Capítulo 114 – DKS – ¡Zhao Yanzi de la clase dos en el octavo grado!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ante este pensamiento, Hao Ren inmediatamente arrojó su libro a Zhao Liren. “Lleva mis libros al dormitorio. ¡Tengo algunos mandados que hacer!”

Mirando a Hao Ren quien se alejaba corriendo de él, Zhou Liren gritó indignado, “¡¡¡Maldición, ¿crees que soy un chico repartidor?!!!”

Hao Ren corrió a la puerta principal de la escuela y tomó un autobús a la Escuela Intermedia LingZhao. Llegó a la entrada de la escuela unos diez minutos después.

Todavía no era la hora del almuerzo, y la puerta todavía estaba cerrada. Hao Ren entró a la oficina del guardia y le dijo al guardia que necesitaba visitar a Zhao Yanzi de la clase dos en el octavo grado.

El guardia abrió su registro y encontró el nombre de Zhao Yanzi en la lista, por lo que sabía que Hao Ren no estaba inventando el nombre. Sin embargo, el guardia aún sospechaba y no lo dejaba entrar.

Hao Ren no tuvo más remedio que desenterrar su identificación de estudiante y dejarla en la oficina del guardia; Tendría que recogerlo cuando le toque irse.

Al ver la foto, el nombre, el número de estudiante y otra información de Hao Ren en la tarjeta de identificación emitida por la Ciudad Océano Este, la famosa universidad en la Región del Océano Este, el guardia finalmente cedió. Tomó la tarjeta de identificación de estudiante de Hao Ren y de mala gana le permitió ingresar a la escuela, diciendo que sólo podría quedarse una hora.

Dado que su identificación de estudiante se quedó con el guardia, Hao Ren debe asegurarse de no causar ningún problema en la escuela. Se acercó al campo de deportes en silencio.

Muchos de los estudiantes de la Escuela Intermedia LingZhao eran hijos de altos funcionarios del gobierno y gente adinerada que están en el campo de negocios, pero todos seguían las estrictas reglas escolares de usar uniformes escolares. Por supuesto, sus uniformes escolares estaban bellamente diseñados, y los materiales utilizados eran varios grados más altos que los de las escuelas públicas comunes.

La camisa simple a rayas que Hao Ren llevaba era un contraste drástico de los hermosos uniformes escolares que ellos vestían.

En el campo de deportes, la clase de Educación Física había comenzado. De pie en un rincón remoto, Hao Ren buscó a Zhao Yanzi.

Los uniformes de los estudiantes de intermedia eran celestes, y sus uniformes atléticos eran de un azul profundo. Oculto bajo la sombra de un árbol, los agudos ojos de Hao Ren escanearon el campo.

Finalmente, vio a Zhao Yanzi, que era la sexta en la primera fila. Con un uniforme deportivo azul profundo ligeramente ajustado, parecía pequeña y ágil.

Por el momento, su mejor amiga, Ling, era la octava en la segunda fila, no muy lejos de Zhao Yanzi.

Hao Ren se divirtió mientras miraba el progreso de la clase; le recordaron su propia experiencia en la clase de Educación Física en la escuela intermedia.

Al otro lado del campo, la clase de educación física del departamento de escuela secundaria también estaba en progreso. Los muchachos parecían apresurarse en sus uniformes, y las chicas se veían bonitas con sus uniformes negros.

Comparativamente, los estudiantes de secundaria se pararon casualmente en las líneas, no tan obedientes como los estudiantes de escuela intermedia.

En breve, los estudiantes de secundaria comenzaron su clase de educación física más libre; algunos jugaban al baloncesto y otros jugaban al fútbol.

Por otro lado, los estudiantes de escuela intermedia comenzaron a trotar luego de ser contados.

Zhao Yanzi lideró el trote; sus coletas se balanceaban como si estuvieran pidiendo que las jalasen; ella se veía vibrante cuando corría.

Hao Ren recordó que el uniforme habitual de Zhao Yanzi era un traje azul celeste y una falda, pero se había cambiado por una camisa azul oscuro y un par de pantalones azules para la clase de Educación Física.

Ignorante de la mirada de Hao Ren sobre ella, Zhao Yanzi corrió bastante rápido con sus delgadas piernas.

Algunos estudiantes de secundaria dejaron de jugar al baloncesto y al fútbol comenzaron a mirar hacia Zhao Yanzi.

¡Pant! ¡Pant! Zhao Yanzi terminó dos vueltas y fue la primera en llegar a la meta

Como miembro del equipo de carreras de larga distancia en sus días en la escuela intermedia, Hao Ren sabía que uno debe tener buena resistencia y la fuerza para ganar una carrera de larga distancia.

Debido a su viaje de escalada en la montaña, sabía que la fuerza de Zhao Yanzi no era mucha, pero era bastante competitiva. Si alguien hubiera competido con ella en la cultivación, probablemente habría alcanzado un reino superior hace mucho tiempo.

Un rato después, Ling también llegó a la línea de meta, jadeando. Caminó hacia Zhao Yanzi y tiró de sus coletas juguetonamente ya que estaba un poco envidiosa de la velocidad de Zhao Yanzi.

Las dos chicas se molestaron un poco y no descubrieron a Hao Ren.

Después de que todos los estudiantes habían terminado de trotar, la maestra los juntó y les dio algunas instrucciones. Lanzó un par de pelotas de voleibol y regresó a su oficina para descansar. Los profesores de educación física eran de hecho, uno de los trabajos más cómodos en la escuela.

Los estudiantes recogieron las pelotas de voleibol y corrieron a la cancha de voleibol cercana para jugar.

La cancha estaba en un campo abierto con una red dividiéndola en dos partes.

Ling arrastró a Zhao Yanzi para unirse al juego.

Durante ese tiempo, Hao Ren se paró debajo del árbol en el borde del campo de deportes y se entretuvo mirándola.

Los estudiantes fueron divididos en dos equipos; un equipo de chicas y un equipo de chicos. En los deportes de voleibol, las chicas tenían la ventaja de la agilidad; después de todo, la fuerza por sí sola no era inútil en este deporte. Generalmente, las niñas jugaban mejor que los niños.

El partido comenzó. Parecía que su profesor de educación física les había enseñado cómo jugar, ya que jugaban el juego de una manera bien organizada.

Entre las chicas, Zhao Yanzi tenía los reflejos más rápidos, y se destacó bastante. Como siempre podía recoger los lanzamientos más difíciles, gradualmente se convirtió en la principal jugadora.

Cuando saltó para caer, su figura vibrante con sus coletas voladoras formó una escena hermosa. Hao Ren deseó tener una cámara con él para grabar tan bella imagen.

¡Bang! La pelota cayó en una esquina fuera del alcance de los chicos, y los chicos se miraron el uno al otro con frustración y comenzaron a culparse entre ellos.

Las chicas ganaron otro punto, y rodearon a Zhao Yanzi, animando. De pie en la distancia, Hao Ren no pudo evitar sonreír ante la emoción de Zhao Yanzi.

Luego, notó que varios chicos del Departamento de Secundaria se reunían y hablaban. Después de eso, caminaron hacia la cancha de voleibol.

Zhao Yanzi los vio acercarse, pero ella los ignoró. Retrocediendo hasta el borde de la cancha, arrojó la pelota en el aire y luego saltó alto para un servicio demoledor.

Al ver que se acercaban los estudiantes de secundaria, los chicos de la clase de Zhao Yanzi estaban un poco asustados y no recogieron el saque.

Las chicas tomaron otro punto, pero no se veían felices. En cambio, observaron incómodas a los estudiantes de secundaria que se acercaban.

Con cara seria, Zhao Yanzi les gritó a los muchachos en el otro lado de la red, “¡Vamos, les toca servir!”

El chico que debía servir vacilaba con el balón en sus manos. Un estudiante del departamento de secundaria había golpeado accidentalmente a una de las estudiantes de secundaria con un balón en la clase de educación física, y no terminó bien.

Percibiendo problemas, Hao Ren comenzó a caminar hacia la cancha de voleibol. Vestido con su camisa de color pálido, no atrajo la atención de los chicos, mientras que las chicas, incluidas Zhao Yanzi y Ling, tenían sus espaldas encarándolo así que fueron incapaces de verlo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente