Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 648 – Voz de Extrema Arrogancia

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Zai Qiu inicialmente quería dar un golpe mortal a Qin Wentian con los tres uniendo fuerzas, quitando la vida de su enemigo en este campo de batalla. Sin embargo, obviamente nunca había imaginado que la situación de ahora ocurriría. Qin Wentian utilizó un solo golpe para matar a uno de sus camaradas.

Ese golpe de alabarda hizo que todos quedaran estupefactos. Sus corazones latieron rápidamente, incluso su respiración se vio afectada.

Sin embargo, para Zai Qiu, no tuvo tiempo para quedarse en shock. Porque, la alabarda de Qin Wentian se volvió instantáneamente hacia él. Esa parpadeante partícula de luz parecía llevarlo a un mundo ilusorio donde solo existía esa alabarda. No había forma de esquivar ese ataque, completamente de ninguna manera.

Al sentir esa aterradora aura de destrucción de la alabarda, Zai Qiu tembló involuntariamente. Sintió que incluso si usaba su ataque más fuerte en respuesta, todavía no tendría manera de negar el poder de ese golpe de alabarda.

Este golpe de alabarda podría penetrar su cuerpo, aniquilándolo por completo.

“¡Bzzz!”

Una intensa luz brilló cuando una temible energía corrosiva brotó. El puño de Zai Qiu disparó cuando apareció un arma divina en su mano. En el instante en que el arma divina desató su poder, todo este espacio pareció corroerse. La alabarda en la mano de Qin Wentian detonó explosivamente hacia adelante mientras su persona retrocedía, alargando la distancia entre él y Zai Qiu.

“¿Arma divina de 5to nivel?” Qin Wentian miró a Zai Qiu, observando un tesoro de color negro que tenía en sus manos. Este tesoro emanaba una temible energía corrosiva, extendiendo una red de corrupción en todas las direcciones. Incluso el espacio junto a Zai Qiu ya se había vuelto negro.

“¿Es este el orgullo de tu Clan Zai? ¡Qué impresionante!”, Comentó sarcásticamente Qin Wentian. Sus palabras hicieron que Zai Qiu tuviera una sensación de ardor en la cara. En realidad, se vio obligado a utilizar un arma de 5to nivel, esto indudablemente indicó que era inútil y necesitaba depender de la fuerza de un arma divina para defenderse contra el ataque anterior de Qin Wentian.

“Zai Qiu, del Clan Zai, un Elegido del Cielo de la Secta Sagrada Real. Qué asombrosamente impresionante”. La sonrisa de desdén en el rostro de Qin Wentian se hizo más y más amplia. Luego dirigió su mirada hacia los diversos expertos de la Secta Sagrada Real, solo para ver que sus semblantes se volvían cenicientos y extremadamente antiestéticos de contemplar.

Hoy, deseaban probar la culpabilidad de Qin Wentian y asesinarlo en el acto, pero se vieron obstaculizados por la llegada de los expertos del Valle Soberano de Medicina y el Reino Marcial Inmortal, que incluso causaron la voluntad inmortal dejada por el Santo Emperador para manifestarse. Inicialmente todavía creían que la fuerza de combate de Zai Qiu y los demás podía matar fácilmente a Qin Wentian, pero la realidad era un contraste total de lo que habían imaginado. Qin Wentian usó la fuerza absoluta para matar a un Elegido del Cielo de la Secta Sagrada Real, e incluso fue una amenaza tal que Zai Qiu no tuvo más remedio que usar una arma divina de 5to nivel.

Con el Santo Emperador presenciando la batalla, los genios de la Secta Sagrada Real no podían siquiera tratar con un extraño. ¿Cuánta humillación fue esto? No solo eso, incluso fueron ridiculizados por Qin Wentian.

“¡Bzz!”

Una oleada de terrorífica fuerza de sueños brotó cuando una alabarda color sangre se formó en sus manos, reemplazando a la anterior. Esta no era otra que la Alabarda Demonio Escarlata, similarmente un arma de 5to nivel. Zarcillos de su Intención verdadera de Sueños infundieron la alabarda mientras Qin Wentian corría hacia Zai Qiu. Con un movimiento de la mano, la Alabarda Demonio Escarlata cortó, e instantáneamente Zai Qiu fue llevado a una dimensión rojo sangre que se parecía al Purgatorio.

Cuando Qin Wentian infundió la Alabarda Demonio Escarlata con su Intención verdadera, no importa cuán resuelta o dura fuera la voluntad de Zai Qiu, aún sería arrastrado al paisaje onírico formado por la Alabarda Demonio Escarlata.

El arma divina de Zai Qiu explotó hacia afuera, borrando los Cielos y los hilos de la energía negra de la corrosión impregnando la atmósfera, extendiéndose en todas las direcciones. Sin embargo, en esa dimensión rojo sangre, innumerables siluetas de Alabardas Demonio Escarlata volaban hacia él, las siluetas de Qin Wentian parecían estar en todas partes en esa dimensión.

“¡Maldito este Pasaje de Sueños!” Zai Qiu se puso pálido. Aunque el poder de ataque de su arma divina era fuerte, no tenía forma de darle un buen uso dentro del Pasaje de Sueños.

“¡Puchi!”

Una alabarda color sangre atravesó su cuerpo causando que Zai Qiu se convulsionara mientras gotas de sudor fluían incesantemente hacia abajo. Él dejó escapar un rugido que sonaba bajo lleno de agonía,

“NOOOOOOOOOOOO ~”

Debajo del asalto incesante en este extraño Pasaje de Sueños, moriría tarde o temprano.

Una intensa sensación de peligro impregnaba su ser, Zai Qiu escuchó sonidos explosivos a su lado. Después de lo cual, el Pasaje de Sueños desapareció cuando sintió que todo su cuerpo carecía de fuerza. Jadeando furiosamente, y mirando incrédulamente escéptico, había una alabarda color rojo sangre incrustada en la frente de Xia Sheng antes de ser sacada y apuntando hacia él.

“¡SÉNIOR!”

Zai Qiu involuntariamente se estremeció cuando vio esta escena, sintió que todo su cuerpo se enfriaba.

Esa intensa sensación de peligro era real, la Alabarda Demonio Escarlata de Qin Wentian iba directo hacia él, pero su Sénior lo había bloqueado en el momento clave y en su lugar soportó el ataque, muriendo en su nombre, asesinado por la Alabarda Demonio Escarlata.

“¡Swish!”

Sopló un viento frío, el cuerpo de Xia Sheng se convirtió en polvo y se disipó con el viento. Murió de la misma manera que el experto en control de vides antes, aplastado por un solo golpe.

Los ojos de Qin Wentian estaban fríos e irradiaban intención asesina. Los ojos de Zai Qiu se enrojecieron y justo cuando Qin Wentian estaba a punto de continuar su ataque, varias auras aterradoras se precipitaron cuando el viento envolvió a Zai Qiu llevándolo lejos. Después de lo cual, varios expertos aparecieron frente a Qin Wentian.

Zai Qiu, del Clan Zai, descendiente del Santo Emperador. Aunque el Santo Emperador dijo que no le importaba, eso no significaba que a los expertos de la Secta Sagrada Real no les importaría.

Qin Wentian ya había matado a Xia Sheng. Todos sabían que si la batalla continuaba, Zai Qiu seguramente moriría ante las manos de Qin Wentian.

Ya era suficiente, la arrogancia de Qin Wentian ya había alcanzado el límite de lo que podían tomar. No pueden permitirle matar a un descendiente del Santo Emperador frente al Santo Emperador.

“¿Pensé que se suponía que resolviéramos este rencor nosotros mismos?” Qin Wentian levantó su alabarda y señaló las figuras frente a él.

“Hoy, a pesar de que al Santo Emperador no le importa tu arrogancia desenfrenada, este asunto ya ha llegado a su fin. Ahora, simplemente vete”. Las figuras delante de Qin Wentian tenían ojos tan afilados como cuchillas cuando una presión abrumadora brotaba de ellos y se abalanzaba sobre Qin Wentian, causando que el brazo de Qin Wentian sintiera una extrema sensación de pesadez, haciendo que levantara su alabarda.

“¿Todos ustedes tratan las palabras del Mayor Santo Emperador como un pedo?” Qin Wentian se burló, sus palabras causaron que las expresiones en los rostros de los expertos de la Secta Sagrada Real se volvieran rígidas. Aunque el Santo Emperador estaba alejado de Zai Qiu por varias generaciones, todavía estaban emparentados. Lo más probable es que el Santo Emperador no quiera ver a uno de sus descendientes morir aquí hoy.

“Tu fuerza es bastante sobresaliente, ¿por qué no te unes a nuestra Secta Sagrada Real?” En este momento se escuchó una voz, esta voz no pertenecía más que al Santo Emperador.

“El Santo Emperador debe haber visto ya cómo los expertos de la Secta Sagrada Real se unieron para intimidar a los más débiles. ¿Por qué debo unirme?” La mirada de Qin Wentian tuvo un toque de provocación mientras miraba en dirección a la voz.

“¡IMPRUDENTE!” Los rostros de los expertos de la Secta Sagrada Real se volvieron cenicientos. En frente del Santo Emperador, ¿Qin Wentian realmente se atrevió a ser tan descortés?

“La Secta Sagrada Real es el rey de la Región Sagrada Real, el rey de este mundo”, el Santo Emperador respondió tranquilamente sin emoción.

“¿Qué tiene eso que ver conmigo? ¿Podría ser que quiere que me una a la Secta Sagrada Real como sirviente de esta gente?” El semblante de Qin Wentian estaba sereno mientras continuaba, “Incluso sin unirme a su Secta Sagrada Real, todavía puedo barrer sin ser cuestionado sobre cada Soberano Tiangang de la Secta Sagrada Real. En el futuro, cuando entré al pináculo de Tianxiang, puedo del mismo modo, barrer cada Ascendente Tianxiang en su secta también. Diga entonces, ¿de qué sirve unirme a su Secta Sagrada Real?”

Su voz calmada estaba llena de un intenso orgullo y confianza, causando que los corazones de las personas temblaran. No se unió a la Secta Sagrada Real, pero aún poseía la destreza para barrer sin oposición sobre los Soberanos Tiangang de la Secta Sagrada Real, reinando supremo en Tiangang. En ese caso, ¿de qué sirve unirse a la Secta Sagrada Real?

Sus palabras indudablemente estaban llenas de desprecio por la Secta Sagrada Real. Sin embargo, ellas eran la verdad, y por lo tanto, los expertos de la Secta Sagrada Real no sabían cómo refutar su declaración.

“Hermanito, eres demasiado arrogante”, el Santo Emperador habló débilmente, y una fuerza suprema desde lejos envolvió a Qin Wentian en su interior. Qin Wentian pudo distinguir un par de ojos que irradiaban luz centelleante mirándolo, la presión causó que Qin Wentian sintiera una sensación de falta de aliento. En ese instante, solo sintió su cuerpo fuera de su control, y ese par de ojos que aparecían desde el vacío parecían contener suficiente agudeza para penetrar su cuerpo.

“El camino que tienes que transitar, todavía es muy largo. Puedes irte”, el Santo Emperador habló suavemente cuando esa presión desapareció al instante. Su voz suave y tono tranquilo era similar a una orden.

Él era el Santo Emperador, un inmortal. No importa cuán excepcional era el talento, frente a los inmortales, no eran más que hormigas. La Región Sagrada Real tenía tantos genios talentosos a lo largo de las generaciones, sin embargo, ¿cuántos de ellos podían alcanzar la inmortalidad?

“Gracias por la guía de Mayor”, Qin Wentian miró en el horizonte mientras respondía cortésmente. No importa cuál sea la actitud del Santo Emperador, él todavía era el Santo Emperador, él es un inmortal.

Qin Wentian tenía un tigre feroz en su corazón y una voluntad resuelta y determinación decidida a igualar. Él no tenía necesidad de demostrarse a los demás en absoluto. La Región Sagrada Real no era su objetivo final. Este pedazo de cielo solo sería una pequeña parte de su vida.

Después de hablar, Qin Wentian se giró y se agarró a la mano de Mo Qingcheng. Ambos sonrieron el uno al otro antes de regresar al lado del Soberano de Medicina.

Como el Santo Emperador no deseaba que Zai Qiu muriera, le fue imposible matar a Zai Qiu.

La situación hoy en día ya podría considerarse pacífica. Los diversos expertos de la Secta Sagrada Real no actuaron porque los expertos del Reino Marcial Inmortal y el Soberano de Medicina habían llegado. Si no, el Santo Emperador nunca se habría mostrado a sí mismo.

Sin embargo, Qin Wentian no pensó que este asunto había concluido. Él quería matar a Zai Qiu. Zai Qiu había presenciado personalmente a Xia Sheng morir por él, ¿cómo podría Zai Qiu todavía perdonarlo en el futuro?

En cualquier caso, el odio entre él y la hegemonía de la Región Sagrada Real simplemente se había profundizado aún más.

“Mayor Soberano de Medicina, vámonos”, habló Qin Wentian. El Soberano de Medicina se acarició la barba antes de sonreír y asentir. Qin Wentian fue capaz de enfrentar con calma las ganancias o pérdidas con rectitud, no fue algo fácil de lograr.

“Santo Emperador, adiós entonces”, el Soberano de Medicina miró a lo lejos mientras hablaba débilmente. Después de lo cual, él guió a aquellos del Valle Soberano de Medicina mientras se elevaban por el aire.

“Junior Wu Mu también se despide”. Los enviados del Reino Marcial Inmortal se marcharon junto con él, desapareciendo tan rápido como si nunca hayan aparecido. Mientras que los expertos de la Secta Sagrada Real solo sentían que su rostro y prestigio habían sido completamente desechados hoy.

Qin Wentian hoy usó sus acciones para demostrar a toda la Región Sagrada Real. Incluso al no unirme a la Secta Sagrada Real, todavía no tengo rival en Tiangang. ¿Por qué me uniría a la Secta Sagrada Real entonces?

“¿Todavía no vas a salir?” Una voz débil resonó en el aire. Esta voz pertenecía al Santo Emperador, sus palabras hicieron que los corazones de los expertos se apretaran. ¿Todavía había alguien escondido en las sombras? En realidad, no habían descubierto nada en absoluto.

Dentro del vacío, una intensa fluctuación de Qi Espacial se manifestó como una pantalla dorada de luz en cascada desde el cielo. Una figura encantadora e hipnótica descendió de los Cielos, de pie en el aire, tan deslumbrante como una doncella celestial.

“¿Quién es esta doncella?” Muchos fruncieron el ceño, en realidad era una mujer extremadamente joven, sin embargo, no habían descubierto su existencia. Ella debe haber usado un tesoro espacial raro.

Los ojos de esta doncella eran glaciales mientras irradiaba un escalofrío cuando miraba a los expertos de la Secta Sagrada Real. Su semblante era perfecto e impecable e incluso cuando se encontraba frente a tantos expertos de la Secta Sagrada Real, aún exudaba una magnificencia sin igual en su generación. Incluso recordó a la gente la prometida de Qin Wentian, Mo Qingcheng. Los dos tenían temperamentos diferentes, pero auras igualmente intensas.

“Si algo le sucede, nivelaré toda la Secta Sagrada Real al suelo”. Las palabras suaves de la doncella eran frías y sin emociones. Después de lo cual, ella dio media vuelta y se fue, haciendo que los expertos de la Secta Sagrada Real se quedaran estupefactos, ya que incluso se olvidaron de obstruirla debido a la audacia de sus palabras.

¡La hegemonía de la Región Sagrada Real había escuchado hoy una voz sin precedentes de gran arrogancia!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente