Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 197 – DKS – Loto de Nieve de Siete Colores

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Como si escuchara la invocación de Hao Ren, el Relámpago Celestial voló hacia su palma!

Las energías de espada de cinco elementos podrían combinarse en cientos de energías de espada que poseían un poder de relámpago. ¡La última forma hundun, poder de relámpagos fue Tiangang!

¡El Relámpago Celestial en la Tribulación Celestial fue Tiangang!

Este pequeño Relámpago Celestial entró en el cuerpo de Hao Ren y viajó a través de sus 108 puntos de acupuntura antes de establecerse en su Núcleo de Dragón.

Hao Ren exhaló profundamente, e incluso el aire que acababa de exhalar estaba mezclado con algún poder de relámpago.

Zhao Guang y Zhao Hongyu jadearon mientras Zhao Yanzi quien estaba a su lado también abrió los ojos, olvidando llorar.

Pu… ¡Bajo la estimulación del Relámpago Celestial, se abrieron seis aperturas en su Núcleo de Dragón!

¡Luces coloridas envolvieron el cuerpo de Hao Ren mientras saltaba de nivel Kan a nivel Li! El nivel Li necesitaba diez aperturas, ¡y Hao Ren tenía 13 ahora!

El Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora era un Cultivo de Relámpago. ¡La teoría de Hao Ren de absorber el poder del relámpago de la Tribulación Celestial con su técnica se demostró ser correcta!

Para los cultivadores, la Tribulación del Relámpago era peligrosa y dolorosa. Pero para Hao Ren, ¡era un pedazo de pastel! Incluso se salvó del dolor causado por el aumento de nivel cuando avanzó usando el poder del relámpago.

“Aw…” ¡De repente, Zhao Kuo escupió una gran bocanada de sangre!

“Tercer Tío!” Zhao Yanzi, quien había estado mirando a Hao Ren con asombro, se dio la vuelta y corrió hacia Zhao Kuo.

El todopoderoso Zhao Kuo finalmente perdió el equilibrio y cayó al suelo.

Por ahora, el altar estaba arruinado, y el viento frío soplaba sobre ellos. Zhao Kuo en su túnica rasgada estaba cubierto de sangre.

A pesar de su sangre y sudor, Zhao Yanzi se lanzó a sus brazos y rompió a llorar.

“Tercer tío no pudo hacerlo esta vez. Estoy contento con el hecho de que moriré en una sola pieza.” Zhao Kuo, un cultivador sin rival en el mundo mortal durante cientos de años, ahora parecía derrotado. Tocó suavemente la cabeza de Zhao Yanzi y dijo: “Zi, debes cuidarte.”

“¡Tercer tío, no morirás!” Zhao Yanzi lloró en sus brazos.

“¡Niño, ven aquí!” Zhao Kuo miró a Hao Ren con sus ojos ensangrentados y le gritó.

Hao Ren se acercó y se paró frente a él.

“De ahora en adelante, tienes que cuidar de Zi por mí. Sé que no eres un mal tipo; el único problema que tienes es que estás con muchas chicas. Bueno, solo tengo una veinteava parte de mi poder restante. Te lo transferiré.” Extendió la mano para agarrar el brazo de Hao Ren.

¡Slap! Antes de que Hao Ren pudiera reaccionar, Zhao Guang abofeteó el brazo de Zhao Kuo. “Hermano, ¿qué estás haciendo?”

“Con mi fuerza restante, solo puedo vivir por varias horas. ¡Se lo transferiré y lo ayudaré a fortalecerse!” Zhao Kuo levantó la cabeza y dijo.

Zhao Hongyu suspiró y se pellizcó la nariz para contener las lágrimas. Ella siempre lo había reprendido por ser grosero, pero sabía que él solo era de mal genio y no era malicioso en absoluto.

“Mis meridianos están rotos, mi Núcleo Dragón está dañado y mi reputación como el Cultivador Número Uno se ha ido. Transferiré el poder restante a este niño para que pueda proteger mejor a Zi. ¡Es mi último regalo para Zi como su tío!” Zhao Kuo continuó después de ver a Zhao Guang todavía de pie entre él y Hao Ren.

“¡Guarda tu aliento!” Con una cara fría, Zhao Guang se volteó para mirar al Premier Xia y dijo: “¡No te quedes ahí aturdido! ¡Ve y pídele al pequeño Daoísta Zhen que venga aquí!”

“¡Si, su Majestad!” El Premier Xia se volteó de inmediato y se lanzó al mar después de formar una esfera de energía a su alrededor.

“¿Dónde está Xingyue?” Zhao Kuo miró alrededor y preguntó. Aunque Zhao Kuo todavía estaba sentado, se veía mucho mejor que hace unos segundos; Quizás se debió a la lucidez terminal.

Una hermosa cultivadora femenina de unos treinta años se acercó y miró a Zhao Kuo con el ceño fruncido. De los diez ancianos vestidos de púrpura en el altar, ella era la única mujer.

“Prometí que pasaría la Tribulación Celestial, pero fracasé.” Le dijo Zhao Kuo suavemente.

“No hables ahora. Necesitas descansar.” Dijo gentilmente esta cultivadora llamada Xingyue.

“Siempre has sido feroz conmigo, pero sé que estás pensando por mí. No puedo controlar mi boca grande, y mi Tribulación Celestial se volvió así de poderosa. Es un castigo por descuidar el cultivo de la personalidad y el temperamento.” Dijo Zhao Kuo con una sonrisa amarga.

La sonrisa no se veía bien en su cara fea, pero a Hao Ren le dolía el corazón, especialmente después de ver el sollozo desgarrador de Zhao Yanzi.

Xingyue estaba en silencio. Zhao Kuo era el Cultivador Número Uno del Océano Este, y ella era la Cultivadora Femenina Número Uno del Océano Este. Aunque Zhao Kuo era más poderoso que ella, era muy obediente frente a ella; él se callaría inmediatamente después de que ella lo mirara.

Después de discutir con él por 200 años, ella esperaba que Zhao Kuo ascendiera al envidiable Reino del Dragón Celestial. Ella nunca habría imaginado que terminaría así.

Nadie habría esperado que la Tribulación Celestial fuera la poderosa Dieciocho Tribulaciones Relampagueantes del Noveno Cielo. Cuando el primer relámpago golpeó, su corazón se hundió.

Frente a una poderosa Tribulación Celestial, Zhao Kuo tenía una comprensión más clara de la situación que ella. Sin embargo, nadie pudo detener la Tribulación Celestial una vez que se activase. ¡Lo único que podía hacer era luchar hasta la muerte!

Bajo la mirada de Xingyue, no quería perder como un cobarde; ¡Quería morir como un héroe!

Todos estaban en silencio.

El único sonido fue el sollozo de Zhao Yanzi.

Hao Ren no sabía que esta Cultivadora Femenina Número Uno del Océano Este era, de hecho, la maestra de Su Han.

¡Hua! El sonido de las salpicaduras de agua rompió el silencio.

El Premier Xia y el pequeño Daoísta Zhen llegaron al lado de Zhao Guang.

“Pequeño Daoísta Zhen, mi hermano falló en la Tribulación Celestial. Debo confiar en ti para salvar su vida.” Zhao Guang se inclinó respetuosamente y le dijo.

El arrogante pequeño Daoísta Zhen miró a Zhao Kuo quien estaba en el suelo y dijo: “Los meridianos rotos dañaron el Núcleo del Dragón. Me temo que ni el Inmortal Dorado Daluo [1] siquiera podría salvarlo.”

El corazón de todos se hundió ante su respuesta.

Como si lo hubiera esperado, Zhao Kuo se rió descuidadamente, “De todos modos, no me arrepiento en mi vida ya que luché con la más poderosa Tribulación Celestial. ¡Hao Ren! ¡Niño! ¡Ven aquí y transferiré mi poder restante a ti!”

Hao Ren no se movió porque no quería que Zhao Kuo muriera después de transferirle su poder. Sin embargo, no se atrevió a rechazarlo por completo, sabiendo que Zhao Kuo lo molestaría por eso.

“¡¿Cuál es la prisa?!” Al ver la ira de Zhao Kuo, el pequeño Daoísta Zhen se tocó la barbilla, tratando de parecer mayor y más experimentado antes de continuar: “Todavía no he terminado. No puedo salvarlo si no tengo Tesoros Naturales. Sin embargo, probablemente podría salvar su vida con la ayuda de un objeto.”

“¿Qué objeto?” En lugar de enojarse con el pequeño Daoísta Zhen por mantenerlos en suspenso, Zhao Guang se mostró complacido con sus palabras y preguntó.

“Lotos de Nieve de Siete Colores de la Montaña del Cielo en el Noroeste.” Dijo lentamente el pequeño Daoísta Zhen.

“¿Lotos de Nieve de Siete Colores?” El corazón de Hao Ren se sacudió ya que estos lotos eran los Cristales Místicos más apropiados para su técnica de cultivo de cinco elementos de acuerdo con las hermanas Lu.

“Ok. ¡Iré a buscarlos inmediatamente!” Dijo Zhao Guang.

“¡Por qué tu familia es tan apurada!” El pequeño Daoísta Zhen le dirigió una mirada sucia y dijo: “¡Todavía no he terminado!”

“Continúa por favor.” Zhao Guang mantuvo su temperamento bajo control y se inclinó ligeramente hacia el pequeño Daoísta Zhen para mostrar su respeto.

“Los Lotos de Nieve de Siete Colores necesitan tener más de 1,000 años, y yo necesito seis piezas. Sin embargo, los lotos más viejos se encuentran principalmente en la profundidad de las cuevas kársticas. Mientras más profundo vas a la cueva, más fuerte es la repulsión a la esencia de la naturaleza. En otras palabras, solo un cultivador que está por debajo del nivel Zhen podría ir a recoger los Lotos de Nieve de los Siete Colores.” Dijo el pequeño Daoista Zhen lentamente mientras asentía con la cabeza.

“Por debajo del nivel Zhen…” Miraron a su alrededor, y sus miradas se posaron en Hao Ren.

“Sin embargo, el proceso de recolección de los Lotos de Nieve de Siete Colores será bastante peligroso. Si uno es mucho más débil que el nivel Zhen, sería difícil obtenerlos. En general, no es una tarea fácil obtener estos Lotos de Nieve de Siete Colores de 1.000 años. ” Continuó el pequeño Daoista Zhen.

Zhao Guang frunció el ceño y asintió con una cara sombría.

El pequeño Daoísta Zhen miró a su alrededor y señaló a Hao Ren. “Pareces estar solo en el nivel Li. Bueno, puedes hacerlo. Ve a buscar los Lotos de Nieve de Siete Colores para mí, y haré el elixir para él.”

Hao Ren lo miró con escepticismo, sintiendo que había más que eso.

Al ver la mirada de Hao Ren, el pequeño Daoísta Zhen dijo la verdad: “De acuerdo, seré sincero. Solo necesito tres Lotos de Nieve de Siete Colores para salvarlo. Sin embargo, necesitas obtener tres más como pago. Para ser claro, quiero tres; no lo salvaré por nada menos.”

“Ren, la tarea es demasiado peligrosa para ti ya que no tienes experiencia en esos viajes. Enviaré a alguien más.” Interrumpió Zhao Guang.

“Está bien. ¡Iré!” Hao Ren levantó la mano y detuvo a Zhao Guang.” La Montaña del Cielo en el Noroeste está dentro del territorio de Qin Shaoyang, y causará problemas a las personas que son del Océano Este.”

“Quieres decir…” Zhao Guang estaba desconcertado. Con Zhao Kuo al borde de la muerte, como su hermano mayor, Zhao Guang no pudo mantener la cabeza despejada.

“Iré. Estoy en una mejor posición.” Dijo Hao Ren mientras señalaba su frente.

“¿Oh? ¿Inspector?” Zhao Guang de repente entendió.

De hecho, cuando Hao Ren apareció en el altar con Lu Qing, Zhao Guang notó la marca en su frente. Pero su mente estaba centrada en la próxima Tribulación Celestial y no tenía tiempo para preguntar al respecto. Ahora que veía la marca, sabía que Hao Ren se había unido al sistema de inspectores a través de Su Han.

Dado que este fue el caso, Hao Ren era un mejor candidato para esta misión, ya que Qin Shaoyang era técnicamente uno de sus “compañeros”.

“¡Papá! ¡Iré con él!” Zhao Yanzi se levantó bruscamente con lágrimas en su rostro.

“¡Disparates!” Zhao Guang la fulminó con la mirada. “¡No tienes ninguna fuerza! ¡No es un viaje de juegos!”

Zhao Yanzi se mordió el labio, sintiéndose ofendida y triste. Después de todo, ella quería ayudar a su Tercer Tío.

“Debes traer de vuelta los Lotos de Nieve de Siete Colores en un día. Esto significa que, de ahora en adelante, tienes 24 horas y debo mantener su vida con elixires. Si llegas tarde, no puedo prometer que pueda salvarlo.” Le dijo el pequeño Daoista Zhen a Hao Ren.

“¡Ok! ¡Iré ahora mismo! ¡Pero necesito que una persona vaya conmigo!” Hao Ren dijo.

“¿A quién necesitas?” Preguntó Zhao Guang.

“Su Han!” Hao Ren respondió.

Nota del Traductor

[1]Inmortal Dorado Daluo es un nivel superior al Inmortal Celestial.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente