Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 886 – ¿Es Esto Suficiente?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cuando el sonido de la voz de Qin Wentian se desvaneció, la atmósfera tranquila en el banquete se volvió aún más silenciosa. El sonido del viento que racheado podría ser escuchado claramente por todos.

Innumerables ojos se posaron en Qin Wentian cuando las caras de los espectadores se llenaron de desconcierto, como si no se atrevieran a creer que tales palabras arrogantes realmente serían dichas por él.

Los diez participantes estaban todos en la plataforma. Aunque los nombrados por él no eran tan tiránicamente fuertes como Gusu Tianqi, no hay debiluchos entre ellos.

Si lucharan solos contra Qin Wentian, podrían ser vencidos al instante. ¡Pero los cinco que fueron nombrados, en realidad incluyeron a Gusu Tianqi! En este caso, su potencia aumentada ya no es tan simple como uno más uno. Para decirlo mejor, los diferentes efectos de los ataques de cada uno sinergizarían y formaron un ataque aún más fuerte y mortal.

Esto fue especialmente así dado que los cinco de ellos fueron Elegidos del Cielo de nivel supremo. Su poder combinado sería completamente inconcebible. ¿Qué tan fuertes serían los ataques de estos cinco?

Sin embargo, ¿Qin Wentian realmente dijo que le hiciera un favor? ¿Quería que Gusu Tianqi, Yu Wang, Li, Tai Ta y Ye Qianchen fueran a por él juntos? ¿Se ha vuelto loco?

Para demostrar su fuerza, para ingresar a los tres mejores puestos, ¿quería pelear uno contra cinco?

“¿Me estás humillando?” Gusu Tianqi preguntó fríamente. ¿Quería que él uniera fuerzas con los otros cuatro para luchar contra él? ¿Fue esto una broma? ¿Qin Wentian no era demasiado egoísta?

“Pelea conmigo primero”. Entre los cinco, Yu Wang era alguien que se sentía extremadamente malhumorado. Como un joven rey de la Tribu Alas Diabólicas, ni siquiera pudo entrar entre los cinco mejores. Para él, esta era una realidad extremadamente cruel.

Li, Tai Ta y Ye Qianchen. Aunque los tres fueron derrotados por Qin Wentian una vez antes, todos lo miraban de una manera extremadamente fría en este momento.

“Los tres de ustedes ya han sido derrotados tan miserablemente, ¿aun así quieren mantener su ridículo orgullo ante mí?” Qin Wentian salió, mirando hacia ellos. En cuanto a por qué quería pelear contra los cinco, fue por la intromisión intencional de Dongsheng Ting. Solo mediante el uso de tal método para probarse a sí mismo permitiría a todos ver claramente. Si Dongsheng Ting todavía se negara a dejarlo entrar entre los tres mejores, eso solo significaría que se estaba abofeteando. Si las noticias sobre este asunto se extendieran, la forma en que Dongsheng Ting maneja esto solo sería una broma a los ojos de los demás.

Activando el tercer nivel de su arte de batalla inmortal, el Qi batalla de Qin Wentian estalló junto a una luz brillante deslumbrando en el cielo. Sonidos terribles retumbantes sonaron cuando su cuerpo se expandió, llegando a tener 100 metros de altura. Los demás tuvieron que inclinar la cabeza para mirarlo y ahora mismo si miraban directamente, solo podían ver su pie.

Una luz infinita circuló a su alrededor mientras se materializaba una armadura celestial demonio inmortal.

Además, una capa de luz color sangre irradiada de él, aparentemente increíblemente demoníaca en naturaleza.

En el aire, una cantidad interminable de Luz Astral descendió en cascada a medida que toda la extensión del cielo quedaba cubierta por sus Constelaciones.

La Constelación Demonio Soberano, la Constelación Supresión de Destrucción de color púrpura dorado.

Incomparablemente salvajes demonios gigantes del mismo tamaño que Qin Wentian se manifestaron uno tras otro, deambulando por los alrededores de Qin Wentian mientras exudaban un poderoso poder demoníaco. Se sentía que todas estas eran bestias demoníacas primordiales del aura que liberaron. Un intenso rugido resonó sacudiendo los Cielos y la Tierra mientras los aullidos y chillidos de las bestias demoníacas se transformaban en una cacofonía que retumbaba en los oídos internos de la multitud. Todas y cada una de las bestias demoníacas tenían un aura aterradora similar a la de Qin Wentian.

Estas bestias se multiplicaron y se aglomeraron en toda la plataforma de batalla. Gusu Tianqi y los demás sintieron sus corazones temblar al ver esta escena. Este tipo, ¿era esta su verdadera fortaleza? ¿Liberó frenéticamente todo su poder solo para demostrar lo fuerte que era?

Detrás de Qin Wentian, aparecieron imponentes figuras de supresión púrpura doradas semejantes a divinidades. Sus cuerpos también brillaban con aterradora luz rúnica, imbuidos de una sensación de supresión absoluta.

“¿Realmente creen todos que son muy poderosos?” Los ojos de Qin Wentian recorrieron los cinco mientras una llama blanca e impecable circulaba a su alrededor, iluminando el área en la que estaba.

Gusu Tianqi inclinó la cabeza y miró al gigante de 100 metros. Su aura se derramó frenéticamente mientras se elevaba en el aire y activaba su propio arte de batalla. La Constelación del ardiente horno solar apareció y las nueve sombras de reyes inmortales se manifestaron detrás de él, cada uno sosteniendo una larga lanza en sus manos. Su cuerpo, también circuló con las aterradoras llamas solares.

Sin embargo, cuando se paró frente a Qin Wentian, su aura era evidentemente más débil en comparación.

“Lo dije antes, los cinco pueden venir contra mi juntos. Si vienen solo contra mí, ustedes ni siquiera tendrán la mitad de las posibilidades”. Qin Wentian extendió una palma gigante mientras circulaban inscripciones rúnicas a su alrededor. El Qi Divino dentro de su cuerpo reforzó su palma cuando la usó para manifestar campanas antiguas que fueron realzadas por las llamas blancas de su segunda línea de sangre.

Yu Wang aulló de rabia mientras su aura estallaba. Alas púrpura doradas tomaron forma detrás de su espalda mientras se elevaba en el aire. Un antiguo diablo alado se materializó detrás de él y cuando miró fijamente a la imponente figura de Qin Wentian, en sus ojos una intención batalla salvaje se vio reflejada.

“¡BOOM!” Con el diablo alado protegiéndolo, las sombras de un par de alas gigantescas borraron el cielo mientras se preparaba para lanzar sus ataques.

“¡NO HAY NINGUNA NECESIDAD PARA QUE ALGUNO DE USTEDES ACTÚE!” Gusu Tianqi rugió de furia. Pisoteando el suelo, las nueve sombras de los reyes inmortales apuñalaron con sus lanzas y manifestaron una tormenta solar que incineró todo lo que pasaba.

Qin Wentian agitó las manos y al instante, una campana antigua incomparablemente blanca se materializó y se estrelló contra la tormenta solar. Llamas blancas infinitamente puras liberaron su energía hasta los límites, devorando el poder de la tormenta solar.

“Como dije antes, no eres rival para mí”. Qin Wentian bajó la cabeza, sus gigantescos ojos miraron a Gusu Tianqi, haciendo que la expresión de Gusu Tianqi se volviera increíblemente fea.

¿Es esto su fuerza completa? Pensar que Qin Wentian era realmente tan poderoso. Realmente podría usar una campana antigua para bloquear la fuerza de su ataque definitivo de tormenta solar.

No solo Gusu Tianqi, todos en el banquete inmortal se sorprendieron. El Qin Wentian en este momento era simplemente demasiado abrumador.

“¡BOOM!” Tai Ta de la Tribu Dios Celestial tiene un temperamento explosivo. En este momento, se transformó en un Dios Celestial mientras su cuerpo se expandía también. “Quiero ver qué tan fuerte eres exactamente”.

La silueta de Ye Qianchen se elevó en el aire. En este momento en la plataforma de batalla, ya no tiene nada más que perder. Era posible que ya estuviera clasificado como el último y, en ese caso, ¿a qué más había que temer? También deseaba ver cuán fuerte era Qin Wentian.

Por último, estaba Li. Él también se elevó en el cielo mientras los cinco rodeaban el inmenso cuerpo de Qin Wentian. Todos y cada uno de ellos irradiaban un aura extremadamente peligrosa.

“¡Vamos, luchen conmigo!” Qin Wentian rugió. Un momento después, los cinco participantes lanzaron sus ataques simultáneamente. Ye Qianchen directamente cortó con su técnica de espada más poderosa, queriendo dividir la cabeza de Qin Wentian en dos.

La implacable lanza de oscuridad atravesó el vacío, apuntando también a la cabeza de Qin Wentian.

Tai Ta arremetió contra su Puño Dios Celestial, que penetró a través del espacio.

Yu Wang se transformó en un diablo alado. Su silueta parpadeó mientras se lanzaba con increíble velocidad.

Gusu Tianqi estaba justo en frente de Qin Wentian. Sacó una suprema lanza solar de su horno y apuñaló hacia el cuerpo de Qin Wentian.

“¡ROAR!” Un rugido violento sacudió el cielo. El rey demonio se formó a partir de la Protección de Línea Sanguínea de Qin Wentian, así como aquellas bestias gigantescas que al instante comienzan su alboroto. Las palmas de Qin Wentian volaron hacia Gusu Tianqi pero sus ojos estaban mirando al cielo.

Cuando su mirada se posó en las figuras de supresiones, se activaron mientras comenzaron a caer al suelo a una velocidad aterradora.

“¡BOOM, BOOM, BOOM, BOOM, BOOM…!” Decenas y docenas de figuras de supresión color púrpura dorado se estrellaron contra el suelo. Su posicionamiento fue extremadamente único y cuando el último de ellos aterrizó, la energía que irradiaba, en realidad formó un maravilloso diagrama de supresión.

Los cinco participantes atacaron en un frenesí, pero ante la incredulidad de los espectadores, ni siquiera pudieron romper la defensa de Qin Wentain. Era demasiado simple para Qin Wentian derrotar a los otros cuatro fuera de Gusu Tianqi. Pero incluyendo el ataque de Gusu Tianqi, no le tomaría demasiado esfuerzo abrirse paso.

Sin embargo, en este momento, Qin Wentian no tenía prisa por actuar.

“¿Qué pretende hacer?” Los espectadores miraban el aire. El diagrama de supresión gigantesco que se acaba de formar de repente comenzó a girar rápidamente, irradiando un poder mundial.

Los ojos de Gusu Tianqi se abrieron con horror, nunca antes había sentido una amenaza tan opresiva.

Después de eso, solo vio a Qin Wentian haciendo un gesto de invocación mientras el diagrama flotaba hacia él con él de pie justo en el centro.

Un instante después, una presión de supresión suprema e incomparable se abalanzó sobre todos. Gusu Tianqi y los otros cuatro participantes estaban envueltos por esta presión, era tan pesado que incluso les resultaba difícil respirar. Todos atacaron frenéticamente, pero sin éxito. La fuerza de supresión del diagrama ató fácilmente sus movimientos, ya que se precipitó sin piedad sobre ellos.

Las nueve sombras de reyes inmortales de Gusu Tianqi se disiparon por la presión supresora. Los nueve soles llameantes se oscurecieron rápidamente uno tras otro antes de romperse a pedazos, ya que la energía dentro de ellos se usó para ayudar a Gusu Tianqi a resistir la supresión.

En este momento, sin importar si era Gusu Tianqi o Yu Wang, descubrieron que la fuerza de supresión suprema era simplemente demasiado abrumadora en la medida en que sus movimientos se volvían extremadamente lentos.

“¡BAJA!” Qin Wentian dirigió su mirada hacia Ye Qianchen cuando un aplastante e indomable poder estalló en Ye Qianchen y lo arrojó al suelo.

“¡Tú también!” Qin Wentian luego se volvió hacia Tai Ta cuando Tai Ta también fue derribado de la plataforma.

Luego, fue el turno de Li y Yu Wang. Rugieron de rabia, pero no podían soportar esa fuerza en absoluto. Esa fuerza aplastante los suprimió por completo y, de hecho, estaban sentados como patos ante él. Qin Wentian podría matarlos si quisiera. Sin embargo, no lo hizo, quería mostrarle a todos y dejar que Dongsheng Ting lo viera claramente para que no le quedaran más excusas. Básicamente, no era necesario que luchara contra estas personas antes, ya que no representaban ninguna amenaza para él.

“¿Todavía quieres pelear?” Qin Wentian miró a Gusu Tianqi y la presión del diagrama cayó en cascada sobre él. En este momento, Gusu Tianqi no podía moverse en absoluto, la fuerza supresora sin límites se estrelló contra su cuerpo, destrozando por completo todas sus defensas. Con un golpe con la palma de la mano, Qin Wentian lo arrojó directamente en la distancia muy lejos en la dirección del banquete inmortal.

Un Rey Inmortal de la Prefectura Oriental agitó sus manos apresuradamente y agarró a Gusu Tianqi. Estaba mirando directamente a Qin Wentian.

No solo a él, los ojos de todos estaban en Qin Wentian.

Esa última batalla fue la que generó más conmoción en los corazones de todos.

Durante esa pelea final, Qin Wentian luchó solo contra todos los participantes en la plataforma de batalla, aplastando a cada uno de ellos.

No solo derrotando, incluso si quisiera matar, ¡nadie puede detenerlo!

Su físico de 100 metros de altura resplandecía con una luz deslumbrante, y ahora se sentía que él era entonces el personaje principal de todo este evento. Cuando miró a Dongsheng Ting, su voz sonó.

“¡¿Es esto suficiente?!”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario