Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 673 – Clan Imperial Diez Mil Diablos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Qin Wentian atravesó las profundidades del Acantilado Estatua del Diablo. Las estatuas del diablo parecían interminables, lanzándole ataques constantemente en un frenesí. Qin Wentian los barrió a todos mientras continuaba su camino.

Eventualmente llegó a un valle sellado y aquí, había innumerables estatuas de diablos haciendo guardia. No parecía haber un cielo en esta dimensión cuando miró hacia arriba, tal vez una indicación de que incluso el cielo no puede reprimir las Artes Diablo. Solo había una gigantesca estatua del diablo en medio del aire, como si estuviera vigilando todo.

“¡BOOM!”

El corazón de Qin Wentian latía con fuerza, el Qi Diabólico en el aire se hizo aún más intenso en la medida en que sintió ganas de derrumbarse.

Bruscamente, la diabólica melodía se hizo más fuerte en la mente de Qin Wentian. En las paredes de piedra frente a él, apareció una silueta que brillaba con una luz diabólica y sangrienta. Este era un temible fantasma diablo, sus ojos miraban a Qin Wentian, como si quisiera que Qin Wentian se hundiera en sus profundidades.

Y en el instante en que apareció este fantasma, el camino sellado se abrió. Sólo al pasar allí podría continuar.

Las ondas de sonido continuaron, una luz diabólica sin límites brilló en la estatua del diablo cuando un monstruo pareció arrastrarse fuera de la cara de la estatua, transformándose en un rayo de luz que se disparó directamente hacia Qin Wentian. Al acercarse, un golpe de poder increíble fue cortado, penetrando a través del vacío.

Este golpe irradiaba un Qi Diabólico supremo que podía dominar y romper todo.

El Qi Astral circuló frenéticamente en el cuerpo de Qin Wentian. Su físico se hizo más grande cuando pisoteó con dureza en el suelo, manifestando numerosas encarnaciones, mientras todos dispararon con sus palmas que contenían suficiente poder para apoderarse de las Constelaciones de los Cielos.

Los terroríficos sonidos de la explosión sacudieron el aire, pero el puño de ese monstruo aún continuaba volando hacia Qin Wentian, nada podía detenerlo.

Una luz resplandeciente envolvió el cuerpo de Qin Wentian mientras aplastaba su puño con ese monstruo. En ese instante, pudo sentir que había una cantidad abrumadora de Qi Diabólico dentro que deseaba arrasar sus órganos internos a medida que se filtraba en su cuerpo.

“¡BOOM!”

Un fuerte sonido tronó, Qin Wentian fue forzado a retroceder y el impacto lo sacudió tanto que tosió sangre. Tocó los rastros de sangre que se escapaban de su boca mientras movía sus manos hacia la espada detrás de su espalda. Una brillante luz surgió cuando la espada fue desenvainada. Qin Wentian cortó sus dedos ligeramente sobre la espada, tiñéndola de rojo cuando el zumbido de la espada resonó en el aire.

“¡Bzz!” Una terrible tormenta de Qi Espada se extendió cuando la espada demoniaca se expandió, transformándose de nuevo en el tamaño de mil metros. La explosión de poder convirtió al diablo contra el que luchaba en polvo.

Qin Wentian arrastró la espada demoníaca mientras avanzaba lentamente hacia adelante. Una intención espada sin límites luego descendió de los Cielos, estallando en las estatuas del diablo adelante. La diabólica melodía se hizo aún más intensa aún, Qin Wentian aulló de ira mientras cortaba con su gigantesca espada. Instantáneamente, una fuerza ilimitada presionó todo, lacerando todo lo que lo obstruía. La estatua del diablo levantó sus grandes palmas en defensa, pero cuando la espada demoniaca cortó horizontalmente, la estatua del diablo se convirtió en polvo.

Qin Wentian continuó, mirando a la entrada. Dentro de ella, podía sentir que un Qi Diabólico tan poderoso que hizo temblar su corazón. La estatua del diablo aquí era mucho más realista, se parecía a los humanos e incluso tenía rasgos faciales humanoides. Se sentía como si se tratara de un verdadero diablo que se convirtió en una estatua después de permanecer aquí durante decenas de miles de años.

La espada demoniaca se transformó de nuevo en la versión más pequeña, Qin Wentian la blandió mientras se dirigía hacia la entrada, entrando en otra dimensión. En este instante, su mirada se tensó cuando su corazón latió violentamente.

La interminable melodía diabólica sonó en el aire, causando que incluso el alma temblara al ritmo de la música. Una imponente luz diabólica color negro mezclada con rojo iluminó este espacio que era el área del núcleo central del Acantilado Estatua del Diablo. En los alrededores, había millones de estatuas que emanaban rayos de luz que se disparaban hacia un altar de sacrificios en el centro.

“¡Clan Imperial Diez Mil Diablos!” El corazón de Qin Wentian tembló intensamente. Todas estas estatuas parecían ser un culto diabólico, adorando al rey diablo. En esa área central, una luz sangrienta se disparó, rompiendo la cúpula del cielo, invocando rayos negros que descendieron sobre el altar del sacrificio.

El altar de sacrificio estaba envuelto por completo por esa luz y parecía haber una silueta borrosa de una estatua de un rey diablo dentro. A su alrededor, innumerables fantasmas diablo color sangre estaban estacionados allí, y la melodía diabólica que tarareaban parecía ser un himno al rey diablo.

En este momento, uno de los fantasmas color sangre se volvió. Una sola mirada provocó que el cuerpo de Qin Wentian quedara fuera de su control. Un terrorífico Qi Diabólico instantáneamente penetró en su mar de conciencia.

“¡Bzzz!”

En el instante en que se movió el fantasma diablo, Qin Wentian sintió que estaba enmarañado en Mara. En este espacio empapado de sangre, no había nada más que la intención diablo. Una temible impresión de palma color sangre se estrelló contra él, sacudiéndolo tanto que le hizo toser sangre.

“¿Es eso una especie de Tianxiang?” Qin Wentian reflexionó cuando sintió una sensación de impotencia. En realidad, había una fuerza tan insondable escondida en lo profundo del Acantilado Estatua del Diablo. Todas estas estatuas parecían estar ofreciendo sacrificios tratando de convocar algo.

Qin Wentian, que fue derribado en el suelo, ahora miraba la luz diabólica en el cielo. Ese resplandor se asemejaba al brillo de la Constelación de un Ascendente tianxiang y, en ese instante, se manifestó una espada ensangrentada que cortó con una velocidad cegadora y una fuerza aplastante, apuntando hacia su corazón. Qin Wentian solo podía desesperarse, no tenía las capacidades para esquivar este ataque.

“Puchi…” La espada diabólica se clavó en él mientras su sangre salpicaba. El semblante de Qin Wentian se tornó pálido, pensó que sería capaz de lograr muchas cosas aquí, encontrar a Bai Qing, o tomar venganza por ella… Pero en este instante, para su absoluta consternación, descubrió que no era tan fuerte o poderoso como se imaginaba a sí mismo. En este mundo, simplemente había demasiadas fuerzas que aún no podía resistir, demasiadas fuerzas mucho más poderosas que él.

Una llama ardió en el corazón de Qin Wentian, una llama que se fortalecía constantemente. Sin embargo, él sabía que iba a morir. Solo podía dejar todas sus esperanzas y deseos restantes a Di Tian.

La sangre fresca teñía el suelo donde estaba en rojo. La conciencia de Qin Wentian comenzó a desvanecerse cuando todo se volvió borroso. La sangre en el suelo permaneció allí durante mucho tiempo, como si no pudiera secarse. En su lugar, sintió que el aura de la sangre misma se estaba controlando a sí misma para fluir de vuelta hacia él, nutriendo su corazón, dando y protegiendo su último hilo de fuerza de vida.

“¿Por qué todavía no estoy muerto?” De su conciencia borrosa, Qin Wentian podía sentir que todavía estaba vivo. Esa llama blanca en su corazón apareció una vez más y parecía tener el poder de preservar su vida. Incluso si su corazón fue atacado, aún podría protegerlo, lo que le permite no morir.

Sin embargo, las heridas que sufrió ahora eran diferentes. Esa espada diabólica estaba incrustada en él mientras una aterradora fuerza de corrosión intentaba erosionar su corazón y robarle la vida. El Qi Diabólico de esta espada ahora se oponía al poder de la llama blanca en su corazón.

Esta confrontación duró mucho tiempo, pero nadie en ese altar de sacrificio pareció haberlo notado. La diabólica melodía todavía impregnaba el aire, parecía como si las estatuas estuvieran tratando de completar un antiguo ritual.

Después de varios días, Qin Wentian notó débilmente que la melodía se estaba disipando. El silencio regresó, y pudo sentir que todavía estaba vivo. De hecho, incluso parecía haber alguien que ya había sacado la espada de su corazón.

Hizo su mejor esfuerzo, queriendo recuperar la conciencia para poder ver claramente lo que estaba sucediendo. En este momento, solo podía sentir débilmente una silueta borrosa a su lado.

Esta silueta estaba vestida con una armadura diabólica color negro y emanaba un aura aterradora. Su rostro parecía algo familiar, brillante y bello, pero resplandecía con rastros de intención diabólica, haciendo que pareciera que ella era la descendiente de un rey diablo.

Después de esto, Qin Wentian sintió la suavidad de su cuerpo contra él mientras lo levantaba y se lo llevaba. Esa armadura diabólica color negro parecía fundirse perfectamente con ella, incapaz de aislar la sensación de carne en la carne, pero a pesar de su delgadez, todavía emitía una poderosa sensación de imposición.

Después de lo cual, Qin Wentian pudo sentir que se elevaba por el aire.

Todo parecía un sueño, algo ilusorio y surrealista para él.

Cuando finalmente despertó de este sueño, Qin Wentian hizo todo lo posible para abrir los ojos. La brillante luz del sol lo cegó, Qin Wentian entrecerró los ojos ligeramente mientras parpadeaba rápidamente, tratando de adaptarse a la luz del sol.

Hermosas nubes blancas surcaron los Cielos, la diabólica melodía ha cesado hace mucho tiempo.

A su alrededor, podía oír los susurros de otros seguidos por una fuerte risa. “¿Tiene tanto miedo este tipo que se dejó inconsciente incluso antes de entrar al Acantilado Estatua del Diablo?”

“¡Acantilado Estatua del Diablo!” Qin Wentian se sentó bruscamente cuando su corazón latía intensamente. Echó un vistazo a su propio cuerpo, solo para ver que sus túnicas estaban rotas y hechas jirones ya que se podían ver numerosas heridas. Sin embargo, la herida en su corazón ya se había cerrado, Qin Wentian sabía que su aterradora línea de sangre contenía una capacidad de recuperación súper fuerte.

Cambiando su mirada a su costado, la espada demoniaca se colocó tranquilamente a su lado. Parecía una espada común ahora, sin la más mínima extrañeza.

“¿Qué pasó?” Qin Wentian murmuró, todo parecía un sueño. Sin embargo, sabía que eso no era un sueño. Lo que sucedió en el Acantilado Estatua del Diablo era real.

¿Quién era esa silueta borrosa que percibía? ¿Fue ella quien lo salvó?

Extendiendo su mano, Qin Wentian tocó con cautela su propia cara. Sentía como si haya lágrimas que se secaron allí, dejando manchas detrás… ¿podrían haber sido de esa silueta femenina que apareció entonces?

Qin Wentian levantó la espada demoniaca antes de ponerse de pie y volteó su mirada hacia adelante. Estaba en la entrada del Acantilado Estatua del Diablo, debe haber sido enviado por alguien.

En esta tierra desolada, un fuerte viento soplaba, revoloteando lo que quedaba de sus ropas. Qin Wentian miró las nubes blancas sobre el Acantilado Estatua del Diablo, todo parecía tan tranquilo y sereno, pero solo había caos en su corazón. Estaba pensando en el escenario antes de desmayarse.

Había una imponente estatua del diablo en el medio del aire, que irradiaba un rayo de luz que se elevaba por los Cielos. ¿De dónde se originó esa cosa?

“Pequeña Qing, ¿eras tú?”

Qin Wentian murmuró, esa suave figura de esa silueta vestida de negro, esa expresión de ternura y calidez en esos ojos. Aunque todo estaba borroso, aún le resultaba sumamente familiar. ¿Era esa persona Bai Qing?

Qin Wentian no tenía manera de saber la verdad, solo sabía que no tenía la fuerza suficiente como para hacer otro intento de irrumpir en el Acantilado Estatua del Diablo. En ese lugar donde estaba el altar de sacrificio, no tenía forma de resistir a los fantasmas diablo allí.

“Deberías saber qué pasó, ¿cierto?” Qin Wentian colocó la espada demoniaca frente a si mismo mientras preguntaba.

La espada demoniaca no respondió. Estaba tan oscura como siempre y no tenía brillo, cumpliendo su promesa de no prestar su fuerza voluntariamente a Qin Wentian. Solo sería un espectador, viendo a Qin Wentian logrando lo que dijo que haría.

“Sénior, ¿esta persona es una idiota? ¿En realidad le está hablando a su espada?” Una mujer joven le habló a un hombre parado a su lado, mientras miraba a Qin Wentian de una manera extraña.

“Tal vez está tan asustado que se resbaló aturdido”. Un joven se burló. Una hilera de hombres y mujeres con aspecto juvenil se quedó mirando las ropas desgarradas y hechas jirones de Qin Wentian y la expresión estupefacta de su rostro mientras todos se reían y lo trataban como un idiota.

Qin Wentian parecía como si no haya escuchado eso. Abruptamente, un terrorífico resplandor surgió de su cuerpo disparándose a los Cielos. Un instante después, el resplandor lo envolvió por completo mientras sacaba una ropa limpia y se las ponía. Todavía estaba mirando al Acantilado Estatua del Diablo adelante mientras suspiraba en su corazón. Ahora, solo podía esperar que esa chica Bai Qing estuviera sana y salva.

El barco espiritual del vacío apareció, Qin Wentian se paró en él cuando se disparó directamente en el aire, irrumpió en el vacío y desapareció por completo.

Los otros en el entorno miraron a la vista que se alejaba de esa silueta mientras tragaban una bocanada de saliva. Mirando ese terrorífico resplandor antes, sus caras se habían puesto pálidas mientras transpiraban sudor frío. ¡En ese instante anterior, podían sentir que si ese joven quería matarlos, podía hacerlo tan fácilmente como mover un dedo, de una manera totalmente fácil!

Nt: Mara, parte negativa que habita en cada persona y construye una ilusión del interior de la propia mente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario