Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 210 – DKS – El Palacio de los Nueve Dragones

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

De vuelta en su habitación, Zhao Yanzi tomó una ducha rápida. Durante los últimos días en el Palacio del Dragón, le habían servido buena comida y ropa, pero se sentía agotada.

Media hora después, salió del baño en pijama rosa. Al ver a Hao Ren revisando su tarea en su escritorio, ella gritó: “¡Esta noche, dormirás en la otra habitación!”

“¡Lo sé!” Hao Ren puso los ojos en blanco ante su queja.

“No quiero quedarme en tu habitación. Es solo que el baño está en ella.” Replicó Hao Ren en silencio antes de entrar al baño con el pijama que Zhao Hongyu había preparado para él.

Little White estaba dando vueltas en su collar, lo que indicaba su deseo de salir. En el baño, Hao Ren tomó una ducha rápida antes de dejar salir a Little White.

Aunque era una Bestia Espiritual, la higiene personal seguía siendo necesaria. Hao Ren agarró al Little White de pequeño tamaño y la limpió a fondo con champú y agua tibia.

Fue una suerte que pudiera cambiar de tamaño. De lo contrario, sería una tarea enorme lavarla en su forma original, que era tan grande como un pequeño elefante.

En sus pijamas, Hao Ren salió del baño, y Little White lo siguió después de arrojar el agua de su cuerpo.

Zhao Yanzi estaba leyendo en la cama. Al ver a Little White, ella inmediatamente gritó con entusiasmo: “¡Little White!”

Si Hao Ren no hubiera dejado salir a Little White, ella la habría olvidado por completo.

Little White saltó a la suave cama de Zhao Yanzi. Después de la ducha, su largo pelaje blanco como la nieve contenía la fragancia del champú.

Zhao Yanzi atrapó sus patas delanteras y las levantó. Little White ronroneó alegremente, pareciendo disfrutar su atención.

“Little White puede quedarse aquí. Ahora puedes ir a dormir en tu habitación.” Se volteó para mirar a Hao Ren y declaró.

Hao Ren le dirigió una mirada sucia y la ignoró. Caminando hacia la puerta, llamó, “Little White.”

Little White salió de las manos de Zhao Yanzi y saltó de la cama para seguir a Hao Ren.

“Tú…” Acostada en la cobija, Zhao Yanzi lo fulminó con la mirada.

Obviamente, Little White era leal a Hao Ren y no lo traicionaría por la atención de Zhao Yanzi.

“Dormiré en la habitación de al lado, pero puedo dejar que Little White te haga compañía.” Dijo Hao Ren en la puerta.

“¡Humph!” Zhao Yanzi hizo un puchero.

“Little White, quédate con Zi.” Hao Ren señaló a Zhao Yanzi.

Little White hizo una pausa y entendió sus instrucciones. Trotó de regreso a Zhao Yanzi.

Con esta ronda de batalla por la autoridad, Hao Ren le mostró a Zhao Yanzi que Little White era su mascota personal, y ella necesitaba ser amable con él si quería pedirle prestado a Little White.

Zhao Yanzi apretó los dientes, pero no pudo resistir a la linda Little White. Abrió los brazos y la dejó saltar hacia ella.

“Little White, ¡vuélvete más grande!” Zhao Yanzi acariciando ligeramente su cuerpo, hizo un gesto para mostrar su intención.

Siendo muy inteligente, Little White la entendió. Rodó e inmediatamente se convirtió en un gordito león de nieve.

“¡Jaja!” Complacida, Zhao Yanzi se estiró y lanzó sus brazos alrededor del cuello de la versión grande de Little White.

Ella solía abrazarse a un gran juguete peludo mientras dormía. El gran cuerpo esponjoso de Little White y su suave piel le dieron un gran placer.

Con sus grandes ojos negros y su personalidad suave, no podía ver rastros de una Bestia Espiritual de nivel Bin en Little White.

Hao Ren la miró sin poder hacer nada. Salió de su habitación y cerró la puerta detrás de él.

“Little White, duerme de este lado. Dame tu pata y déjame frotarla…” En el pasillo, Hao Ren escuchó a Zhao Yanzi jugando con Little White en su habitación.

En la habitación de al lado, Hao Ren pasó un tiempo en el cultivo antes de irse a la cama.

“¡Zi! ¡Ren! ¡Levántense ya!” Zhao Hongyu los llamó en el pasillo a la mañana siguiente.

“¡En camino!” Zhao Yanzi, quien había dormido con Little white en sus brazos, salió corriendo de su habitación en pijama.

Little White sacudió la cabeza y salió corriendo de su habitación también.

Cultivando incluso mientras dormía, Hao Ren se despertó inmediatamente después de escuchar la llamada. Salió de su habitación pronto también.

“Estas son dos túnicas taoístas para que las usen. Deben mostrar su respeto y sinceridad durante la ceremonia de adoración cuando estén en el Palacio de los Nueve Dragones, y no pueden usar su ropa diaria.” Zhao Hongyu le entregó a cada uno una túnica.

Regresaron a sus respectivas habitaciones para cambiarse. Little White miró a Hao Ren, luego a Zhao Yanzi y finalmente siguió a Zhao Yanzi a su habitación.

Minutos después, ambos salieron. Zhao Yanzi parecía una pequeña taoísta en su túnica Yin Yang.

Era la primera vez que Hao Ren usaba una túnica así, y parecía un joven taoísta tonto y nuevo en el mundo.

“Solo queda una hora hasta la hora designada para la reunión, y debemos irnos ahora. Hoy, necesitarán mucha energía y un desayuno normal no servirá.”

Al abrir la palma de la mano, Zhao Hongyu reveló dos Píldoras de Reabastecimiento de Esencia rojas. “Estas son dos Píldoras de Reabastecimiento de Esencia. Cada uno de ustedes debe tomar una.”

Oliendo el aroma de las píldoras de elixir, Little White levantó la cabeza y miró a Zhao Hongyu con sus inocentes ojos grandes.

“Ok. Tú también tienes una.” Zhao Hongyu sacó otra píldora.

Hao Ren y Zhao Yanzi tomaron cada uno una píldora y la tragaron, y también Little White.

Fue la primera vez que Hao Ren tomó una píldora de elixir. Sintió una oleada de calidez elevándose en su barriga y extendiéndose a sus extremidades. Con calidez en todo su cuerpo, sintió una sensación cómoda e indescriptible.

El Núcleo Dragón en su Dantian se sacudió ligeramente como si estuviera al borde de un gran avance.

“Ok. Tenemos que irnos ahora, Ren. Guarda tu Bestia Espiritual.” Al ver un brillo saludable brillando en sus caras, Zhao Hongyu sabía que las píldoras habían sido absorbidas.

“De acuerdo.” Hao Ren llamó a Little White, e inmediatamente se encogió en su versión mini antes de saltar a su espacio oculto. El espacio oculto era, de hecho, un montón de complejas formaciones llenas de Esencia de la Naturaleza, y era un lugar más cómodo para Little White. Sin embargo, quería salir con frecuencia porque era curiosa, y el mundo exterior la tentó.

Después de llevar a Hao Ren y Zhao Yanzi al balcón, Zhao Hongyu agitó su mano, extendió un pergamino y les pidió que se pararan en él.

“Tu padre está ocupado, así que le dije que no viniera con nosotros. Cuando salgan del Palacio de los Nueve Dragones, tu padre y yo estaremos allí para recogerlos.” Dijo Zhao Hongyu mientras dirigía el pergamino de pinturas para que se levantara lentamente.

Zhao Yanzi asintió y miró este objeto. “Bueno, es la pintura Qian-Kun Montaña-Río. Ha pasado mucho tiempo desde el último uso.”

“Esta vez, tendremos que ir al Quinto Cielo, y los tesoros ordinarios del Dharma no pueden volar allí. Zi, debes permanecer cerca de Hao Ren después de entrar al Palacio de los Nueve Dragones. No causes problemas.” Zhao Hongyu le dio instrucciones

“¡Lo sé, mamá!” Zhao Yanzi hizo un puchero. Parecía una pequeña taoísta en su túnica.

Zhao Hongyu pellizcó sus mejillas antes de agitar su mano hacia arriba. El pergamino extendido emitió rayos de luz de siete colores y se convirtió en un arco iris. Voló hacia el cielo al amanecer.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente