Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 174 – DKS – Aprender a ser virtuosa…

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Hao Ren y Zhao Yanzi querían sorprender a la abuela, por lo que no le avisaron de antemano. Ahora, se enfrentaban a la situación incómoda que estaba más allá de las expectativas de Hao Ren y Zhao Yanzi.

Solo había una habitación, y solo había una cama y un conjunto de sábanas.

“Nos ocuparemos de la situación de alojamiento más tarde en la noche.” Dijo Hao Ren. Él ya tenía un plan para esta situación de una habitación.

“Si necesitan estar en habitaciones diferentes, le pediré a uno de mis hijos que regrese a la ciudad para que podamos tener otra habitación vacía.” Dijo la vieja abuela.

“Eso no es necesario. Nos ocuparemos de ello más tarde en la noche.” Hao Ren rechazó rápidamente su sugerencia; Él no quería causarles tantos problemas.

Zhao Yanzi se volteó en silencio hacia Hao Ren porque estaba preocupada, pero no dijo nada.

“Ahora que están aquí, ¡almorcemos primero!” La abuela tomó a la mano de Zhao Yanzi y dijo alegremente.

Las personas en el campo almorzaban antes que la gente de la ciudad porque tenían que hacer trabajo de granja después del almuerzo. Por lo general, almorzarían antes de las 11 en punto.

Después de las tres horas de viaje, llegaron justo a tiempo para el almuerzo.

No preparan muchos platos en el campo, y Zhao Yanzi obviamente no estaba acostumbrada a los platos ligeros que tenían. Ella se llenó de todos modos con una pequeña expresión fruncida.

“Esta niña está un poco más mimada que Yujia.” Pensó la abuela mientras veía a Zhao Yanzi comer.

La familia de la vieja abuela fue a sus granjas e hizo el trasplante manual de arroz después del almuerzo. Era justo en la temporada alta para el trabajo agrícola, por lo que sus hijos regresaron a ayudar los fines de semana. Aunque la vieja abuela era bastante mayor, tenía experiencia. La abuela de Hao Ren entró al campo también para ayudar. Ella no creía que estuviera sucio en absoluto. En cambio, trajo muchos de sus recuerdos.

Zhao Yanzi lo encontró divertido, así que fue a ayudar descalza. Se agotó después de solo trasplantar menos de una docena de plantas de arroz en unos pocos minutos, pero Hao Ren terminó de dos a tres filas durante ese tiempo.

La abuela sonrió cuando vio que se estaban divirtiendo mucho al otro lado del campo, jugando y ayudándose mutuamente. Aunque las plantas de arroz estaban un poco torcidas, podía preverlas crecer sanamente. De repente, se dio cuenta del crecimiento en Hao Ren y Zhao Yanzi también.

Trabajaron hasta las dos de la tarde, y todos tomaron un descanso. Zhao Yanzi perdió interés en ella y corrió hacia el arroyo para lavarse los pies. Luego, tomó una piedra grande para sentarse mientras balanceaba sus delicadas piernas para secarlas al aire.

La vieja abuela que estaba tomando un descanso en el lado del campo le dio un codazo a la abuela de Hao Ren. “Esa… Esa no es tu nieta política … ¿Verdad?”

La abuela sonrió tranquilamente mientras entrecerraba los ojos.

“Por la tarde… Hagamos otra cosa.” Zhao Yanzi caminó hacia Hao Ren sobre los cálidos adoquines y dijo.

“Te dije que iba a ser aburrido aquí, pero aun así insististe en venir.” Dijo Hao Ren distraídamente mientras limpiaba el lodo seco de sus pies.

“Estoy aquí para ver a la abuela, ¡y tú estás siendo malo conmigo!” Zhao Yanzi se sintió mal.

Hao Ren la miró sin palabras. “Está bien, vamos a echar un vistazo por los alrededores más tarde.”

“¡Sí! ¡Sí!” Zhao Yanzi se puso los calcetines y los zapatos y se animó de nuevo.

Hao Ren y Zhao Yanzi ‘escaparon’ del campo después de explicarle a la abuela. Entraron en el pueblo y deambularon por los alrededores.

En realidad, solo había eso para ver en el campo, la mayoría eran caminos sin pavimentar y estaban hechos de ladrillos. Sin embargo, a Zhao Yanzi le parecía interesante cada vez que veía pollos, patos, gatos y perros en los patios de las personas.

A veces, un perro negro encadenado le ladraba cuando pasaba, y se asustaba y se escondía detrás de Hao Ren.

Hao Ren pensó para sí mismo: “Oye… eres un dragón, ¿pero tienes miedo de un cachorro?”

Cuando pasaron por un almacén gigante, Zhao Yanzi sintió curiosidad por lo que había dentro. Se puso de puntillas para mirar por la ventana.

Cuando vio dulces patatas apiladas en pequeñas colinas en el interior, estaba emocionada. “¡Oye! ¡Hay patatas dentro!”

Sus ojos se iluminaron como si no hubiera comido en cientos de años.

Hao Ren suspiró ligeramente, “Ah… no te estoy pidiendo que me llames tu marido, pero al menos deberías llamarme por mi nombre…”

Se acercó a ella y miró dentro también. “¿Y qué?”

“¡Patatas dulces horneadas!” Sus ojos dispararon luces de emoción. Por lo general, en su escuela había un hombre y una mujer de mediana edad que vendían patatas horneadas en hornos metálicos simples, y ella siempre había querido hornear una.

Hao Ren la llevó al frente del almacén para ver si podían entrar.

Para su sorpresa, la puerta de hierro no estaba cerrada del todo. La empujaron ligeramente para abrirla y entraron. Zhao Yanzi estaba extremadamente emocionada de ver las colinas de patatas justo frente a ella. A pesar de la suciedad de las patatas, se lanzó como un ladrón codicioso y se guardó dos en el bolsillo y un poco más en los brazos.

Al ver que Hao Ren no se movía, gritó: “¿Qué estás haciendo? ¡Vamos a tomar un poco!”

Hao Ren puso cuatro o cinco en sus brazos a regañadientes. Había hecho algo como robar patatas cuando era pequeño. De hecho, incluso iba a los campos de otras personas para desenterrarlas.

Sin embargo, nunca pensó que volvería a hacer esto como estudiante universitario…

Zhao Yanzi no podía tomar más a pesar de lo mucho que quería. Salió del almacén a reluctantemente.

Justo cuando salieron, unos cuantos granjeros con azadones de jardín pasaron y los vieron escapar. Ellos gritaron, “¿Qué están haciendo?”

Zhao Yanzi se escapó en pánico, y Hao Ren la siguió sin pensar.

Los dos, un hombre alto y una niña baja, se lanzaron precipitadamente a la pequeña carretera mientras las patatas rodaban de sus brazos. El Premier Xia miró hacia abajo desde una nube baja y el sudor salió de su frente. “La princesa del Clan Dragón del Océano Este está robando patatas con su prometido…” Pensó con nerviosismo.

Zhao Yanzi y Hao Ren salieron corriendo de la aldea y se sintieron aliviados cuando descubrieron que no había nadie detrás de ellos.

Contaron los “bienes robados” y se dieron cuenta de que la mayoría de ellos se habían ido. Hao Ren solo tenía unos cuantos en sus brazos, mientras que Zhao Yanzi tenía dos en sus bolsillos. En total, eran cinco.

Zhao Yanzi llevaba las patatas felizmente como si fueran tesoros invaluables. Como Hao Ren había vivido en el campo antes, sabía que las patatas no valían mucho. Por lo general, un agricultor podía cosechar más de la mitad de un almacén en una temporada.

A los granjeros no les importaría que Hao Ren y Zhao Yanzi les pidieran una docena, y esa era la razón por la que el almacén ni siquiera estaba cerrado.

Hao Ren solo se escapó con Zhao Yanzi por pánico. Pero ahora, a Hao Ren solo le pareció divertido ver lo emocionada y excitada que estaba Zhao Yanzi.

“¡Vamos a hornearlas aquí!” Zhao Yanzi se calmó un poco y sugirió ya que estaba satisfecha con el entorno.

Estaban fuera del pueblo y rodeados por unas cuantas colinas, que eran perfectas para bloquear el viento. Hao Ren recogió algunas ramas de los árboles y creó un pequeño agujero con su energía de espada de cinco elementos. Puso una patata dentro y la cubrió con las ramas. Luego, la encendió con la energía de la espada del elemento de fuego.

Estaba solo en el nivel Kan y solo había dominado el primer nivel del Pergamino Sombrío de la Espada de la Luz Divisora. Las energías de espada de cinco elementos no podrían dañar a un enemigo. En términos de poder ofensivo, podrían no ser mejores que los cuchillos de cocina. Sin embargo, funcionaban bastante bien en cosas triviales como esta.

Zhao Yanzi llevó una piedra para sentarse junto al fuego. Se quedó mirando la patata, llena de expectación.

“¿Se puede cocinar adecuadamente?” Preguntó.

Era obvio que esta era la primera vez que horneaba patatas. Hao Ren también encontró una piedra para sentarse y dijo: “¡Por supuesto! Lo he hecho mucho cuando era pequeño.”

“¿No deberíamos poner la patata encima del fuego? ¿Se puede cocinar debajo?” Zhao Yanzi todavía estaba cuestionando sus palabras.

“Eso la quemaría. No se hornearía a menos que esté debajo.” Le explicó Hao Ren pacientemente. Zhao Yanzi no tenía ningún interés en la energía de espada de cinco elementos que acababa de usar, sin embargo, tenía tanta curiosidad por hornear patatas.

Unos 20 minutos más tarde, Hao Ren lanzó algunas energías de espada del elemento de agua para extinguir la llama. Se asomó a las cenizas y sacó una patata negra de debajo.

A Zhao Yanzi no le importó la limpieza y se estiró para agarrar la dulce patata.

Tan pronto como la tenía en sus manos, se dio cuenta de lo caliente que estaba una patata recién horneada. Ella inmediatamente comenzó a soplar sobre ella y casi no pudo sostenerla.

Aun así, ella no quería dejarla ir. La cambió entre sus manos y reveló su codicia.

Cuando la patata se enfrió un poco, no pudo esperar para abrirla. El tentador color dorado del interior demostró lo bien hecha que estaba.

Zhao Yanzi probablemente temía que Hao Ren se la robara, así que la mordió con ambas manos sujetándola. Sin embargo, la parte interior todavía estaba un poco caliente. Ella comenzó a soplar de nuevo tan pronto como dio un mordisco.

Hao Ren se quedó sin palabras cuando vio su tonta mirada.

Una patata no era suficiente para ella. Señaló a Hao Ren mientras comía. “¡Hornea otra! ¡Hornea otra!”

Hao Ren sacudió la cabeza con una sonrisa. Recolectó más ramas de árboles y puso dos patatas en el agujero que aún estaba caliente. Siguió agregando ramas a la llama para mantener la temperatura.

Zhao Yanzi se frotó la barriga en satisfacción después de que ella había terminado esa patata. Ella palmeó el hombro de Hao Ren con sus manos sucias. “¡Déjame hacerlo! ¡Déjame hacerlo!”

Luego de ver a Hao Ren, pensó que hornear patatas era tan fácil como comer una rebanada de pastel. Entonces, ella decidió probarlo ella misma. Hao Ren notó las dos manchas negras que quedaban en las esquinas de sus labios, pero optó por no decirle ya que ella no le ofreció ninguna parte de la patata horneada.

Después de agregar ramas a la llama durante 20 minutos, Zhao Yanzi le pidió a Hao Ren que apagara el fuego. Apresuradamente sacó las dos patatas de las cenizas solo para descubrir que ya estaban quemadas en trozos negros parecidos al carbón.

Hao Ren miró a Zhao Yanzi y ella se sonrojó al instante.

No creía que el interior estuviera tan quemado como el exterior. Después de despegar las capas quemadas, todavía había algunas partes comestibles en el interior.

“¡Aquí! ¡Esta es para ti!” Ella le pasó una a Hao Ren generosamente esta vez.

Ella comía feliz a pesar de las manchas negras en sus manos. Hao Ren sonrió al darse cuenta de que Zhao Yanzi podía ser bastante linda a veces.

Sin embargo, la patata en su mano fue básicamente quemada por completo. La parte comestible era tan grande como su palma.

“Presta atención a tu cultivación. Aunque divertirse es importante, el cultivo es más importante. Sería problemático si no puedes vencer a Zeng Yitao en el futuro.” Zhao Yanzi le dio unas palmaditas en el hombro a Hao Ren para animarlo después de terminar dos patatas.

Eso… Eso sonaba como una versión diferente del aliento de Hao Ren a ella con respecto a sus estudios…

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Ahora puedes tener capítulos extra para Dragon King’s Son-In-Law! Al hacer click en este enlace: https://ouo.io/ewY0Yr contribuirás a la obtención del nuevo capítulo, al llegar a los 50 clicks (aceptados) el capítulo será publicado.

También puedes donar aquí para acelerar el proceso (2 capítulos cada 3$): https://paypal.me/Nehaust

Progreso: 21/50 – 0,05$/3$ (17/11/2018)