Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 203 – DKS – El punto de cambio

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Vino conmigo cuando estaba recogiendo los lotos de nieve.” Dijo Hao Ren.

“Oh…” Zhao Yanzi se mordió el labio y miró al León de Nieves delante de ella.

Con sus grandes ojos redondos, el León de Nieve miró a Zhao Yanzi, quien estaba sentada en el escalón.

“Todavía no tiene nombre.” Le dijo Hao Ren.

Zhao Yanzi miró a Hao Ren antes de volver a mirar al león de nieve. “Llámalo Little White.” [1]

Con los ojos todavía húmedos y la nariz aún roja, ella era una imagen deprimente.

“¡Little White!” Hao Ren le dio una palmada al león de nieve.

Escuchando las palabras de Hao Ren, el león de nieve inmediatamente se levantó de donde estaba sentado antes de saltar los escalones.

Entonces, saltó a los brazos de Hao Ren. Mientras estaba en el aire, pasó de su tamaño de un metro al tamaño de aproximadamente dos palmas.

“Grr…” Aferrándose al pecho de Hao Ren, el cachorro de león de la nieve respondió con afecto.

Al lado de Hao Ren, los ojos de Zhao Yanzi se iluminaron.

“¡Little White!” Ella lo llamó.

Little White la miró tímidamente. Hao Ren le dio unas palmaditas a su pequeño trasero y saltó alegremente a las manos de Zhao Yanzi.

“Tan lindo.” Con un suave y pequeño Little White, Zhao Yanzi olvidó su presión y tristeza. Ella sonrió.

Little White se frotó contra sus palmas, y ella se rió de la picazón.

“Es una bestia demonio. ¿Puedes quedártelo?” Con Little White en sus manos, Zhao Yanzi le preguntó a Hao Ren repentinamente.

“¿Cuál es la diferencia entre las Bestias Demoníacas y las Bestias Espirituales?” Hao Ren preguntó.

“Casi lo mismo. La única diferencia es que las Bestias Demoníacas son salvajes y las Bestias Espirituales están domesticadas.” Respondió Zhao Yanzi.

“Entonces, Little White es una Bestia Espiritual. Me escucha.” Dijo Hao Ren.

Extendió la mano y tocó la cabeza de Little White, y Little White frotó su cabeza contra su palma.

“Little White se ve bastante domado. Por lo general, las Bestias Demoníacas no son domesticadas fácilmente.” Dijo Zhao Yanzi.

Hao Ren pensó por un momento y dijo: “Su Han dijo que Little White es una bestia espiritual de nivel Bin.”

De hecho, no pretendía preguntarle sobre estas cosas, pero estaba tratando de distraerla de su tristeza.

Efectivamente, Zhao Yanzi aprovechó la oportunidad para demostrar su conocimiento. Ella explicó: “Las bestias espirituales se dividen en cuatro niveles: Jia, Yi, Bin y Ding. El nivel Jia es el nivel más poderoso, y las bestias espirituales del nivel Jia son usualmente monturas de inmortales. Yi es el segundo nivel, pero las bestias de este nivel son ayudantes muy poderosos en las batallas. Las bestias espirituales del nivel Bin como Little White son más poderosas que las bestias espirituales ordinarias y tienen algo de talento, pero no son rival para los verdaderos maestros. Las bestias espirituales del nivel Ding no tienen fuerza poder en absoluto, pero sus pieles son tan gruesas que las técnicas de cultivo ordinarias no pueden dañarlos. Si lanzan un ataque en grupo, un cultivador común no es rival para ellos.”

Hao Ren nunca había imaginado que domesticaría a una bestia espiritual, pero Little White lo había seguido voluntariamente. Aunque solo era una bestia espiritual de nivel Bin, Hao Ren estaba encantado con él.

“Por su aspecto, Little White debería tener solo medio año de edad.” Ahora familiarizada con Little White, Zhao Yanzi le pellizcó la nariz y dijo.

“¡¿Medio año?!” Hao Ren se sorprendió.

“Sí. Si no fuera tan joven, no habría estado tan ansioso por recibir atención o ser tan obediente.” Zhao Yanzi asintió con convicción.

Hao Ren pensó en los adultos leones de nieve en la cueva kárstica. Cada uno de ellos tenía más de tres metros de altura, y aún no estaban en el estado más poderoso… Hao Ren estaba emocionado cuando imaginó el escenario cuando el animalito que corría alrededor de sus talones se convirtiese en un león de nieve del tamaño de una colina cuando esté en una batalla. “¡Princesa! ¡Fuma!”

En este momento, el Premier Xia, con la espalda ligeramente inclinada, corría hacia ellos, jadeando.

Gruñido… Little White, quien había estado sentado tranquilamente en los brazos de Zhao Yanzi, de repente saltó y se convirtió en su tamaño original, bloqueando el camino del Premier Xia.

Sorprendido por la repentina aparición de una bestia demoníaca, el Premier Xia casi cayó al suelo.

“¡Little White! ¡No seas grosero!” Hao Ren le hizo una seña.

Little White dudó antes de saltar de nuevo a las manos de Hao Ren, convirtiéndose en su versión en miniatura.

El Premier Xia estabilizó sus pasos y se secó el sudor de la frente. Zhao Yanzi se levantó ansiosamente. “¿Es sobre el Tercer Tío?”

“Tercer Lord, el Tercer Lord…” El Premier Xia jadeó y rompió su sentencia en dos partes. Hao Ren comenzó a compartir la ansiedad de Zhao Yanzi.

“¡El Tercer Señor está despierto!” Finalmente, el Premier Xia terminó su oración.

Zhao Yanzi se alegró con la noticia. Sin pensarlo, agarró la mano de Hao Ren y se lanzó hacia adelante.

Little White los siguió con alegría, pensando que estaban jugando un juego de persecución.

Con su espalda doblada, el Premier Xia caminó rápido. Poco después, los dirigió al pequeño palacio donde descansaba Zhao Kuo.

En la habitación, Zhao Kuo estaba despierto, aunque su rostro todavía estaba pálido. La Anciana Xingyue estaba sentada junto a la cama, todavía abatida.

“Tercer Tío!” Zhao Yanzi se liberó de la mano de Hao Ren y corrió hacia Zhao Kuo.

Zhao Guang la detuvo de inmediato. “Tu tercer tío todavía está débil. ¡No debes molestarlo!”

De pie junto a la cama, Zhao Yanzi estaba tan emocionada que rompió a llorar otra vez.

Hao Ren siguió al Premier Xia a la cama. Al ver a Zhao Yanzi llorar de nuevo, Hao Ren fue testigo del lado sensible y frágil de esta chica de cabeza dura.

Little White siguió a Hao Ren a la habitación y saltó a sus brazos.

“León de la Nieve…” Zhao Kuo se sorprendió al ver a Little White en los brazos de Hao Ren.

“Tercer tío, este es Little White.” Zhao Yanzi se secó las lágrimas y sonrió. “Hao Ren lo trajo consigo cuando recogió lotos de nieve para ti.”

“¿Fuiste a la Cueva del Loto de Nieve en la Montaña del Cielo?” Zhao Kuo miró sorprendido a Hao Ren.

“Sí.” Hao Ren asintió levemente.

“Hermano, ¿cómo pudiste hacer eso? La Cueva del Loto de Nieve es un lugar muy peligroso. ¿Cómo dejaste que este niño fuera a recoger lotos de nieve?” Zhao Kuo se volteó para preguntarle a Zhao Guang.

“El pequeño Daoista Zhen dijo que era peligroso, pero no mencionó que era muy peligroso.” Zhao Guang frunció el ceño.

“¡Él no lo sabe!” Ahogándose con sus palabras, Zhao Kuo tosió. “Hace cien años, irrumpí en la Cueva del Loto de Nieve en la Montaña del Cielo y encontré que los leones de nieve allí tenían el poder del Nivel Xun.”

“Nivel Xun?” Zhao Guang miró a Hao Ren con asombro, sin entender cómo obtuvo los lotos de nieve de un grupo de bestias demoníacas de nivel Xun.

Pero Zhao Hongyu asintió con apreciación por el hecho de que Hao Ren no había mencionado una palabra sobre los peligros en la cueva. Si Zhao Kuo no lo hubiera mencionado, hubieran pensado que era un viaje fácil.

La modestia y indiferencia de Hao Ren por la vanidad era el estilo de un maestro.

“Sí. En ese momento, solo estaba en el nivel Kun de bajo nivel. Para recoger un Loto de Nieve de Siete Colores de 500 años, me aventuré demasiado profundo en la cueva y casi no pude salir intacto. Los leones de nieve son muy inteligentes; me atrajeron hasta la cueva antes de que me rodearan. ¡Sin la ayuda de un tesoro, no podría haber salido!” Dijo Zhao Kuo.

Zhao Guang sonrió. “Para salvar tu vida, ¡Ren consiguió seis Lotos de Nieve de Siete Colores de 1.000 años!”

Los ojos como de toro de Zhao Kuo se agrandaron mientras miraba a Hao Ren con asombro.

Hao Ren sonrió levemente. De hecho, el viaje a la cueva fue bastante peligroso, pero todo terminó bien para él.

“Niño, te debo una.” Zhao Kuo miró a Hao Ren y dijo.

“Tercer tío, todavía estás débil. ¡No hables tanto!” Zhao Yanzi le recordó con preocupación.

Mientras tanto, su mirada hacia Hao Ren parecía diferente.

“Aunque los leones de la nieve son solo bestias espirituales de nivel Bin, son del tipo raro con elementos de hielo y fuego. ¡La última vez que entré en la cueva del loto de la nieve, casi quemaron la mitad de mi ceja!” A pesar del recordatorio de Zhao Yanzi, Zhao Kuo continuó.

“¿Es Little White tan poderoso?” Los ojos brillantes de Zhao Yanzi parpadearon con interés.

“Los adultos leones de la nieve pueden escupir fuego, lanzar fuego con sus patas e incluso pueden condensar hielo también. No estoy seguro de que posean otros poderes.” Dijo Zhao Kuo.

Equipado con su gran poder de cultivación, Zhao Kuo había viajado por el mundo y, por lo tanto, sabía muchas cosas que incluso Zhao Guang y Zhao Hongyu no sabían, sin mencionar a Zhao Yanzi.

Hao Ren miró a Little White en sus brazos y se lo imaginó escupiendo fuego en un majestuoso cuerpo blanco con feroces patas. ¡Sería una vista impresionante! Sin embargo, Little White ahora se estaba moviendo en sus brazos, sin verse como él había imaginado.

Al abrir el espacio oculto en el collar, Hao Ren puso al cachorro dentro. Había una perla de repelente de agua en el espacio, y Little White comenzó a jugar con ella tan pronto como aterrizó.

“Tercer tío, aunque no pasaste la Tribulación Celestial y no alcanzaste el Reino del Dragón Celestial, todavía eres poderoso. ¡Vamos a buscar algunas bestias demoníacas como mascotas!” Zhao Yanzi se agachó frente a la cama y tomó la mano de Zhao Kuo, suplicando amablemente.

Estaba un poco envidiosa de que Hao Ren tuviera una mascota tan bonita. Ella quería tener su propia mascota bestia demoníaca.

Ahora Zhao Kuo ya había recuperado algunos de los colores en su cara. Al oír su petición, sin embargo, su rostro se debilitó.

“Tu tercer tío…” Zhao Guang bajó la voz. “Está vivo, pero su fuerza de cultivación ha desaparecido, incluida la última vigésima parte de su poder.”

“¿De Verdad?” Zhao Yanzi abrió los ojos de par en par y miró a Zhao Kuo con asombro.

¡Zhao Kuo, quien había barrido el mundo mortal y era sin rival, se había reducido a un debilucho más bajo que el Nivel Kan!

“Jajaja…” Tumbado en la cama, Zhao Kuo estalló en carcajadas repentinamente.

Luchó por sentarse y apuntó su mano hacia el cielo. “¡Cielo astuto! ¡Cielo roto! ¡Mientras tenga un último aliento en mí, lucharé hasta el final!”

Su antigua expresión loca regresó mientras apretaba los puños. “¿Y qué si ahora soy un debilucho? ¿Y qué pasa si todos mis meridianos están rotos? ¡Mientras viva, cultivaré de nuevo al Nivel Qian! ¡Yo, Zhao Kuo, reescribiré las reglas del Cielo! ¡Un Día, haré un agujero en el cielo!

¡Boom!

Como si respondiera a la arrogancia de Zhao Kuo, un trueno sordo resonó en el cielo sobre el Palacio del Dragón en el fondo del mar.

Zhao Guang suspiró ligeramente. “Hermano, descansa. En cuanto a tu cultivación, hablaremos de eso más tarde. Anciana Xingyue, por favor cuide al Anciano Zhao. El resto de ustedes salgan conmigo.”

“Sí. Su Majestad.” Respondió Xingyue con una inclinación de cabeza.

Cuando estaban afuera, Zhao Guang pensó por un momento antes de decir: “Recuerden, les diremos a las personas que están afuera que el Anciano Zhao ha pasado con éxito la Tribulación Celestial. Anciano Sun, lleva a Ren de regreso a la tierra. Zi se quedará aquí por unos días para hacerle compañía a su Tercer Tío.”

Nota del Traductor

[1]Pequeño Blanco.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario