Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 96 – El Primer Cuadro

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Qin Wentian dentro del Pasaje de Sueños ya se había sumergido completamente en un estado especial. No sabía cuánto tiempo había pasado, ni sabía lo que estaba haciendo.

Incluso cuando Qin Yao vino a despertarlo fuera de su Pasaje de Sueños, permaneció inmóvil en este estado. Así, Qin Yao no continuó interrumpiendo su sueño.

Si los expertos en las artes de los sueños estuvieran aquí, sabrían que el estado especial de Qin Wentian era en realidad su conciencia entrando en un estado de sueño extremadamente profundo. En este tipo de estado especial, su capacidad de comprensión aumentaría inmensamente a su estado más fuerte.

Dos días después, Qin Wentian todavía estaba haciendo ajustes en la orilla dentro del Pasaje de Sueños por un número desconocido de veces. Finalmente, Qin Wentian detuvo el dedo y contempló la pintura que había terminado de inscribir, despertando de ese estado.

“Éxito”. La sorpresa y la alegría parpadearon en los ojos de Qin Wentian. El cuadro que él inscribió, se asemejó a la forma de un humano que manejaba una alabarda antigua que era simplemente perforando adelante. Pero incluso dentro de un movimiento tan simple, desprendía una sensación de energía ilimitada. Esa aura estaba presionando implacablemente, destruyendo todo delante de él.

Esta imagen parecía moverse por sí misma. Mientras uno lo mirara, descubrirían que esta imagen estaba algo “viva” y fue capaz de llevar al usuario a un reino milagroso.

“¿Se trata de un nuevo tipo de runa divina?” Qin Wentian murmuró en voz baja. Una runa divina de tipo humano… Si esto realmente fuera el caso, ¿A qué grado pertenecería?

Qin Wentian levantó la cabeza y miró el aire vacío. No estaba seguro de cuánto tiempo había pasado, y con una ligera intención de su voluntad, salió del Pasaje de Sueños.

De vuelta en la realidad, Qin Wentian abrió los ojos, sólo para ver que Qin Yao estaba patrullando hacia adelante y hacia atrás. Él llamó involuntariamente, “Hermana”.

Al ver a Qin Wentian despierto, Qin Yao sonrió y se acercó. “Te has cultivado durante tanto tiempo”.

“¿Esperaste mucho?”, Preguntó Qin Wentian.

“Visito aquí de vez en cuando. Wentian, necesito decirte algo. Recibí la respuesta del País Nube Nevada”. El semblante de Qin Yao se puso serio mientras continuaba. “En la carta, afirmaron que al final del año, un grupo acompañado por el Príncipe Heredero del País Nube Nevada se dirigirá al País Chu”.

“¿Qué, por qué harían eso?” Qin Wentian frunció las cejas.

“No tengo idea”. Qin Yao negó con la cabeza, “pero escuche otra noticia importante”. “Para el Banquete Jun Lin de este año, el príncipe heredero del País Nube Nevada traerá a su gente también”.

“Parece que el Banquete Jun Lin de este año será muy animado”. Qin Wentian murmuró, pero sonrió a Qin Yao. “Hermana, no te preocupes demasiado. Lo sabremos para bien o para mal cuando llegue el final del año”.

“De acuerdo, no dejes que este asunto te presione demasiado. Simplemente continúa trabajando duro en tu cultivación. Hermana es inútil, sólo puedo poner mi esperanza en ti”. Qin Yao tristemente respondió con rastros de disculpa en su voz. Ella sabía que con su fuerza sola, era para siempre imposible para ella rescatar a su padre y abuelo.

Esta responsabilidad sólo podía ser asumida por Qin Wentian.

“Déjamelo a mí. Habrá un día en que voy a subir a través de los cielos, mirando hacia abajo desde una altura en el País Chu como el insecto es”. Qin Wentian suavemente acunó la cara de Qin Yao y sonrió, tratando de consolar a Qin Yao.

“Bien”. Qin Yao finalmente sonrió mientras asentía. “Déjame cocinar algo bueno para que comas”.

“Muy bien. Finalmente, puedo probar la cocina de Hermana”. Qin Wentian se rió cuando Qin Yao entró en la residencia. Qin Wentian había elegido un patio solitario para su alojamiento, y por lo tanto, también había invitado a Qin Yao a quedarse con él.

Después de Qin Yao se dirigiera hacia el interior, Qin Wentian tomó unos pedazos de papel, y usando Qi Astral, inscribió ese cuadro en las hojas de papel. Sin embargo, cuando Qin Wentian trató de inscribir el cuadro de su sueño en el mundo real, siguió fallando. Evidentemente, él sólo tuvo éxito en su Pasaje de Sueños, debido a la auto-hipnosis que le permitió llegar a un estado de comprensión mayor.

A pesar de sus fracasos, mientras Qin Wentian calmó poco a poco su corazón, y después de innumerables revisiones, finalmente completó la inscripción del Cuadro justo cuando Qin Yao terminó de preparar la comida. Después de todo, ya había tenido éxito en su sueño. Sólo necesitaba acostumbrarse al proceso en la vida real.

“Qué maravillosa obra de arte es ésta. Casi parece viva”. Qin Yao estaba al lado de Qin Wentian, sus ojos chisporroteando con una luz brillante. “Wentian, ¿por qué siento que esta pintura parecía emanar una oleada de aura tiránica? No sólo eso, la figura parece estar medio dormido y medio despierto. Incluso emite una intención abrumadora de querer diezmar los Cielos y la Tierra con esa alabarda de suya”.

Qin Yao se puso cada vez más desconcertada cuanto más lo miraba. Ala vez se enfocaba en él, se sentía como sí ella estuviera de pie en la orilla de un océano ilusoria, de cara contra la figura en la pintura. Sentía que su vida se extinguiría en cualquier momento.

“Este es mi primer cuadro de un retrato rúnico, no estoy muy seguro de si se puede clasificar como una runa divina”. Qin Wentian sonrió mientras continuaba, “runas divinas son increíblemente misteriosas. Incluso las inscripciones más ordinarias son vivas y reales, como si tuvieran una fuerza vital dentro. Mientras estaba en un extraño estado de percepción, logré inscribir este retrato rúnico. Realmente tiene un efecto similar al de runas divinas, su grado no debe ser demasiado bajo”.

“Realmente eres un monstruo”. Qin Yao no sabía cómo debía describir a Qin Wentian. Incluso a sus ojos inexpertos, podía sentir que la pintura que tenía frente a ella era sumamente misteriosa. Pensar que Qin Wentian podía realmente crear tal cosa a través de su propia percepción. Este nivel de percepción, no tenía ninguna esperanza de alcanzarlo.

Naturalmente, estaba feliz por Qin Wentian. Era su hermano, el más cercano a ella.

“Bien, vamos a comer el almuerzo”. Qin Yao tiró de Qin Wentian a lo largo de la comida preparada. Los ojos de Qin Wentian se iluminaron al ver toda la deliciosa comida.

Después de disfrutar de un emocionante almuerzo, Qin Wentian una vez más entró en el Bosque Sueño Celestial. Aunque la vida en la academia era pacífica ahora, no había olvidado aumentar su destreza marcial.

En la Ciudad Ilusión, Qin Wentian apareció en un área vacía. Se frotó el anillo inter espacial en su dedo, y con una ligera intención de su voluntad, una alabarda antigua apareció en sus manos momentos después.

“De hecho, este sueño se siente verdaderamente como la realidad. Incluso también las cosas que traje conmigo pueden ser usadas en el Pasaje de Sueños”.

El cuerpo de Qin Wentian parpadeó cuando se transformó en un fantasma, moviéndose con una velocidad increíble.

Una vez que los Cultivadores circundantes notaron a Qin Wentian, rápidamente se movieron a un lado. La reputación actual de Qin Wentian ya era conocida por todos. Podía fácilmente derrotar a Yan Yuhan e incluso igualar las palmas contra Luo Qianqiu. Si sus bases de cultivo no fueran el 8vo nivel de Circulación Arterial o superior, nadie se atrevería a ofenderlo, especialmente después de que estaba equipado con la antigua alabarda. Su aura se volvió exponencialmente tiránica cuando se emparejo con esa arma.

Muy rápidamente, Qin Wentian vio a un miembro de la Asociación de Caballeros. Esta persona estaba manejando una larga lanza y tenía una mirada aguda.

“Buzz”. Un fuerte viento barrió mientras la silueta de Qin Wentian, parecida a una gigantesca ave de presa, se abalanzó con una altísima velocidad. Esa persona entendió que era imposible que él se retirara, y por lo tanto, apuñaló hacia adelante su lanza, corriendo a colisionar con Qin Wentian.

“Postura Tigre Blanco”. La Técnica de Alabarda Bestia Berserker fue ejecutada. Numerosos rugidos de tigre surgieron cuando la alabarda perforó y chocó contra la larga lanza del oponente. Un instante más tarde, esa larga lanza fue lanzada fuera de la mano del caballero del impacto.

“¡Puchi!” El borde afilado del lado de la alabarda, como una cuchilla de media luna, golpeó el cuerpo de su oponente. El dolor de esta herida era como una cruel tortura. Los ojos del caballero miraban con dagas a Qin Wentian, antes de que su cuerpo desapareciera lentamente del Pasaje de Sueños.

Después de Qin Wentian mató a su oponente, inmediatamente comenzó a cazar al siguiente. Unos minutos más tarde, se encontró con un segundo miembro de la Asociación de Caballeros y estalló en movimiento en cuestión de segundos, sin mostrar misericordia a la vez que él se apresuró con la fuerza de un viento furioso. Una luz fría irradiaba en el borde afilado y en forma de media luna de la alabarda, cortando una línea a través de la garganta de su objetivo. Una lluvia de sangre estalló.

Cacería tras cacería, mientras encontrara a un miembro de la Asociación de Caballeros, Qin Wentian se aseguraría de que el caballero muera horriblemente bajo su alabarda. Se había transformado en la pesadilla de los miembros de la Asociación de Caballeros.

En la Ciudad Ilusión, muchas personas presenciaron personalmente a Qin Wentian cazando a los miembros de la Asociación de Caballeros. La noticia se difundió rápidamente a través de la Academia Estrella Emperador, lo que hizo que muchas personas suspiraran silenciosamente en sus corazones. Qin Wentian obviamente no había olvidado la tortura y humillación de Fan Le. El conflicto entre Qin Wentian y la Asociación de Caballeros sólo se haría cada vez más intenso.

Sin embargo, se rumoreó que Ou Chen había salido a templarse después de avanzar hasta el 9no nivel de Circulación Arterial.

Todo el mundo estaba muy claro. Ou Chen se estaba preparando para el Banquete Jun Lin previsto para finales de año. Una vez que volviera, nunca dejaría que Qin Wentian se fuera.

Sin embargo, Qin Wentian también se enfrentó a un difícil oponente para tratar en la Ciudad Ilusión. Esta persona estaba vestida de azul y tenía una base de cultivo en el 8vo nivel de Circulación Arterial, con habilidades de combate extremadamente aterradoras.

Naturalmente, Qin Wentian estaba alegre. Ejecutando su Técnica de Alabarda Bestia Berserker, se esforzó por obtener aún más conocimientos a través de la batalla.

Las cuatro posturas, 36 transformaciones de la técnica de alabarda fueron un conjunto completo de técnicas de alabarda. Uno sólo podía familiarizarse con ellas a través de una práctica implacable y asidua. Sólo entonces el poder liberado sería más y más fuerte. En el sueño de Qin Wentian, se visualizó a sí mismo como un maestro de esa técnica, y al ejecutarlo en el Pasaje de Sueños, se manifestó un verdadero Dragón Azur, un Tigre Blanco, un Pájaro Vermilion y una Tortuga Negra Xuanwu.

“Chi…” En este momento, Qin Wentian percibió que la huelga de palma de su oponente se transformó en un ataque ilusorio. Al instante, la antigua alabarda en sus manos bailó alrededor, transformándose en una manifestación de una Tortuga Negra Xuanwu que defendía su cuerpo. Sin embargo, cuando los golpes ilusorios de su oponente aterrizaron en el Xuanwu, el Xuanwu tembló nueve veces consecutivas antes de que se desmoronara. El cuerpo de Qin Wentian retrocedió y se echó a reír, “Vamos a volver a competir otro día”.

Después de eso, se volvió y se fue. Finalmente llegó solo en un espacio vacío y comenzó a practicar sus técnicas de alabarda. Sus recientes batallas continuas le habían permitido comprender algunas ideas.

Cada huelga de la antigua alabarda emitió una fuerza dominante y tiránica. Pero a pesar de esto, Qin Wentian sintió que algo andaba mal. Las huelgas que ejecutó no tenían el aura abrumadora de la runa divina tipo humana que él creó.

“Qin Wentian”. En este momento, una voz llena de alegría flotó. Qin Wentian detuvo sus movimientos y poco después, notó que Mu Rou caminaba.

“Qué casualidad”. Qin Wentian sonrió.

“Después de recibir la noticia de que has regresado a la Academia Emperador, he venido a buscarte todos los días para ver si podía encontrarte”. Mu Rou miró a Qin Wentian. Sólo entonces Qin Wentian se dio cuenta de que éste era el lugar donde él y Mu Rou solían defenderse uno contra el otro.

Avergonzado, Qin Wentian sonrió, y dijo: “¿Hay algo en lo que pueda ayudarte?”

“¿No puedo buscarte sin razón alguna?” Mu Rou lanzó una mirada amarga, haciendo que Qin Wentian sonríe tímidamente, sólo por escuchar a Mu Rou reírse con diversión. “Te estoy tomando el pelo. Mañana es mi cumpleaños 18. ¿Puedes venir aquí para darme tus bendiciones, así como para intercambiar algunas indicaciones conmigo para que pueda templar mis técnicas de movimiento?”

“Podemos hacerlo ahora también”. Qin Wentian sonrió, mientras mantenía la antiguo alabarda de nuevo en su anillo. “Atácame como quieras”.

“Está bien”. Mu Rou se echó a reír, luego comenzó sus ataques.

Mu Rou descubrió que sus ataques ya no tenían la habilidad de tocar a Qin Wentian. Cada movimiento que Qin Wentian solía evadir sus ataques era incomparablemente maravilloso. Era como si su cuerpo se moviera a la menor intención de su voluntad. Sus movimientos eran más parecidos a una danza exquisita que a los pasos de una técnica de movimiento.

Aun así, esta sesión de entrenamiento fue tremendamente beneficiosa para Mu Rou. Continuó todo el camino hasta que la transpiración empapó su cuerpo antes de que dejara el Pasaje de Sueños junto con Qin Wentian.

Después de Qin Wentian salió del Bosque Sueño Celestial, regresó a su patio mientras estaba profundamente en pensamiento.

Mirando la pintura que él inscribió, los ojos de Qin Wentian se iluminaron. Mu Rou lo trató tan bien. Ahora que era su décimo octavo cumpleaños, ¡él definitivamente debería darle un presente para transmitir sus felicitaciones!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente