AGM 1489 – Regreso a la Ciudad Emperadores Ancestrales

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Qin Wentian y las cuatro doncellas regresaron a la Nación Inmortal Chang Qing. Habían pasado treinta años dando vueltas por el mundo.

Durante estos treinta años, aunque se divirtieron, no se olvidó de cultivar. Al tener diferentes experiencias, su estado de corazón se mantuvo más templado, lo que resultó en que él tenía diferentes percepciones en las leyes del Cielo y la Tierra. Unos años antes, logró pasar sin problemas a la siguiente etapa, entrando en la etapa pico del Reino Rey Inmortal. Pero aún así, él continuó recorriendo los lugares de interés, sin dejar de preocuparse por la presión de cultivar en absoluto.

Y ahora, finalmente regresaron a la Nación Inmortal Chang Qing.

El Gran Emperador Chang Qing todavía no había regresado. En este momento, todos los expertos supremos ya se habían reunido en la Ciudad Emperadores Ancestrales. ¿Cómo habría alguien más tan despreocupado como él? ¿Elegir renunciar a buscar la buena fortuna en la Ciudad Emperadores Ancestrales y se fue a deambular por el mundo para divertirse?

La mansión de Qing’er estaba tan tranquila como antes. Después de que regresaron, fueron a visitar a la Princesa Chang Ping, con quien siempre tuvieron buenas relaciones. Cuando la Princesa Chang Ping vio que habían regresado, ella y el Marqués Ojo Escarlata naturalmente les dieron una cálida bienvenida.

En este momento, tanto la Princesa Chang Ping como el Marqués, ya no podían ver a través de Qin Wentian. Cuando pensaron en su nombre sacudiendo los reinos inmortales, no pudieron evitar suspirar incesantemente. En aquel entonces, hace mucho tiempo, cuando Qin Wentian llegó por primera vez a la Nación Inmortal Chang Qing, era un poco más joven. Pero ahora, ¿quién todavía se atrevería a verlo como un joven?

Este tipo… si se convirtiera en un Emperador Inmortal algún día, sería una leyenda viviente.

“¿Quiénes son estas dos niñas?”, preguntó la Princesa Chang Ping cuando vio a Zhi Yan y Zhi Ran.

“Tía, sus nombres son Zhi Yan y Zhi Ran. Nos reunimos con ellas cuando estábamos vagando por el mundo, ambas tienen antecedentes muy lamentables y son aceptadas por Wentian como sus discípulas. Si yo y Wentian nos vamos, todavía tendrían a Qingcheng. Tía, si puedes, ayúdame a cuidarlas”. Qing’er habló en voz baja, lo que hizo que la Princesa Chang Ping se aturdiera un poco. Después de eso, ella preguntó: “Ustedes simplemente regresaron, ¿están pensando en irse de nuevo?”

“Princesa, todos ustedes ya deberían saber acerca de la situación actual en los reinos inmortales. Aunque la superficie parece tranquila, es simplemente la calma en preparación antes de una tormenta aterradora. El cambio en la Ciudad Emperadores Ancestrales hizo que todos en los reinos inmortales pusieran su foco allí. Grandes cambios en los reinos inmortales ocurrirían tarde o temprano. En esta ocasión, ya hemos disfrutado durante treinta años. Ya es hora de regresar a la Ciudad Emperadores Ancestrales”. Qin Wentian sonrió.

“¿Qing’er también irá?” Preguntó la Princesa Chang Ping.

“No deseo que ella vaya, pero cuando escuchó que estoy regresando, también quiere seguir el rastro. Estoy algo preocupado, pero no tengo forma de cambiar su opinión. Tía, ¿puedes ayudarme a persuadirla?” Qin Wentian sonrió amargamente mientras negaba con la cabeza. Qing’er sostuvo su mano y respondió: “Iré a donde quiera que vayas”.

Los ojos de la Princesa Chang Ping brillaron con una luz brillante cuando escuchó cómo Qin Wentian se dirigió a ella. Entonces ella sonrió, “Wow, ¿cambiando mi título tan rápido? Parece que un matrimonio es inminente. Qing’er, las palabras de Wentian tienen sentido. ¿Por qué no te quedas aquí para acompañarme? En este momento, la Ciudad Emperadores Ancestrales es demasiado animada. ¿No te gusta que las cosas estén más tranquilas?”

En este momento, la conmoción en la Ciudad Emperadores Ancestrales era demasiado grande. Los ordinarios Reyes Inmortales no se atreverían a entrar, no tendrían manera de lidiar con los demás.

“Tía tiene razón. Qing’er, tengo demasiados enemigos en la Ciudad Emperadores Ancestrales. No sería conveniente que te llevara conmigo”, declaró Qin Wentian.

La mirada fría de Qing’er se volvió hacia Qin Wentian, instantáneamente haciendo que su corazón se suavizara. Luego habló: “Regresaré a mi secta y veré si hay alguna Sénior hermana que desee seguir adelante”.

“Bien entonces”. Qin Wentian solo pudo asentir con la cabeza. Debería haber muchas expertas bajo la Emperatriz Ji y no serían lo mismo que él, teniendo tantos enemigos. Además, Qing’er tenía protección de doble capa debido a su estatus. No solo fue la discípula personal de la Emperatriz Ji, sino también la hija del Gran Emperador Chang Qing. Sin importar quién quisiera hacer un movimiento contra ella, tendrían que pensar tres veces. Si ella fuera con sus compañeras discípulas, estaría mucho más segura en comparación con él.

“Qing’er, primero me dirigiré a la Ciudad Emperadores Ancestrales. Después de regresar a tu secta, solo puedes ir allí si las otras discípulas de la Emperatriz Ji también están de acuerdo. No entre en la Ciudad Emperadores Ancestrales solo, ¿de acuerdo?”, le recordó Qin Wentian.

Qing’er miró fríamente a Qin Wentian cuando escuchó esto, como si se sintiera un poco resentida. Mirando su cara, Qin Wentian de repente la abrazó, causando que temblara un poco.

Los ojos de la Princesa Chang Ping y el Marqués Ojo Escarlata, que estaban a un lado, se abrieron de par en par. Después de eso, vieron a Qing’er luchando inútilmente en el abrazo de Qin Wentian.

“Qing’er, sé cómo te sientes. No es que no tenga corazón, pero realmente he ofendido a muchas potencias importantes. Estoy haciendo esto por tu bien”. Qin Wentian suspiró.

Qing’er asintió con la cabeza: “Te escucharé. Pero si algo te sucede, ya no quiero vivir en este mundo”.

“Muchacha tonta, contigo y Qingcheng apoyándome, ¿cómo me pasaría algo?” Qin Wentian le acarició el cabello con suavidad. Después de eso, se dirigió a Qingcheng, “Qingcheng cuando no estoy cerca, también tienes que trabajar duro en la cultivación”.

“Tienes que tener cuidado, ¿vale…?” Mo Qingcheng sonrió. Habían estado juntos todos los días durante treinta años, ¿cómo podía ella no ser reacia a separarse? Aunque estaba preocupada, todavía tenía una sonrisa radiante en su rostro. No quería que Qin Wentian se preocupara por ella.

“Tía, me iré primero. Solo ayúdame y continúa intentando persuadir a Qing’er”. Qin Wentian miró a la Princesa Chang Ping mientras hablaba.

“¿Tienes tanta prisa?”, le pregunto la Princesa Chang Ping. Acababan de regresar, pero Qin Wentian ya se iba a ir.

“Ya llevo treinta años viviendo una vida fácil y cómoda. En este momento, es hora de apresurarse y regresar a la Ciudad Emperadores Ancestrales”, respondió Qin Wentian. La Princesa Chang Ping no intentó realmente hacer que se quedara, “Puede que se acerque una gran era, pero estoy feliz de ser mediocre. Wentian, tienes un talento sobresaliente y deberías intentar luchar contra los genios del mundo. Es solo que hay que tener en cuenta que la seguridad siempre es lo primero”.

“Entiendo, incluso si no es por mi propio bien, todavía tengo a otros preocupados por mí”. Qin Wentian sonrió. Luego se volvió hacia Zhi Yan y Zhi Ran, “Ustedes dos cuidan bien de mis amadas, ¿de acuerdo?”

“Mhm. Maestro, por favor, no te preocupes”. Zhi Ran asintió.

“Pequeñas muchachas”. Qin Wentian les frotó la cabeza. Después de eso, con un destello de su silueta, desapareció directamente. Aunque también sintió renuencia a separarse de ellas, no volvió la cabeza hacia atrás.

El período de treinta años podría considerarse corto en la perspectiva de los reinos inmortales, pero para esos genios en la Ciudad Emperadores Ancestrales, treinta años definitivamente no fue un tiempo corto.

Las reglas de la ciudad han cambiado, la buena fortuna se puede encontrar en todas partes. Durante estos treinta años, se desconocía cuántos expertos habían caído. Hubo algunos cuya fuerza sufrió una transformación cualitativa, cada vez más fuerte que antes. Aquellos no tan afortunados se habían convertido en pilas de huesos, enterrados aquí por toda la eternidad en la Ciudad Emperadores Ancestrales. Incluso los poderosos Reyes Inmortales no fueron la excepción, todos ellos tuvieron una alta probabilidad de morir en la ciudad.

Era muy raro que los reinos inmortales experimentaran tan brutales treinta años de tiempo. Las cambiantes reglas de la ciudad indicaban la llegada de una nueva gran era. Aparecerían muchos personajes supremos en los reinos inmortales, esto también encajaría con la aparición del Instituto Sagrado Dao Celestial, así como con la aparición de la Montaña Dios Demonio. Incluso los expertos de la Isla Wan Mo vinieron aquí. El cielo de todos los reinos inmortales estaba cambiando.

En este momento, en la cima de una montaña desolada en la Ciudad Emperadores Ancestrales, se podían ver dos siluetas, una masculina y una femenina. El hombre era alto y exudaba elegancia. Su semblante era tranquilo, pero no hizo nada para ocultar el dolor de sus ojos. Se sentó en esa montaña mientras la doncella vestida de blanco descansaba en sus brazos. Su cabello se había vuelto completamente blanco, su cara estaba pálida y se podían ver rastros de sangre en las comisuras de sus labios.

“No debería haber venido a la Ciudad Emperadores Ancestrales”. El joven habló con un tono de voz suave, sonando extremadamente tranquilo, sin rastros de otras emociones.

“Tonto…” La mujer estiró un dedo delicado, tocando su cara con cautela. Ella habló suavemente: “Este lugar originalmente debería ser el lugar al que deberías venir. Las elites del mundo se han reunido aquí, ¿cómo pueden superarte? Al cultivarte a mi lado todos estos años, te he retrasado”.

“Si no fuera por ti, no tendría lo que tengo hoy. Si nunca nos hubiéramos encontrado en el pasado, el final de hoy también sería diferente. En aquel entonces me guiaste, ayudándome tanto, pero mis acciones te han implicadao”, respondió el joven.

“Sin mí, tus logros definitivamente serían más altos. En cuanto a mi final… Mientras pueda morir en tus brazos, ya estoy muy contenta. En esta vida, ¿qué otra cosa podría ser más satisfactoria para mí que eso?” A pesar de la palidez del rostro de la mujer, era tan hermosa como siempre. Una bendita sonrisa pudo ser vista.

“Pero te he implicado y ahora, te estás muriendo por mi culpa”, respondió el joven.

“Nunca me has implicado. Además, dado lo extenso que es este mundo, definitivamente habrá muchos personajes que terminarán como huesos en la Ciudad Emperadores Ancestrales. Esta calamidad en mi vida ya estaba predestinada. No te culpes”. Esa mujer sonrió. “Estoy realmente cansada. Tienes que cuidarte en el futuro…”

Después de que ella habló, cerró los ojos lentamente mientras su aura se disipaba. Sin embargo, su rostro era tranquilo y lleno de amor, estaba en paz.

El joven miró a lo lejos, con el viento soplando alrededor, era como si la arena hubiera entrado en sus ojos. En la esquina de sus ojos, las lágrimas corrían por su rostro. Miró hacia los Cielos, donde las runas del Gran Dao irradiaban una luz pura que caía en cascada. Esa fue la fuente de un Elemento Dao que proviene de algún otro reino inmortal.

Una luz aterradora brillaba en los ojos del joven. Parecía ser capaz de ver a través de todo mientras su mirada atravesaba el vacío. En un instante, la luz pura del Elemento Dao en cascada, se disparó a sus ojos mientras la luz se transformaba en antiguas runas, entrando en su mente. Después de eso, sus ojos se volvieron cada vez más resplandecientes, sosteniendo dentro de ellos el poder del samsara.

“Qué risible. ¿Es esto simplemente una de mis vidas reencarnadas?” El joven miró hacia el horizonte, mirando los infinitos cielos estrellados. Su porte cambió, todo su ser era diferente. Una sonrisa burlona se podía ver en sus labios, pero no se sabía si se estaba burlando de los demás o burlándose de sí mismo.

Si hubiera otros aquí, todos sin duda se sorprenderían. El cultivo de este joven no era alto, solo en la etapa intermedia del Reino Rey Inmortal. La cantidad de Destino del Emperador detrás de él tampoco era mucho, pero se las había arreglado para comprender un Elemento Dao.

Como se esperaba, en la Ciudad Emperadores Ancestrales, habría quienes se convirtieran en huesos, pero también habría quienes se fortalecieran.

“¿Quién es?” Se escuchó un sonido detrás de él. Ese joven habló, su tono de voz se llenó de tranquilidad. De hecho, ni siquiera se movió.

Detrás de él, apareció una figura. Esta figura no era otra que Qin Wentian.

Regresó, volviendo a la Ciudad Emperadores Ancestrales una vez más. Mirando la luz que caía del cielo, no pudo evitar suspirar en su corazón. Eso no era solo un Elemento Dao. Con la aparición de diferentes Elementos Dao, ¿cómo podrían las reglas de la antigua ciudad permanecer sin cambios?

Durante estos treinta años, salió a vagar por el mundo. En perspectiva de su cultivo, no sabía si su decisión fue la correcta o la incorrecta. Sin embargo, no sintió remordimientos. Cada uno tenía sus propios caminos de cultivo. En aquel entonces, abandonar las oportunidades en la ciudad al salir de aquí era su propia elección, su propio camino de cultivo.

“Soy yo”. Las características del Rey Inmortal Sable y Espada se desvanecieron, revelando la verdadera cara de Qin Wentian.

Los párpados del joven temblaron ligeramente, pero fue solo por un instante. Todavía no se dio la vuelta, mientras hablaba con calma: “En esos años, los dos participamos en el ejercicio de reclutamiento del Portal Inmortal Sabio Oriental. Obtuviste el primer lugar, mientras que Wan Hua me eligió para ser su discípulo. El mundo ha cambiado tanto, el cambio es verdaderamente la única constante. Ahora, el Portal Inmortal Sabio Oriental ya no existe. El Emperador Inmortal Sabio Oriental no reparó en gastos queriendo matarte… mientras ella murió aquí”.

“Mis condolencias”. Qin Wentian no sabía qué decir. No esperaba que cuando volviera a encontrarse con Hua Taixu, fuera en tales circunstancias.

“Ya he llorado bastante. Eventualmente, todo volverá al ciclo del samsara”. Hua Taixu respondió con calma. Llevando el cadáver de la Rey Inmortal Wan Hua, su silueta brilló mientras se elevaba hacia el cielo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente