Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 458 – El Poder de un Tianxiang

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El Ancestro del Clan Chen dirigió su mirada hacia los espectadores, “Todos, por favor den un paso atrás temporalmente”.

Cuando el sonido de su voz se desvaneció, todos los espectadores se sintieron obligados. Por supuesto, darían un paso atrás, nadie se atrevería a acercarse frente a ese calor aterrador.

Los ataques de una potencia en el nivel Tianxiang estaban más allá de la imaginación. Especialmente para esa ardiente Constelación solar, ¿qué tan tiránica era? Solo la fluctuación de energía remanente y las ondas de choque generadas por el impacto durante un ataque ya serían suficientes para matar a algunos de los Soberanos Tiangang comunes.

En un abrir y cerrar de ojos, la multitud que los rodeaba se retiró a lugares seguros. Incluso aquellos del aristócrata Clan Ouyang y del Clan Jiang se unieron a ellos.

Ya han decidido que incluso si Qin Wentian apareciera ahora, no participarían en la guerra total contra el Clan Chen Gran Sol.

Los tres Ascendentes del Salón Rey Píldora continuaron sentados en su plataforma. Ellos, naturalmente, no tenían necesidad de irse. Las fluctuaciones de energía no podrían dañarlos.

El único otro que quedaba era el viejo Tianji. Él permaneció sentado en su lugar original. Él fue el anfitrión de la Clasificación Destino Celestial.

“Hermano Tianji, por el asunto de hoy, definitivamente haré una visita a su estimada secta en el futuro para hacer mi disculpa. Hoy, tengo que arreglar las cosas con el ladrón que robó el Medallón Santo Emperador de mi Clan Chen”. El Ancestro del Clan Chen miró al viejo Tianji mientras hablaba.

El viejo Tianji no reaccionó, continuó sentado allí y estaba tranquilamente mirando las escenas que se desarrollaban.

“Qin Wentian, ya he liberado al rehén. ¿No es hora de que entregues el medallón?” El Ancestro Chen luego dirigió su mirada hacia Qin Wentian mientras afirmaba.

“Solo dije que el Medallón Santo Emperador aparecería aquí, pero nunca hice ninguna promesa de que te lo entregaría, ¿verdad?” La voz sin emociones de Qin Wentian resonaba, sus garras seguían agarrando firmemente el Medallón Santo Emperador.

Las pupilas del Ancestro Chen se estrecharon peligrosamente. Si no entregaba el medallón, no habría necesidad de que Qin Wentian siquiera pensara que podía salir de allí hoy vivo.

Sin embargo, justo en este momento, Jun Yu se sacudió las mangas y se puso de pie, mirando al Gran Roc mientras hablaba: “No me importa el Medallón Santo Emperador del Clan Chen. Sin embargo, Qin Wentian, ¿te atreviste a destruir mi Salón Rey Pildora? Sígueme, te prometo que no te mataré”.

Los grandes ojos de Qin Wentian miraron a Jun Yu, podía sentir la aterradora aura de un Ascendente que emanaba de esta persona. Jun Yu tenía una actitud extraordinaria, fue su aparición lo que llevó al Ancestro del aristócrata Clan Ouyang renegara de sus palabras.

Este hombre solía ser un discípulo del Salón Rey Píldora, pero ahora era un discípulo directo de un Anciano de la Secta Sagrada Real.

Qin Wentian no sabía nada acerca de la Secta Sagrada Real, no sabía cuán fuertes eran exactamente, sin embargo, solo la presencia de un simple discípulo como Jun Yu fue suficiente para que los Ancestros de las diversas potencias trascendentes en la Gran Dinastía Xia lo saludaran con respeto, temeroso de hacer cualquier cosa que pueda ofenderlo en lo más mínimo.

Todo lo que sabía era que, dado que Jun Yu era del Salón Rey Píldora, las cosas eran simples entonces. Él era su enemigo.

Como era un enemigo, ¿por qué siquiera molestarse por su estatus o antecedentes?

Sin embargo, actualmente, las fuerzas de Qin Wentian realmente no podían competir con las fuerzas conjuntas del Clan Chen Gran Sol y el Salón Rey Píldora.

El Salón Luna Mística tenía un total de dos Ascendentes. En adición de Hada Qingmei, Qin Wentian solo tenía un total de tres Ascendentes de su lado, mientras que sus enemigos tenían seis. O podría haberlo hecho: sus enemigos, sin embargo, tenían seis Ascendentes.

Si el aristócrata Clan Ouyang y el Clan Jiang no renegaban, aún podrían tener una oportunidad. Pero, por desgracia, el Ancestro Ouyang no se atrevió a luchar, lo que llevó al peligroso escenario en este momento.

Sin embargo, en este momento, el otro cuerpo de Qin Wentian ya se apresuraba hacia el Palacio Real de la Antigua Capital junto con Ouyang Kuangsheng y los demás.

En la Antigua Capital ahora, solo estaban ellos. En este momento, la atención y el enfoque de todos estaba obsesionado con la batalla en la Corte Venerada del Cielo, ¿quién pronto podría preocuparse por las cosas que suceden en la Antigua Capital?

Al llegar, Qin Wentian descubrió que Yun Mengyi ya estaba allí. Actualmente, en la Antigua Capital, incluido él mismo, había un total de siete personas.

Qin Wentian, Ouyang Kuangsheng, Chu Mang, Fan Le, Yun Mengyi, Qin Zheng y alguien que hizo que Qin Wentian se sintiera sorprendido. El séptimo no era otro que el discípulo del Rey Veneno, Mu Feng.

En este momento, Qin Wentian se sintió muy conmocionado cuando tomó nota de su entorno. Más adelante, dentro de la Antigua Capital, había una vasta porción de tierra derrumbada, como si haya sido devorada por algo. Poco después, la cavidad en el suelo se amplió rápidamente a medida que gigantescos e imponentes grandes salones aparecieron por allí.

“Este es el Palacio Subterráneo de la Antigua Gran Dinastía Xia, y también un lugar de absoluto secreto. Incluso los nueve Grandes Clanes no tienen idea de su existencia, por lo tanto, fue capaz de permanecer oculto a través de las eras”. Yun Mengyi explicó a los demás. “El Palacio Subterráneo, también conocido como la Tumba Real de la Gran Dinastía Xia, contiene muchos secretos en su interior”.

“¿Por qué nos convocas a todos aquí?”, Preguntó Qin Wentian. Actualmente, la situación en la Corte Venerada del Cielo estaba lejos de ser ideal, la guerra podría estallar en cualquier momento. ¿Por qué Yun Mengyi los reunió a todos aquí?

“Dado que eres el asistente de confianza de Qin Wentian, debes saber que en este momento está en grave peligro. Tengo los medios para activar el Guardián de Marionetas de la Tumba Real de la Antigua Gran Dinastía Xia”, afirmó Yun Mengyi. Su silueta parpadeó cuando apareció de nuevo en la entrada de la tumba mientras murmuraba para sí misma: “Pensar que la entrada en realidad estaría escondida bajo la protección de la Formación Ave Bermellón. Afortunadamente, la Formación Ave Bermellón se ha desvanecido, si no, incluso yo no tendría forma de localizar la entrada”.

Mientras hablaba, sus manos estaban dobladas en mudra mientras cantaba algo misterioso. Momentos después, nubes de polvo se elevaron de la tierra. Una fría ráfaga de viento pasó volando, solo para ver a siete guerreros de aspecto solemne vestidos con una armadura que aparecía en un círculo alrededor de Yun Mengyi. Estos guerreros acorazados eran parecidos a estatuas que habían permanecido inmóviles durante los últimos diez mil años, sin embargo, la exquisitez de sus rasgos tallados era extremadamente vívida y real, como si fueran humanos reales.

(Nt: Mudra, cada una de las posiciones que se realizan con las manos en las religiones hindú o budista, con diversas funciones y simbología.)

Siete humanos, siete direcciones, formando un vínculo innato con las Constelaciones de las Siete Matanzas mientras una gran intención de matar impregnaba el aire.

“Estas siete Marionetas son todos guerreros Marionetas de 5to nivel. Aunque nuestra fuerza es limitada, el poder que podemos desatar a través de ellos debería ser suficiente para asustar a los demás. Sin embargo, para usar las siete Marionetas, se requiere confianza absoluta el uno en el otro. No me atrevo a entrar imprudentemente. Los corazones de los siete deben estar vinculados, nuestras intenciones uno y el mismo. Si no logramos esto, todos nosotros moriremos sin lugar a dudas”.

Yun Mengyi miró a Qin Wentian, ella no estaba familiarizada con él. En cuanto a los demás, han luchado juntos antes a lo largo de los años, sabía que todos podían confiar.

“No te preocupes”. Qin Wentian entendió el significado de Yun Mengyi. Asintió ligeramente con la cabeza, indicando que lo entendía.

La Antigua Gran Dinastía Xia era uno de los tres tiranos que dominaban el mundo, su fuerza no tenía límites, los secretos ocultos dentro de sus profundidades no se adquirían de forma natural. ¿Quién habría pensado que la tumba real estaría debajo de la ubicación protegida por la Formación Ave Bermellón?

Definitivamente había incluso más secretos escondidos dentro de la tumba real.

Pero ahora, Qin Wentian sospechaba aún más de la identidad de Yun Mengyi.

Ella realmente encontró el lugar para la Tumba Real, e incluso sabía cómo usar las Marionetas Siete Matanzas.

“Prepárense para entrar a la Marioneta”. La silueta de Yun Mengyi parpadeó antes de aparecer detrás del núcleo de una de las Marionetas. Presionando con un solo dedo, una luz brillante resplandeció cuando la Marioneta se abrió, permitiendo a Yun Mengyi entrar en ella, ocultando perfectamente todo rastro de ella.

Todos los demás, respectivamente, reflejaron sus movimientos y entraron en sus respectivas Marionetas.

En el instante en que entró Qin Wentian, pudo sentir claramente cuán terrorífico era el poder de estas Marionetas.

Dada su comprensión de las Marionetas, bastaba con echar un vistazo para decir que estas Marionetas se habían forjado con tesoros inestimables. Incluso las inscripciones grabadas en ellos eran extremadamente temibles, capaces de otorgarle una fuerza de combate aún mayor, permitiéndole usar el poder de las Constelaciones.

Y lo que hizo maravillar a Qin Wentian fue eso, lo que Yun Mengyi dijo era verdad. En este momento, después de que los siete entraron a las Marionetas, compartieron sus pensamientos e intenciones.

Las Marionetas Siete Matanzas unieron sus voluntades en una sola.

“Permítanme enseñarles cómo controlar a las Marionetas, todos deben dominar la forma de controlarlas antes de que lleguemos a la Corte Venerada del Cielo”. La voz de Yun Mengyi resonó en las mentes de los otros seis Cultivadores, sus palabras causaron sus expresiones volverse solemne.

Las Marionetas Siete Matanzas, siete matando con un solo pensamiento.

Cuando Yun Mengyi enseñó al resto cómo activar sus Marionetas, el espacio se sacudió cuando un inmenso Qi Astral se disparó hacia las nubes. En el centro del cielo, resplandecía una brillante Luz Astral, como si una Constelación intentara nacer.

Momentos después, la Constelación en el cielo se solidificó. Las Marionetas Siete Matanzas se transformaron todas en corrientes de luz mientras se disparaban hacia la Corte Venerada del Cielo.

…………

Como la otra forma de Qin Wentian todavía estaba allí, naturalmente entendió la situación actual.

En este momento, lo que necesitaba era tiempo. Tiempo de que las Marionetas Siete Matanzas lleguen a la Corte Venerada del Cielo. Por lo menos, su poder combinado podría competir contra un Ascendente Tianxiang.

El Gran Roc sonrió fríamente al ver las posturas dominantes del Clan Chen y la contundencia de Jun Yu. “¿Quieres que regrese contigo al Salón Rey Píldora? ¿No tienes miedo de que empuñé la espada demoniaca otra vez?”

“Aunque la espada es poderosa, ya está sellada por mí. No podrás manejarlo”. Dijo Jun Yu con seguridad, sus palabras hicieron que Qin Wentian se riera burlonamente en su corazón.

¿La espada demoniaca fue sellada por él?

Aunque no sabía exactamente qué sucedía, el poder de la espada era demasiado monstruoso, odiaba que los Cielos fueran demasiado bajos. Hace años, arrastró la espada durante diez mil millas, usando su sangre para alimentarla, incluso entonces, no podía controlarla por completo. No se sabía cuán intensa era el orgullo de la espada.

Y ahora, debido a sus lazos kármicos, la espada demoniaca le otorgó un arte inmortal, dándole la oportunidad de revertir el Sacrificio Dios Demonio. ¿Cuán desafiante de lo divino era eso? ¿Era el verdadero alcance de los poderes de la espada demoníaca? No, eso fue solo una parte de eso.

Dejando a un lado a Jun Yu, incluso a su Maestro que era un Anciano de la Secta Sagrada Real, no había forma de que él pudiera mover la espada también.

“Realmente sabes cómo presumir. En aquel entonces, los dos Ascendentes de tu Salón Rey Píldora fueron heridos por mí y ahora mismo, ¿te atreves a decir que has sellado la espada demoníaca?” La voz de Qin Wentian contenía una fuerte sensación de sarcasmo.

“No pierdas mi tiempo lanzando tonterías. Si no estás dispuesto a regresar conmigo, solo puedo optar por arrastrarte de regreso por la fuerza”. Jun Yu habló mientras un poder terrorífico emanaba de él.

“¿Quieres pelear? Con tantos Ascendentes presentes, ustedes realmente me respetan. En ese caso, acércate a mí entonces”. El Gran Roc se elevó por los Cielos cuando la sangre en su cuerpo comenzó a hervir. Una inmensa y torrencial oleada de Qi Demoníaco brotó de él.

“¡Bzzz!” El Gran Roc pasó velozmente, penetrando a través del espacio, corriendo hacia Chen Fan del Clan Chen.

“Lucha inútil”. Con tres Ascendentes del Clan Chen Gran Sol presentes, ¿cómo podrían permitir que Qin Wentian hiciera una movida contra Chen Fan? En el instante en que la sombra del Gran Roc pasó velozmente, ya habían deducido su intención.

“¡BOOM!”

El Gran Roc colisionó con un escudo de fuego. Delante de Chen Fan, las corrientes de Luz Astral llovían, transformándose en un ardiente escudo de fuego. A pesar del poder de su inmenso cuerpo, el impacto de la colisión solo rompió el escudo de fuego, pero Chen Fan permaneció ileso.

“La distancia entre Tiangang y Tianxiang es algo inalcanzable. Me temo que todavía no entiendes el poder de las Constelaciones”. El Ascendente más joven del Clan Chen Gran Sol era el hermano menor del actual Señor del Clan del Clan Chen. Estaba vestido con una lujosa túnica dorada, y se quedó allí exudando un aire de incomparable arrogancia. Sobre él, un titán de llamas cuyo cuerpo llovió lava se manifestó, exudando un poder sin par.

“¡Bzzz!” Ese Ascendente golpeó casualmente, el titán de llamas sobre él al instante reflejó sus movimientos. Las garras afiladas del Gran Roc perforaron, colisionando con el puño. Pero en el instante de la colisión, el cuerpo del Gran Roc comenzó a alejarse del calor, Qin Wentian sintió que sus garras estaban a punto de ser destrozadas por el rebote de la fuerza. La reacción violenta de ese impacto causó que su cuerpo se estremeciera cuando fue obligado a retroceder, tosiendo un poco de sangre fresca.

“Tianxiang en comparación con Tiangang. Esa es una evolución cualitativa, no puede ser infringida. Incluso con tu cuerpo monstruoso, sin la espada demoniaca, no eres nada, incluso más bajo en comparación con una hormiga frente a un Ascendente Tianxiang”.

Esa persona salió una vez más. Con un puño, la Luz Astral fluyendo hacia abajo se tr

ansformó en una impresión de palma gigantesca, aferrándose hacia el Gran Roc”.

“¡PENG!”

El inmenso cuerpo del Gran Roc estaba bloqueado. El Ascendente casualmente arrastró el cuerpo del Gran Roc hacia él.

“¡Wentian gege!” Al ver esta escena, el semblante de Bai Qing palideció. Ella quería salir corriendo solo para ver a la Líder del Salón Luna Mística agitando sus manos, señalando que alguien se llevara a Bai Qing.

Uno de los miembros del Salón Luna Mística obedeció, arrastrando por la fuerza a la obstinada Bai Qing. La Líder del Salón Luna Mística no se movió porque ya había escuchado el mensaje de Qin Wentian a través de una transmisión de voz.

La gigantesca mano del titán depositó a Qin Wentian frente al Ascendente más joven del Clan Chen Gran Sol. Este Ascendente parecía ser un hombre joven, su sonrisa emanaba el filo de una espada fría, mientras miraba fijamente el Medallón Santo Emperador apretado en las garras de Qin Wentian. Sin embargo, en su euforia, no se dio cuenta de algo. ¡Una intención asesina desenfrenada e inmensamente poderosa, brilló con terrorífica nitidez en los grandes ojos del Gran Roc!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente