Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 697 – La Silueta en las Sombras

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La Región Sagrada Real era infinitamente vasta, y la Ciudad Sagrada Real era la más lujosa. Después de que Qin Wentian se convirtiera en el mejor en rango del Reino Marcial Inmortal, se hizo famoso aquí matando a Di Shi del Clan Di Supremo y luchando contra los genios supresores de la era en la Plataforma de Batalla Sagrada, demostrándose a sí mismo en términos de potencial y destreza en combate. Se podría decir que tiene el mayor talento entre la generación más joven en la Región Sagrada Real.

Sin embargo, este genio absoluto ahora estaba siendo incluido en la orden de muerte por la Secta Sagrada Real. El hegemon que gobernó este mundo sin disputas quería su vida.

Y la noticia circuló por todo el mundo en estos pocos días, a Qin Wentian se le ordenó dirigirse a la Ciudad Sagrada Real para esperar la muerte.

No solo Qin Wentian solo, el Emperador Ren del antiguo Ye, Ye Qingyun quien también insistió en protegerlo, también sufrió la misma suerte.

Y en cuanto a Qin Wentian, ya había llegado a la Ciudad Sagrada Real, pero no se mostró. En silencio, asumió otra identidad y se dirigió hacia los lujosos terrenos comerciales aquí para adquirir más polvo de Hueso Oráculo Demoniaco Celestial, manteniendo un perfil muy bajo.

Después de obtener el polvo de hueso, buscaría un lugar donde pueda cultivar en silencio, se sentía como si no le importara su muerte inminente.

Sin embargo, aunque Qin Wentian no estaba preocupado, se sintió un poco ansioso. Mo Qingcheng estaba movilizando expertos del Valle Soberano de Medicina, preparándolos para dirigirse hacia la Ciudad Sagrada Real. Tampoco esperaba que Qin Wentian fuera tan audaz, entrando directamente en la ciudad solo.

Después de todo, la Secta Sagrada Real era la hegemonía de la Región Sagrada Real. Ahora que querían matar a Qin Wentian sin importar qué, seguramente llegaría una tempestad violenta.

Aparte de Mo Qingcheng, también había una persona más que estaba constantemente preocupada por él; a pesar de que había pasado mucho tiempo desde que apareció frente a Qin Wentian.

La Secta Sagrada Real se encuentra dentro de la Ciudad Sagrada Real, emana majestuosidad y prestigio, la hegemonía de este mundo.

Y ahora, muy por encima, en el espacio aéreo de la Secta Sagrada Real, había una silueta femenina y un viejo. Los ojos de la mujer contenían escarcha ilimitada, mientras una helada intención asesina brillaba en sus ojos.

“Princesa, Su Majestad acaba de enviar preguntas de nuevo. Es hora de que nos vayamos”. Detrás de Qing’er, un viejo la siguió. Quería llevársela, pero debido a la negativa de Qing’er, no había nada que él pudiera hacer.

Después de que el Gran Emperador ascendió al trono, siempre sintió una intensa culpa hacia su hija más joven, Qing’er. Él se enamoró de ella extremadamente, e incluso luchó en una guerra que sacudió la tierra para adquirir el Arte Inmortal Gran Nirvana porque ella lo quería. El viejo no se atrevió a llevar a Qing’er lejos. Si enfurecía a la Princesa y ella se quejaba con el Gran Emperador, su final sería…

Por lo tanto, este gran general de un país inmortal solo podría satisfacer los caprichos de la Princesa Qing’er. Si ella no era feliz, las cosas definitivamente serían miserables para él.

“¿Puedes hacerme un favor y destruir la Secta Sagrada Real?” Qing’er habló de una manera fría. La expresión del viejo no fluctuaba en absoluto, incluso después de oír eso, parece como si la destrucción de la Secta Sagrada Real no fuera más que un asunto extremadamente intrascendente para él. La Secta Sagrada Real no era más que la hegemonía de un mundo de partículas, la cantidad de años que había vivido era incluso más larga en comparación con la historia de esta secta.

“Princesa, ¿y si la Secta Sagrada Real es destruida?” El viejo preguntó: “En el camino de hacerse fuerte, definitivamente se encontraría con oponentes más poderosos que ellos. Si no puede superar estos obstáculos, entonces se quedaría estancado en cierto nivel o caería hasta la muerte. Sí destruimos la Secta Sagrada Real para él, todavía habría otra Secta Sagrada Real en el futuro. ¿Podría ser que la Princesa desea protegerlo en las sombras para siempre?”

El viejo se sintió extremadamente indefenso. Incluso después de que la Secta Sagrada Real sea destruida, ¿la Princesa estaría dispuesta a irse con él?

Viendo la profunda preocupación que la Princesa tenía hacia este joven, era evidente que definitivamente se sentiría muy reacia a irse.

“¿Tienes alguna buena idea?” Qing’er habló de nuevo. Su fría mirada miró al viejo, mientras se podían ver destellos de esperanza en su interior.

Mirando la expresión de Qing’er, el viejo solo pudo suspirar en su corazón. Parece que las raíces del amor ya han germinado en el corazón de la Princesa, ella ya era incurable.

Pero dado que la Princesa le había pedido un favor, si él podía arreglarlo bien para ella, ella seguramente recordaría su ayuda ¿verdad?

“A menos que tenga un historial lo suficientemente fuerte… Sería lo mejor si una figura sin igual puede aceptarlo como un discípulo, sacándolo de la Región Sagrada Real. De esta manera, incluso podría tener la oportunidad de encontrar a la Princesa en el futuro”. El viejo habló lentamente, sus palabras causaron que un destello de luz brillara a través de los ojos de Qing’er.

“Pero… no conozco a ninguna de esas figuras sin igual”. Un instante después, las cejas de Qing’er se llenaron de preocupación nuevamente.

Esperaba que haya alguien que pudiera aceptar a Qin Wentian como discípulo, sería lo mejor si esa persona fuera esas existencias en el nivel supremo. Sólo de esta manera Qin Wentian podría continuar su camino más fácilmente, y no habría necesidad de que se preocupara.

“Esto…” Los ojos del viejo espigaron. “Si Princesa está dispuesta, este viejo esclavo puede transmitir sus palabras al Gran Emperador. Su Majestad tiene muchos buenos amigos en su nivel, pero por favor permite que este viejo esclavo le recuerde a la Princesa. Las existencias en ese nivel no aceptarían discípulos tan fácilmente. Incluso si desean dar la cara al Gran Emperador, no mostrarán ningún favoritismo. Todo dependerá de su propio talento”.

“Definitivamente no hay problema con su talento”. Los ojos de Qing’er se iluminaron. “Ayúdame a expresar mis deseos, entonces”.

“Princesa”. El viejo gritó mientras miraba a Qing’er. Qing’er luego respondió: “¿Sí? ¿Todavía hay algún problema?”

“Princesa, si transmito este mensaje y su Majestad está de acuerdo, Princesa tendrá que abandonar este lugar con este viejo esclavo”. El viejo imploró.

Los bellos ojos de Qing’er se pusieron rígidos, ella miró los horizontes mientras un vestigio de renuencia se reflejaba en su interior. Sin embargo, después de un momento, una sonrisa apareció en su rostro cuando respondió: “Bien”.

Mirando fijamente a Qing’er, el viejo solo pudo negar con la cabeza en silencio y suspirar. Él realmente no sabía lo que la Princesa estaba pensando. Incluso después de presenciar personalmente la boda de Qin Wentian, ella todavía estaba tan decidida.

Incluso si a la Princesa no le importaba, ¿cómo podía su Majestad permitirle a la hija a la que más adoraba compartir un marido con otra mujer? Aunque Qin Wentian podría ser muy destacado, fue imposible para su Majestad permitir que su hija sufriera de esta manera.

“Qué golpe de mal destino”. Ese viejo silenciosamente suspiró. Probablemente fue un error para el Gran Emperador enviar a la Princesa a un mundo tan remoto.

La noble y arrogante Secta Sagrada Real acababa de emitir una orden de muerte para el mundo e incluso le dijo a Qin Wentian y Ye Qingyun que se dirigieran a la Ciudad Sagrada Real para esperar su muerte. Pero ellos no sabían qué hace solo unos momentos, esa doncella de hadas que una vez los amenazó casi los hizo experimentar una aniquilación total.

En verdad, escaparon por poco de la muerte. Si Qing’er no estuviera de acuerdo con la sugerencia del viejo y le ordenara resueltamente eliminar la Secta Sagrada Real, el hegemon de la Región Sagrada Real desaparecería de este mundo en adelante.

Sin embargo, este asunto naturalmente permanecería desconocido para la Secta Sagrada Real. Seguían esperando que el dúo se entregara y esperaran su perdición.

Qin Wentian tampoco tenía idea de lo que acaba de ocurrir. Esa doncella de loto de nieve nunca fue una persona de muchas palabras. Ella seguía siendo la misma que hace diez años, silenciosamente protegiéndolo de las sombras, manteniendo su presencia desconocida.

Una vez, ella adquirió el Arte Inmortal Gran Nirvana para Qin Wentian, causando un gran alboroto en todos los reinos inmortales; una vez, ella ingresó personalmente a la Secta Sagrada Real y amenazó al hegemon de la Región Sagrada Real. Pero incluso ahora, ella no tenía manera de tranquilizar su corazón y aún estaba tratando de protegerlo.

Qin Wentian, naturalmente, no tenía ni idea de todo esto.

Él ahora estaba sentado con las piernas cruzadas en una habitación de una taberna y se dedicaba al cultivo. Todo su cuerpo circuló con resplandecientes partículas de luz, exudando una maravillosa aura, formando misteriosos y únicos patrones de runas.

Los sonidos crepitantes resonaron cuando él ingirió el Polvo de Hueso Oráculo Demoniaco Celestial, circulando por todo su cuerpo, atemperándolo. Las runas únicas también viajaron a cada parte de su cuerpo, templando su carne y mejorando su defensa mientras proyectaban un aura de poder incomparable.

Solo después de un largo período de tiempo inhaló profundamente mientras las luces de las runas resplandecían. Al abrir los ojos, suspiró, “La cantidad de polvo de hueso que puedo obtener ahora es simplemente muy pequeña. Para refinar un verdadero físico demoníaco, necesitaría usar el verdadero Hueso Oráculo Demoníaco Celestial en lugar de su polvo de hueso. No creo que pueda encontrar esto en la Región Sagrada Real”.

Después de contemplar por un momento, Qin Wentian se sintió un poco hosco. Entonces, ¿qué pasa si él tiene el talento, si no tiene la fuerza suficiente, todavía sería un juguete en manos de otros? Aunque en este momento, podía matar Ascendentes Tianxiang de 3er nivel, simplemente estaba demasiado bajo nivel. Pero frente a la Secta Sagrada Real, este nivel de base de cultivo no era nada en absoluto.

En este momento, sus ojos brillaron con nitidez. Después de lo cual, varias montañas valiosas de Piedras Meteoro Yuan se amontonaron alrededor de él. Esta era toda su colección de Piedras Meteoro Yuan, y decidió que esta vez iría a por todas.

“Viejo, en ese entonces incluso podrías hacer llorar a los dioses y demonios. En este momento, tu hijo está siendo reprimido en una mera Región Sagrada Real. Realmente no puedo enfrentar tu prestigio”. Con un pensamiento, las Piedras Meteoro Yuan se alzaron en el aire, antes de acomodarse en un diagrama de runa divina que flotaba arriba con Qin Wentian en el centro.

“Déjame echar un vistazo de nuevo a los recuerdos que dejaste atrás”. Qin Wentian juntó sus manos mientras el diagrama brillaba con luz. Cantidades astronómicas de Qi Astral envolvieron su cuerpo, brotando en él a medida que la tasa de consumo de energía creció hasta un punto inconcebible.

Qin Wentian cerró los ojos y envió su percepción al pequeño Ser Astral en su mar de conciencia. Instantáneamente, el Ser Astral se iluminó al dirigir directamente la percepción de Qin Wentian hacia un espacio sin límites. La percepción de Qin Wentian incesantemente se adentró en las profundidades de este espacio mientras buscaba los recuerdos que su padre había dejado atrás.

La Luz Astral brilló, la percepción de Qin Wentian siguió profundizando, finalmente brotando hacia un fragmento brillante que era de un tamaño considerable.

El diagrama de Piedras Meteoro Yuan continuó proporcionando energía que se estaba consumiendo a un ritmo increíble. El fragmento parecido a un cristal brilló más y más hasta el punto en que la luz finalmente explotó cuando la percepción de Qin Wentian ingresó al instante en otro espacio.

En este espacio, había una figura imponente que era gigantesca en estatura. Se paró en medio del aire mientras cantaba un cántico oracular que sonaba complejo. ¡Cada sílaba se transformó en runas terriblemente poderosas cuando una luz inmortal sin límites comenzó a brillar en el cuerpo de la figura, iluminando todo el cielo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario