Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 938 – Masacrando un Camino de Sangre

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ocho Emperadores Inmortales se levantaron de los ataúdes. Los corazones de todos estaban llenos de conmoción, pero también estaban intensamente esperanzados. Esto significaba que era muy posible que el Gran Emperador Celestial Brahma dejara su herencia en este lugar. Si no, ¿cómo podrían esos ocho Emperadores Inmortales, a quienes derrotó en el pasado, estar aquí?

“¡Bzz!” Una silueta pasó rápidamente. El misterioso viejo vestido de gris estaba ahora directamente encima de uno de los ataúdes. Sus ojos miraban con severidad a los ocho Emperadores Inmortales mientras ordenaba con frialdad: “No rompan las reglas”.

Cuando el sonido de su voz se desvaneció, los ocho Emperadores Inmortales se retractaron de sus auras, dejando solo la fuerza en el 9no nivel de Tianxiang. Sin embargo, estos todavía eran personajes Emperadores Inmortales. La actitud imperiosa tallada en sus huesos fue suficiente para hacer que otros los vieran con miedo. Ellos eran extremadamente poderosos.

“¿Quién es exactamente este viejo misterioso?” Los corazones de los genios se llenaron de conmoción. Este viejo siguió hablando de reglas. ¿Podrían ser las reglas establecidas por el Gran Emperador Celestial Brahma?

¿Fueron estos ocho Emperadores Inmortales la ‘prueba’ que tuvieron que superar para obtener la herencia?

Qin Wentian miró al misterioso viejo vestido de gris. ¿Por qué alguien como él que perdió sus recuerdos sigue insistiendo en que no rompan las supuestas reglas? ¿Podría ser que la razón de su existencia fue para proteger este lugar?

¿Este viejo tenía una conexión con el Gran Emperador Celestial Brahma?

Los pies del misterioso viejo se movieron, los genios solo vieron una silueta de color gris parpadear, y luego el viejo desapareció de la vista. Él vino y se fue sin dejar rastro.

Cuando el viejo se fue, todos miraron hacia los ocho Emperadores Inmortales. Todos desataron sus auras, y varias Constelaciones aparecieron dentro de la caverna.

Las palmas de Qin Wentian brillaron con aterradora luz rúnica. Era naturalmente, nada menos que la Mano de Dios.

Alrededor de Qing’er, se podían sentir intensas fluctuaciones espaciales. El brillo de su Qi Espacial envolvió a Qin Wentian y a ella misma.

“Vamos”, dijo Qing’er en voz baja. Después de lo cual, el brillo espacial se iluminó cuando ella y Qin Wentian desaparecieron de inmediato de ese lugar, teletransportándose directamente hacia un pasaje que conducía hacia las profundidades interiores de la caverna.

De repente, una palma dorada temiblemente gigantesca apareció ante sus ojos, obligándolos a salir del espacio de teletransportación.

Qing’er y Qin Wentian se defendieron simultáneamente, el Puño Lacerante Espacial capaz de lacerar todo, así como los ataques impulsados ​​por la Mano de Dios fueron extremadamente terroríficos. Sin embargo, sus poderes fueron neutralizados por la fuerza en el impacto después de chocar contra la palma dorada. Esa impresión de palma parecía indestructible, y se apilaba sin fin. Sonó un ensordecedor estruendo a la vez Qin Wentian y Qing’er fueron lanzados hacia atrás. Cuando se recuperaron, vieron a un Emperador Inmortal que resplandecía con una luz dorada, bloqueando el pasadizo con su cuerpo, obstruyendo a todos los que deseaban pasar.

“¡Cuidado!” En ese momento, Qin Wentian descubrió que los otros Emperadores Inmortales les habían prestado toda su atención. Un instante después, el Ancestro de la Tribu Gu extendió los brazos, con la intención de restringirlos, su ataque contenía un poder ilimitado.

Qin Wentian activó su arte de batalla inmortal y lanzó una aterradora impresión de palma de color sangre.

Sin embargo, descubrió que los brazos de su oponente se habían vuelto tan suaves y flexibles, como si no tuviera huesos en ellos. En el instante en que colisionó con la Mano de Dios, pudo negar gran parte del poder retorciéndose, continuando en su camino hacia Qin Wentian. Sus movimientos fueron increíblemente desconcertantes.

Qin Wentian solo podía levantar su palma izquierda y lanzar otro ataque. Sonó un “boom” explosivo y Qin Wentian fue forzado a retroceder, precipitándose hacia Qin’er. Qing’er rápidamente desató su Qi Espacial y los teletransportó a su ubicación original.

“Aunque estos Emperadores Ancestrales han tenido su poder restringido al pináculo del 9no nivel del Reino Tianxiang, su destreza de combate es simplemente demasiado tiránica. Es casi imposible para nosotros enfrentarnos a ellos uno a uno. ¡Todos se únanse y enfrentemos a estos ocho Emperadores si queremos tener la oportunidad de ganar!” uno de los genios llamó. Los genios vieron a los ocho Emperadores caminando hacia ellos, y el grupo pudo sentir la inmensa presión que exudaban. A pesar de su superioridad numérica, aún no tenían la confianza absoluta de que podrían pasar esta prueba.

Los Emperadores Ancestrales, con sus ojos ahuecados, caminaron hacia la multitud. Entre ellos, el Emperador Ancestral que se había levantado primero estaba mirando a Qin Wentian. Era como si sintiera que Qin Wentian y Qing’er estaban intencionalmente tratando de socavarlo teletransportándose a ese pasadizo dentro de la caverna.

Los terroríficos ojos del Emperador Ancestral penetraron a través de la voluntad de Qin Wentian. En ese instante, Qin Wentian sintió como si haya aparecido una vez más en un mundo de sangre. El Emperador tenía una lanza roja como la sangre en sus manos, y directamente apuñaló hacia él. Se sentía como el juicio de un apocalipsis.

“¡Piérdete!” El cuerpo de Qin Wentian se encendió con temibles llamas mientras una luz rúnica ilimitada circulaba a su alrededor. Los sonidos retumbantes resonaron cuando su cuerpo se expandió, aparentemente conteniendo una fuerza ilimitada.

“Todos, esta vez nuestro número supera con creces a los que vinieron anteriormente. ¡Si no aprovechamos esta oportunidad para vencer a estas ocho Marionetas y nos apresuramos a llegar a las profundidades de la caverna, no tendremos otra oportunidad como esta en el futuro!” Qin Wentian gritó. Luego salió cuando un par de alas tomaron forma detrás de su espalda. Impulsada con su Mano de Dios, una gigantesca impresión de palma borró el cielo, capaz de aniquilar a todos ante él.

La luz en los ojos del Emperador Ancestral se volvió aún más aterradora, haciendo que Qin Wentian sintiera dolores punzantes en sus propios ojos. Las ilusiones de sangre adquirieron formas corpóreas, blandiendo lanzas de batalla y apuñalando a la gigantesca palma de Qin Wentian. El Emperador Ancestral mismo se transformó en un rayo de luz roja que se disparó. Sus ojos todavía estaban fijos en Qin Wentian, como si estuviera decidido a hacer caer a Qin Wentian en el Pasaje de ilusión que había creado con su técnica de ojo.

Aterrorizaron los torbellinos de sangre, intentando atraer a Qin Wentian hacia ellos. El semblante de Qin Wentian cambió drásticamente. Descubrió que este ataque no provenía del ilusionismo, sino de la realidad.

Sonidos de silbido resonaron cuando cadenas de sangre se dispararon hacia Qin Wentian, con la intención de atar sus movimientos y arrastrarlo al remolino.

Una larga lanza se materializó de manera similar de su Mano de Dios, y el poder de ambas de sus líneas de sangre vibró y se infundió en la lanza. Sus movimientos eran como un Roc de Viento, tan rápido como un rayo, directamente apuñalando hacia el Emperador Ancestral. Sin embargo, solo vio más y más apariciones de lanzas de batalla de sangre, bloqueando su ataque.

“… Chi…!” Las técnicas de lanza de Qin Wentian fueron demasiado rápidas, y con un ligero movimiento apuñaló a un clon de sangre formado a partir de los cuerpos ilusorios que se manifestaban. Ese clon de sangre fue devastado por su aterrador poder de línea de sangre y su poder abrumador, antes de que luego se disipara en la nada.

Al ver a Qin Wentian en completa concentración mientras luchaba por su vida contra un Emperador Ancestral, el semblante de Qing’er se volvió extremadamente frío. El Qi Espacial que irradia de ella se transforma en innumerables armas, bailando frenéticamente en el aire. Una luz dorada envolvió su delicada silueta mientras todo el espacio ante ella reverberaba.

Arremetió con sus palmas, manifestando el Diagrama Corte Inmortal en su intento de ayudar a Qin Wentian. Sin embargo, otro Emperador Inmortal avanzó, lanzando un ataque para interceptarla.

“Qing’er, ¡quédate atrás!” Otra voz sonó de repente. No era otro que Zi Daoyang. Su Constelación fue desatada, mientras un poder celestial descendió. Un resplandor divino deslumbrante transformado en la silueta de una divinidad. Y cuando los ataques de palma de ese Emperador Inmortal aterrizaron, la energía de Zi Daoyang pareció devorar ese ataque por completo. Después de lo cual, su Constelación brilló mientras un rugido estruendoso sacudió toda el área. Cuando Zi Daoyang lanzó su propio ataque, el poder de cada golpe parecía igual al del Emperador Ancestral. Fue simplemente demasiado aterrador.

Zi Daoyang retrocedió con cada paso, obligando a Qing’er a retroceder también. Sin embargo, al momento siguiente, vio a Qing’er directamente pasando a su lado. Ella quería ayudar a Qin Wentian, sin embargo, ¿este Zi Daoyang le decía que se quedara atrás?

“¡Bang!” Una aterradora explosión ocurrió más adelante. Qin Wentian apareció. Sin embargo, sus pasos eran inestables, y había rastros de sangre saliendo de la esquina de sus labios. El lustre de la Mano de Dios también se había atenuado significativamente.

La silueta de Qing’er brilló, apareciendo directamente junto a Qin Wentian. Sus ojos claros estaban llenos de rastros de preocupación. Los otros genios también comenzaron sus batallas contra los Emperadores Ancestrales. Gu Mo se enfrentaba a su propio Ancestro. Había logrado entrenar un cuerpo y huesos de cobre con las características del acero. Poseía poder ilimitado así como la capacidad de estirarse y retraer sus brazos a voluntad, capaz de atacar en ángulos incomparablemente astutos.

Naturalmente, estaba claro que Gu Mo carecía de la fuerza para luchar contra un Emperador Ancestral. Sus otros dos aliados luchaban junto a él. Xu Ruxue tenía una Constelación de látigo aterradora, y ella estaba empuñando un látigo que brillaba con una aterradora luz rúnica. Cada movimiento de su muñeca generaría un devastador poder destructivo de su látigo. No era de extrañar que ella fuera lo suficientemente fuerte como para ser posicionada dentro de los diez primeros puestos en la Clasificación Ascensión Inmortal.

Kun Nu nació con una fuerza de nivel divino; sus palmas doradas podrían suprimir los Cielos y la Tierra. Estos tres posicionados dentro de los diez primeros luchaban juntos, pero evidentemente, implicaba una gran cantidad de esfuerzo de su parte para luchar contra un Emperador Ancestral Inmortal.

“¡Zhan Peng, date prisa y ven a ayudar!” Xu Ruxue gritó al posicionado No. 7, Zhan Peng. Los ojos de Zhan Peng parpadearon, corriendo como un rayo, uniéndose a la refriega.

Si esto continuara, a pesar de su superioridad numérica, aún serían suprimidos uno a uno.

“¡Bzz!” No se sabía quién era, pero alguien había sacado un arma inmortal. En el momento en que el Qi Inmortal emanó, los ocho Emperadores Inmortales comenzaron a brillar con una luz deslumbrante. Uno de ellos apuntó con sus dedos en dirección al Qi Inmortal, mientras los agudos sonidos sonaban continuamente. Un total de tres genios murieron al ser atravesados ​​por el centro de sus cejas, golpeando directamente contra el suelo. La persona que sacó el arma inmortal estaba entre ellos también.

“¡Bastardo!” Zi Daoyang retrocedió con velocidad explosiva, había una expresión extremadamente fea en su rostro. ¿Ese genio muerto estaba tratando de matarlos a todos? Estos Emperadores Ancestrales Inmortales desataron su poder respectivo equivalente a las auras que sentían, sin embargo, ¿esa persona realmente se atrevió a sacar un arma inmortal? ¿No era eso simplemente cortejar la muerte?

Después de que los genios murieron, los ojos de los Emperadores Inmortales parpadearon una vez más a medida que su aura se reducía al pináculo del Reino Tianxiang.

Y cuando la situación se calmó, Qin Wentian y Qing’er desaparecieron de repente, moviéndose hacia las profundidades de la caverna. Ese mismo Emperador Inmortal apareció una vez más, explotando con una aterradora impresión de palma gigantesca. En ese instante, la Mano de Dios de Qin Wentian entró en erupción con la totalidad de su poder, borrando todo lo que lo obstruía.

Antes de esto, los otros Emperadores Inmortales simplemente habían mirado casualmente. Pero ahora, todas sus expresiones habían cambiado a medida que avanzaban hacia Qin Wentian, moviéndose a la velocidad del rayo.

“~ swish~” Qing’er agitó sus manos mientras aparecían las paredes espaciales, transformándose en una espiral que les bloqueaba el camino. Mientras ella y Qin Wentian avanzaban juntos, el Qi Espacial ilimitado brotaba mientras un resplandor resplandeciente irradiaba de ella. En ese instante, su fuerza de ataque aumentó explosivamente, capaz de destruir todo.

Bajo los ataques de Qin Wentian y Qing’er, incluso el Emperador Inmortal se sintió impotente ante ellos. Les echó un vistazo a los dos y se hizo a un lado, de hecho les permitió pasar.

“¡Bzz!” Los dos pasaron al instante por él, entrando en las profundidades de la caverna.

“¡Vamos!” Los otros también salieron corriendo después de ver esta escena. Una tormenta abrumadora de poder barrió este espacio mientras los genios desataban su poder hasta sus límites, ¡sin escatimar en nada para apresurarse!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario