. Sin importar las identidades que tuvieran en el mundo mortal, eran el Fuma y la Princesa en el Palacio del Dragón.

Fue la primera vez que Hao Ren atendió a los asuntos del Palacio del Dragón del Océano Este como Fuma.

Visitaron a los tres ancianos heridos uno por uno, y Zhao Guang se sintió aliviado al descubrir que no estaban en peligro de muerte. Al regresar al palacio principal, le preguntó al Premier Xia: “¿Dónde está Su Han?”

“Está en el palacio de la Anciana Xingyue.” Respondió cortésmente el Premier Xia.

“Llévame a ella.” Dijo Zhao Guang.

“Si, su Majestad.” El Premier Xia guió el camino.

Caminaron a lo largo de los sinuosos pasillos del Palacio del Dragón del Océano Este antes de entrar a un pequeño y tranquilo palacio.

En una túnica blanca, la Anciana Xingyue estaba preparando y cocinando hierbas en el patio. El proceso no fue diferente al de la medicina tradicional china. Molió las hierbas con un pequeño molino de piedra antes de hervirlas en una olla de piedra, y las hierbas se cocieron a fuego lento hasta que estuvieron listas.

La única diferencia radicaba en las hierbas que ella usaba; no se podían encontrar en el mundo mortal.

“¡Su Majestad!” Al ver a Zhao Guang y Zhao Hongyu, la Anciana Xingyue se levantó y saludó.

“Bien,” Zhao Guang la miró y le preguntó: “¿Cómo está Su Han?”

“Ella está gravemente herida. Probablemente tomará un mes sanarla.” Dijo Xingyue.

“¿Puedo entrar y visitarla?” Preguntó Zhao Guang.

“No es necesario.” Xingyue rechazó su oferta. Se volteó para mirar a Hao Ren y le dijo: “Pero ella dijo que el Fuma podía entrar.”

Zhao Guang se volteó hacia Hao Ren. “Ren, puedes entrar y verla.”

“De acuerdo.” Hao Ren siguió a la Anciana Xingyue.

Viajando a través de un pequeño jardín, Hao Ren llegó a la puerta de una habitación tranquila. Xingyue lo llevó adentro.

Acostada en la cama, Su Han perdió su espíritu habitual y parecía enferma. Obviamente, su lesión era grave y la había estado conteniendo.

“Maestra.” Al ver a Xing Yue entrando en la habitación, Su Han la saludó en voz baja.

Xingyue se acercó y sacó una botella de porcelana de su manga, colocándola en la pequeña silla al lado de la cama. “Estas son Píldoras de Cientos de Flores. Tomar tres píldoras por día.”

Sin más, salió de la habitación.

Su frialdad era idéntica a la de Su Han.

Sin embargo, Hao Ren la había visto moler esas hierbas con paciencia y sabía que se veía fría, pero se preocupaba. Estaba muy preocupada por su discípula, Su Han.

La puerta se cerró con un click.

La habitación estaba oscura y silenciosa.

Acostada en la cama, Su Han miró a Hao Ren y dijo: “Mi lesión es grave y necesito quedarme en el Palacio del Dragón para recuperarme. Durante mi ausencia, te autorizo ​​a manejar los asuntos en la Ciudad Océano Este por mí. Tú serás el Inspector Temporal.”

“¿Ugh?” Hao Ren la miró sorprendido.

“Como mi Inspector Asistente, tienes la responsabilidad de hacerte cargo de mis asuntos cuando sea necesario. Si tienes alguna pregunta, acude a mí. Por lo general, los Inspectores Regionales no tienen muchos asuntos que manejar. Pero esta vez, los cultivadores humanos sufrieron grandes bajas en nuestro territorio, y las sectas de cultivo en el Quinto Cielo y por arriba, probablemente encontrarán a alguien a quien culpar. Debes mantener un ojo en el asunto.”

Sacó un colgante de jade blanco y dijo: “Toma esto. Si se pone rojo, significa que hay una misión para nosotros, y debes venir a verme.”

“Lo tengo.” Hao Ren tomó el colgante de jade. Su Han resultó gravemente herida porque ella recibió el golpe por él; él tenía el deber de compartir su carga.

“Otra cosa. Debes tener cuidado con Xie Yujia; hay un gran maestro detrás de ella. Los Inspectores Regionales no pueden permitirse ofender a esa figura. Incluso el Clan Dragón del Océano Este y el Santuario del Dios Dragón, la sede del Sistema de Inspectores, No pueden permitirme ofender a esta figura.” Pensó Su Han por un momento antes de advertirle.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

2 comentarios en “Capítulo 244 – DKS – ¡Severamente Herida!

Deja un comentario