Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 103 – DKS – ¿Todavía me lo ocultas?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ya eran las nueve en punto cuando Hao Ren regresó a casa. Su abuela estaba muy feliz ya que no esperaba que volviera el martes.

Yue Yang estaba ocupada trabajando en la habitación cuando escuchó la voz de Hao Ren. Ella salió de la habitación y preguntó: “¿Por qué has vuelto hoy?”

“Fui a la reunión de padres y maestros de Zi en nombre de sus padres. Entonces, decidí regresar directamente.” Hao Ren miró a su alrededor y preguntó: “¿Dónde está papá?”

“Tomó un vuelo a Estados Unidos el día de hoy, por lo que probablemente todavía esté en el avión.” dijo Yue Yang.

“Ah…” Hao Ren suspiró en secreto y pensó, “De hecho, nadie podría evitar que se vaya al extranjero.”

“¿Cómo es que fuiste a en lugar de los padres de Zi a la reunión?” La abuela inmediatamente preguntó cuándo escuchó la palabra clave ‘Zi’.

“Fue para las notas de mitad de período, y sus padres están demasiado ocupados. Por lo tanto, fui en su lugar.”

“Oh, ¿cómo le fue a Zi esta vez??” Yue Yang preguntó con preocupación también.

“Nada mal, ocupa el puesto 17 en su clase y el 43 en su grado.” dijo Hao Ren.

Yue Yang asintió con la cabeza y respondió: “Sí, la Escuela Intermedia LingZhao es una de las mejores escuelas intermedias en la Ciudad Océano Este. Es bastante impresionante obtener una calificación así.”

“Zi es dulce e inteligente, y siempre he sabido que debe ser una buena estudiante.” dijo la abuela con orgullo, como si Zi fuera su propia nieta.

Hao Ren se sorprendió de lo grande que fue la actuación de Zhao Yanzi para la abuela. Ella era una chica tan juguetona con malas notas que no le gustaba estudiar mucho.

“Creo que es brillante, así que sus notas no pueden ser tan malas. Zi definitivamente es una buena niña, y estoy segura de que es una mejor estudiante que Ren cuando estaba en la escuela intermedia.” dijo Yue Yang.

Hao Ren estaba completamente sin palabras. Ignoró sus suposiciones y elogios y, abrió la nevera para buscar algo para comer.

“¿Te debería llevar a la escuela mañana?” Yue Yang se acercó y le preguntó a Hao Ren.

“Um… temprano en la mañana porque he estado practicando baloncesto últimamente.” dijo Hao Ren después de tomar un sorbo de leche.

“¿Estás practicando baloncesto?” Yue Yang miró a Hao Ren con sospechas.

“Podría estar jugando en un juego la próxima semana. Es la Universidad Océano Este contra la Universidad Jinghua.” Hao Ren sacó un pedazo de pan de la nevera y lo mordió.

“He oído hablar del equipo de baloncesto de la Universidad Jinghua, son bastante famosos. Fui invitada a ver uno de sus juegos cuando visité allí previamente, y pueden jugar bastante bien.” Yue Yang lo miró con aún más sospecha mientras preguntó: “¿Puedes jugar contra ellos? Nunca te había visto jugar al baloncesto antes.”

“Sí, sólo por diversión.” Hao Ren agitó su mano impacientemente.

Yue Yang se dio cuenta de que había estado descuidando a su hijo últimamente. Pensó por un momento y dijo: “El juego es la próxima semana… ¿qué tal si le pregunto a tu padre que intente volver más temprano para el juego?”

“Olvídalo.” Hao Ren puso el resto del pan y la leche en la nevera y dijo: “Mi escuela se volvería loca si los dos aparecieran.”

Yue Yang curvó sus labios y dijo en un tono molesto, “¿Cómo puedes decir eso? Mamá no hará ningún daño. Nunca te había visto jugar, así que pensé que sería bueno verte la próxima semana. Me aseguraré de que la escuela no lo anuncie.”

“Quizás ni siquiera pueda jugar. Además, va a ser una pérdida de tiempo, ya que algo podría aparecer en tu agenda nuevamente.” Hao Ren cerró la nevera y regresó a la sala de estar.

“¿Por qué este niño nos está resistiendo tanto? Suspiro… Lo hemos descuidado demasiado…” Yue Yang pensó para sí misma mientras seguía a Hao Ren de vuelta a la sala de estar.

“Ren, echo mucho de menos a la pequeña Zi últimamente. Invítala a la playa en algún momento, y así ella puede pasar un tiempo aquí conmigo.” dijo la abuela a Hao Ren.

Hao Ren pensó: “La ciudad natal de Zhao Yanzi está en el océano… Así que probablemente no le importe mucho la playa. Sin embargo, la abuela realmente la echa de menos…”

Él respondió: “Mañana iré a cenar a su casa. ¿Podría llamar y preguntar si todos podemos ir juntos?”

“¿No sería demasiado problema si apareciera toda nuestra familia?” Yue Yang preguntó.

Sin embargo, la abuela gritó: “¡Está bien! ¡Adelante y pregunta!”

Entonces, Hao Ren sacó su teléfono y le dijo a Zhao Hongyu sobre esa idea. Ella aceptó de inmediato y aceptó a la familia de Hao Ren.

Hao Ren le dio el teléfono a su abuela para que pudiera conversar un rato con Zhao Hongyu; se habían extrañado la una a la otra ya que no se habían visto durante varios días.

Yue Yang todavía estaba pensando en el juego de baloncesto en una semana; ella había decidido hacer tiempo para eso sin importar qué. Ella había sido bastante floja con Hao Ren desde que él era pequeño. Sin embargo, después de que ella y Hao Zhonghua fueron regañados por la abuela en la casa de Zhao Yanzi la última vez, hubo algunos cambios en su mentalidad. Se dio cuenta de que necesitaban prestar más atención a Hao Ren como padres.

“Iré con Zhonghua sin notificar a la escuela… Es sólo un partido de baloncesto, no deberíamos llamar mucho la atención…” pensó para sí misma.

Hao Ren regresó a su habitación después de que la abuela había hablado por teléfono con Zhao Hongyu. Regresó con la esperanza de pasar un tiempo con sus padres hoy, pero su padre se había ido a los Estados Unidos sin decir una palabra, lo que lo puso un poco molesto.

Hao Ren nunca se había sentido nada especial debido a sus especiales padres; había demasiados padres ocupados en el mundo, ya que era lo mismo para los padres de Zhao Yanzi.

Sin embargo, aunque Yue Yang y Hao Zhonghua se dedicaron a su carrera científica y ganaron muchos premios, no han hecho mucho dinero, ni siquiera tanto como un propietario de un negocio en una ciudad mediana. Sólo vendieron su lugar en el centro a un buen precio para comprar esta casa en la playa cuando la economía no estaba funcionando bien.

Lo bueno era que sus trabajos eran algo estables a pesar del bajo salario; era suficiente para mantener a esta familia.

Hao Ren regresó a su habitación y abrió la ventana que daba a la playa. Cultivó el Pergamino de Concentración Espiritual durante dos horas bajo la luz de la luna mientras absorbía los elementos de agua relativamente pesados ​​en las cercanías. Pudo suavizar sus meridianos con las instrucciones de Su Han y acelerar su tasa de absorción.

La noche pasó tranquilamente acompañada por el sonido de las olas. Yue Yang condujo a Hao Ren a la escuela a las cinco de la mañana cuando apenas había iluminación afuera.

Ella conducía el Ford blanco de Hao Zhonghua, que le encajaba muy bien.

Aun así, todavía manejaba tímidamente por debajo de los 60 km / h. Cuando hacía giros, reducía su velocidad a la mitad.

La velocidad a la que iba era incluso más lenta que las mujeres en sus motos cuando iban de compras.

Hao Ren se impacientó cuando ya eran casi las seis y dijo: “¡Déjame conducir, mamá!”

“Está bien… estoy conduciendo con seguridad…” Yue Yang se encontró a sí misma una excusa.

“¿Seguridad para qué? No hay otros autos en las calles a esta hora. De acuerdo, simplemente detente.” Hao Ren dijo.

Yue Yang se detuvo en el borde de la carretera lentamente. Una científica de talla mundial como ella ni siquiera se atrevería a conducir más de 60 km / h.

Hao Ren salió del asiento del pasajero y se sentó en el asiento del conductor mientras Yue Yang se cambiaba al asiento del pasajero.

Ka, ka! Hao Ren cambió suavemente de marcha, pisó el acelerador, y el automóvil aceleró de inmediato. Alcanzó los 80 km / h en un santiamén en la calle vacía de la mañana.

El motor hizo un sonido profundo y poderoso.

“Ren…” Yue Yang pensó por unos segundos y se ofreció “¿Debería mamá comprarte un auto? Recibí algo de dinero de este premio que acabo de ganar…”

“Nah, Nah. ¿Por qué necesito un automóvil? No fue fácil para ti ganar ese premio. Investigaciones como esa te llevarían de tres a seis años.” Hao Ren rechazó su oferta de inmediato.

“La abuela y yo iremos directamente a la casa de Zi para cenar hoy. Puedes venir después de tus clases.” dijo Yue Yang.

“Está bien.” Hao Ren asintió mientras conducía.

Yue Yang de repente se dio cuenta de que su hijo ya había crecido mientras lo veía conducir tranquilamente bajo el sol de la mañana.

“Pero mamá todavía piensa que Zi es demasiado joven para ser su nuera.” ella miró a su hijo y dijo: “La presidenta de la clase que vino a mi firma, por otro lado, se veía bastante bien.”

“Ah…” Hao Ren casi hace un mal movimiento por su comentario.

“Honestamente, creo que esa chica era muy gentil. Apariencias a un lado, mamá piensa que hace que la gente se sienta cómoda…” continuó Yue Yang.

“Eso no fue…” Hao Ren explicó de inmediato.

“Solamente digo, tú eres el que sabe si ella es una buena opción. Lo mantendré en secreto por parte de Zi. Pero mamá tiene buenos ojos, y esa chica podría ser una muy buena pareja para ti.” Yue Yang dijo.

“Buenos ojos… También dijiste que una estudiante tan mala como Zhao Yanzi es una excelente estudiante.” pensó Hao Ren.

El automóvil llegó a la puerta de entrada de la Universidad Océano Este. Hao Ren condujo directamente ya que sabía que no habría demasiados estudiantes en el campus tan temprano en la mañna. Se dirigió hacia la cancha de básquetbol en la Zona B a lo largo del camino del campus.

El auto conducía constantemente en el tranquilo campus, y Hao Ren detuvo el vehículo en una esquina que estaba a unos 100 metros de la cancha.

“Nos detenemos aquí?” Yue Yang preguntó.

“Um, aquí está bien. Conduce segura en el camino de regreso, mamá. Voy a ir a entrenar.” dijo Hao Ren mientras abría la puerta y salía.

Por supuesto, aparcó un poco lejos de la cancha. ¡Si Xie Yujia fuera a ver a su “ídolo” Yue Yang llevándolo, estaría asombrada hasta la muerte!

Una veía a la otra como su ídolo, y la otra la veía como su potencial nuera… ¿Quién sabía qué pasaría si estas dos se conocieran en persona?

Se dirigió a la cancha de baloncesto mientras Yue Yang volvía a sentarse en el asiento del conductor y lentamente hacía un giro en U. Ella siguió avanzando y retrocediendo en esa calle de 2 metros de ancho; ¡un simple giro en U le llevó más de un minuto!

Hao Ren entró a la cancha de básquetbol en la Zona B, y Xie Yujia lo saludó con su blanca ropa deportiva, “¡Hao Ren! ¡Llegas dos minutos tarde hoy!”

Hao Ren sonrió avergonzado. Él trotó y dijo: “Lo siento, presidenta de la clase. Me levanté tarde hoy.”

“Está bien, pero no puede suceder una segunda vez. ¿Tomaste tu desayuno?” Ella preguntó.

Su conjunto de tenis blanco no era tan animado como el atuendo de ayer. Sin embargo, la hizo parecer más profesional. Su cuerpo sano y en forma todavía se podía ver en la ropa deportiva.

A lo lejos, un Ford blanco se acercó secretamente a la cancha de baloncesto bajo las sombras de los árboles. A través de la ventana, Yue Yang vio a Xie Yujia y Hao Ren hablando. Ella se subió las gafas y sonrió.

“Este chico, ocultándolo de mí…”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario