Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 233 – DKS – Hombre contundente…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Caminaron a través de unos cuantos templos y subieron la colina para llegar a donde se encontraba la gran pagoda.

Para mucha gente, la mayoría de los templos de gran escala eran similares. Sin embargo, fue muy divertido cuando se juntaron y llenaron el viaje de risas.

Zhou Liren, en particular, asumió el papel del “malvado guía” y explicó todo tipo de cosas utilizando su propia lógica ridícula como si supiera mucho sobre ellos. Los otros estudiantes se rieron de sus extrañas historias y al mismo tiempo les gustó su lado cómico.

Xie Yujia también estaba muy feliz. Sin embargo, todavía había un indicio de preocupación en su rostro mientras caminaba al lado de Hao Ren.

Subieron a la parte superior de la pagoda para disfrutar de la vista brillante y la brisa refrescante.

Había siete pisos en la pagoda, y podían ver todos los templos desde la plataforma de observación en el séptimo piso. Había calles y edificios llenos fuera de las paredes rojas.

Xie Yujia se aferró a la barandilla, y sus ojos brillantes miraron al cielo.

La brisa sobre el suelo revoloteaba en su ropa, mostrando sus curvas perfectas. Agitó el pelo al lado de su cuello también, exponiendo su piel suave como jade.

“¡Ve allá! ¡Idiota!” Zhao Jiayi notó que Hao Ren todavía estaba con ellos y le dio un codazo.

Todos sabían que este viaje era la mejor oportunidad para que algo sucediera entre Xie Yujia y Hao Ren. Si Hao Ren, quien era el cobarde más grande en cuanto a relaciones, podía aprovechar esta oportunidad y “reclamar” a Xie Yujia, sería muy romántico.

“¡Ve! ¡Ve!” Incluso Ma Lina lo urgió desde el lado.

En lugar de quedarse con Xie Yujia, ella estaba saliendo con los chicos para darle una oportunidad a Hao Ren.

Hao Ren sintió pena por Xie Yujia ya que ella estaba disfrutando del paisaje ella sola. Se acercó y dijo: “Jeje, esta vista es bastante decente.”

Xie Yujia se volteó hacia él y asintió con una sonrisa.

“¡Está funcionando! ¡Está funcionando!” Zhou Liren y los chicos gritaron de emoción al observar a los dos desde unos pocos pasos de distancia.

Un niño que pasaba por allí escuchó sus comentarios y miró a su alrededor confundido. “¿Qué está funcionando?”

“¡Los invitaré a cenar si Yujia y Hao Ren pueden lograrlo!” Ma Lina dijo alegremente.

“¡Trato! ¡Tú misma lo dijiste!” Ru Rong esperaba la comida.

Charlaron alrededor sin siquiera prestar mucha atención al paisaje. Hao Ren y Xie Yujia, por otro lado, estaban uno al lado del otro sin muchas palabras.

“¿Te molesté demasiado antes?” Ella preguntó de repente.

“Está bien. Tú eres la Presidenta de la Clase, así que era tu deber.” Dijo Hao Ren a la ligera.

Xie Yujia miró a Hao Ren como si quisiera decir algo más. Sin embargo, ella se lo guardó para sí misma.

Hao Ren miró los templos con baldosas doradas y pensó: “¿Echaría de menos a la persona que me medio-controla si ella se detuviese algún día?”

“Vamos. Bajemos. ¡Ya es hora de almorzar!” Xie Yujia respiró pesadamente y dijo.

Se volteó hacia Zhao Jiayi y los chicos. “¡Vamos! ¡Es hora de comer!”

“¡Ren es tan tonto!” Zhao Jiayi apretó los dientes después de ver a Hao Ren abandonar la plataforma, espaciado.

El grupo de personas dejó la pagoda y se dirigieron a un restaurante cercano. Todos estaban alegres y felices. Sin embargo, los muchachos que estaban cerca de Hao Ren sintieron lástima por él por haber perdido la oportunidad.

Había un poco de tiempo libre después del almuerzo. Zhao Jiayi quería ir al karaoke, y los chicos que vinieron con sus novias aceptaron ir. Hao Ren fue obligado a unirse por Zhao Jiayi.

Pensaron que Xie Yujia, como líder, se uniría también, pero ella dijo que estaba cansada y que quería volver al hotel y descansar.

Algunas otras personas tenían sus propios planes, por lo que Zhao Jiayi y otras 20 personas se dirigieron hacia el KTV en la Ciudad Xin’an.

La tarde pasó rápidamente. Hao Ren sintió la presión mientras observaba a los demás cantar alegremente.

El ‘Rey Cantante’ Zhao Jiayi miró a Hao Ren mientras cantaba. Quería crear otra oportunidad para Hao Ren invitando a todos a karaoke. Xie Yujia no vino, lo que significaba que…

“¡Realmente tonto!” Si Zhao Jiayi supiera que Xie Yujia se estaba yendo, pero Hao Ren no había tomado ninguna acción, ¡habría matado a Hao Ren!

Si Zhao Jiayi supiera que Xie Yujia creció junto con Hao Ren y lo esperó durante más de diez años, ¡este autoproclamado playboy lo habría matado un millón de veces!

Zhao Jiayi tuvo que reportarse al equipo de baloncesto después de la cena, y Zhou Liren, Hao Ren y los chicos regresaron al hotel.

Hao Ren pensó por un momento en la habitación vacía ya que todavía estaba preocupado por Xie Yujia. Luego, tomó la llave y abandonó su habitación. Llamó a la puerta de Xie Yujia en el mismo piso.

Xie Yujia respondió dentro y solo abrió la puerta después de unos diez segundos.

Se sorprendió al ver a Hao Ren en lugar de otras chicas en la clase. Entonces, ella le dirigió una mirada rara.

Hao Ren sintió pena por ella cuando notó el cansancio en sus ojos.

“¿Ya… comiste?” Hao Ren preguntó.

“No salí, así que solo tuve algunos perros calientes que traje.” Xie Yujia se pasó el pelo por detrás de las orejas y dijo.

“Déjame llevarte a cenar.” Hao Ren pensó un poco y ofreció.

“Está bien; no tengo hambre.” Xie Yujia sonrió.

“¿Tú… Lloraste?” Hao Ren le preguntó algo que no debería haber preguntado.

Zhao Jiayi le habría dado una patada si hubiera estado aquí para presenciar la estupidez de Hao Ren con las chicas.

“No.…” Xie Yujia se frotó los ojos. “Me estaba bañando, y el champú se metió en mis ojos.”

Hao Ren notó que ella estaba en el mismo atuendo que antes; sabía que Xie Yujia estaba tan ansiosa y molesta que ni siquiera podía inventarse una mentira mejor.

“Descansa, y luego vayamos al mercado nocturno.” dijo Hao Ren.

Xie Yujia preguntó sorprendida, “¿Sólo nosotros?”

“No, con Zhou Liren y los chicos.” Respondió Hao Ren sin pensar.

Xie Yujia se quedó quieta y suspiró mientras observaba a Hao Ren dirigirse a las habitaciones de los chicos. Si fuera alguna otra chica que no tuviera su temperamento, ya podrían haberlo abofeteado.

“No es de extrañar que a las chicas no les haya gustado en tantos años.” Xie Yujia se golpeó la cabeza y volvió a su habitación para cambiarse.

Media hora más tarde, se reunieron en el vestíbulo para ir al mercado nocturno. Todos los que vinieron eran solteros, y Xie Yujia fue la única chica que se presentó.

Zhou Liren todavía estaba lleno de energía, y estaba encantado de que Hao Ren lo invitara. Nunca se le ocurrió que debería pedirle a Hao Ren y Xie Yujia que fueran solos.

Además de Zhao Jiayi, todavía había muchos de ellos solteros. Ma Lina ya había ido a casa de su tía para pasar la noche, y Xie Yujia no tuvo más remedio que ir con los chicos ya que ella había aceptado eso.

Tomaron un taxi desde el hotel hasta el mercado nocturno. Era una noche de sábado llena de gente, y tenía todo para ofrecer.

Los chicos seguían codiciosos por los bocadillos después de la cena. Ya que la chica bonita, Xie Yujia, estaba con ellos, tenían ganas de probar todo tipo de deliciosos bocadillos.

“¡Aquí!” Hao Ren compró dos Kebab y le dio una a Xie Yujia.

Xie Yujia lo miró. Aunque todavía estaba un poco molesta, su última línea de defensa fue interrumpida por el Kebab que Hao Ren le entregó. Ella fue conmovida por él de nuevo.

Ella sabía que Hao Ren no quería decir nada malo. Aunque él parecía ser malo con ella cuando eran pequeños, todavía la protegía. Hao Ren se llevaba bien con sus compañeros de clase en la universidad, y siempre ayudaba cuando podía; Él era confiable y directo.

Si ella no tuviera en su corazón a su Pequeño Hermano Mayor, Hao Ren hubiera sido muy bueno…

En opinión de Ma Lina, fue una suerte para Hao Ren que una chica guapa como Xie Yujia estuviera interesada en él. Ella no estaría tratando de juntar a los dos si no hubiera notado el mal apetito y la falta de espíritu de Xie Yujia últimamente. Ya que Hao Ren parecía ser un chico demasiado ordinario, ¡sería un desperdicio dejar que Hao Ren tuviera a Xie Yujia, una chica gentil, cariñosa, amable y hermosa!

El grupo se paseaba mientras probaban diferentes bocadillos. Hao Ren revisó algunos puestos de decoración con Xie Yujia de vez en cuando; De hecho, fue una experiencia agradable pasar tiempo con compañeros de clase como este.

Sin embargo, una profesión encontró un mercado en una multitud tan ocupada; ladrones

Estaban demasiado ocupados divirtiéndose al notar que dos ladrones ya tenían sus ojos en la mochila de Xie Yujia. Se escabulleron detrás de ella y alcanzaron un bolsillo que estaba ligeramente abierto. ¡Xie Yujia acababa de poner su billetera ahí después de pagar por un sticker para el teléfono!

Zhou Liren y los muchachos vieron a algunos acróbatas en el frente, por lo que se adelantaron con entusiasmo. Hao Ren, quien acaba de recibir el sticker del teléfono con Xie Yujia, se quedó con ella.

¡Su vista y audición agudas localizaron al ladrón que estaba buscando en su bolso!

¡Pa! Hao Ren agarró la muñeca del ladrón en un instante y tiró de ella. El ladrón acabó en el suelo inmediatamente.

Xie Yujia ni siquiera se había dado cuenta de lo que había sucedido, y de repente la asustó.

“¿Por qué estás golpeando a otros?” El otro ladrón le gritó a Hao Ren, tratando de fingir ser inocente.

Hao Ren los ignoró y se dirigió hacia donde estaban los chicos con Xie Yujia.

Sin embargo, el segundo ladrón no lo dejaría y los alcanzó. “Amigo, ¿por qué golpeas a la gente sin ninguna razón? ¡Le rompiste el brazo y tienes que pagar su factura médica!”

Todos los dueños de los puestos reconocieron a estos dos ladrones ya que venían aquí a menudo. Sin embargo, no querían causar problemas a sus propios negocios, por lo que se mantuvieron al margen. Estos ladrones siempre andaban por la zona. A pesar de que fueron enviados a la policía, eran liberados en un par de días.

Xie Yujia nunca había visto algo como esto. Aunque ella entró en pánico, su mente estaba clara con la mano de Hao Ren en su brazo. “¡Hao Ren, iré por Zhou Liren y los chicos!” Dijo.

El ladrón que estaba en el suelo se puso de pie, fingiendo que le dolía el brazo. Dio la vuelta detrás de Hao Ren y Xie Yujia y gritó: “¿Por qué me lastimaste sin motivo? ¡No te irás hasta que me pagues un poco de dinero!”

Podían decir que Hao Ren y Xie Yujia eran estudiantes de fuera de la Ciudad Xin’an. Por lo tanto, habían decidido chantajearlos.

Hao Ren los miró con calma. Con su fuerza y ​​poder, ¡ni siquiera se asustaría si hubiera diez o veinte de ellos! Todo lo que le preocupaba era la seguridad de Xie Yujia.

Además de eso, no podía liberar sus energías de espada de cinco elementos alrededor de los mortales.

Cuando Hao Ren estaba pensando en cómo proteger a Xie Yujia y en derrotar a los ladrones, Yu Rong y los chicos se dieron cuenta de que Hao Ren y Xie Yujia no los estaban siguiendo. Se voltearon y los vieron rodeados por dos maleantes.

“¡Maldita sea! ¿Cómo se atreven a molestar a mi amigo?” ¡Yu Rong se abrió camino con dos brochetas sin terminar en sus manos!

Él era el vicepresidente de la clase después de todo. Aunque no se hacía cargo de ninguno de los problemas de la clase, todavía tenía un título. En cuanto a pelear, ¡no tuvo ningún problema!

Zhou Liren, Gu Jiadong y algunos otros también se acercaron e inmediatamente rodearon a los dos ladrones. ¡Las docenas de ellos comenzaron la pelea sin una palabra!

“¡Patada Sin Sombra del Monte Fu! ¡Golpe Aplasta Rocas!” Zhou Liren gritó algunos nombres geniales mientras golpeaba y pateaba.

Esos dos ladrones fueron inmediatamente golpeados por más de diez jóvenes estudiantes.

Hao Ren los miró sorprendido; no tenía idea de que los muchachos tenían tanta fuerza en ellos. Antes de que hiciera un movimiento, los ladrones ya estaban rodando por el suelo pidiendo perdón.

De repente, un destellante coche de policía apareció a la salida del mercado nocturno.

“¡Puño de la Osa Mayor! ¡Técnica de la Palma de Buda!” Zhou Liren se emocionó cada vez más mientras gritaba.

“¡Maldita sea, salgamos de aquí! ¡Nos vemos en la salida oeste!” Ru Rong arrastró a Zhou Liren, quien estaba en su estado de ánimo de batalla, y salió de allí.

A pesar de que no le importaba mucho la clase como vicepresidente de la clase, ¡demostró fuertes habilidades de liderazgo!

¡El grupo de personas lo siguió hacia la salida oeste!

¡Hao Ren vio a la policía y sacó a Xie Yujia de allí también porque no quería meterse en problemas!

El mercado nocturno en la Ciudad Xin’an era bastante grande; Les tomó un tiempo llegar a un área segura.

“Maldita sea, ¡ni siquiera he usado mi movimiento ‘Dispersión de Flores de la Sirvienta Celestial’ todavía!” Zhou Liren se quejó cuando salieron del mercado, agitando sus brazos alrededor.

Xie Yujia estaba sin aliento. Apoyó sus manos en sus rodillas y miró a los chicos. ¡Como buena estudiante, nunca había estado involucrada en una pelea como esta!

Sin embargo, de repente entendió más sobre la amistad entre los chicos.

Aunque eran ruidosos, ¡los chicos se defendían el uno al otro! Aunque corrían el riesgo de ser atrapados por la policía, no permitían que su amigo fuera intimidado y chantajeado.

Sin embargo, si Hao Ren tuviera una mala relación con ellos, ¡nunca hubieran luchado por él!

¡En lugar de su propia fuerza, el encanto de Hao Ren estaba en que todos estaban dispuestos a ayudarlo como su buen amigo!

A pesar de que era una pelea, se sentía más triste por separarse de los compañeros con los que tenía profundas amistades.

¿Alguna vez podría experimentar días felices como este en una clase tan cálida de nuevo?

“¡Un autobús nos puede llevar de regreso al hotel desde aquí!” Yu Rong leyó la información del autobús al otro lado de la calle y regresó feliz.

Luego, todos lo siguieron por la calle y tomaron el autobús hasta el Hotel Hanting.

Había muchos asientos vacíos en el autobús ya que era tarde en la noche. Yu Rong y los chicos en la parte delantera del autobús comenzaron a discutir lo que acaba de suceder. Aunque solo estaban tomando un autobús, les dio una sensación especial de estar en un autobús con sus compañeros de clase en una ciudad desconocida.

Hao Ren se giró hacia Xie Yujia y sintió la renuencia a dejarla en sus ojos. Él le dio un ligero empujón en el brazo.

“Yujia, no te vayas.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente