DW – CAP 11 – La Persona Detras de la Puerta

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Translated by: Skim

“Que es eso? ¿No dijiste que no había nadie más en el supermercado?” Marcie habló muy suavemente mientras su cuerpo se tensaba.

“Realmente no había nadie en este momento. ¿Quién sabe de dónde vienen?” Luther le regañó silenciosamente.

En ese momento, los tres tenían cuchillos de cocina. El grupo estaba liderado por Luther, seguido por Lin Sanjiu, luego Marcie, que estaba pendiente de todo lo que pudiera venir de un lado. Se dirigieron lentamente hacia la dirección donde escucharon la colisión.

Conseguir los cuchillos de cocina fue idea de Lin Sanjius. Se las arreglaron para encontrarlos en la sección Listo para comer. Tal vez porque se han usado para cortar Lou Mei (carne estofada), no eran tan afiladas. Llevaban un ligero hedor de Lou Mei podrido, a pesar de que habían sido limpiados. Sin embargo, con los cuchillos, los tres se sintieron mucho más seguros.

“¡Explosión!” otro sonido sordo resonó en el aire.

Esta vez, los tres reconocieron de inmediato la dirección correcta de donde provenía el ruido y se dirigieron en la dirección superior izquierda. “¡Esta aquí!” Marcie señaló.

No muy lejos de ellos, bajo la tenue luz de las velas, pudieron ver una puerta con el letrero ‘Solo personal’. Los tres se miraron el uno al otro. Lin Sanjiu asintió y comenzó a decir que no importaba quién era esa persona, una joven voz femenina siempre dejaría que la otra parte bajara la guardia. “¿Quién está adentro? ¡Sal ahora!”

El aire se detuvo por unos segundos.

Después de esperar un rato, y justo cuando Lin Sanjiu estaba a punto de preguntar con impaciencia nuevamente, un inconfundible sonido de llanto vino desde detrás de la puerta. Oyeron una voz brillante y tímida que preguntaba: “¿Quién eres tú?”

Los tres se miraron con cierto asombro, y sintiéndose un poco aliviados, bajaron sus cuchillos de cocina. No era solo porque podían decir claramente que era una voz femenina, sino también porque la voz sonaba como la de un niño, porque la persona detrás de la puerta definitivamente no tenía más de catorce años.

“¿Hola pequeña? ¿Cuantos años tienes?”,No somos malas personas Lin Sanjiu siguió con cautela una pregunta: “¿Estás solo detrás de esa puerta?”

La niña murmuró un sí, sollozando, y respondió: “Tengo once años”.

Al oír esto, los tres colocaron sus cuchillos de cocina. Marcie llegó incluso a tomar una toalla de uno de los estantes y los cubrió. Casi como si temiera asustar a la niña, le preguntó con voz suave: “¿Por qué estás aquí sola? ¿Dónde están tus padres?”.

Las niñas pequeñas sollozando de repente se intensificaron: “Mi papá trabaja aquí. Él me trajo aquí anoche. Después, mucha gente corrió al supermercado y comenzó a pelear por artículos, así que mi padre me encerró aquí y me dijo que no saliera”.

La simpatía brilló en sus rostros. Ni que decir tiene que el padre de la niñas debe estar muerto, incluso podría ser uno de esos cadáveres que llevaban afuera.

“Niña, ¿cuál es tu nombre? ¿Por qué no abres la puerta primero?” Marcie golpeó la puerta suavemente.

“Mi nombre es Wang Sisi. Mi padre me advirtió que no debería abrir la puerta a menos que fuera para él”, la niña sollozó de nuevo, “pero él ni siquiera está de vuelta ahora”.

Los tres no pudieron evitar sentirse emocionados. Ella era solo una niña, ellos ni siquiera sabían cómo logró sobrevivir esa noche

“También deberías decir algo. Conócela”, Luther insinuó suavemente a Lin Sanjiu.

Por una fracción de segundo, Lin Sanjiu tuvo una expresión difícil en su rostro. Marcie, que todavía hablaba suavemente en la puerta, le dirigió una mirada de aliento a Lin Sanjiu, por lo que Lin Sanjiu no tuvo otra opción. Ella tosió y se armó de valor para decir: “¡Wang Sisi, mantente fuerte!” justo cuando estas palabras salieron de su boca, las otras dos la miraron de inmediato como si fuera un bicho raro.

Lin Sanjiu miró hacia atrás impotente, mostrando que estaba más allá de ella. A pesar de que era una mujer, se crió como un niño desde joven y estaba en su ingenio cuando se trata de tratar con niños. Además, en una situación en la que ese niño ya estaba tan asustado y frágil, sería considerado bastante bueno si su comodidad no dejara ningún tipo de trauma mental.

Enfrentado con las frías palabras de Lin Sanjius, Wang Sisi tartamudeó al instante y dejó de hablar.

Marcie puso los ojos en blanco hacia Lin Sanjiu y les susurró a los dos:” La niña probablemente ya había adquirido la Adaptación de resistencia al calor. No es correcto para ella seguir quedándose dentro”. Luego, ella dijo rápidamente: “Sisi, tu papá te dijo que no salieras porque no estaba seguro en ese momento. Está seguro en este momento. ¿Por qué no vienes? Podemos esperar a tu padre juntos, ¿está bien?”.

Wang Sisi, que estaba detrás de la puerta, parecía bastante vacilante. Hizo dos sollozos como si no pudiera tomar una decisión.

En este punto, Marcie, que ahora estaba abrumada por una sensación de instinto maternal, sintió que su corazón se derritió cuando oyó a las chicas sollozar. Ella caminó rápidamente hacia la puerta y continuó con la voz suave. “Has estado dentro desde la noche anterior, supongo que ahora deberías tener hambre. La tía tiene mucha comida aquí, ¿qué te gusta comer?”.

“Bueno, estoy muy hambrienta. Ojalá pudiera ver el pescado que mi madre cocina”, dijo tímidamente Wang Sisi, “y una barra de chocolate”.

Las lágrimas brotaron en los ojos de Marcies, se secó la esquina de los ojos y respondió rápidamente: “Claro, claro. Vamos a abrir la puerta. La tía te llevará a buscar comida, ¿de acuerdo?”.

Al ver que estaba manejando la situación bastante bien, las dos personas ociosas detrás de ella comenzaron a cotillear en susurros.

Luther dijo en voz baja, “Marcie me dijo que ella se había casado una vez antes. Pero los dos no podían tener hijos, por lo que terminó en un divorcio”.

‘¡No es de extrañar!’ Lin Sanjiu estaba un poco aturdida cuando escuchó esto. ‘Así que incluso una personalidad dividida que había tomado forma corpórea puede tener un conjunto completamente diferente de experiencias de vida …’

Justo cuando los dos charlaban ociosamente, Wang Sisi finalmente acordó salir bajo la persuasión de Marcies. “Tía, estoy saliendo” Wang Sisi llamó aprensivamente. Oyeron el clic” de la puerta y el pomo de la puerta se movio.

Sin embargo, la puerta no se movió.

“¿Huh?” Marcie estaba sorprendida. Ella bajó la cabeza y examinó la puerta, luego, de cara al hueco en el marco de la puerta, le preguntó:”Sisi, ¿tu padre cerró la puerta desde afuera cuando se fue?”.

La niña de repente sintió pánico y respondió: “Sí … Creo que sí. ¡No puedo recordar!”.

Los tres fruncieron el ceño. Como los principales grupos objetivo de los supermercados son los consumidores de alto nivel, los materiales utilizados para la construcción interior fueron específicamente elegidos. Por lo tanto, incluso la puerta de la sala del personal era bastante gruesa. Marcie examinó el ojo de la cerradura y gritó con determinación: “¡Retroceda, Sisi! ¡La tía derribará la puerta!”Antes de que las otras dos personas pudieran detenerla, ya le dio una patada contundente a la puerta.

Marcie tomó aliento e inmediatamente se sentó en el piso sosteniendo su pierna. La puerta ni siquiera se movió un poco.

“¿Qué debemos hacer?” Se giró y miró a las dos personas detrás de ella sintiéndose ligeramente impotente.

Lin Sanjiu abrió la boca pero finalmente se mantuvo en silencio. Ella podría ser capaz de guardar la puerta. Eso es si las puertas de metal no cuentan ahora, lo que significaría que solo tenía una oportunidad más de usar esa habilidad. Pero, son solo las siete y media de la mañana ahora mismo. Además, no podía decir con certeza si realmente tenía una oportunidad más. Lin Sanjiu dudó por un momento y al final no dijo nada.

Después de todo, había otros métodos para abrir esa puerta. Si de hecho todavía pudiera usar esa habilidad, un tiempo más podría ser mejor para todos si lo guardara para otra cosa. “Cuando estábamos llevando los cadáveres, noté que algunos de ellos eran el personal del supermercado. Incluso tenían sus uniformes puestos”, Luther habló primero después de meditar un rato. Lin Sanjiu secretamente sintió una sensación de alivio y menos culpabilidad al respecto. Luther miró a la entrada del supermercado, haciendo alusión a los otros dos, quizás, una persona que se estaba acostando podría tener la llave

Eso debe ser. Como el padre de Wang Sisis cerró la puerta, debe tener la llave. Si su hija estuviera en el supermercado, definitivamente no llegaría lejos. Probablemente murió en el supermercado y fue llevado arriba por ellos.

Siguiendo este flujo de lógica, los tres se animaron y se reunieron para discutir.

Como la luz del sol exterior era muy fuerte ahora, la temperatura debe ser presumiblemente alta. Como el cuerpo de Lin Sanjius no se había fortalecido, decidieron que ella se quedaría para proteger la puerta de la sala del personal. Antes de irse, Marcie enfatizó a Lin Sanjiu con una mirada preocupada: “No digas nada que no debas. No asustes a esa niña!”

Lin Sanjiu asintió con una cara llena de torpeza.

Cuando los dos se marcharon, el supermercado se calmó de inmediato. Wang Sisi parecía darse cuenta de que la hermana dura y fuerte era la única que quedaba afuera. Aparte de los ocasionales sollozos, no dijo una palabra, por lo que Lin Sanjiu estaba aburrida. Comenzó a jugar con el cuchillo de cocina en su mano mientras se sentaba en el piso.

Hablando honestamente, ahora que Luther y Marcie se fueron, este era un buen momento para probar si todavía tenía una última oportunidad de usar su habilidad para hoy. Sin embargo, no pudo convencerse a sí misma para tomar la decisión. Aparte de ese cuchillo de cocina ligeramente maloliente en su mano, no tenía nada que valiera la pena guardar. Si desperdiciaba su última oportunidad así, realmente lloraría sin lágrimas.

No sabía cuánto tiempo luchó con eso y vaciló antes de oír los pasos junto a la escalera mecánica cerca de la entrada. Lin Sanjiu se levantó y miró. Fueron Luther y Marcie.

“¿Eso fue rápido?” ella preguntó, desconcertada.

Luther le mostró sus dos dientes de conejo y se rió. “Tuvimos suerte. La primera mujer que buscamos fue el gerente del supermercado. Encontré un montón de llaves en su delantal”,después de decir esto, sacó y mostró a Lin Sanjiu, un manojo de llaves.” Por suerte para nosotros, este gerente etiquetó todas sus llaves. Entonces, esto debería ser fácil para nosotros”.

Lin Sanjiu se detuvo por un momento, mientras miraba la entrada. “Wang…¿dónde está su padre? ¿No se supone que deberías hacerlo, “bajó la voz”, la encontró del cadáver de su padre?”.

“Suspiro, lo principal es que tenemos la llave. Puede que no sea malo que no podamos encontrar a esa persona”. Luther le dio las llaves a Marcie casualmente.

“Sisi, la tía está de vuelta. Te ayudaré a abrir la puerta ahora”, dijo Marcie mientras se ponía en cuclillas. Justo cuando Marcie introducía la llave en el ojo de la cerradura, Lin Sanjiu repentinamente sintió que su corazón se saltaba un latido. Cuando finalmente se dio cuenta de lo que estaba haciendo, una luz blanca ya había brillado en su palma. El cuchillo de cocina había convertido una tarjeta, y ella la apretó con fuerza en su mano.

Lin Sanjiu miró la tarjeta en su mano con algo de sorpresa. Antes de que pudiera arrepentirse por su acción impulsiva, podía oír el sonido de la puerta que se estaba desbloqueando. A continuación, Marcie abrió suavemente la puerta y dijo: “Sisi, la tía ya abrió la puerta”.

Justo cuando Marcie dio un paso adelante, Lin Sanjiu repentinamente la abordó y la empujó al suelo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente