Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 488 – Demencia

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El semblante de Qin Wentian se volvió pesado. A su alrededor, aparecieron numerosos monstruos demonizados, sus ojos brillando con una luz carmesí oscura. La sangre en sus cuerpos estaba siendo satanizada a la fuerza, exudando un aura funesta.

El Arte Transformación Dios Demonio de Qin Wentian entró en erupción involuntariamente cuando lanzó su voluntad de Mandato de Demonio. Una ola terrorífica de Qi Demoníaco brotó de él.

Los de la Doctrina Nube Sangrienta y la Secta Luohou se retiraron, manteniéndose lejos de él. Xu Feng tiró de Ji Xue mientras retrocedían unos pasos, Ji Xue miró a Qin Wentian mientras le preguntaba con preocupación, “¿Hermano Qin?”

“Estoy bien. Solo que uno de mis Mandatos es el Mandato de Demonio”. Qin Wentian habló intensamente mientras continuaba, “Tenemos que irnos de este lugar”.

Todos los demás asintieron con la cabeza, en este momento ya sabían que cayeron en una emboscada. Este espíritu demoníaco ya había ganado inteligencia, era extremadamente astuto.

“¡Vayan!” Gritó Qin Wentian. En este mismo instante, esos monstruos se lanzaron hacia los Cultivadores. Debido a que este lugar era extremadamente estrecho, era difícil para los Cultivadores evadir sus ataques.

La Nova Astral de Xie Yu de la Secta Luohou entró en erupción al aparecer un total de nueve brazos en su cuerpo. Al mismo tiempo, disparó una flecha extremadamente poderosa, destruyendo por completo a su compañero que estaba en medio de una transformación demoníaca. Después de eso, silbó en el aire moviéndose hacia la salida. Cada uno de sus nueve brazos golpeó una multitud de luces de puño, sacudiendo los Cielos con su poder.

Ji Xue también se movió, sus Cadenas Inmortales de ataduras se dispararon en las ocho direcciones, encerrando a los monstruos. Xu Feng estaba a su lado y degolló un camino hacia otra salida. Su larga lanza era como luz fluida, nada podía bloquear su camino. Esos monstruos aullaban y querían evadir su lanza, pero Xu Feng simplemente agitó sus manos cuando la larga lanza se rompió en una lanza de tres secciones y bloqueó al objetivo antes de atravesarlo, derribándolo. Sin embargo, el monstruo no estaba muerto todavía. Trepó una vez más y se movió para bloquear a Xu Feng.

“Estos monstruos son inacabables y para colmo, ni siquiera temen el dolor”. Leng Tu de la Doctrina Nube Sangrienta tembló. Ese espíritu demoníaco de color carmesí era el rey de estas bestias. Comenzó a moverse, y con cada paso, los corazones de los Cultivadores golpeaban con mayor fuerza mientras el aura funesta de bestias demoníacas comenzaba a brotar de ellos, fuera de su control.

“Estamos acabados”. Todos los Cultivadores tenían miradas de desesperación en sus caras. Los humanos demonizados eran inacabables y ese espíritu demoníaco los hizo sentir impotentes.

Los ojos carmesí recorrieron a todos, a pesar de que sus ojos se posaron en ellos sintieron que estaban en un estado de locura. Las venas verdes se hinchaban cuando su sangre hervía, un aura de muerte envolvía todo este espacio.

“Xie Yu y Leng Tu, ustedes dos ayuden a detener a estos monstruos mientras trataremos con el espíritu demoníaco. Si no, todos nosotros moriremos aquí”. Xu Feng habló.

Los dos asintieron después de examinar la situación. En este punto, esta era la única solución.

El combate estalló, Qin Wentian y los demás se movieron hacia ese poderoso espíritu demoníaco.

Al lado de Qin Wentian, Xiao Hundan emanaba un aura similar a la de los reyes. Echó un vistazo al espíritu demoníaco antes de mirar a Qin Wentian. La luz del Ave Bermellón del Purgatorio brilló en sus ojos mientras dejaba escapar unos pocos ladridos que sonaban bajo.

“¿Purgatorio necesita este cuerpo espiritual demoníaco?” Qin Wentian transmitió su voz a Xiao Hundan.

Xiao Hundan asintió con la cabeza, la luz funesta en sus ojos se hizo más intensa a medida que el espíritu del Ave Bermellón del Purgatorio brillaba en sus ojos mientras una débil manifestación del Ave brillaba y fluctuaba apareciendo sobre Xiao Hundan.

Qin Wentian extendió sus manos y miró la débil imagen de Purgatorio con ternura en sus ojos. “Ya que lo necesitas, definitivamente lo obtendré para ti. Esta es mi promesa”.

Después de transmitir su voz, se volvió para mirar al espíritu demoníaco de ojos carmesís cuando una temible intención de batalla surgió de él.

Su grupo avanzó hacia el espíritu demoníaco con extrema precaución. Por ahora, Xie Yu y Leng Tu habían terminado después de paralizar a varios monstruos. La línea de sangre de Ji Xue explotó con fuerza, su largo cabello ondeó al viento mientras sus ojos brillaban con el flujo de luz de estrellas. Las Cadenas Inmortales de atadura se transformaron en mil millones de hilos y volaron instantáneamente hacia el espíritu demoníaco. Aunque el espíritu demoníaco dejó escapar un rugido que hacía temblar toda la caverna, todavía estaba atrapado por la Nova Astral de Ji Xue.

“¡Bzzz!” Xu Feng liberó su Nova Astral. Su cuerpo se disparó hacia adelante como un rayo mientras blandía una larga lanza en sus manos. Un brillo plateado llenó los Cielos mientras la lanza se transformaba, alargándose tres veces como un Agujero Negro Astral manifestado en su extremo, apuntando a los ojos del espíritu demoníaco.

El espíritu demoníaco apartó su cabeza, su piel se endureció mientras usaba su cara para desviar el ataque. Luchando violentamente, las Cadenas Inmortales de ataduras parecían estar a punto de romperse. El agujero negro en la punta de la larga lanza se enroscaba como una espiral en la carne del espíritu demoníaco, sin embargo, no se veía sangre.

Las nueve manos de Xie Yu estaban cada una sosteniendo un arco y disparando un flujo constante de resplandecientes flechas doradas. En el siguiente instante, su silueta desapareció y reapareció frente al espíritu demoníaco antes de estrellarse con nueve impresiones de palma diferentes. El estruendoso impacto fue como si el Cielo y la Tierra estuvieran siendo destrozados cuando las nueve impresiones de palma se estrellaron contra la cabeza del espíritu demoníaco.

Leng Tu de la Doctrina Nube Sangrienta equipó un guante color sangre lleno de espinas. Él golpeó con un puño la frente de la bestia demoníaca mientras su voluntad del Mandato de Sangre se derramaba frenéticamente en el cuerpo del espíritu demoníaco.

“¡HOWL!” El espíritu demoníaco levantó la cabeza y rugió de furia. Un extraño resplandor rojo irradiaba desde allí, perforando a cada uno de los atacantes. Este espíritu demoníaco no tenía poder de ataque. Quería transformar a todos estos Cultivadores en demonios.

Qin Wentian avanzó paso a paso. Con cada paso, un aura aterradora que pertenecía al Señor de los demonios brotaba de él. La sangre demoníaca en él parecía estar despertando a causa de la luz roja del espíritu demoníaco.

Xiao Hundan estaba en un estado similar al de Qin Wentian, la sangre demoníaca también estaba despertando.

La silueta de Qin Wentian parpadeó e instantáneamente cerró la distancia entre ellos. Su intención asesina se elevó hacia los Cielos cuando la enorme espada negra en sus manos instantáneamente se estrelló contra la cabeza del espíritu demoníaco. Una fuerza aterradora fue canalizada explosivamente dentro de ella, pero los ojos del espíritu demoníaco brillaron con la misma luz roja mientras su semblante permanecía helado como si todos sus ataques fueran ineficaces contra él.

Xiao Hundan se abalanzó sobre él mientras le mostraba sus colmillos, sujetando su boca al cuello del espíritu demoníaco mientras comenzaba a devorar la energía en el cuerpo del espíritu.

“AO…” El espíritu demoníaco estaba absolutamente furioso. Las Cadenas Inmortales de atadura ya no podían soportar la intensidad de sus luchas y se retractaban abruptamente. Si Ji Xue continuara aferrándose, su Nova Astral se habría hecho añicos.

“¡BANG!” El espíritu demoníaco pateó cuando un funesto Qi Demoníaco barrió todo. Los ojos de Leng Tu y los otros comenzaron a brillar con luz demoníaca mientras la sangre en sus cuerpos era controlada por el espíritu demoníaco. Con un fuerte gruñido, todos fueron lanzados despiadadamente por el aire.

Cuando Qin Wentian se encontró cara a cara con el espíritu demoníaco, sintió un torrencial Qi Demoníaco invadiendo su cuerpo, queriendo controlarlo; pero justo en este momento, la línea de sangre demoníaca de Qin Wentian comenzó a surgir con frenesí, formando una manifestación de un gigantesco demonio primordial sin igual mirando hacia abajo sobre este Qi demoníaco invasor.

“¡BANG!”

Cuando el aterrador tercer ojo se apoderó de él, ese espíritu demoníaco sintió que todo su cuerpo temblaba como si estuviera a punto de colapsar.

“Pu…” Sin embargo, Qin Wentian fue el primero en desmoronarse bajo el impacto generado por la colisión de energías. Escupió un bocado de sangre cuando fue arrojado hacia atrás por el impacto, todo su cuerpo estaba convulsionándose.

Los ojos del espíritu demoníaco brillaron cuando sintió una oportunidad. Saltó en el aire, solo para golpear fuertemente en el suelo otra vez. Xiao Hundan, que estaba en la espalda del demonio, aún tenía la garganta del espíritu demoníaco en su hocico.

“¡Roar, roar, ROARRR!” Bramó continuamente tres veces en furia antes de que retrocediera con velocidad explosiva. Los humanos demonizados comenzaron a converger en esa área, matando a su paso.

Se ve desesperación en las caras de Xu Feng, Xie Yu y el resto. Cuando se enfrentan con este tipo de poder, su fuerza no cuenta para nada. Ni siquiera podían soportar un solo golpe.

Sintiendo esa abrumadora presión presionándolos, Ji Xue se puso pálida. “¿Realmente vamos a morir aquí? Incluso si muero, no debo convertirme en un monstruo como ese”.

“NO ESTOY DISPUESTO”. Leng Tu fríamente escupió. Sintió una fuerte sensación de renuencia. ¿Cómo podría alguien como él morir aquí?

Los rostros de Xu Feng y Xie Yu eran increíblemente feos de contemplar. Básicamente no pudieron resistir en absoluto.

Sin embargo, Qin Wentian sintió que en este momento, este espíritu demoníaco solo lo tenía a él como su objetivo. Este cuerpo espiritual demoníaco había adquirido inteligencia pero todavía poseía la característica de una bestia demoníaca normal. Sintiendo el poder de la sangre demoníaca en el cuerpo de Qin Wentian, quiso absorberlo.

Qin Wentian miró a Xu Feng y al resto mientras hablaba: “Como somos aliados, sacaré este espíritu demoníaco. Hay dos rutas de escape en la caverna, tomaré una mientras ustedes toman la otra. Esperemos ser capaces de descubrir qué tesoro protege esta cosa. Si todos adquieren el tesoro, quiero una parte de él. ¿Qué tal?”

Las expresiones en las caras de Xie Yu y los demás titubearon, mirando a Qin Wentian. Este hombre era realmente valiente. Incluso en este momento todavía estaba pensando en el tesoro.

“Bien. Si puedes atraer a la bestia demoníaca, definitivamente te daremos una parte si logramos adquirir el tesoro”. Xie Yu expresó su acuerdo.

“No hay problema”. Xue Feng y Leng Tu asintieron. Qin Wentian volvió su mirada hacia el espíritu demoníaco antes de ejecutar el Movimiento de Lucha Estelar y correr hacia la dirección de una de las salidas.

Y, de hecho, el espíritu demoníaco de ojos carmesí se giró inmediatamente, ignorando todo lo que había en las inmediaciones mientras perseguía a Qin Wentian. Xie Yu y los demás dieron un suspiro de alivio, sus ojos finalmente comenzaron a brillar con la esperanza de sobrevivir.

“Este tipo…” Ji Xue miró fijamente a la espalda de Qin Wentian mientras continuaba, “Acabemos con estos monstruos demoníacos antes de enviar a alguien a informar a los expertos de nuestra secta con respecto a este asunto”.

Leng Tu asintió con la cabeza. Con el espíritu demoníaco alejado, estos extraños monstruos ya no eran inacabables.

Qin Wentian corrió a velocidades vertiginosas, pero la velocidad del espíritu demoníaco era aún más rápida. Afortunadamente, él era hábil en el Movimiento de Lucha Estelar y fue capaz de mantener una cierta distancia entre ellos. Xiao Hundan todavía tenía sus mandíbulas apretadas en la garganta de su cuerpo, devorando su carne y sangre. La naturaleza bestial de Xiao Hundan parecía estar totalmente desatada.

Finalmente, Qin Wentian llegó al extremo de este espacio. Por aquí en realidad había una cueva con un estanque de sangre dentro. La sangre en el estanque estaba hirviendo, exudando cantidades tan asombrosas de temible Qi Demoníaco que incluso Qin Wentian temblaba levemente de terror.

“¿Podría ser este lugar donde nació el espíritu demoníaco?” Qin Wentian se giró para ver al espíritu demoníaco de ojos carmesí aullando enloquecido. Las púas de hueso sobresalían de su espalda, queriendo empalar a Xiao Hundan. Xiao Hundan dejó escapar un ladrido cuando se desenganchó, corriendo hacia Qin Wentian.

El espíritu demoníaco de ojos carmesíes estaba completamente indignado. Las alas surgieron de su cuerpo cuando se descubrieron colmillos incomparablemente afilados. Una oscura luz carmesí brilló en los ojos del espíritu mientras miraba con odio a Qin Wentian. A la vez que avanzaba, Qin Wentian sintió como si existiera una energía irresistible actuando sobre él, haciendo que sintiera como si su sangre quisiera saltar fuera de su cuerpo.

“¡Bzzz!” El espíritu demoníaco se abalanzó sobre él. Esta vez, la intención de matar irradiaba de él mientras sus afiladas garras lo laceraban todo. La Alabarda Demonio Escarlata apareció en las manos de Qin Wentian, apuñalando con una fuerza indomable. Al instante, apareció un Pasaje de Sueños, pero parecía no haber efecto en el espíritu demoníaco. Como era un cuerpo espiritual, ¿cómo podría tener demonios del corazón? Era impermeable a los ataques de este tipo.

“¡BOOM!” El impacto de la colisión empujó a Qin Wentian al estanque de sangre. Al mismo tiempo, las garras del espíritu demoníaco golpearon el cuerpo de Xiao Hundan en el suelo, encerrándose allí mientras sus ojos brillaban con intención asesina.

Demasiado poderoso, tan poderoso en la medida en que no podían resistirlo.

La línea de sangre demoníaca en el cuerpo de Qin Wentian comenzó a aullar con algo parecido al hambre. En realidad, estaba devorando frenéticamente la energía demoníaca en ese estanque de sangre. El Qi Demoniaco era incomparablemente puro y brotaba en olas torrenciales, inundándose en Qin Wentian.

“LIBERARLO”. Gritó Qin Wentian. Vadeó a través del estanque de sangre mientras la luz demoníaca irradiaba de él. Parece que si realmente quería someter a este espíritu demoníaco, los únicos métodos que le quedaban eran el Arte Sacrificio Dios Demonio o la Técnica Inmortal Destrucción de Espada.

Si usaba el Sacrificio Dios Demonio, eventualmente tendría que usar la Técnica Inmortal Destrucción de Espada para negarlo. Si no, tendría que vagar por el mundo como un demonio, esto no era algo que él quisiera.

Pero si usara directamente la Técnica Inmortal Destrucción de Espada, no habría suficiente energía en su cuerpo para quemarse. Eso resultaría en su muerte.

“Este estanque de sangre”. En este momento, los ojos de Qin Wentian brillaron con una luz aterradora cuando se dio cuenta de la cantidad de energía que contenía la congregación de sangre. Bruscamente, una luz temible brotó de él cuando las llamas blancas comenzaron a encenderse a su alrededor. La línea de sangre demoníaca en él seguía consumiéndose frenéticamente, devorando la energía de ese estanque.

En aquel entonces, tomó prestada la energía de la quema del Arte Sacrificio Dios Demonio, así como el poder de su línea de sangre e incluso su vitalidad para desatar la Técnica Inmortal Destrucción de Espada. Sin embargo, ahora, parecía que el torrencial Qi Demoníaco incomparablemente puro en esta congregación de sangre era suficiente para ser utilizada como un reemplazo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente