Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 107 – DKS – ¿Dar una mano?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Yue Yang envió a Hao Ren a la escuela al día siguiente y fingió que no sabía que la Presidenta de la Clase le estaba enseñando a jugar al baloncesto. Ella dejó a Hao Ren en la entrada de la escuela y se fue.

Hao Ren vio que aún era temprano y fue a esperar a la Plaza Hongji a propósito.

Un momento después, Xie Yujia, quien vestía un conjunto de tenis, montaba su bicicleta y apareció a la vista de Hao Ren. Ella llegó al puesto de baozi y se sorprendió un poco al ver a Hao Ren allí.

“Sabía que me invitarías de nuevo, así que llegué temprano para esperarte aquí.” Hao Ren sacó algo de dinero y compró tres baozis.

Xie Yujia sonrió, bajó de su bicicleta y tomó el panqueque que Hao Ren le entregó. Ella comía mientras caminaba con su bicicleta a la escuela.

Xie Yujia le dio a Hao Ren una vista agradable con esta cómoda brisa. Los estudiantes que pasaron toda la noche jugando juegos acababan de salir del cibercafé.

Vieron a Xie Yujia y Hao Ren desayunando y entrando a la escuela juntos y estaban celosos. ¿Quién se quedaría despierto toda la noche jugando juegos si tuvieran novias?

La canasta en la bicicleta de Xie Yujia sostenía una pelota de baloncesto, y ella empujaba la bicicleta con una mano.

Era una vista bastante agradable cuando los elementos del baloncesto y chica fueron combinados.

“No devolví el balón de baloncesto ayer, sino que lo llevé al dormitorio.” explicó.

“Um.” Hao Ren tragó dos baozis de un solo trago. Después, se llevó la bolsa de papel en la mano de Xie Yujia, corrió a un lado de la carretera y la tiró junto con su propia bolsa de papel al cubo de la basura.

Cuando regresó, Xie Yujia sacó una servilleta del bolsillo y se la entregó mientras decía: “Límpiate la boca. La tienes muy grasosa.”

“Gracias, presidenta de la clase.” Hao Ren tomó la servilleta y se limpió de forma casual.

“No limpiaste bien aquí.” Xie Yujia señaló el lado izquierdo de los labios de Hao Ren.

Hao Ren se limpió casualmente otra vez, pero todavía no podía limpiar las migas en la esquina de su boca. Por lo tanto, Xie Yujia tomó la servilleta de la mano de Hao Ren y le dijo: “¡No te muevas!”

Hao Ren se paró derecho y no se movió más. Xie Yujia miró las mejillas de Hao Ren, levantó su pequeña mano y le limpió las migajas y la grasa de la comisura de sus labios.

Después de que ella terminó de hacer todo esto, Xie Yujia tiró la servilleta en el cubo de basura. Este disparo preciso parecía como si le estuviese lanzando a una canasta de baloncesto.

Hao Ren tocó la esquina de sus labios y de repente cayó en un estado de felicidad.

Xie Yujia no pensó mucho en eso y continuó empujando su bicicleta hacia la escuela.

Pronto llegaron a la cancha de baloncesto en la Zona B. Xie Yujia estacionó su bicicleta a un lado, agarró la pelota de baloncesto de la canasta y comenzó la lección de hoy: lanzamiento.

“El lanzamiento no es realmente difícil. La clave son dos movimientos específicos. Uno de ellos es tu postura cuando lanzas, y el otro es la forma en que sostienes la pelota…” Xie Yujia sostuvo la pelota mientras demostraba y explicaba al mismo tiempo.

Luego, Xie Yujia corrigió la postura de Hao Ren una por una desde sus palmas hasta las muñecas, los codos, los hombros, la cintura y las piernas.

Al ver que era tan meticulosa, Hao Ren no quería decepcionarla y practicó con más esfuerzo.

Dos horas pasaron rápido. La precisión de los lanzamientos de dos puntos de Hao Ren aumentó del 10% al 70%; fue una mejora milagrosa.

“Como un Power Forward, la precisión no es lo más importante. Los movimientos de los lanzamientos son para confundir a los oponentes y crear oportunidades para tus compañeros de equipo. Sin embargo, debido a esto, los oponentes no se defenderán tanto de tus lanzamientos. Por lo tanto, si tienes una gran precisión y puede marcar por sorpresa, obtendrá grandes resultados…”

Xie Yujia miró a Hao Ren que estaba practicando lanzamientos mientras se paraba a un lado y le explicaba.

Hao Ren admiraba aún más a la presidenta de la clase. No sólo era buena en el baloncesto, sino que también era excelente en las estrategias. Ella realmente era la hermana menor de Xie Wanjun, quien dirigió el equipo de baloncesto de la escuela hacia el Campeonato Nacional Estudiantil.

Eran casi las ocho y media, y su primera clase del día estaba por comenzar. Xie Yujia le pidió a Hao Ren que dejara de lanzar, devolvió la pelota de baloncesto al estadio y fue a la cafetería con Hao Ren para comer.

Después de sus interacciones en estos pocos días, parecían haberse acercado más el uno al otro. Sin embargo, Hao Ren sabía que Xie Yujia no estaba en él, por lo que mantuvieron su relación actual.

Hao Ren también pensó que una chica sobresaliente como la presidenta de la clase preferiría un príncipe azul que fuera guapo y tuviera muy buenas calificaciones o un chico brillante y atlético. Definitivamente no tenía esperanza porque no estaba cerca de ninguno de los lados.

Después de desayunar, Hao Ren y Xie Yujia se separaron para asistir a clases en diferentes edificios académicos. Debido a que no seleccionaron los mismos cursos aparte de los cursos principales, muchos de sus cursos eran diferentes.

Regresó a su habitación después de dos clases y se encontró a Zhou Liren y Cao Ronghua todavía durmiendo; estos dos chicos se quedaron dormidos y se saltaron las clases. Efectivamente, habían dado un paso más cerca de la actitud de un estudiante de tercer año.

“¡Inspección de habitación!” Hao Ren gritó en voz alta.

Zhou Liren y Cao Ronghua se levantaron bruscamente y dijeron: “¡Nos despertaremos de inmediato, ahora mismo! ¡No nos quiten puntos!”

Sus caras eran solemnes cuando vieron que era Hao Ren. “¡Maldición, eres tú! ¿Por qué no volviste ayer?” ellos gritaron.

“Volví a casa para recoger algunas cosas. ¿Dónde está Zhao Jiayi? ¿Todavía no ha vuelto?” Hao Ren preguntó.

“Últimamente ha estado practicando baloncesto muy duro. Se despertó a las cinco y aún no ha regresado, probablemente aun practicando en el estadio. Todavía practicaba baloncesto por la noche durante los últimos dos días y no regresaba hasta que el dormitorio estuviese casi cerrado.” dijo Zhou Liren.

“Así que es así…” Hao Ren de alguna manera admiraba a Zhao Jiayi por su esfuerzo. Luego miró a Zhou Liren, que dormía en la litera superior, y preguntó: “¿Por qué no vamos a verlo al estadio?”

“¿Podemos entrar?” Zhou Liren dudó.

“Deberíamos poder hacerlo. ¡Zhao Jiayi está entrenando dentro, y no debería ser un problema mirarlo!” Hao Ren dijo.

Zhou Liren de repente se interesó. “Claro, me levantaré ahora. ¡Vamos juntos, Cao Ronghua!”

“¡Bien!” Cao Ronghua se quitó la cobija.

Por lo tanto, los tres salieron del dormitorio para visitar a Zhao Jiayi en el estadio. Como eran casi las diez en punto, el clima comenzó a calentarse. Estaban todos cubiertos de sudor después de recorrer la larga distancia hasta el estadio.

Cuando llegaron a la entrada del gimnasio, oyeron los penetrantes sonidos de los zapatos raspando el piso y gritos fuertes antes de entrar.

Por la puerta de hierro, lo tres de ellos entraron furtivamente y vieron a una docena de jugadores del equipo de baloncesto teniendo un partido de práctica.

Debido a que el estadio estaba sellado y no encendían el aire acondicionado central para los partidos, el lugar aparentemente enorme se sentía como un enorme centro de vapor y estaba caliente y cargado.

Zhao Jiayi, que jugaba en el partido de práctica, no se dio cuenta de la entrada de Hao Ren y los demás desde la esquina. Corrió rápidamente y gritó: “¡Bear! ¡Pase!”

Un hombre alto y robusto le lanzó la pelota a Zhao Jiayi como si fuera una bala. Zhao Jiayi saltó alto, atrapó la pelota, se volteó rápidamente y saltó de nuevo para lanzarla.

¡Oportunidad!

Cuando la pelota dejó su mano, Xie Wanjun apareció de repente como una enorme montaña y la bloqueó sólidamente.

La pelota de baloncesto cayó al piso.

Sin embargo, Zhao Jiayi aterrizó rápidamente, giró su cuerpo y agarró la pelota otra vez.

¡Hizo un lanzamiento de una mano!

Al pasar por el cuerpo montañoso de Xie Wanjun, Zhao Jiayi utilizó su sorprendente habilidad de salto vertical y se acercó a la canasta.

Sin embargo, ¡el cuerpo de aspecto pesado de Xie Wanjun se volteó de repente!

¡Pa!

¡El balón fue bloqueado de nuevo!

Zhou Liren y los demás estaban estupefactos.

En unos pocos segundos, muchas ofensivas y movimientos de defensa ocurrieron continuamente. No podían imaginar esta intensidad ya que no estaba en el mismo nivel que sus juegos usuales.

Zhao Jiayi cayó al suelo, pero no gritó de dolor. Se arrastró de inmediato, corrió hacia la otra mitad de la cancha y gritó: “¡Blacky, defiende a Kitty de cerca!”

Xie Wanjun, que era más grande, y Zhao Jiayi, que era más pequeño, eran los comandantes de su equipo. Zhao Jiayi se había convertido en uno de los líderes del equipo de baloncesto en sólo unos pocos días.

Al ver la cambiante situación, ofensa y defensa continuaron cambiando. Los miembros del equipo que vestían camisas rojas y camisas azules seguían corriendo de un lado a otro como si estuvieran entrenando para una carrera. Cao Ronghua volteó la cabeza y le preguntó a Zhou Liren: “¿Todavía quieres unirte al equipo de baloncesto?”

Zhou Liren sacudió la cabeza como un dado “¡Tienes que estar bromeando! ¿Puede la gente normal soportar un entrenamiento tan intenso? ¡Ni siquiera hablando de una hora, uno estaría cansado hasta la muerte en media hora!” respondió

Zhao Jiayi, que tenía la mejor resistencia en el dormitorio, estaba cubierto de sudor, ¡y le temblaban las piernas!

Peng!

Xie Wanjun fue por un lanzamiento de una mano e hizo una encestada explosiva, y todo el estadio resonó con el sonido.

“Bien, ¡tiempo fuera!” Xie Wanjun se paró en el suelo y agitó su mano mientras decía.

Miró hacia la dirección de la entrada y gritó: “¡Ustedes chicos, no sean sigilosos y vengan aquí!”

Zhao Jiayi agarró la toalla a un lado, se secó el sudor y vio a Hao Ren y los demás.

Hao Ren no pudo evitar admirar la aguda observación de Xie Wanjun. No sólo podía notar la situación en la cancha, sino que también podía prestar atención a lo que sucedía fuera de la cancha a lo lejos.

Ya que que Xie Wanjun los llamó, Zhou Liren y los demás no dudaron y cruzaron el amplio estadio.

“¡Lo hiciste genial!” Xie Wanjun lanzó una bebida deportiva a Zhao Jiayi.

Zhao Jiayi tomó la bebida y la destapó mientras respondía: “¡Muchas gracias!”

Zhou Liren caminó frente a Zhao Jiayi y palmeó el hombro robusto de Zhao Jiayi. “Zhao Jiayi, ¡estás poniéndote mucho mejor!”

“¡C * ño! ¡Siempre he sido muy bueno! ¡Cuando jugué con ustedes, novatos, sólo usé el 50% de mi fuerza!” Zhao Jiayi golpeó a Zhou Liren con el codo y respondió.

Hao Ren sonrió y supo que Zhao Jiayi estaba fanfarroneando a propósito. ¿Cómo podría Zhao Jiayi ocultar su fuerza ya que era el tipo de persona que se ponía ansiosa cuando estaban abajo en puntuación?

Sin embargo, por el partido de hoy, Hao Ren podía decir que las habilidades de baloncesto de Zhao Jiayi mejoraron a un ritmo rápido. A pesar de que el equipo azul que lideró aún no pudo vencer al equipo rojo de Xie Wanjun, su participación ya lo hacía parecer un maestro.

¡Si fuera el juego oficial, sus movimientos podrían ganarse los gritos de las chicas!

¡Esto demostró que había aprendido mucho del entrenamiento especial de Xie Wanjun! No es de extrañar que no quisiera salir del estadio; fue porque, como amante del baloncesto, aprender cosas nuevas continuamente y mejorar su experiencia rápidamente ¡era más adictivo que jugar videojuegos!

“¿Cómo te va con tus prácticas con Yujia últimamente?” Xie Wanjun se bebió toda la bebida y le preguntó a Hao Ren repentinamente.

“Uh…”, Hao Ren no esperaba que Xie Wanjun le hablara y pensó: “De seguro aprendí casi todos los movimientos básicos.”

Xie Wanjun recogió la pelota de baloncesto a su lado y dribló dos veces cuando dijo: “¿Por qué no lo intentamos?”

Hao Ren dio medio paso hacia atrás y respondió: “Tal vez más tarde.”

Aún conocía sus ventajas y desventajas. Puede que no pierda contra este tipo grande, Xie Wanjun, en términos de fuerza. Sin embargo, si competían en habilidades de baloncesto, definitivamente no era rival para Xie Wanjun.

“Te daré una mano. Juguemos un poco, quiero ver lo que Yujia te ha enseñado en estos últimos días.” dijo Xie Wanjun mientras arrojaba la pelota de baloncesto a su mano izquierda y escondía su mano derecha detrás de su espalda.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente