Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 690 – El Primer Comando

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La reunificación de Gran Xia causó que el nombre de Qin Wentian una vez más creara un maremoto que sacudió los corazones de todos en el mundo. Y esta vez, el estatus de Qin Wentian era el Lord de Gran Dinastía Xia. Él fue quien terminó con los miles de años de disputas de Gran Dinastía Xia, lo que provocó que las potencias trascendentes se sometieran. Tal logro hizo que muchos exclamaran con admiración, todos sabían lo que el nombre ‘Qin Wentian’ simbolizaba.

Recordando el hecho de que hace unos años, la razón por la cual su nombre sacudió al mundo fue porque se convirtió en el mejor clasificado de la Clasificación Destino Celestial, así como también utilizó la espada demoníaca y se trasladó hasta el Salón Rey Píldora. Nadie esperaba que usaría tan poco tiempo y se convirtió en un personaje tan supremo e inigualable en Gran Dinastía Xia. Esta hazaña no tenía precedentes y es muy poco probable que se repita en el futuro.

Qin Wentian fue llamado como el Emperador Qin por la gente de Gran Dinastía Xia. También hubo algunos que lo llamaron Señor Demonio. Demonio porque cuando Qin Wentian luchaba, el Qi Demoníaco se elevaba en los Cielos, toda su persona se volvería diabólicamente apuesto, parecido a un descendiente de un antiguo rey demonio primordial. Y debido a que su talento fue considerado como demoniaco, la gente de Gran Dinastía Xia le otorgó este título.

Sin embargo, no importaba como el mundo exterior le llamara, a Qin Wentian no le importaba. Después de entregar los asuntos de Gran Dinastía Xia a Hada Qingmei, Hada Qingmei emitió órdenes continuamente, comenzando la reestructuración y limpieza de Gran Dinastía Xia. Gran Dinastía Xia todavía estaba segregada en los Nueve Estados, pero las diversas potencias trascendentes pueden dejar de soñar con gobernar los estados. Todos fueron reorganizados y se estableció un estricto procedimiento de selección de talentos. Al mismo tiempo, las academias de cultivo se abrirían en los Nueve Estados. Las potencias trascendentes tuvieron que dar un buen ejemplo, convirtiéndose en los líderes de esas academias, guiando a las generaciones menores, logrando un efecto de competencia sana entre los Nueve Estados.

Además, se implementó un mecanismo de recompensas y sanciones para librar a las potencias trascendentes de su actitud despreocupada.

Gran Dinastía Xia fue considerada como un lugar de desolación en toda la Región Sagrada Real, cualquier potencia desde allí ya sería lo suficientemente fuerte para barrer sin ser desafiado a través de Gran Dinastía Xia. Qin Wentian no deseaba que su tierra fuera tomada por otros, pero todos entendían la lógica. Esos viejos de Gran Dinastóa Xia ya no tenían más esperanzas, su talento estaba agotado. Su esperanza era todos los hombros de las generaciones menores. Solo cuando la generación más joven sea fuerte, el futuro de Gran Dinastía Xia será fuerte. Incluso si eligieran vagar fuera de Gran Dinastía Xia, no importaba, siempre y cuando cada generación sucesiva de talentos no olvidara la gratitud de Gran Dinastía Xia hacia ellos. Un buen día en el futuro, Gran Dinastía Xia definitivamente regresaría a su antigua gloria, a la altura de Gran Dinastía Shang y Gran Dinastía Zhou.

Además, Qin Wentian utilizó las nueve artes definitivas de Gran Dinastía Xia como el tesoro de los Nueve Estados. Siempre y cuando haya jóvenes talentosos, todos tendrán la oportunidad de cultivar estas técnicas y artes innatas de primer nivel.

Y ahora, en el palacio principal del antiguo reino, Qin Wentian estaba sentado en un gran salón mientras repasaba los diversos informes que solicitaba. Pero cuanto más leía, más conmoción sentía en su corazón.

Mucho tiempo después, Qin Wentian colocó los reportes de información y respiró profundamente. Estos informes trataban sobre una sola entidad: la Asociación Río Estrella.

Todos estos rollos gruesos eran información sobre la asociación, y esta asociación con la que Qin Wentian había entrado en contacto en el pasado era en realidad en una escala tan inmensa que causó que se sobresaltara.

La Asociación Rio Estrella tiene ramas en todas las ciudades de Gran Dinastía Xia, y su sede principal se encuentra en el Estado Venerable.

Una vez que Qin Wentian entró en contacto con la rama del Estado Esperanza, rechazó su invitación porque no tenía una buena impresión de ellos desde su experiencia en la Ciudad Tian Yong.

De hecho, la información contenida en los informes era como la impresión que tenía de la Asociación Río Estrella. Aunque parecían de bajo perfil, eran extremadamente tiránicos y autoritarios hasta el extremo.

“Xu Ze, uno de los tres mejores clasificados en la Clasificación Destino Celestial hace tres años. Tenía un logro extremadamente alto en el campo de las runas divinas, pero porque rechazó la invitación de la Asociación Río Estrella, así como hubo conflicto entre ellos, murió misteriosamente tres días después, desapareciendo de Gran Dinastía Xia en adelante”.

Esta fue la información obtenida de uno de los informes. También hubo muchos incidentes borrosos que no tenían forma de vincular a la Asociación Río Estrella, pero Qin Wentian pensó que había una gran probabilidad de que estos asesinatos se hicieran a petición de la Asociación Río Estrella.

La muerte del Emperador Azur en el pasado, él ya podía determinar que la Asociación Río Estrella también participó en esto.

La situación era como lo que él imaginaba, varios Ascendentes pagaron a la Asociación Río Estrella para enviar a un experto para el asesinato. Esta persona no era otra que el Soberano Sombra.

El Soberano Sombra era el Maestro del Pabellón Sombra. Era el asesino más fuerte y misterioso de Gran Dinastía Xia.

“Tumor maligno”. Dos palabras aparecieron en la mente de Qin Wentian. La Asociación Río Estrella era similar a un tumor maligno de Gran Dinastía Xia. Aunque parecían no tener interés en apoderarse de la autoridad y el poder, estaban reuniendo sus fuerzas en la oscuridad. Además, la gente de la Asociación Río Estrella con la que Qin Wentian entró en contacto antes, todos tenían caracteres despreciables. Un ejemplo fue Mu Qing. Traicionó directamente al Clan Qin para apoyar al Clan Ye, casi causando su muerte.

Su rencor con la Asociación Río Estrella había estado supurando desde el momento en que era un joven. Esto también podría decirse que fue una forma de destino.

Por lo tanto, no importa si era por razones personales ahora, o por el bien de Gran Dinastía Xia, tuvo que extirpar este tumor.

La percepción de Qin Wentian brotó, envolviendo rápidamente todo el antiguo palacio. No mucho tiempo después, Hada Qingmei, Viejo Xing y varios otros aparecieron dentro del gran salón ante Qin Wentian.

“Saludamos a su Majestad”. Hada Qingmei y los demás gritaron.

“Cuando estemos en privado, ustedes pueden referirse a mí como Wentian, no hay necesidad de ser tan cortés”. Qin Wentian sonrió. Hada Qingmei se rió mientras continuaba, “¿Todavía estás leyendo los reportes de información?”

“Mhm, planeo dejar Gran Dinastía Xia después de terminar esta última tarea. ¿Cuáles son sus opiniones?” Qin Wentian miró sus súbditos de confianza.

Solo para ver al Viejo Xing fruncir el ceño mientras afirmaba: “Wentian, según los reportes de información, la escala de la Asociación Río Estrella es mucho más grande de lo que habíamos anticipado. Me temo que no solo tienen ramas en toda Gran Dinastía Xia, pero su infiltración se encuentra en toda la Región Sagrada Real”.

“Esta potencia es fácilmente ignorada por otros, es como una serpiente venenosa que se esconde entre los arbustos altos. No lo notarás normalmente, pero cuando finalmente lo encuentres, te convertirás en presa instantáneamente”. Hada Qingmei también tenía una expresión pesada en su rostro. También leyeron algunos de los informes y entendieron qué tipo de potencia era la Asociación Río Estrella. Su comprensión de la Asociación Río Estrella anteriormente era simplemente demasiado superficial. Aunque sonaba imposible, la realidad era tal.

Qin Wentian tenía una expresión de contemplación en su rostro. Consideró las palabras de Viejo Xing y tuvo la misma conclusión que él. El poder de la Asociación Río Estrella no solo se encontraba en Gran Dinastía Xia sola. Hubo sombras de su existencia a lo largo de toda la Región Sagrada Real. Era simplemente porque generalmente tienen un perfil muy bajo, sin llamar la atención de los demás, por lo que no se clasificaron junto con las potencias trascendentes. Aunque este grupo de personas parecía no tener deseos, de hecho son los más peligrosos.

“De acuerdo con lo que dijeron el Ancestro Shi y los otros, la red de información de la Asociación Río Estrella es extremadamente aterradora. Me temo que ya saben todo sobre mí o no pedirían un precio tan alto cuando las potencias trascendentes unieron fuerzas para contratar al Soberano Sombra. Si se basa en esta conjetura, estoy seguro de que mi nombre ya es conocido por los altos cargos. Creo que ya saben sobre las noticias de los expertos de la Secta Sagrada Real que fueron asesinados en Chu”.

Qin Wentian habló lentamente mientras analizaba: “Pero no importa. De esta manera, si extermino las ramas de la Asociación Río Estrella de Gran Dinastía Xia, los escalones superiores me atacarían solo si quisieran ocuparse de este asunto.

El semblante de Hada Qingmei y el resto se tornaron solemnes, el análisis de Qin Wentian no carecía de sentido. Por sus palabras, su deseo de eliminar la Asociación Río Estrella fue evidente.

“Qué tal esto, comenzaremos el exterminio a través de los Nueve Estados. Dejen el Estado Venerable a mí, y para evitar que la Asociación Río Estrella tome medidas demasiado drásticas, vamos a mostrar cierta moderación y no matar a los miembros de su asociación. Usen mi nombre y anuncien a todo el mundo. Yo, Qin Wentian, no permito que ninguna rama de la Asociación Río Estrella permanezca en Gran Dinastía Xia. Todas sus ramas estarán paralizadas”.

Los ojos de Qin Wentian brillaron con nitidez. De esta manera, la Asociación Río Estrella debería entender sus intenciones. Si querían venganza, lo a él buscarían solo.

Hada Qingmei miró el destello de luz que parpadeaba en los ojos de Qin Wentian cuando su corazón tembló. Este tipo, una vez que quería hacer algo, lo ejecutaba de inmediato.

“De acuerdo”. Hada Qingmei, el Viejo Xing y los demás asintieron mientras se retiraban del gran salón, iniciando el comienzo de la última misión de reunificación de Gran Dinastía Xia.

Un día después, los Nueve Estados de Gran Dinastía Xia lanzaron simultáneamente un ataque contra las ramas de la Asociación Río Estrella, destruyéndolos y quitándolos a todos mientras se abstenían de matar a sus miembros. El Emperador ya emitió este edicto, no permitió la existencia de la Asociación Río Estrella en Gran Dinastía Xia. Este fue el primer comando emitido por Qin Wentian después de la reunificación.

En el Estado Venerable, fuera de la Rama de la Asociación Río Estrella, un aura aterradora envolvió a toda la asociación.

Había una figura vestida de blanco sobre el principal palacio de la asociación. Esta figura tenía una antigua espada atada a la espalda y estaba de pie con los brazos cruzados frente a su pecho, exudando un aura de superioridad suprema como si fuera el único en el mundo.

“¡Swish, swish, swish!”

Varias siluetas parpadearon cuando aparecieron en el aire. Estos no eran otros que el Señor de la Asociación Río Estrella, así como sus compinches. Ahora estaban mirando a Qin Wentian con una mirada fría y venenosa en sus ojos.

“Qin Wentian, ¿qué quieres decir con esto?” El Señor de la Asociación Río Estrella de Gran Dinastía Xia era un experto versado en runas. Vestía una túnica color fuego y sus ojos miraban a Qin Wentian.

Qin Wentian volvió la mirada y aterrizó sobre una figura vestida de gris. Esta persona no era otra que el Soberano Sombra.

“Qin Wentian, ya he renunciado al asesinato. De ahora en adelante, cada uno se ocupará de sus propios asuntos”. El Soberano Sombra entrecerró los ojos, mirando a Qin Wentian.

“¿Fallaste en matarme y quieres que cada uno se ocupe de nuestros propios asuntos a partir de ahora?” Qin Wentian miró a su oponente cuando una oleada de espantoso Qi Espada brotó de él, transformándose en una tempestad que estaba ansiosa por destruir este espacio.

“¡Crack!” Qin Wentian salió, cuando una fisura aterradora apareció en el antiguo palacio.

“Qin Wentian, ¿sabes lo que estás haciendo?” El semblante del Soberano Sombra era extremadamente frío.

“A partir de hoy, Gran Dinastía Xia no permitirá la existencia de la Asociación Río Estrella”. Los pies de Qin Wentian volvieron a levantarse y, cuando pisoteó, un terrorífico y destructivo poder se derrumbó cuando el antiguo palacio comenzó a desmoronarse, desquebrajándose.

“Qin Wentian, sé que el Soberano de Medicina es su patrocinador, pero permítame ofrecerte un consejo. Podemos olvidarnos de todo lo que sucede en el pasado e incluso estoy dispuesto a no perseguir lo que sucede hoy. A partir de ahora, lo haremos. No interferir en los asuntos de los demás. De lo contrario, no importa cuán fuerte sea tu trasfondo, no habrá lugar para ti, ni siquiera en toda la Región Sagrada Real”. La voz del Soberano Sombra se volvió helada.

“Si no te detienes ahora, no importa si te elevas hacia los Cielos o en el túnel hacia el suelo, morirás con seguridad”. El Señor de la Asociación Río Estrella también amenazó. ¡Esta fue la primera vez que la Asociación Río Estrella se encontró con tal provocación!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente