Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 101 – DKS – El problema con el amor de cachorritos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Un pequeño diario con una cerradura de plata llamó la atención de Hao Ren.

“¿Esta chica está tan aburrida en clase que escribe en un diario?”

Con el diario en la mano, Hao Ren dudó si debería abrirlo y leerlo. La pequeña cerradura decorativa no era nada en sus ojos.

“¿Ella habla mal de mí en su diario?” Hao Ren se sentía curioso.

“¿O esta niña está enamorada de alguien?” Hao Ren tenía un mal presentimiento al respecto.

El diario debe contener los pequeños secretos de Zhao Yanzi, como personas y cosas que odiaba y le gustaban. Sería interesante saber sobre ellos.

Pensándolo bien, Hao Ren dejó el diario a un lado. Después de todo, era despreciable echar un vistazo al diario de Zhao Yanzi.

“Si no está bloqueado, seguramente lo leeré.” Hao Ren bajó la cabeza y continuó explorando el cajón.

Sacó dos cómics de tamaño de la palma de una mano, una novela romántica de tamaño de bolsillo, una revista de entretenimiento y una guía del horóscopo y amor.

“Ella lee estas cosas en clase… No es de extrañar que esta niña tenga malas calificaciones.”

Hao Ren hojeó la novela romántica y rápidamente perdió interés después de descubrir que era una historia de cliché sobre un chico guapo y una chica hermosa. Abrió la guía del horóscopo y amor y encontró un contenido marcado con un bolígrafo.

“Las chicas como ella sí creen en estas cosas.” pensó.

Ya que que descubrió tantos secretos suyos, Hao Ren metió la mano en la esquina del cajón, tratando de encontrar más.

¡Snap! De repente, algo mordió el dedo de Hao Ren.

“¡Auch!” gritó ante el dolor insoportable.

Su grito interrumpió el discurso de Luo Ying, y su cara se puso lívida. Sin embargo, ella controló su impulso de patear a Hao Ren. Después de todo, él estaba allí representando a los padres de Zhao Yanzi, y la Consejera de la Clase tenía que mantener la compostura.

Hao Ren retiró su mano temblorosa del cajón del escritorio, y una gran trampa para ratones estaba firmemente sujeta a los dedos de su mano derecha; sus dedos habían comenzado a hincharse un poco.

Con su mano izquierda, Hao Ren abrió la trampa y encontró un trozo de papel pegado en ella.

“¡Tío apestoso! ¡Estás muerto si te atreves a tocar mis cosas!”

Hao Ren apretó los dientes e hizo a un lado la trampa para ratones y las otras cosas de vuelta al cajón; sabía que había caído en la trampa de Zhao Yanzi.

No había esperado que ella fuera lo suficientemente atrevida como para ocultar una trampa para ratones super poderosa allí.

Mientras temblaba y se frotaba los dedos rojos e hinchados, Hao Ren estaba tan resentido que tuvo ganas de abrir y leer su diario. Sin embargo, pensó en sus trampas y decidió no hacerlo.

En la plataforma de enseñanza, Luo Ying estaba furiosa porque notó el cambio de expresiones y comportamientos extraños de Hao Ren. Zhao Yanzi era bastante problemática para ella, ¡y ahora incluso el primo de Zhao Yanzi que vino a la reunión de padres y maestros la estaba molestando!

“Este tipo no ha estado quieto ni por un momento. ¡Debe ser un estudiante pobre que no pudo ingresar a una universidad de primer nivel!” pensó.

En su mente, Hao Ren era solo un estudiante en el 12 ° Grado; ella no sabía que el supuesto primo de Zhao Yanzi era un estudiante en la Universidad Océano Este, la mejor universidad en Ciudad Océano Este.

“El punto principal de mi discurso es instarlos a prestar más atención a los estudios de sus hijos y no descuidarlos cuando se centren en el trabajo.” Con Hao Ren retorciéndose bajo sus ojos, Luo Ying no estaba de humor para dar un discurso largo.

“Ahora voy a anunciar los puntajes del examen de mitad de período. Leeré los nombres de los 20 mejores estudiantes de nuestra clase y repartiré la boleta de calificaciones de los 23 estudiantes restantes.”

Al enterarse de que la reunión había entrado en su tema principal, Hao Ren organizó sus pensamientos y miró a Luo Ying.

“A juzgar por la reacción de Zhao Yanzi, ella debe ser una de las estudiantes que obtendría un boletín de calificaciones.” pensó Hao Ren.

Los otros padres parecían un poco nerviosos; se sentirían orgullosos y honrados si los puntajes de sus hijos fueran leídos en voz alta en clase, y se avergonzarían si obtuvieran una libreta de calificaciones ya que todos sabrían que sus hijos no eran tan buenos en sus estudios.

“Xu Jiani; ella ocupa el puesto número 1 en nuestra clase y el número 2 en todo el octavo grado. Su puntaje total es de 798; matemáticas 92, chino 87, inglés 96, química 86, física 88, historia 84, geografía 87, Biología 88, Política 90.” Luo Ying anunció los puntajes de todas las pruebas.

Todos los padres tenían envidia de estos puntajes. Sin lugar a dudas, la mujer con una expresión feliz sentada en la tercera fila era la madre de Xu Jiani.

“Cheng Ming; él ocupa el puesto número 2 en nuestra clase y el número 6 en todo el octavo grado. Su puntaje total es 776; matemática 90, chino 85…”

Al escuchar este nombre y los puntajes, el hombre de mediana edad con mechones de cabello gris sentado en la segunda fila parecía contento.

Cada vez más padres soltaban suspiros de alivio mientras Luo Ying continuaba anunciando los puntajes de los 20 mejores estudiantes. Cuando ella anunció al estudiante número 15, el hombre sentado al lado de Hao Ren estaba tan emocionado que murmuró “¡Sí!” y agitó su puño para mostrar su alivio.

Luego, él asintió con la cabeza a Hao Ren como una disculpa por su descontrol de emociones.

Luo Ying ignoró la reacción de los padres y continuó leyendo: “Xi Huan; él ocupa el puesto Nº 16 en nuestra clase y el Nº 42 en todo el Octavo Grado. Este estudiante es bueno en las materias importantes, pero los temas menores bajaron su puntaje total. Es por eso que como padres no deben centrarse sólo en las materias principales. Matemáticas 90…”

Hao Ren había abandonado toda esperanza y estaba preparado para recibir la boleta de calificaciones de Zhao Yanzi cuando Luo Ying leyó: “Zhao Yanzi.”

“Ella ocupa el puesto Nº 17 en nuestra clase y Nº 43 en todo el Octavo Grado. Su puntaje total es de 725; Matemáticas 89, chino 91, inglés 80, Química 81, Física 82, Historia 77…” Luo Ying leyó los puntajes inexpresivamente, pero Hao Ren estaba tan emocionado que no podía creer lo que escuchaba.

“¿Confundieron sus puntajes con los de otro estudiante?” Hao Ren pensó.

Después de leer los puntajes de Zhao Yanzi, Luo Ying agregó, “Zhao Yanzi logró el mayor progreso en esta ocasión. Ella saltó desde el antepenúltimo puesto al puesto 17 en nuestra clase, y su rango en todo el grado saltó del Nº 306 al Nº 43.”

Hao Ren estaba estupefacto. ¡Ahora, estaba seguro de haber escuchado bien, y Luo Ying estaba anunciando los puntajes de exámenes de mitad de período de Zhao Yanzi!

A pesar de que sabía que ella hizo un poco de trampa, el gran salto desde el Nº 306 al Nº 43 fue más allá de lo que esperaba.

Ignorando la viva expresión en la cara de Hao Ren, Luo Ying le dijo sin tono: “Espero que Zhao Yanzi continúe con su buen desempeño, y espero que les digas a sus padres que espero que continúen con sus buenos esfuerzos en Zhao Yanzi.”

Sintiéndose ignorado por la Consejera de la Clase, Hao Ren respondió en su mente: “¡Oye! ¡Fue principalmente debido a mis esfuerzos que Zhao Yanzi logró tal enorme progreso!”

Por supuesto, Luo Ying no podía leer su mente. Para ella, Hao Ren era simplemente alguien enviado por los padres de Zhao Yanzi para obtener los puntajes.

Ella continuó leyendo los puntajes.

Los padres cuyos puntajes de sus niños no fueron anunciados parecían avergonzados cuando la Consejera de Clase les entregaba los boletines de calificaciones.

Justo cuando Hao Ren pensó que la reunión había terminado, Luo Ying regresó a la plataforma y anunció: “He dicho lo suficiente sobre la importancia y la urgencia de prestar más atención a los estudios de los estudiantes, y he anunciado los puntajes. La última parte de la reunión es sobre el tema del amor de cachorritos”

Al igual que Hao Ren, todos los otros padres que habían estado empacando sus cosas levantaron la cabeza ante sus palabras.

“Ahora voy a decir algunos nombres, y los padres de estos estudiantes deben quedarse para una charla especial. Los otros padres son libres de irse.” Luo Ying miró alrededor de la clase y anunció: “La primera es Zhao Yanzi… “

Pagina Anterior
Pagina Siguiente