Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 962 – Lesión

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al sentir las auras de estos tres oponentes y la bestia demoníaca que tenía delante, Zi Daoyang sabía que tenía muchas posibilidades de ser derrotado.

Sin embargo, ¿realmente se daría por vencido y se iría?

Él era Zi Daoyang, el hijo del Emperador Zi. Fue posicionado primero en la Clasificación Ascensión Inmortal, inferior a nadie. ¿Querían hacerle renunciar a esta batalla?

“Jugaré con ustedes, ya que todos quieren jugar”. Zi Daoyang tenía su propio orgullo, un orgullo que pertenecía al que se encuentra en la parte superior de la Clasificación Ascensión Inmortal. Antes de esto, él fue el primero en llegar a las Montañas Inframundo. Podía haber dependido de armas inmortales para someter a Xiao Hundan, pero había decidido no hacerlo. Como la persona más fuerte en la Ciudad Emperadores Ancestrales, creía que su fuerza era capaz de resolverlo todo: no necesitaba romper la regla de usar armas rango inmortal para manejar una simple bestia demoníaca.

Esto no fue tonto, sino que fue su orgullo por ser el más fuerte.

Desde el comienzo de los tiempos, los genios más poderosos en la cima tenían un orgullo que les pertenecía a ellos mismos.

Qing’er, Nanhuang Yunxi y Xiao Hundan tomaron sus posiciones, moviéndose en círculo alrededor de Zi Daoyang mientras el cuerpo gigantesco de Qin Wentian se erguía arrogante, controlando los movimientos en el campo de batalla.

“¡LUCHAR!” Zi Daoyang rugió. La luz violeta llenó los Cielos y se congregó en una gigantesca impresión de palma que se estrelló contra Xiao Hundan. Sin embargo, Xiao Hundan no retrocedió, y respondió con un golpe de pata propia. La luz rúnica sin límites brilló, y sus gigantescas garras afiladas contuvieron un poder aterrador incomparable en su interior, ¡directamente explotando a través de la impresión de palma y haciéndola añicos!

Un loto floreció, creando una pantalla de luz que brilló en Zi Daoyang. El Qi Espacial ilimitado cayó en cascada, envolviéndose dentro de él. El semblante de Qing’er era como el hielo, y ella perforó con un dedo, manifestando numerosas espadas de vacío que de inmediato cortaron el aire.

Zi Daoyang agitó su mano. Su Constelación de divinidad brilló con una luz deslumbrante cuando activó la Ley Emperador Mil Otoños una vez más. El ataque de Qing’er marcó directamente en una barrera sin forma mientras las runas de luz centelleaban, causando que su propio ataque rebotara sobre sí misma.

“Los ataques ordinarios son inútiles contra Zi Daoyang. Su Ley Emperador Mil Otoños pueden devolver todos los ataques a sus atacantes”, explicó Nanhuang Yunxi. En este momento, ella apareció impecablemente perfecta, exudando una santidad incomparable. Detrás de ella, el fantasma de un fénix antiguo gritó cuando un deslumbrante brillo rojo se elevó bruscamente a través del cielo, transformándose en rayos de luz que estallaron hacia Zi Daoyang. Una oleada de intensa energía ardiente convergió en rayos de luz que quemaron todo a su paso mientras chocaron con Zi Daoyang.

La expresión de Zi Daoyang cambió. Un gran escudo violeta apareció abruptamente ante él, exudando una sensación de indestructibilidad. Pero los rayos de luz se transformaron en numerosas espadas de fénix que enloquecieron violentamente al exterior. Ese escudo violeta aguantó el poder de aniquilación dentro de las espadas y gradualmente se tornó rojo abrasador por el calor. Después de lo cual, se escuchó un ensordecedor estruendo haciéndose añicos.

“Qué poderosos son estos ataques, son demasiado temibles. Esas espadas de fénix contienen una energía de fuego que incluso podría quemar los Cielos, y también poseen la capacidad de destruir todo. Con solo este movimiento, Nanhuang Yunxi ya se ha asegurado de que casi nadie en la Ciudad Emperadores Ancestrales puede enfrentarse a ella”. Los espectadores sintieron que sus corazones temblaban.

Zi Daoyang activó el máximo la Habilidad Inmortal Sabio Extremo Violeta   hasta su máximo límite. Era como si estuviera tomando prestado el poder de los Cielos: el Qi Violeta se elevó desde el este mientras toda su figura estaba envuelta dentro de una columna de luz violeta. Su mano se estiró, manifestando una temible palma violeta que estalló hacia las ardientes llamas de Nanhuang Yunxi. Los dos se enfrentaron furiosamente, y la gigantesca palma violeta avanzó implacablemente para derribar a Nanhuang Yunxi.

El aterrador Martillo Celestial se materializó en la Mano de Dios de Qin Wentian una vez más, y se estrelló en un golpe que sacudió la tierra. La Constelación Destrucción de Supresión en el aire con su luz cayendo en cascada sobre el Martillo Celestial, haciendo que la presión exudada explote hacia arriba en la escala. La otra mano de Zi Daoyang se disparó hacia el cielo para bloquear el golpe del martillo.

“~ RUMBLE~” Un sonido retumbante del cielo se hizo eco cuando sus ataques se estrellaron entre sí. La tierra tembló violentamente: el poder de sus ataques era aterrador hasta el extremo.

En el aire, numerosas figuras de supresión descendieron, la presión que emitieron se centró en Zi Daoyang. Disparando líneas de luz, formando un deslumbrante Diagrama de Supresión. Zi Daoyang inclinó su cabeza y de repente sintió un temible poder de supresión sobre él.

“¡Vayan y ayuden!” Xiao Lengyue gritó fríamente. Podía sentir la difícil situación en la que estaba Zi Daoyang. La combinación de cuatro expertos era demasiado poderosa, y aunque era Zi Daoyang, todavía le resultaba difícil luchar contra todos ellos. Dirigió varios expertos y se apresuró a ir, con la intención de ayudar a Zi Daoyang, pero un momento después, la gigantesca espada en la mano de Qin Wentian se inclinó hacia Xiao Lengyue. Una espada cortante atravesó el vacío: el semblante de Xiao Lengyue se tensó mientras ella retrocedió a una velocidad explosiva. La figura gigantesca que era Qin Wentian tenía la intención de mantenerlos a todos separados de Zi Daoyang. Nadie fue permitido interferir.

Zi Daoyang rugió. Se elevó hacia el cielo, pero solo vio el Martillo Celestial de Qin Wentian que aplastaba una vez más, trayendo consigo un poder imponente. Era como el martillo de un dios de la guerra, y se estrelló contra Zi Daoyang, lo que lo obligó a volver a su posición original. Aunque el ataque violento de Qin Wentian no fue suficiente para herir a Zi Daoyang, no pudo encontrar una manera de alejarse de esta trampa mortal. Él estaba completamente acorralado.

Nanhuang Yunxi avanzó. Diez mil fénix antiguos dispararon furiosamente hacia adelante, conteniendo un poder que podía sacudir el Cielo y la Tierra.

Qing’er desató su Diagrama Corte Inmortal, con el objetivo de Zi Daoyang. Xiao Hundan se movió con la velocidad del rayo, apresurándose para el combate cuerpo a cuerpo. ¡Su pata repentinamente se sacudió con una fuerza y ​​velocidad increíbles!

El Diagrama de Supresión, formado a partir de las líneas de luz de las figuras de supresión, se volvió corpóreo. Zi Daoyang solo podía sentir su energía de Constelación siendo suprimida por completo. La luz de ese diagrama brilló en su Constelación y en él mismo, causando que sintiera una carga tan pesada que era como si estuviera cargando con los Cielos. Poco a poco, comenzó a sentirse cada vez más impotente.

“Zi Daoyang está en el último momento. Va a ser derrotado pronto”. La gente de la Secta Violeta y el Portal Qin sintieron que sus corazones temblaban cuando vieron esto. Si se tratara de una batalla uno a uno, ninguna de estas personas podría igualar a Zi Daoyang, el primer posicionado. Sin embargo, al unir fuerzas, lograron vencer a Mo Xie, y ahora, incluso Zi Daoyang no podía oponerse a ellos.

“Si esto continúa, estoy jodido”. Zi Daoyang quedó atrapado en los ataques de cuatro expertos. El poder del Martillo Celestial cuando se estrelló podría incluso sellar su fuerza de combate. Si esto se prolonga, sería extremadamente desventajoso para él.

Las pupilas de Zi Daoyang se volvieron violetas. Contempló el gigantesco cuerpo de Xiao Hundan y abruptamente, se dio por vencido en la defensa y se dirigió decididamente hacia la bestia, apuntando a sus órganos vitales.

“¡BOOM!” El ataque de Nanhuang Yunxi inmediatamente estalló en él. Estaba envuelto por capas protectoras de luz violeta, pero estaba tan conmocionado que no pudo evitar gemir de agonía. El ataque de Qing’er aterrizó en el mismo instante, cortando su cuerpo y destrozando capas de luz, pero en este momento, a Zi Daoyang no le importaba nada. Él detonó con sus palmas, causando runas que llenaron el cielo mientras se agarraba al exterior.

Se escuchó otro estruendo ensordecedor: el ataque de Xiao Hundan se hizo añicos. Esa palma violeta lo agarró directamente y un momento más tarde, las olas de oscuridad convergieron en un vórtice mientras se apoderaba frenéticamente de la energía dentro del cuerpo de Xiao Hundan.

“¡SUÉLTALO!” El Martillo Celestial de Qin Wentian se estrelló. Zi Daoyang levantó la mano para defenderse, solo para ver que su impresión se rompía por el martillo de Qin Wentian. Ese temible martillo se estrelló contra Zi Daoyang, causando que tosiera sangre, pero su otra mano todavía se mantenía firme sobre Xiao Hundan. Incluso si se cayera al suelo, se negó a dejarlo ir. Inclinando su cabeza, una luz temible brilló en sus ojos mientras miraba a Qin Wentian.

Tosiendo unos cuantos bocados más de sangre, el cuerpo de Zi Daoyang tembló. Evidentemente, las heridas que sufría no eran nada ligeras.

“¡ROAR!” Xiao Hundan emitió un rugido de dolor que sacudió el cielo. Qin Wentian se volvió ceniciento, y el Martillo Celestial en su mano desapareció, reemplazado por una espada divina y afilada que brillaba con la luz celestial. Su dedo espada presionó hacia abajo, apuñalando en dirección a Zi Daoyang.

En ese instante, el semblante de Zi Daoyang cambió. Una fuerza terrorífica que aparentemente irrumpió en la inmortalidad sacudió toda el área. El ataque con el dedo de la muerte absoluta se disparó hacia Zi Daoyang, quien convocó la totalidad de su fuerza en su cuerpo. ¡No tuvo más remedio que soltar a Xiao Hundan, lanzando hacia arriba ambas palmas en un intento por defenderse mientras una divinidad violeta aparecía ante él!

“Puchi…” Una luz brillante irradió. La Mano de Dios de Qin Wentian fue destrozada por el ataque de Zi Daoyang. Sin embargo, ese ataque con la espada y el dedo estalló en Zi Daoyang en el mismo instante en que la divinidad violeta fue sacrificada en lugar de Zi Daoyang. ¡La oleada de energías de espada pasó a través de él y continuó devastando sus defensas!

Tomando prestado el poder de la fuerza de rebote del impacto, Zi Daoyang se retiró locamente. Fieles fisuras aparecieron en el suelo y se pudo ver una cavidad en el cuerpo de Zi Daoyang. Sangre fresca se filtró en el suelo; la sangrienta herida en su cuerpo fue causada por el temible poder de espada de Qin Wentian.

Qin Wentian volvió a su tamaño normal. Su Mano de Dios desapareció, pero su aura aún estaba en aumento. Al tomar prestado el poder de la Mano de Dios y la totalidad de la energía en su cuerpo, el ahora mismo podría soportar el uso de un solo golpe con la espada de la Técnica Inmortal Destrucción de Espada. Sin embargo, el impulso a su ataque no fue tan aterrador como antes, lo que podría saltar niveles para matar a sus oponentes. El ahora mismo estaba en el pico absoluto debajo de la mortalidad.

Este golpe había herido gravemente al que ocupaba el primer puesto en la Clasificación Ascensión Inmortal, Zi Daoyang.

“¡ABRAN UN CAMINO!” La gente de la secta violeta salió corriendo. Los genios del Portal Qin naturalmente hicieron todo lo posible para obstruirlos. Los dos grupos de personas lucharon incesantemente, y muchos expertos terminaron heridos. Zi Daoyang tomó una píldora y la consumió, sus pupilas violetas mirando a Qin Wentian en cólera. En la Ciudad Emperadores Ancestrales, esta era la primera vez que había sufrido una gran desventaja.

Pero en este momento, una vasta aura se desplazó desde lejos, conteniendo un poder sorprendente. Las miradas de todos se volvieron cuando sus ojos se enfocaron.

Zi Daoyang no sintió sorpresa cuando vio quién había llegado; se podía ver a Mo Xie acercándose lentamente a ellos desde la distancia. La expresión de Zi Daoyang fue fría mientras hablaba: “Inicialmente, pensé que podría ganar esta batalla con seguridad. ¿Quién habría pensado que sería herido aquí, beneficiándote de forma gratuita?”

Zi Daoyang había anticipado naturalmente que Mo Xie aparecería. No se había presentado antes porque había estado esperando una buena oportunidad. Mo Xie siempre había sido despiadado, y no estaba por encima del uso de métodos ocultos para lograr sus objetivos. Era un individuo extremadamente peligroso, y ahora que los miembros de la Secta Violeta y el Portal Qin se habían agotado, ¡Mo Xie, que actualmente estaba liderando a los miembros de su Palacio Malvado, sin duda poseía una gran ventaja!

Nota del autor: Sin saberlo, se han escrito más de 3 millones de palabras. ¿Cuánto tiempo ha pasado esto? Estoy tan cansado que podría dormirme de pie.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario