Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 554 – Almas Gemelas

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En el instante en que la voz de Lin Xian’er se desvaneció, innumerables miradas fijas instantáneamente se clavaron en Qin Wentian cuando una presión aterradora se abatió sobre él.

En los techos de los antiguos edificios cerca del Pabellón Susurro Inmortal, había al menos más de diez Elegidos del Cielo reunidos allí. Todos sus corazones eran más altos que los Cielos, y extraordinarios desde el nacimiento. Solo estaban aquí porque oyeron que la belleza número uno bajo los Cielos Lin Xian’er estaba en el Pabellón Susurro Inmortal y, por lo tanto, querían ver qué tipo de mujer era realmente y si era cierto que podía causar calamidades y caos entre los diversos Elegidos del Cielo.

Y, de hecho, después de su reunión, Lin Xian’er los dejó con una profunda impresión. Después de esa batalla en el Pasaje de Ilusión, hubo varios genios que fueron derrotados por Lin Xian’er a pesar de que sus bases de cultivo son las mismas. Esto causó que estuvieran completamente conmocionados en sus corazones. Inicialmente todos pensaban que como una doncella que usa el encanto para hipnotizar a los chicos, sería extremadamente débil. Sin embargo, nadie imaginaba que ella sería tan sobresaliente incluso en términos de fortaleza. Por lo tanto, una impresión indeleble de Lin Xian’er pronto se acumuló en sus corazones.

Sin embargo, en este momento, debido a una sola frase de Lin Xian’er, los genios presentes aquí sintieron que la humillación los inundaba. En frente de todos los genios, ¿Señor Qin fue clasificado como el primero?

¿Quién demonios es este Señor Qin? ¿Se atrevió a decir que él fue el primero entre todos?

“Nunca escuché de un Elegido del Cielo en el Reino Tiangang en la Región Sagrada Real con el sobrenombre de Qin. El Señor Qin del que Gada Lin está hablando, ¿quién podría ser?” El Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo echó un vistazo a Qin Wentian mientras irradiaba un Qi Demoníaco frío que rebosaba de intención de batalla antes de volver su mirada hacia Lin Xian’er. Es como si dudara de la verdad de sus palabras. Anteriormente con respecto a esa batalla en el ilusionismo, aunque no fue victorioso, estuvo emparejado con Lin Xian’er. Su oponente era extremadamente hábil en las técnicas tipo Ilusión, e incluso podía dividirse en muchas, apareciendo y desapareciendo misteriosamente.

“Secta Espada de Batalla, comprensión de catorce ataques de espada, saltando niveles y matando a Ye Kongfan. Aparte de Señor Qin, ¿quién más podría ser?” Lin Xian’er sonrió, su mirada todavía estaba fija en Qin Wentian.

Qin Wentian estaba un poco descontento. Después de todo, una sola frase de Lin Xian’er lo había empujado al borde del precipicio. Sin embargo, él podía sentir verdadera sinceridad en los ojos de Lin Xian’er, sin ningún indicio de una demostración hipócrita de amistad o afecto, como si las palabras que había pronunciado fueran realmente de su corazón. Además de su semblante devastador, uno realmente no podía sentir el menor atisbo de odio hacia ella.

“Ye Kongfan de Ye, ¿cómo puede ser considerado un genio? ¿Matarlo incluso es considerado un logro de batalla?” El Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo habló con sus palabras entrelazadas con arrogancia. Ni siquiera se molestó en mirar a Qin Wentian por más tiempo, y continuó: “¿El número uno de la boca de Hada Lin? Podría matarlo con la facilidad de mover mis manos”.

“La base de cultivación de Santo Hijo es la misma que Ye Kongfan, una existencia en el 7mo nivel de Tiangang. Pero, me pregunto si se atrevería a ser tan descarado si bajara su base de cultivo en dos niveles”. Lin Xian había tenido rastros de desilusión pasando por su cara cuando escuchó las arrogantes palabras del Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo. Luego continuó con una voz suave, “El número uno al que me refiero, no es la destreza de combate actual de uno, sino el grado de talento”.

“¿No son las palabras de Hada Lin un poco demasiado ridículas? Si no hablamos de destreza en combate, ¿de qué hablamos, como Cultivadores del Dao Marcial? ¿Podría ser que en la batalla, tu oponente restrinja intencionalmente su base de cultivo para luchar justamente contra ti?” El Santo Hijo no mostró misericordia y no fue cortés en lo más mínimo cuando refutó a Lin Xian’er. Su voz también se hizo más fuerte, conteniendo una oleada de orgullo y enojo en su interior.

“Dado que el Santo Hijo desea retorcer las palabras y forzar la lógica, Xian’er no tiene nada que decir. Pero recuerde mis palabras, en el Reino Marcial Inmortal. Me temo que el talento del Santo Hijo ni siquiera calificaría para ser clasificado en el monumento de rango”. Lin Xian’er no se mordió las palabras y habló sin rodeos, en realidad entrando en una confrontación con el Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo.

El semblante del Santo Hijo brilló con frialdad cuando respondió: “Las palabras de Hada Lin realmente parecen menospreciarme. Conocer a alguien en persona desgarra verdaderamente la ilusión de las cosas que uno ha escuchado”.

“Como dice el refrán, las personas que caminan por senderos diferentes no pueden hacer planes juntos. La gente que Xian’er eligió para hacerse amigo, son naturalmente los que son mis almas gemelas”. Lin Xian’er respondió sin emoción, diciendo en silencio que aunque eres el Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo, no eres alguien que quiero ser mi conocido.

“¡HAHAHAHAHA!” El Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo estalló en una loca risa. El sonido de su risa fue como un retumbante trueno, haciendo eco en todo el cielo y la tierra. Dirigió su mirada hacia Qin Wentian mientras sus ojos se ensanchaban de ira. Luego abrió la boca y emitió un estruendoso rugido, sus acciones manifestaron una amplia y sangrienta boca en el aire que descendía del cielo, presionando directamente en la dirección de Qin Wentian, queriendo tragarlo entero.

“Qué poderosa técnica de aullido de bestias”. Los espectadores de los alrededores no pudieron evitar temblar cuando sintieron la cantidad de Qi Demoníaco en el aire. Los ojos de Duan Han, que estaba frente a Qin Wentian, brillaron con nitidez mientras cortaba con su espada negra, cortando el espacio sobre ellos, directamente dividiendo esa sangrienta fauces en dos. Las fluctuaciones de energía continuaron lloviendo sobre los miembros de la Secta Espada de Batalla que rodeaban a Qin Wentian, causando que todas sus ropas fueran hechas jirones.

El Lobo Demoníaco de Pupilas Sangrientas de la Doctrina Demonio Supremo miró fríamente, sus ojos brillando con luz sangrienta, causando que la gente temblara.

“¡Entre los genios presentes, él es el número uno!”. El Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo, enojado, rechinó los dientes mientras escupía las palabras. Sus ojos se volvieron increíblemente demoníacos mientras miraba con odio a Qin Wentian y Lin Xian’er, “Lin Xian’er cuando entres al Reino Marcial Inmortal, te lo haré, esta belleza número uno bajo los Cielos se convertirá en la esclava de este Santo, una herramienta para ningún otro propósito que mi disfrute. En cuanto al genio número uno en tus palabras, lo haré gatear delante de mí y convertirlo en algo bajo lo que cabalgue.

Cuando el sonido de su voz se desvaneció, se sentó en la parte posterior del Lobo Demoníaco de Pupilas Sangrientas mientras desaparecía en un instante, saliendo directamente de este lugar. Solo la arrogancia de sus palabras permaneció.

“Alardeando descaradamente”. Los ojos claros de Lin Xian’er se iluminaron con una fría luz cuando sus manos tocaron las cuerdas de su cítara con dureza, causando que la melodía en el aire se llenara con una intención asesina.

“He visto la fuerza de Hada Lin hoy, y buscaré tu guía algún otro día. Adiós, nos veremos de nuevo en el Reino Marcial Inmortal”. Una voz resonó cuando un joven se alejó. Aparte de él, los Elegidos del Cielo en el techo de los edificios antiguos cerca de todos se retiraron, respectivamente. Como Lin Xian’er afirma que Qin Wentian fue el número uno entre todos los genios presentes, ya no tenía sentido que se quedaran. Aunque todos eran extremadamente competitivos, ¿cómo podían atacar directamente a Qin Wentian? Si lo hicieran, ¿no significaría eso que sus corazones eran demasiado frágiles y débiles?

Recordarán las palabras de Lin Xian’er. En este viaje al Reino Marcial Inmortal, todo quedaría claro tan pronto como aparezcan los nombres en el monumento de rango.

Shang Tong, que estaba muy lejos, giró fríamente su mirada hacia Qin Wentian. Su intención asesina pasó volando y desapareció cuando su silueta parpadeó, haciendo una elección para abandonar esta área.

Qin Wentian originalmente también estaba preparado para partir, pero vio a Lin Xian’er volteando su mirada mientras sonreía, “Señor Qin, ¿le importa venir al Pabellón Susurro Inmortal para reunirse con Xian’er?”

Los ojos de Qin Wentian se entrecerraron ligeramente mientras miraba la sonrisa en la cara de Lin Xian’er. Después de lo cual, eventualmente asintió con la cabeza y se movió hacia el Pabellón Susurro Inmortal.

“¿Por qué todas las cosas buenas del mundo son monopolizadas por él?” Liu Yun suspiró en depresión. Los ojos de Duan Han brillaron con nitidez mientras hablaba con voz débil: “Esta mujer es realmente un Hada de la Doctrina Doncella Inmortal. Si la batalla en el Pasaje de Ilusión se prolongara, incluso yo no sería su igual. Una mujer así no sería tan fácilmente controlada por hombres comunes”.

Después de hablar, Duan Han se fue directamente. Aunque Lin Xian’er  siempre había sido educada desde el principio con una sonrisa en su rostro, su conversación con el Santo Hijo de la Doctrina Demonio Supremo indicó que había acero en medio de su dulzura. Incluso el estatus del Santo Hijo no era suficiente para entrar en sus ojos. Solo personas como Qin Wentian, que podrían derrotarla en su ilusión, eran lo suficientemente valiosos como para ser sus conocidos.

Liu Yun y los demás sintieron una sensación de desilusión en sus corazones. Anteriormente, todos fueron derrotados por Lin Xian’er en su ilusionismo, por lo tanto, todos ellos también optaron por partir, respectivamente, sin quejas. Solo quedaba una sombra, pero a nadie de la Secta Espada de Batalla le importaba. Sabían que este hombre, Mu Feng, solo vivía para ser la sombra de Qin Wentian, era como si él no fuera una existencia real en absoluto.

En el Pabellón Susurro Inmortal, las cortinas se cerraron nuevamente después de que Qin Wentian entrara, haciendo que los espectadores sintieran que perdieron algo. Lin Xian’er tenía el nombre de la belleza número uno bajo los Cielos, y era realmente tan hermosa que una sola mirada a ella era suficiente para que uno no la olvidara en toda su vida. Esa doncella de aspecto aparentemente débil hizo que el deseo de protegerla floreciera en los corazones de tantos genios fuertes, tan hermosa que podía hacer que sus voluntades flaquearan, y mucho menos las voluntades de los hombres ordinarios. En este momento, muchas siluetas estaban paradas mirando las siluetas dentro de las cortinas silenciosamente, deseando que fueran ellos los que estuvieran allí con ella.

Lin Xian’er cambió su postura, haciendo que ella volviera a mirar hacia las cortinas. Delante de ella, en realidad, había un lago con muchos botes antiguos flotando en él. Estas eran todas doncellas de la Doctrina Doncella Inmortal enviadas para protegerla.

“Hada Lin, ¿hay algo de lo que quisiera hablar conmigo?” Qin Wentian estaba junto a Lin Xian’er. Mirándola a una distancia tan cercana, Qin Wentian pudo sentir claramente el encanto de esta mujer. Esa apariencia suave y frágil y esos ojos conmovedores de ella hicieron que los demás se apoderaran de un deseo queriendo precipitarse y abrazarla en un abrazo. Esa maravillosa fragancia que emanaba de ella permeaba el aire, simple y sin complicaciones, pero también proyectaba una sensación de elegancia y nobleza.

“Pufff…” Lin Xian’er rompió a sonreír, asemejándose al florecimiento de un centenar de flores, tan hermosas que todo en el mundo era incomparable para ella.

“¿Por qué debe actuar Señor Qin de una manera tan moderada? Trato a Señor Qin como mi alma gemela, sin embargo, por la forma en que está actuando, ¿no pondría eso a Xian’er en una posición embarazosa?” Todos los ceños fruncidos y la sonrisa de Lin Xian’er se parecían a la naturaleza misma, no había indicios de intencionalidad voluntad de encantar a las personas dentro de ella. Sin embargo, ser ella misma era aún más atractivo en comparación con intentarlo intencionalmente. Este carisma inconscientemente irradiaba desde ella.

Su risa burbujeaba con cada frase que pronunciaba, lo que hacía que Qin Wentian sintiera que la distancia entre ellos se acortaba varias veces. Incluso quedó atónito y rápidamente sacudió la cabeza para recuperarse mientras sonreía, “Hada Lin debe ser muy clara sobre lo encantadora que es, creo que sería extremadamente difícil si no me contengo”.

“Ah, ¿es así?” Lin Xian’er reveló una expresión tímida antes de sonreír tímidamente, “Señor Qin puede simplemente llamarme por mi nombre, Xian’er. En cuanto al encanto, ¿quién gana cuando comparas a Xian’er con la Santa Doncella?”

“En mi corazón, Qingcheng es naturalmente la más hermosa. Pero cuando hablamos en términos de encanto, me temo que Hada Lin está un nivel más alto que ella, lo que hace que uno sea incapaz de liberarse de sus emociones”. Qin Wentian respondió sin rodeos. La belleza de Mo Qingcheng podría derrocar imperios, su belleza era perfecta y santa. Frente a los demás, siempre proyectaba una actitud fría que hacía que las personas no se atrevieran a unir su mirada con ella. Sin embargo, Lin Xian’er era diferente, su belleza hacía que el corazón floreciera con un intenso deseo de protegerla, queriendo acercarse a ella.

“Señor Qin también es un hombre apasionado, sin embargo, si la Santa Doncella supiera que estás aquí con Xian’er, seguramente me llamaría demoníaca”. Lin Xian’er sonrió mientras sus dedos acariciaban las cuerdas de su cítara, causando un sonido melodioso impregnando una vez más el aire. Esta canción sonaba extremadamente viva y maravillosa, e inconscientemente, Qin Wentian se sintió hipnotizado por el sonido de su música.

Al escuchar la música, fue como si el tiempo haya sido olvidado. En un abrir y cerrar de ojos, la noche ya descendió y una esfera completa colgó en el cielo. La luz de la luna caía en cascada sobre la superficie pacífica del lago, y además de la dulce melodía en el aire, pintaba un escenario realmente hermoso.

Qin Wentian escuchó la música, la melodía le recordó todo lo que había pasado con Mo Qingcheng. De vez en cuando, sus pensamientos también derivarían hacia esa chica boba Qing’er, causando una sonrisa en sus labios. Esta melodía fue verdaderamente el sonido de la naturaleza que los Cielos otorgaron a los amantes en el mundo mortal.

Girando la cabeza, Qin Wentian lanzó una mirada a Lin Xian’er que estaba sentada a su lado. Debajo de la luz de la luna, su belleza lo hacía incluso sin aliento.

Lin Xian’er evidentemente sintió su mirada fija, giró sus ojos hacia Qin Wentian y se rió antes de preguntar: “Al ver esa dulce sonrisa en la cara de Señor Qin, la música debe recordarte tus interacciones con la Santa Doncella. Si ella entiende mal a Señor Qin por haberse quedado hasta tan tarde, por favor dígale esto por mí. Hay demasiados rumores sobre la Doctrina Doncella Inmortal, pero yo, Lin Xian’er, no soy una mujer promiscua. Si, en el futuro, no puedo encontrar un hombre que pueda cumplir con mis criterios. Entonces, seré como mi Maestra, soltera por el resto de mi vida”.

El corazón de Qin Wentian tembló, ¿podría ser que la Líder de Secta de la Doctrina Doncella Inmortal todavía no estuviera casada porque no podía encontrar a su verdadero señor, verdad? Un personaje como Nangong Zhu no era suficiente para mover su corazón, de esto uno podía ver cuán altas son sus expectativas.

“¿Puedo preguntar qué tipo de hombre sería su compañero ideal?”, Preguntó curiosamente Qin Wentian.

“La Región Sagrada Real tiene un total de ocho hombres jóvenes en el Reino Tiangang que tiene la capacidad de suprimir esta era, me temo que son aún más fuertes en comparación con Señor Qin. No tengo intenciones de menospreciar a Señor Qin con mis palabras, pero estos ocho jóvenes son genios absolutos que verdaderamente tienen talento para estremecer al cielo, no son alguien con quien la Doctrina Demonio Supremo es capaz de hacer juego. Uno solo puede imaginar el prestigio que tienen”. Lin Xian’er sonrió mientras hablaba. A Qin Wentian no le importó mientras respondía con una sonrisa, “Xian’er, no te menosprecies, estoy seguro de que seguramente encontrarás a alguien a quien realmente amaras”.

“La noche es tarde, Xian’er voy a volver ahora”. Qin Wentian se puso de pie. Lin Xian’er asintió con una sonrisa en su rostro, “Cuídate, por favor, transmite mis mejores deseos a la Santa Doncella”.

Después de eso, le guiñó un ojo a Qin Wentian y le hizo estallar en sudor frío. ¿Estaría Mo Qingcheng celosa?

“Estoy seguro de que nos encontraremos de nuevo algún día”. La silueta de Qin Wentian parpadeó mientras se elevaba en el aire.

Lin Xian’er miró fijamente a la figura que se marchaba de Qin Wentian, con una leve sonrisa en su rostro. Sacando un pergamino antiguo con algunos nombres que ya figuran en él, escribió tres caracteres debajo:

Qin Wentian.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario