Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 231 – DKS – Emoción del viaje

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Su grito despertó a Hao Ren, Zhao Jiayi y Cao Ronghua.

Al otro lado del pasillo, la habitación 301 también estaba formando una conmoción. Huang Jianfeng y sus compañeros de cuarto salieron rápidamente con lavabos, toallas, cepillos de dientes y pasta dental.

¡Nunca se habían levantado tan temprano, por no mencionar un sábado por la mañana!

“Bellezas, ¡esperen por mí!” Emocionado, Zhou Liren corrió al baño público con su lavabo.

Huang Jianfeng lo siguió con su cepillo de dientes y lavabo ruidosamente. Estaban tan emocionados como si fueran a un carnaval.

El autobús que reservó Xie Yujia los estaba esperando en la carretera frente al área de dormitorio estudiantil. Poco después, llegaron Xie Yujia, Ma Lina y las otras chicas.

Xie Yujia llevaba un par de pantalones cortos con botas cortas que acentuaban las líneas elegantes de sus piernas. Con un par de gafas de sol puestas, la Xie Yujia, generalmente vestida con ropa simple, era bastante elegante hoy.

Sentado en la última fila del autobús, Zhao Liren estaba asombrado. Golpeó a Hao Ren con el codo y le preguntó: “Oye, ¿esa es Xie Yujia?”

Hao Ren había estado leyendo. Levantó la vista y vio a Xie Yujia caminando por el pasillo del autobús.

¡La figura alta y delgada, el aura elegante, la piel suave y la ropa de moda!

Si no fuera por el rostro familiar, Hao Ren no la habría reconocido.

“¡C*ño! ¡Xie Yujia tiene el potencial de convertirse en una gran estrella!” Yu Rong murmuró a su lado.

Mientras Xie Yujia caminaba hacia las filas traseras del autobús, ¡los corazones de los chicos comenzaron a correr!

¡Tenía la elegancia y la confianza de una gran celebridad!

“Yujia, ¡sentémonos aquí!” Ma Lina la llevó a un asiento varias filas lejos de Hao Ren y sus amigos.

“No…” Los chicos estaban decepcionados.

Alrededor de un cuarto para las ocho, los chicos con novias comenzaron a llegar. Yu Rong y los otros solteros estaban celosos cuando los vieron subir al autobús de la mano.

“¡Ren! ¿Cómo es que Lu Linlin y Lu Lili no están aquí?” Zhou Liren le preguntó a Hao Ren.

“Nunca dije que vendrían.” Respondió Hao Ren.

“¡Qué lástima!” Zhou Liren se quejó: “¡Un grupo de solteros recorriendo la Ciudad Xin’an! ¡Eso no es divertido!”

Los chicos que trajeron a sus novias al autobús se giraron para mirar a Xie Yujia, quien estaba sentada junto a la ventana cuando pasaron.

Al no reconocerla, pensaron que era una amiga que Ma Lina trajo al viaje. Todas sus novias les susurraron, preguntando: “¿Quién es ella?”

Todas las chicas sintieron una presión invisible de la deslumbrante y sencilla elegancia de Xie Yujia.

Para satisfacer la vanidad de sus novios, vinieron todas bien vestidas. Pero obviamente, fueron eclipsadas ​​por Xie Yujia.

Después de que todos se hubieran sentado, Xie Yujia se puso de pie y pasó la lista. Luego, ella llamó al conductor: “Señor, todos están aquí. ¡Vamos!”

Se había puesto las gafas de sol sobre la frente y su largo cabello negro parecía sedoso y fresco. Yu Rong y los chicos sintieron que sus corazones comenzaron a correr.

El autobús conducía lentamente, y la luz del sol hacía que pareciera un día en primavera.

Xie Yujia volvió a sentarse y sacó una novela de su mochila. Ella comenzó a leer tranquilamente mientras se apoyaba contra la ventana.

La luz del sol brillaba sobre ella a través del cristal de la ventana. La mitad de su cuerpo estaba a la luz del sol, mientras que la otra mitad estaba a la sombra.

Sus manos que sostenían el libro eran como jades bajo el sol con las claras venas azules visibles. La parte de ella en la sombra parecía una perla luminosa blanca pura que estaba escondida en la oscuridad.

“¡No me di cuenta de que Xie Yujia es tan bonita!” Zhao Jiayi exclamó en apreciación mientras comía papas fritas.

“¡Ella nunca se vistió así antes! Te dije que la Presidenta de la Clase es hermosa.” Dijo Gu Jiadong, quien tenía el aspecto de un tipo decente.

“Bien, me pregunto qué perro afortunado se convertirá en su novio…” Yu Rong suspiró.

A través de las rendijas entre las sillas frente a él, Hao Ren miró a Xie Yujia, pero no se unió a su discusión. Retomó su lectura del libro de diseño arquitectónico.

Después de este fin de semana, Xie Yujia probablemente se iría en breve, y por eso no quería ser demasiado mandona con ellos como Presidenta de la Clase.

De hecho, a Xie Yujia no le importaba el pequeño poder adjunto al título de Presidenta de la Clase. Ella solo quería hacer algo por la clase y mantener a los chicos enérgicos fuera de problemas.

El autobús salió de la Ciudad Océano Este y entró en la carretera. Los emocionados solteros empezaron a pasar la comida que compraron en la tienda anoche. Comparativamente, los chicos con novias parecían más refrenados.

El autobús entró a la Ciudad Xin’an en sus conversaciones de gran espíritu.

“¡Wow! ¡Bellas!” Cuando el autobús entró en la ciudad, Zhou Liren apartó la cortina y miró por la ventana. Exclamó al ver a unas chicas en minifalda.

“¡No arruines la reputación de los estudiantes de Ciudad Océano Este!” Zhao Jiayi extendió la mano y abofeteó a Zhou Liren en la cabeza.

Zhou Liren asintió con la cabeza, malhumorado, pero él todavía echaba miradas a la carretera.

“¡Aquí estamos!” El conductor gritó antes de detener el autobús en el lado de la carretera. Entonces, la puerta se abrió.

“¡Gracias! ¡Por favor, vuelva a recogernos a las cuatro de la tarde mañana!” Xie Yujia se levantó y agradeció al conductor del autobús con su voz clara. Ella gritó: “¡Aquí estamos! ¡Todos, bajen del autobús en fila!”

Parecía una guía turística enérgica, y sus excelentes habilidades de organización lo hacían un trabajo fácil para ella. Los muchachos se emocionaron y caminaron por el autobús para respirar el aire fresco de la Ciudad Xin’an.

“Bellezas, ¡esperen por mí!” Zhou Liren fue el primero en salir del autobús. Extendió los brazos hacia el cielo.

Pero rápidamente perdió su postura cuando Zhao Jiayi pateó su trasero por detrás.

Xie Yujia se paró junto a la carretera y le dijo al grupo: “Podemos visitar el Templo del Gran Buda esta mañana y almorzar juntos. Después de eso, no tendremos más actividades grupales. Por la noche, si lo desean, podemos recorrer juntos el mercado nocturno de la Ciudad Xin’an. Mañana por la mañana, no tenemos actividades grupales. Después del almuerzo, vamos a reunirnos e ir a la Universidad Sanmu para ver el partido de baloncesto.”

Dado que era una rara oportunidad para que los compañeros de clase disfrutaran un tiempo juntos y el viaje les dio mucho tiempo libre, todos estuvieron de acuerdo con el plan.

Al ver que todos aceptaron recorrer el Gran Templo de Buda juntos, Xie Yujia llevó al grupo a un Hotel Hanting cercano.

“Pongan sus maletas en sus habitaciones de hotel y nos dirigiremos al Templo del Gran Buda sin ninguna carga.”

“¡De acuerdo!” Siguiendo a la bella y vibrante Xie Yujia, todos parecían muy animados. Excelente clima y hermosa Presidenta de Clase; ¡todo era perfecto!

Después de entrar al hotel, Xie Yujia recibió las llaves de las habitaciones que había reservado y comenzó a asignarlas.

“¡Zhou Liren y Cao Ronghua, ustedes dos compartirán una habitación! ¡Yu Rong y Gu Jiadong, ustedes dos compartirán una habitación! Huang Jianfen y Yang Zhili, ustedes dos compartirán una habitación…”

“Zhao Jiayi tiene que reportarse al equipo de baloncesto esta noche, ¡así que Hao Ren tiene una habitación para él solo!” Xie Yujia le entregó la última llave a Hao Ren.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario