Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 115 – DKS – ¡Simplemente lo odio!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

¡Bang! Una pelota de baloncesto pesada se estrelló en la cancha y rebotó por un tiempo, y los chicos en la cancha se dispersaron apresuradamente para esquivarla.

“Lo siento, pequeñita Zi. Estamos aquí para recoger el baloncesto.” le dijo uno de los muchachos a Zhao Yanzi.

Era evidente que se trataba de un plan malicioso, ya que se habían acercado a los estudiantes de escuela intermedia antes de que el baloncesto volara a esa dirección.

Sin embargo, aunque los estudiantes de escuela intermedia sabían que estos estudiantes de secundaria estaban mintiendo, no se atrevían a señalarlo.

Zhao Guang había organizado deliberadamente a Zhao Yanzi para que se uniera a esta clase ya que los estudiantes provenían principalmente de familias comunes y tenían mejores desempeños académicos. La clase estaba llena de estudiantes bien educados, y no había chicos arrogantes de familias ricas y poderosas.

Esa fue la razón por la cual los estudiantes de otras clases pensaban que Zhao Yanzi provenía de una familia común, y algunos niños ricos y atrevidos incluso le escribían cartas de amor.

Por supuesto, las cartas de amor eran sólo las travesuras de los estudiantes de escuela intermedia. Los estudiantes de secundaria eran más directos; ellos iban a ver a Zhao Yanzi durante la hora del almuerzo, y algunos incluso trataron de invitarla a salir al final de la jornada escolar.

Sin lugar a dudas, Zhao Yanzi había rechazado todos sus intentos.

Zhao Yanzi detuvo el balón de baloncesto que se abría paso pisándolo con un pie. Luego pateó el balón hacia los chicos y dijo: “¡Largo de aquí con su pelota!”

“Bueno, bueno, la Pequeña Zi se nota dura hoy.” El tipo con el pelo un poco más largo atrapó la pelota antes de tirarla de vuelta a la cancha de baloncesto que estaba en la distancia con poder, mostrando su fuerza.

Con desprecio, Zhao Yanzi lo ignoró. “¡Qué poca fuerza es esa! Cualquiera de los Ancianos que me rodean podría levantar una montaña casualmente.” pensó.

Ella les gritó a los chicos de su clase: “¡Continuemos el partido!”

El chico con la pelota era un buen estudiante, pero era tan tímido que no se atrevía a servir cuando vio a los estudiantes de secundaria mirándolo.

No había gente dura en la clase de Zhao Yanzi; incluso Ling sólo miró a los chicos, sin atreverse a ahuyentarlos.

Sin embargo, los estudiantes de secundaria se sentían humillados ya que Zhao Yanzi los ignoró. Hicieron un gesto con la mano en la cancha de baloncesto, y otra pelota de baloncesto se estrelló contra la cancha de voleibol, tratando de meterse con la clase de voleibol de Zhao Yanzi.

Ahora, Zhao Yanzi estaba enojada. Estaba a punto de explotar cuando una mano apareció en el aire y atrapó la pelota de baloncesto.

No era difícil atrapar una pelota de baloncesto con una mano, pero no todos podían atraparla cuando viajaba con fuerza desde más de 50 metros.

Zhao Yanzi se volteó y se sorprendió al ver a Hao Ren allí.

“¿Intimidando a los estudiantes de escuela intermedia? ¡Qué vergüenza!” Hao Ren atrapó el balón y lo aseguró entre sus dos manos.

“¡¿Quién diablos eres tú?!” El tipo con el pelo más largo miró a Hao Ren que había aparecido de la nada.

Hao Ren no era uno de los estudiantes ya que no llevaba uniforme, pero no parecía tener edad para ser maestro. Además, los estudiantes de secundaria se sorprendieron un poco cuando lo vieron atrapar el balón.

“Vuelvan a jugar al baloncesto y no molesten a los estudiantes de otras clases.” continuó Hao Ren diciéndoles.

Los estudiantes de secundaria miraron sospechosamente a Hao Ren, preguntándose si él era un nuevo maestro aquí. Sin embargo, Hao Ren se parecía más a un estudiante de secundaria en sus ojos.

“¿De qué escuela eres?”

“¿Cómo entraste aquí?”

“¡Quédate fuera de nuestros problemas!”

Los estudiantes de secundaria gritaron uno tras otro. Como Hao Ren estaba solo y había varios de ellos, no podían admitir la derrota.

Ignorando sus palabras burlonas, Hao Ren levantó la pelota de baloncesto sobre su cabeza, pareciendo como si fuera a lanzarla.

Mirando su postura estándar de lanzamiento, la expresión de Zhao Yanzi pasó de asombro a resignación. “¡Vamos! ¡Deja de hacerte el genial! Vas a fallar.” pensó.

Los estudiantes de secundaria y los compañeros de clase de Zhao Yanzi miraron a Hao Ren como si estuviera loco.

“Puedes lanzar a lo mucho 20 metros con esta postura. Si quieres lanzar 50 metros, necesitarás usar la postura para tirar una lanza.” pensaron.

¡Swoosh!

Con un movimiento de sus muñecas, el balón salió disparado de la palma de Hao Ren.

En un arco largo, la pelota se disparó hacia el aro de baloncesto a 50 metros de distancia.

¡Era sólo un lanzamiento hecho con un movimiento de su muñeca!

A excepción de Zhao Yanzi, todos los presentes estaban atónitos.

“Estúpido tío. ¿De qué sirve tu pose genial si fallas? Sé que tus habilidades de baloncesto son malas.” pensó Zhao Yanzi.

El balón voló sobre una cancha del campo de fútbol, ​​y los estudiantes de secundaria que estaban jugando al fútbol también miraron hacia arriba.

¡Swoosh!

La pelota entró en la canasta antes de caer al suelo.

En la cancha de voleibol, los estudiantes de secundaria que estaban parados junto a Hao Ren se quedaron boquiabiertos de asombro.

Zhao Yanzi también miró a Hao Ren con asombro. La fuerza y ​​la precisión no eran lo mismo; Hao Ren no sólo tuvo la fuerza para lanzar la pelota a la cancha de baloncesto, ​​¡sino que también la técnica!

De repente, Zhao Yanzi encontró a Hao Ren, quien permanecía en su pose de lanzamiento bajo el sol, bastante apuesto.

“Su pelota ha regresado. ¿Por qué no vuelven y continúan su juego?” Hao Ren se volteó y les dijo a los estudiantes de secundaria.

Mirando inquietos a Hao Ren, se encontraron incapaces de mover los pies.

“Tío,” en el momento en que lo dijo, Zhao Yanzi se contuvo y cambió sus palabras “Hao Ren, ¿por qué estás aquí?” preguntó.

“Escuché que algunos chicos te están acosando, y vine a echar un vistazo.” respondió Hao Ren.

“¡Es tan apuesto! ¡Debe ser miembro del Equipo de Baloncesto!”

“¡Sí! Se viste normalmente, pero tiene una presencia elegante.”

“Estoy de acuerdo, se ve muy calmado.”

En la cancha de voleibol, las chicas de la clase de Zhao Yanzi susurraban entre sí.

Al escuchar sus comentarios, la vanidad de Zhao Yanzi quedó satisfecha. Con una sonrisa agradable, puso las manos bajo el brazo de Hao Ren y le preguntó: “¿Cómo entraste aquí?”

“Dejé mi tarjeta de identificación de estudiante en la oficina del guardia, y él me dejó entrar.”

Al ver a Zhao Yanzi sosteniendo íntimamente el brazo de Hao Ren, los estudiantes de secundaria quedaron atónitos. “¡Zhao Yanzi tiene novio, y su novio es un chico genial!” Ellos pensaron.

Intercambiaron miradas el uno con el otro antes de escabullirse de vuelta a la cancha de baloncesto.

Al ver a los compañeros de Zhao Yanzi mirándolo, Hao Ren se sintió un poco incómodo. Bajó la cabeza y preguntó: “¿Es en contra de las reglas de la escuela si caminamos por el campus?”

“¡No! ¡No va en contra de las reglas!” Zhao Yanzi negó con la cabeza, frotando su rostro contra el brazo de Hao Ren con una expresión de felicidad.

“Vamonos.” Hao Ren la sacó de la cancha de voleibol, y Zhao Yanzi lo tomó y junto la palma de la mano de Hao Ren con la suya.

Hao Ren se sintió raro cuando la tomó de la mano, preguntándose si era un show descarado de amor de cachorrito.

Con los comentarios de sus compañeros de clase sobre su apuesto y amoroso novio todavía en sus oídos, Zhao Yanzi arrastró a Hao Ren fuera del campo deportivo hacia el lago en el centro de la escuela.

En el momento en que estaban junto al lago y fuera de la vista de sus compañeros de clase, Zhao Yanzi soltó el brazo de Hao Ren. Hao Ren se quedó sin palabras por su comportamiento despiadado.

“Hoy te portaste bien. Te invitaré a almorzar.” le dijo a Hao Ren mientras se limpiaba la mano.

Mirando su rostro serio, Hao Ren supo que fue usado nuevamente.

“¿Dónde vamos a comer?” Hao Ren preguntó.

“Algo de la cafetería.” respondió Zhao Yanzi sin pensar.

El campus de la escuela intermedia LingZhao era realmente hermoso. Los árboles se alineaban a orillas del lago y formaban un camino circular sombreado. La luz del sol atravesó las hojas y cayó suavemente sobre el camino de piedra y la cara de Hao Ren y Zhao Yanzi.

“¿Está bien que te salgas de la clase de Educación Física y camines por el campus?” Hao Ren le preguntó.

“No es la gran cosa. Regresaré antes de que termine la clase.” dijo Zhao Yanzi con indiferencia.

“¿Cuánto tiempo tienes antes del final de la clase?” Hao Ren preguntó.

“¡Deja de molestar! ¡45 minutos una clase, todavía tenemos media hora!” Zhao Yanzi lo regañó con impaciencia.

Hao Ren se quedó sin palabras ante su respuesta. Organizó sus pensamientos antes de decir: “El guardia dijo que sólo podía permanecer en la escuela durante una hora. Me temo que no puedo ir a la cafetería a almorzar después de la clase.”

“¡Estúpido!” Zhao Yanzi le lanzó una mirada dura “¡Espera aquí!”

Corrió hacia la puerta de la escuela, dejando a un Hao Ren estupefacto que no tuvo más remedio que esperarla.

El aire era fresco y los pájaros cantaban. Desde un Edificio de Enseñanza que estaba a una docena de metros de distancia, llegó el sonido de estudiantes leyendo juntos.

Un par de minutos más tarde, Zhao Yanzi corrió con la tarjeta de identificación de estudiante de Hao Ren en la mano. Ella se la arrojó y dijo: “Bien, todo está listo.”

“¿Cómo lo conseguiste?” Hao Ren preguntó.

“Sé dulce y hazte el lindo, no hay nada que no pueda obtener.” Zhao Yanzi lo miró y dijo.

Hao Ren se quedó sin palabras, preguntándose si era uno de los privilegios de las chicas de su edad.

Sin embargo, todavía se sentía incómodo como un extraño merodeando en su escuela. Especialmente tenía miedo de toparse con la consejera de clase de Zhao Yanzi.

“Regresaré a jugar al voleibol. Puedes hacer lo que quieras aquí.” Zhao Yanzi levantó la cabeza y le dijo a Hao Ren.

“¿Puedo verte jugar?” Hao Ren preguntó.

“¡No quiero un tío raro como tú viéndome jugar voleibol!” Zhao Yanzi puso los ojos en blanco mientras se ruborizaba levemente.

Hao Ren estaba sin palabras. Odiaba que lo llamaran tío, pero ella sólo lo llamó ‘Hao Ren’ una vez cuando lo necesitaba como escudo; Hao Ren sintió lástima por sí mismo.

“Simplemente encuentra un rincón y espera por mí. Vendré por ti cuando termine la clase de educación física.”

Después de decir eso, corrió hacia el campo de deportes.

Hao Ren, por otro lado, encontró un pabellón rojo cercano y se acercó. Después de ver una silla que era lo suficientemente ancha para él, se recostó sobre ella.

“Con su temperamento inconstante, si vuelvo a la Universidad Océano Este ahora y no puede encontrarme después de clase, se pondrá furiosa. ¡En ese momento no sabré cómo manejarla!” Hao Ren se lamentó mientras miraba la luz del sol penetrar a través de las hojas.

Él cerró los ojos.

El tiempo pasó sin que él se diera cuenta. Hao Ren había circulado la Esencia de la Naturaleza siguiendo el Pergamino de Concentración Espiritual una docena de veces, y de repente alguien pateó la silla sobre la que estaba acostado.

“¡Oye! ¡Vamos a almorzar!” Zhao Yanzi había cambiado a su uniforme escolar habitual. Con su ropa deportiva en la mano, le gritó a Hao Ren que estaba tumbado en la silla como un vagabundo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario