Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 192 – DKS – ¡La Tribulación Celestial se activó!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de ver la expresión de aturdimiento de Hao Ren, Lu Lili continuó: “El sistema de inspectores es demasiado grande para que luchemos contra él.”

Hao Ren agitó la mano y dijo: “No tienen que preocuparse por eso.”

El Sistema de Inspectores era una existencia misteriosa, y Hao Ren no creía que fuera tan malo para él estar parcialmente involucrado en él.

Lu Linlin y Lu Lili estaban junto a él para recibir más instrucciones.

“Oh, no me han dicho sus opiniones sobre los Tesoros Natales del Dharma.” Dijo Hao Ren.

“Básicamente, todos los cultivadores tendrían un Tesoro Natal del Dharma, y ​​algunas técnicas permitirían dos Tesoros Natales del Dharma, uno para la defensa y otro para la ofensiva. Sin embargo, estás cultivando el Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora que eventualmente te permitirá matar a los enemigos solo con la energía de espada. No creo que necesites obtener un Tesoro Natal del Dharma en este momento.” La opinión de Lu Linlin fue sorprendentemente similar a la del pequeño Daoísta Zhen.

“¿Cuáles son sus Tesoros Natales del Dharma?” Hao Ren preguntó.

Lu Linlin y Lu Lili agitaron sus muñecas, revelando dos brazaletes exquisitos.

“Los brazaletes Qian-Kun pueden usarse para defensa y ataque. Además, podrían atrapar y atar a los enemigos. Vienen en un par, y mi hermana y yo tenemos uno cada una. Sus poderes se maximizarían cuando tanto el brazalete Qian como el brazalete Kun se utilicen juntos.” Explicó Lu Lili.

“¿Son poderosos?” Hao Ren preguntó con curiosidad.

“Gongzi, mira!” Lu Lili se quitó el brazalete y lo tiró.

¡Voló al cielo sobre el océano, convirtiéndose en el tamaño de una pequeña montaña al instante!

¡Boom!

El brazalete lanzó una luz dorada, haciendo un agujero enorme en la superficie del mar. Como el agua cerca de la playa no es profunda, ¡incluso el fondo del mar fue revelado!

Se creó instantáneamente un enorme remolino mientras el agua fluía de nuevo en el agujero.

¡El agua de mar se elevó tan alto como una docena de metros, y la violenta corriente de aire que causó se precipitó y perforó un agujero en las nubes oscuras de arriba!

Hao Ren se quedó estupefacto. Con una sonrisa, Lu Lili agitó su mano, y el brazalete volvió a su forma original antes de volar hacia su delicada muñeca.

Afortunadamente, estaban en una playa turística en lugar de un puerto, y era una mañana lluviosa, por lo que no había turistas ni barcos. De otra manera…

Al ver el asombro de Hao Ren, Lu Lili sacó la lengua y tocó su hombro. “Gongzi, acabo de usar una décima parte de su poder.”

“Una décima!” Hao Ren jadeó.

“¡Era solo una décima parte del poder! ¡Si ella desatara todo el poder de los brazaletes Qian-Kun, sería lo suficientemente potente como para eliminar la Ciudad Océano Este!”

Ahora entendía por qué Su Han estaba nerviosa por ellas.

Al ver que la expresión de Hao Ren pasaba de asombrada a alarmada, Lu Linlin se tapó la boca mientras sonreía y decía: “No te preocupes, Gongzi. ¡No abusaremos de nuestro poder!”

“Sin embargo, creo que todavía puedes obtener un Tesoro Natal del Dharma para la defensa. Después de todo, puedes usar el Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora para atacar.” Continuó Lu Linlin.

“En mi opinión, ¡tampoco no necesitas un Tesoro Natal del Dharma defensivo! Las energías de espada serían suficientes para defenderte y atacar a tus enemigos. Si no tienes materiales de grado superior para hacer un Tesoro Natal del Dharma, sería una pérdida de tiempo y esfuerzos.” Dijo Lu Lili.

“De acuerdo.” Hao Ren asintió. Después de escuchar sus explicaciones, había perdido mucho interés en los Tesoros Natales del Dharma.

“Cuando cultive el Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora a un nivel avanzado, puedo liberar miles de energías de espada. ¡Para entonces, podría usar 500 de ellas para atacar a mis enemigos y usar otras 500 para formar un muro de energía de espada a mi alrededor!” Hao Ren pensó para sí mismo.

Imaginando tener miles de energías de espadas bajo su mando, Hao Ren se emocionó y sintió que lo haría muy apuesto.

“¡Gongzi! ¡Gongzi!” Lu Lili agitó su mano ante sus ojos, llevándolo a la realidad.

“Oh. Tómense un descanso cuando hayan terminado.” Dijo Hao Ren.

Lu Lili hizo un puchero con desaprobación ante las palabras de Hao Ren. “Gongzi, no te preocupas por nosotras…”

Hao Ren se congeló ante la queja de Lu Lili, al darse cuenta de que mientras las bombardeaba con preguntas, no mostraba ninguna preocupación por ellas.

“¡Está bien, está bien! Ustedes dos pueden ver televisión y yo leeré un libro con ustedes.”

Hao Ren planeaba volver a su habitación de arriba para cultivar, pero cambió de opinión. Subió y tomó dos libros de arquitectura antes de bajar para acompañarlas.

Lu Linlin y Lu Lili asintieron alegremente. De la mano, se sentaron en el sofá para ver la televisión mientras Hao Ren leía sus libros junto a ellas.

Todavía estaba lloviznando afuera, pero el ambiente era cálido por dentro con las bellezas gemelas en la casa.

El aire húmedo llevó una fragancia dulce.

Lu Linlin y Lu Lili hablaron sobre el actor principal del drama que estaban viendo y también hicieron comentarios sobre la actriz principal como dos chicas comunes.

Después del almuerzo, las hermanas Lu no mostraron ninguna intención de irse, y Hao Ren estuvo de acuerdo con que se quedaran. Como todavía estaba lloviendo, pasó la tarde leyendo.

Por la noche, Lu Linlin y Lu Lili le dijeron que no podían regresar debido a la lluvia y que querían pasar la noche aquí. Sabiendo que era solo una excusa para que se quedaran aquí y le hicieran compañía, Hao Ren no objetó su plan.

Como era la primera vez que se quedaban a pasar la noche en la casa de Hao Ren, estaban emocionadas y jugaron la una con la otra en su habitación. Sin embargo, no fueron a la habitación de Hao Ren para molestarlo.

La llovizna continuó hasta el lunes por la mañana. Hao Ren no quería conducir, así que las hermanas lo siguieron hasta la parada del autobús, cada una sosteniendo un pequeño paraguas con estampado de flores.

Mientras esperaban el autobús en la parada de autobús, el puñado de personas que también esperaban el autobús seguía mirando a Lu Linlin y a Lu Lili, que lucían lindas sosteniendo pequeños paraguas bajo la lluvia.

En el autobús, se sentaron a cada lado de Hao Ren.

La vida era simple y cálida, y Hao Ren sintió como si estuviese de regreso en la escuela secundaria.

El autobús conducía lentamente, y llegaron a la Universidad Océano Este una hora después.

Con alto espíritu, Lu Linlin y Lu Lili saltaban y brincaban a clase mano a mano. Hao Ren también fue a su aula.

Debido a la lluvia, el piso del aula estaba húmedo.

Xie Yujia entró con un paraguas en la mano, y los bordes de sus pantalones y zapatos también estaban húmedos.

Apoyó su paraguas contra la pared en una esquina, y le sonrió a Hao Ren después de ver que él ya estaba allí.

Eran las únicas personas en el aula. Hao Ren llegó temprano hoy ya que vino directamente de casa, y Xie Yujia llegó temprano al salón de clases para poder tomar uno de los asientos en la primera fila antes de que otros los tomen.

¡Pitter-patter! La llovizna continuó. Hao Ren miró por la ventana y vio que Su Han pasaba elegantemente mientras sostenía un paraguas.

Un Mercedes-Benz negro condujo desde una distancia y se detuvo frente al Edificio de Administración. El pequeño Anciano Sun se bajó del auto mientras dos guardaespaldas en trajes negros lo seguían.

Entonces, la puerta de pasajero se abrió, y otro hombre salió del auto. Con un traje y unas gafas de sol, un hombre salió elegantemente, aunque su espalda estaba un poco doblada.

En una segunda mirada, ¡Hao Ren casi se ahoga! ¡Era el Premier Xia!

Solo había estado en tierra varias veces, ¡pero ahora se veía completamente diferente! Un guardaespaldas en un traje negro caminó hacia él y levantó un paraguas negro para él.

El Premier Xia solo asintió levemente.

“¡Maldición, parece un jefe ahora!” Hao Ren pensó.

El grupo entró en el Edificio de Administración mientras el Mercedes-Benz negro esperaba afuera. Mientras tanto, en el aula, Xie Yujia ya se había sentado y estaba quitándose las gotas de agua de sus zapatos y el borde de sus pantalones. Luego, volteó a mirar a Hao Ren y abrió la boca; ella estaba a punto de decir algo

Buzz… El celular de Hao Ren de repente vibró.

Mostró el número de teléfono de Lu Qing.

Hao Ren lo respondió.

“Gongzi Hao, la Tribulación Celestial del Anciano Zhao se activó antes de lo que esperábamos. ¡Debemos ir al Palacio del Dragón ahora mismo!” Lu Qing le dijo por teléfono.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente