Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 620 – Eres Realmente Muy Débil

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El tiempo parecía haberse detenido. Los hermosos ojos de You Yue se congelaron, su cuerpo ni siquiera podía moverse. Sin embargo, una terrible y enorme ola de impacto retumbó en su corazón. Él, ¿en realidad era Qin Wentian?

You Yue había especulado una vez antes que un personaje como Tianwen podría ser un Elegido del Cielo. Tal vez, era un genio de algún clan aristócrata, y si aparecía aquí hoy, podría venir aquí con los expertos de su clan. Sin embargo, You Yue nunca habría esperado que viniera solo. No solo eso, sus rasgos eran diferentes en comparación con el hombre que ella conocía, era mucho más joven y mejor parecido que antes, y su presencia hizo que las miradas de todos en la multitud se movieran hacia él porque, simplemente, era Qin Wentian.

Un personaje legendario que fue el mejor en rango del Reino Marcial Inmortal, el joven que fue actualmente el más discutido en la Región Sagrada Real.

Rong Yan y Shen Jing se quedaron completamente desconcertados por un momento, no reconocieron a Qin Wentian. Sin embargo, esa familiar voz suya causó que un rayo cayera en sus mentes, golpeando sus corazones violentamente. Esta sensación era imposible de describir.

Cuando Rong Yan vio a Qin Wentian aparecer antes, ya sabía que era alguien con quien nunca sería capaz de comparar. Y cuando Shen Jing vio a Qin Wentian, ella dijo que solo los personajes como él eran verdaderos Elegidos del Cielo.

Sin embargo, el Elegido del Cielo perfecto frente a su ojo era en realidad alguien a quien humilló y despreció antes. Ahora que cuando recordó las palabras de Qin Wentian ayer, no pudo evitar ponerse pálida. No se molestó con ellos simplemente porque no estaban calificados.

Las palabras involuntarias de You Yue en realidad se convirtieron en realidad. Ese aprendiz apareció frente a todos de una manera deslumbrante y magnífica. Shen Jing solo podía mirarlo con asombro.

“Gracias”. Sonó una ligera risa, una radiante sonrisa evidente en los hermosos ojos de You Yue. Solo que ella también podía sentir sus lágrimas brillando dentro también. Incluso ella misma no sabía de dónde venían las lágrimas. En este momento, You Yue sintió una complejidad sin precedentes en su corazón.

“Gracias…” declaró sinceramente You Yue nuevamente con gratitud. El joven que estaba delante de ella la hizo sufrir una transformación tal que le permitió tener la confianza para llevarla delante de aquellos que antes se burlaban de ella. No tuvo rival a través de las generaciones, reuniendo la atención y el enfoque de todos en el instante en que apareció. De alguna manera, parecía cumplir todo lo que You Yue estaba buscando en su otra mitad, perfecta e impecable. Sin embargo, You Yue también entendió que eso estaba destinado a ser un cuento de hadas para siempre. Al igual que lo que ella pensó antes, para un personaje así, solo las hembras que derrumbaban imperios y que eran tan sobresalientes como él, podían igualarlo. Mo Qingcheng fue precisamente esa persona.

Estaban juntos de la mano, todos en la multitud sentían que eran una pareja hecha en el cielo. Ella no tenía más que bendiciones para la pareja frente a ella, deseándoles lo mejor.

“You Yue, incluso sin mí, eventualmente aún harías tu marca algún día. Simplemente apresure eso un poco. Lo que hizo esto posible fue tu talento innato”, sonrió suavemente Qin Wentian. “Oh, sí, no olvides que me prometiste que si algún día realmente necesito tu ayuda para forjar armas divinas, me ayudarás de forma gratuita”.

“Naturalmente, no me importa ayudarte todos los días si me lo necesitas”, sonrió You Yue. Sin embargo, poco después, sintió como si dijera algo incorrecto cuando un rubor apareció en sus mejillas. Bajó la cabeza ligeramente y enderezó su vestido con los dedos.

“No bromees conmigo, lo tomaré de verdad”, sonrió Qin Wentian. Cuando los dos hablaron, Shen Jing y Rong Yan se quedaron aturdidos, no interrumpieron. Qin Wentian ni siquiera miró una sola vez hacia ellos. Este tipo de desprecio superó la humillación por meras palabras y en este momento, Wang Yunfei se había vuelto totalmente ceniciento. Este personaje número uno en el Reino Marcial Inmortal en realidad tuvo logros aún más fuertes en comparación con él en el campo de las runas divinas. Y en cuanto a la destreza en combate, no hubo suspenso ni duda alguna. Si los dos estaban en el mismo nivel, Qin Wentian ciertamente podría matarlo al instante.

Este era un personaje que se atrevió a saltar niveles para desafiar a Di Shi. Shang Tong del Imperio de Gran Dinastía Shang tampoco pudo resistir ni un solo golpe.

Sin embargo, para él, Wang Yunfei, su base de cultivo no estaba en el 7mo nivel de Tiangang, sino que estaba en el 9no nivel en su lugar. Como su oponente era Qin Wentian, apretó los dientes y decidió que lo mejor sería salir.

Una intensa intención de batalla salió salvajemente de él hacia Qin Wentian. Esta batalla sería la batalla donde se haga famoso.

“Ya que eres Qin Wentian. Me queda perfectamente”. Wang Yunfei se elevó hacia el cielo. Él gritó, “¡LUCHA CONMIGO!”

Qin Wentian miró a Wang Yunfei antes de darse la vuelta y salir, moviéndose directamente al espacio aéreo sobre la Plataforma de Batalla Sagrada.

En la Plataforma de Batalla Sagrada, una deslumbrante corriente de luz brilló, como si haya una fluctuación de energía aterradora allí.

En ese instante, Di Shi abrió los ojos. Su mirada era incomparablemente demoníaca, similar a una feroz ave de rapiña, irradiando una nitidez que podía hacer pedazos sin esfuerzo a la gente. Se enfrentó a Qin Wentian y dijo fríamente: “Date prisa y aclara tus tonterías. Tu vida es mía para tomar”.

Su voz arrogante estaba llena del orgullo de su ser. Él trajo consigo una convicción indomable para ganar esta batalla. Sus palabras también fueron humillantes para Wang Yunfei, como si en sus ojos, Wang Yunfei ni siquiera fuera digno de mención, ya que le dijo a Qin Wentian que resolviera rápidamente sus ‘tonterías’.

Tal humillación hizo que Wang Yunfei palideciera. Dirigió una mirada a Di Shi cuando salió y habló: “Soy Wang Yunfei de la Academia Arma Divina. Aquí, frente a todos los héroes del mundo, desafío a Qin Wentian”.

Después de hablar, se movió hacia la Plataforma de Batalla Sagrada.

“Para combatir, elijan las reglas de la batalla”. Una voz se desvió, no era otro que el administrador de la Plataforma de Batalla Sagrada.

Esta plataforma antigua cuya fama sacudió toda la Región Sagrada Real no era un lugar para que cualquiera subiera a la batalla. Uno tenía que ser un Elegido del Cielo o no tendrían los requisitos para luchar.

“Establece lo que quieras”, Qin Wentian habló sin emoción mientras miraba a Wang Yunfei.

“Las armas divinas de 5to nivel e inferior están permitidas. Conceder es igual a la derrota y el vencedor no puede hacer más ataques mientras uno haya concedido. Si pierdes, quiero tu anillo inter espacial donde guardas el hueso en polvo y todas tus armas divinas”. Wang Yunfei habló fríamente.

“Por supuesto. Si pierdes, romperé un brazo tuyo”, los ojos de Qin Wentian fueron incomparablemente serenos.

“Bien”. Wang Yunfei aprieta los dientes mientras su semblante se ponía pálido. Qin Wentian realmente quería uno de sus brazos.

“Las reglas están establecidas, y para aquellos que las quiebren, ejecutaremos personalmente a esa persona”. Una voz increíblemente fría resonó. Después de lo cual, la luz brillante iluminó cuando un brillo rúnico sin forma se activó. Debajo de donde estaban, apareció una plataforma de piedra y una pantalla de luz se manifestó al mismo tiempo, envolviéndolos a los dos. La batalla había comenzado oficialmente.

No había reglas fijas cuando se trataba de batallas en la Plataforma de Batalla Sagrada. Las reglas fueron establecidas por los propios combatientes, y una vez que ambas partes acordaron, las reglas se fijarían. Si un lado lo rompiera, la Plataforma de Batalla Sagrada generaría su propia energía para matar al infractor de las reglas.

“¡RUMBLE!”

Wang Yunfei echó la cabeza hacia atrás y rugió cuando su Nova Astral estalló en su ser. Una armadura divina luego envolvió su cuerpo, causando que las coronas de luz parpadearan resplandecientes. Sonidos terribles retumbaron desde el interior de su cuerpo cuando el poder de una línea de sangre se despierto, causando que la agudeza que irradiaba de él se hiciera más y más fuerte. Toda su persona ahora era similar a un arma divina.

“Chi…” Wang Yunfei salió, mirando al Qin Wentian que estaba parado en la Plataforma de Batalla Sagrada. Con un fuerte aullido, infinitos chorros de luz con extrema nitidez se dispararon hacia Qin Wentian.

La sangre de Qin Wentian vibró en su cuerpo, se parecía a un descendiente de un emperador demonio supremo. Se quedó allí en silencio, su largo cabello era parecido a las cuchillas mientras revoloteaban en el viento. El aura que emanaba de él se disparó vertiginosamente mientras se manifestaba un radiante rayo dorado de luz. Las alas de un Gran Roc Dorado fueron depositadas sobre este descendiente de un supremo emperador demonio primordial.

Cuando se acercaba ese brillo parecido a un arma divina de Wang Yunfei, Qin Wentian se movió abruptamente. Su movimiento era similar a un rayo dorado cuando desapareció en un abrir y cerrar de ojos.

La silueta similar a un Roc Dorado se alargaba incesantemente, y varias sombras se separaban de ella, formando innumerables encarnaciones. No estaba claro dónde estaba el verdadero cuerpo de Qin Wentian. La agudeza de Wang Yunfei se volvió cada vez más terrorífica, sin embargo, en este momento, una insidiosa fuerza de los sueños invadió su mar de conciencia causando que se sumiera en ilusiones.

“¡Bzzz!” Una silueta dorada se elevó hacia él. Wang Yunfei gritó con frialdad cuando la luz de un arma divina brilló, desgarrando esa silueta. Sin embargo, no había sangre.

“WANG YUNFEI!” Una voz resonó en su mente, aparentemente desde todas las direcciones. Las encarnaciones ahora simplemente inundaban el escenario, nadie podía decir cuál de ellas era real.

Una terrorífica frialdad brilló en los ojos de Wang Yunfei mientras la agudeza que exudaba se intensificó una vez más. Wang Yunfei agitó sus palmas, lanzando esa agudeza hacia el área donde estaban las encarnaciones. Un sonido explosivo tronó cuando todas las encarnaciones fueron cortadas. Wang Yunfei se ubicó instantáneamente donde estaba el verdadero Qin Wentian.

Las palmas de Qin Wentian presionaron hacia abajo, formando una ola de energía destructiva que negaba la nitidez junto con un estallido de Luz Astral. Después de eso, un par de ojos incomparablemente sublimes miraron directamente a Wang Yunfei, haciéndolo temblar en su corazón.

“Parece que te he sobreestimado. Eres realmente indigno”, dijo fríamente Qin Wentian. Después de lo cual, simplemente se quedó allí y atacó con una palma. Al instante, millones y millones de impresiones de palma estallaron, presionando a Wang Yunfei. El semblante de Wang Yunfei era excepcionalmente antiestético. ¿Qin Wentian realmente se atrevió a despreciarlo?

La sangre en su cuerpo ardió cuando un resplandor carmesí lo envolvió. Un instante después, numerosas lanzas de color sangre se formaron, elevándose por los Cielos, mientras los sonidos demoledores se repetían sin cesar. Wang Yunfei salió, avanzando a la fuerza contra la corriente, acercándose a Qin Wentian.

No había emociones en la cara de Qin Wentian, simplemente continuó lo que estaba haciendo, enviando impresiones de palma con mayor fuerza para enterrar a Wang Yunfei. La fuerza de sus ataques con las manos era tan grande que parecía que podían colapsar los Cielos, destruir todo, matar a dioses y demonios. La distancia entre ellos se hizo cada vez más cercana, como si quisieran llevar la lucha al combate cuerpo a cuerpo.

“Qué violenta fuerza”. Todos los expertos que observaban sintieron que sus corazones se estremecían. Esta batalla fue simplemente demasiado salvaje, fuerza contra fuerza.

Los flujos tiránicos Qi devastaron la plataforma. Qin Wentian presionó desde los Cielos, todas y cada una de sus impresiones de palma contenían una fuerza vibratoria incomparablemente aterradora. Wang Yunfei no sabía cuántas de esas impresiones de palma ya había destrozado. Desde el principio, él ya había utilizado la totalidad de su fuerza, pero estos ataques de Qin Wentian parecían interminables. En este momento, sintió que todos sus órganos internos temblaban violentamente por el impacto mientras soportaba esa inmensa presión.

Qin Wentian rugió cuando otra ronda de ataques con poder apocalíptico se cerró. Todas sus encarnaciones reflejaron sus movimientos, el poder destructivo hizo que Wang Yunfei se pusiera rígido al sentir un Qi sin forma aparentemente invencible lo aplastaba.

“¡MUERE!” Wang Yunfei aulló de ira, haciendo una desesperada lucha de último momento. Su cuerpo estalló con brillos rúnicos de runas divinas que querían envolver a Qin Wentian en su interior. Sin embargo, las numerosas corrientes de la Gran Impronta Mil Nulidades se estrellaron contra él, aplastando su lamentable ataque mientras escupía sangre fresca. El avance de Wang Yunfei fue detenido a la fuerza, y fue arrojado sin piedad al suelo.

“Piérdete”. Un silbido sonó cuando una alabarda color sangre se manifestó desde el vacío, directamente cortando hacia el brazo derecho de Wang Yunfei, cortándolo limpiamente.

El Qi Espada devastó el área cuando ese brazo cortado se convirtió en polvo. La distancia entre ellos se alargó y el semblante de Wang Yunfei se volvió tan pálido como el papel. La sangre fluía incesantemente desde ese muñón cortado de su brazo, goteando sobre la Plataforma de Batalla Sagrada.

“¿Eso es todo lo que tienes? Eres realmente muy débil piérdete de mí vista. Qin Wentian permaneció en el aire, sin molestarse siquiera en mirarlo directamente.

La pantalla de luz se levantó, Wang Yunfei se abrió paso en dirección a la Academia Arma Divina. Al mirar su semblante pálido, así como su brazo amputado, y luego mirar de nuevo a esa imponente silueta que estaba en el aire, Shen Jing, Rong Yan y You Yue sintieron emociones indescriptibles en sus corazones. ¡Sin importar si fue en combate o en runas divinas, esa figura sin igual en magnificencia a través de las generaciones podría fácilmente suprimir al Elegido del Cielo, Wang Yunfei, ante sus ojos de una manera tan dominante!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente