Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 175 – DKS – ¿Tesoro Natal del Dharma?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de comer las dulces patatas al horno, Zhao Yanzi estaba llena. Colocó las dos restantes en el borde de la carretera para la persona afortunada que pasara por allí.

Eran ya las cuatro de la tarde. Los cigarrillos empezaban a flotar en las casas de la aldea, y los agricultores que habían estado trabajando en los campos todo el día volvían con sus herramientas sobre los hombros.

Hao Ren y Zhao Yanzi también se dieron la vuelta y regresaron. Ahora, con la barriga llena, Zhao Yanzi estaba enérgica nuevamente, mirando a su alrededor con interés. Algunos niños corrieron alrededor de ella por un rato antes de huir, cantando. Durante todo este tiempo, ella fue ajena a las manchas negras en las esquinas de sus labios.

“Ese Zeng Yitao, ¿en qué nivel está ahora?” A mitad del pueblo, Hao Ren le preguntó a Zhao Yanzi.

“Supongo que alcanzó el nivel Zhen hace aproximadamente un año o medio año.” Dijo Zhao Yanzi distraídamente.

“Nivel Zhen…” Hao Ren lo pensó. Era equivalente al Reino de la Formación del Núcleo para los cultivadores humanos. Aunque solo era dos niveles más alto que el nivel Kan, había una diferencia drástica entre ellos.

Con la ayuda del Núcleo Dragón, era bastante fácil para los dragones alcanzar el nivel Zhen. Sin embargo, antes de que un dragón pudiera alcanzar el nivel Zhen, su nivel todavía estaría en el Reino del Establecimiento de Fundación. Había una gran diferencia entre los dos reinos.

“El nivel Zhen no es nada especial. Una vez estuve en el nivel Zhen.” Dijo Zhao Yanzi.

Hao Ren sabía que el nivel Zhen de Zhao Yanzi era el resultado de los elixires. A juzgar por sus formas perezosas de hacer su tarea, Hao Ren se sorprendería si hubiera alcanzado el nivel de Zhen por su propia cuenta.

En contraste, como Príncipe Heredero del Océano Oeste, cuyo abuelo era un maestro de primer nivel, Zeng Yitao debería haber alcanzado el nivel Zhen por su cuenta ya que tenía que heredar el Clan Dragón del Océano Oeste en el futuro.

“Un cultivador de nivel Kan nunca derrotaría a un cultivador de nivel Zhen, ¿verdad?” Hao Ren le preguntó.

“¡Por supuesto no!” Zhao Yanzi se volteó para mirar a Hao Ren. “Creo que Zeng Yitao es bastante poderoso. El Viejo Zeng, del Océano Oeste, le enseñó una técnica de grado azul, que creo que se llama Pergamino de Destrucción de Tres Estrellas.”

“Parece que Zeng Yitao realmente quería casarse con ella ya que incluso le contó su técnica de cultivo. Por supuesto, debe haber estado tratando de presumir cuando le dijo eso.” Pensó Hao Ren.

“Se dice que esta técnica le permitiría al cultivador tener tres poderosos tesoros natales del Dharma. Sin embargo, ahora solo tiene un tesoro natal del Dharma, y ​​no sé qué tipo de tesoro del Dharma es.” Zhao Yanzi le contó a Hao Ren todo lo que sabía sobre Zeng Yitao.

De hecho, le preocupaba que Zeng Yitao le tendiera una emboscada a Hao Ren y lo desafiara mientras su nivel de cultivación todavía era relativamente bajo. Luego, pensó en la pelea de Hao Ren con Qin Shaoyang y admitió que fue todo un triunfo.

Si tuviera que elegir entre Zeng Yitao y Hao Ren, indudablemente preferiría a Hao Ren. Había escuchado muchos cuentos desagradables sobre Zeng Yitao, y se preguntaba cuántos incidentes más no conocía.

Cuando Zhao Yanzi visitó el Palacio del Dragón cuando era una niña, ella solo jugaba bromas a los soldados ordinarios, pero nunca les hacía daño. Sin embargo, Zeng Yitao había herido e incluso paralizado a algunos soldados del Océano Oeste, y esa era la razón por la cual la gente que entraba y salía del Palacio del Dragón del Océano Oeste huía al ver a Zeng Yitao. Después de todo, él era el Príncipe Heredero que era mimado por su abuelo, quien estaba mayormente en el aislamiento y no había dejado el Palacio del Dragón durante cientos de años.

Mientras charlaban, caminaban hacia el patio de la vieja abuela.

Al ver las manchas negras en las esquinas de sus labios, Hao Ren temía que la abuela lo regañara por no ayudar a Zhao Yanzi. Él tiró de su brazo y dijo: “Espera un momento. Hay unas manchas negras alrededor de tus labios.”

“¿Manchas negras?”

“Sí. Te salieron cuando comiste las patatas.” Hao Ren señaló las comisuras de sus labios.

Zhao Yanzi trató de mirar hacia abajo, pero no pudo ver. Intentó frotárselas con los dedos, pero no pudo hacerlo correctamente sin un espejo.

Hao Ren se volteó hacia ella y le quitó la mano. Puso sus dedos en el agua clara dentro de un contenedor al lado del camino y frotó ligeramente las manchas negras en las comisuras de sus labios con sus dedos húmedos.

Dado que eran manchas de las cenizas, no fue fácil limpiarlas solo con agua. Hao Ren se mojó los dedos repetidamente y frotó con cuidado.

Ansiosa por recuperar su rostro limpio y bonito, Zhao Yanzi se quedó quieta y se sintió un poco conmovida por la paciencia de Hao Ren.

Hao Ren fue muy cuidadoso con esta tarea. Con la altura más corta de Zhao Yanzi, se inclinó para mantener su mirada en la delicada piel alrededor de sus labios; Su cabeza casi tocaba la de ella.

La piel de Zhao Yanzi era tan fina, suave y elástica que se sentía como un gel.

Exhalando profundamente, Hao Ren finalmente le limpió los labios.

Mientras tanto, mirando a Hao Ren que estaba tan cerca de ella, Zhao Yanzi de repente sintió que su corazón latía más rápido. Sintiendo los dedos de Hao Ren alrededor de sus labios, se preguntó si un beso se sentiría así. Su rostro se enrojeció de repente, y abofeteó bruscamente la mano de Hao Ren antes de darle una mirada cruel.

Hao Ren se sorprendió ya que él había estado tratando de limpiarla. Se preguntó si Zhao Yanzi estaba enojada con él por no haberle dicho antes sobre las manchas negras.

Se quedaron allí y se miraron el uno al otro cuando un anciano llevó a un buey y lo cerró en un cobertizo cercado junto a ellos.

Entonces, este buey comenzó a beber el agua del recipiente al lado de ellos. Zhao Yanzi y Hao Ren intercambiaron una mirada de sorpresa y se dieron cuenta inmediatamente de que el agua que Hao Ren usaba para limpiar la cara de Zhao Yanz era, de hecho, ¡el agua potable para el buey!

“¡Estás muerto!” Enfurecida, Zhao Yanzi levantó la mano para golpear a Hao Ren.

Sorprendido, Hao Ren corrió de inmediato. Aunque una vez había vivido en el campo, no tenía idea de que el cobertizo vallado era para un buey.

Zhao Yanzi lo persiguió hasta el patio de la vieja abuela. Al verlos correr de vuelta, la abuela se rió entre dientes.

Después de comer dos patatas, Zhao Yanzi estaba tan llena que no tenía mucho apetito en la cena.

“Ren, Zi, me temo que tienen que compartir una habitación esta noche.” Mientras comía el congee, la vieja abuela los miró y dijo.

Zhao Yanzi se sorprendió, pero Hao Ren respondió de inmediato: “¡No hay problema!”

“¡Este tipo malvado!” Zhao Yanzi lo fulminó con la mirada.

Hao Ren sostuvo sus manos debajo de la mesa, indicándole que guardara silencio. Pensando que tenía que compartir una habitación y una cama con él, Zhao Yanzi estaba furiosa y se arrepentía de haber venido aquí con Hao Ren.

Después de la cena, disfrutaron del aire fresco en el patio. Los buenos hijos le dieron masajes a la vieja abuela uno por uno, y los niños jugaron en el patio. Zhao Yanzi conversó con la abuela mientras los niños tiraban de Hao Ren para unirse a su pequeño juego.

Cuando la luna ocultó su rostro en las nubes, todos habían terminado.

Hao Ren y Zhao Yanzi entraron en una habitación simple en la que solo había una cama y un conjunto para cama.

Zhao Yanzi miró a Hao Ren, pensando que se ofrecería a dormir en el suelo. Sin embargo, Hao Ren le dio una palmadita en la cabeza y le indicó que guardara silencio antes de susurrar: “Dormiré afuera en el auto, y tú puedes dormir aquí. Los hijos de la vieja abuela solo vienen a casa los fines de semana, así que no deberíamos hacer que vuelvan a la ciudad tomando sus habitaciones.”

Zhao Yanzi lo miró y asintió. Luego miró el piso de ladrillos y pensó que sería bastante frío para dormir ahí.

Con una sonrisa en su rostro, Hao Ren abrió la puerta en silencio. Cruzó el patio y se metió en el Chevrolet negro.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Ahora puedes tener capítulos extra para Dragon King’s Son-In-Law! Al hacer click en este enlace: https://ouo.io/ewY0Yr contribuirás a la obtención del nuevo capítulo, al llegar a los 50 clicks (aceptados) el capítulo será publicado.

También puedes donar aquí para acelerar el proceso (2 capítulos cada 3$): https://paypal.me/Nehaust

Progreso: 32/50 – 0$/3$ (07/12/2018)