Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 445 – Fuera del Estado Venerable

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El hecho de que el Palacio Nueve Místicos actuara fue una sorpresa para muchos de los espectadores. El Palacio Nueve Místicos estaba ubicado en la región más remota, en el Estado Verde en los límites de la Gran Dinastía Xia, y se clasificaron en último lugar de las 36 potencias trascendentes. ¿Cómo podría una potencia trascendente como ellos ser comparable al Clan Chen Gran Sol o al aristócrata Clan Ouyang? Hacer un movimiento en este momento exacto indica que podría haber un significado más profundo detrás de sus acciones. Tal vez solo querían unirse y matar al joven de apellido Di. Pero sus acciones también podrían interpretarse como que quieren oponerse al aristócrata Clan Ouyang.

Naturalmente, había otra posibilidad. Querían formar una alianza con el Clan Chen Gran Sol.

En los límites de la Gran Dinastía Xia, la enemistad entre el Palacio Nueve Místicos y el Pabellón Nube Verde se hizo cada vez más profunda, lo que provocó que los enfrentamientos y la confrontación se volvieran cada vez más frecuentes. Tal vez, esta fue la razón por la cual el Palacio Nueve Místicos eligió estar junto al Clan Chen Gran Sol.

En este momento, los expertos del Palacio Nueve Místicos hicieron todos sus movimientos hacia el joven de apellido Di en el mismo momento, sellando su camino de retirada. Además de ese golpe de lanza de Wang Jian, Qin Wentian estaba básicamente muerto.

Qin Wentian podría usar el Movimiento de Lucha Estelar para evitarlo, pero no deseaba revelar demasiadas de las nueve artes definitivas en este momento, ya que su identidad podría verse comprometida.

Esta fue también la razón por la que solo mostró que conocía la Impronta Condena de Sangre, de esta manera arrojaría menos sospechas sobre su identidad y antecedentes.

Levantando sus palmas, abruptamente agarró la lanza. Wang Jian reaccionó instantáneamente al canalizar su Qi Astral, haciendo que la punta de la lanza entrara en erupción con rayos asesinos de luz de lanza imbuidos por la voluntad de su Mandato, queriendo devorarlo todo.

Todo sucedió en un instante. Las palmas de Qin Wentian se volvieron carmesí cuando una ola de aura destructiva emanó. En lugar de retirarse, Qin Wentian empujó la lanza a un lado y cerró la distancia entre él y Wang Jian.

Wang Jian ni siquiera tuvo tiempo de pensar, solo podía reaccionar por reflejo mientras retrocedía con velocidad explosiva. Incluso si su lanza perforara el cuerpo de Qin Wentian, podría no romper la defensa de Qin Wentian. Pero si la palma de sangre de Qin Wentian aterrizara sobre él, definitivamente moriría. Tal escenario no era lo que estaba dispuesto a ver, por lo tanto, sin dudarlo, naturalmente eligió retirarse.

Sin embargo, la amenaza a la que se enfrentaba Qin Wentian no había disminuido aún. Detrás de él, los expertos del Palacio Nueve Místicos condensaron su Qi Relámpago, formando una perla de luz una vez más, disparándola a su trayectoria. Si esa perla lo golpeara, no importa cuán fuerte sea el físico de un ser humano, todos serían destrozados por el poder tiránico de un rayo.

“¡BOOM!”

Qin Wentian pisoteó el suelo con un paso pesado. Él no podía usar ninguna técnica que le hiciera famoso, cosas como el Arte Transformación Dios Demonio era una señal inequívoca de su identidad. Aunque ese sentimiento era simplemente horrible, no tuvo más remedio que aceptarlo.

Esa sacudida suya vibró el vacío, un Qi Espada opresivo presionó directamente sobre los cuerpos de los expertos que pertenecen al Palacio Nueve Místicos, tan intenso que incluso sus Novas Astrales temblaban.

Una aterradora intención espada se extendió sobre todo, el Qi Espada en el área manifestaba una pantalla de espadas, antes de que la luz de espada se concentrara en un rayo intenso que se disparaba directamente hacia la perla relámpago, haciendo que explotara.

Qin Wentian luego se retiró con la velocidad de un furioso huracán, saliendo del radio de explosión.

“¿Para una discusión sobre una bestia demoníaca, las diversas potencias trascendentes combinan todas las fuerzas para matarme? Esto realmente me ha abierto los ojos al estatus exaltado que tienen las potencias trascendentes. Les digo adiós”. La voz de Qin Wentian sonó cuando el Gran Roc voló. Luego montó en el Gran Roc mientras ambos se elevaban hacia los Cielos, queriendo volar muy lejos.

“¿Quieres irte?” Wang Jian y el resto de los miembros del Clan Wang resoplaron con frialdad, todos ellos volando detrás de él en su persecución.

“Vamos a movernos también” ordenó Ouyang Kuangsheng. En el siguiente momento, la batalla caótica también cambió cuando Ouyang Kuangsheng, Fan Le y Chu Mang volaron a la distancia igualmente.

Como los otros expertos del Clan Ouyang querían seguir, se encontraron bloqueados por los expertos del Clan Chen. Chen Fan rió fríamente, “Como la batalla les ha sido dejada por ellos, dejen que se encarguen ellos mismos”.

Un viento furioso soplaba con fuerza, a medida que otros de las generaciones más jóvenes también volaban en la distancia. Chen Wang y Bai Qing estaban entre ellos también. Este grupo de jóvenes genios quería cambiar el campo de batalla.

Participar en una batalla aquí fue casi inútil, con el resto de los expertos más poderosos de las diversas potencias en perspectiva. Como ese era el caso, y estaban dispuestos a matar, también podrían cambiar a otro lugar y ver quién era el más fuerte entre ellos.

Por lo tanto, en el espacio aéreo sobre el Estado Venerable, apareció una escena magnífica.

Un Gran Roc surcó los Cielos con varios expertos que estaban exudando un aura aterradora, persiguiéndolo salvajemente.

“Todos son expertos de las generaciones más jóvenes que pertenecen a las diversas potencias trascendentes. Chen Wang, Wang Jian y Bai Qing están entre sus filas. Espera, pero ¿quién es ese joven parado en el Gran Roc?” Los espectadores de abajo también querían seguirlos para poder presenciar las batallas subsiguientes. Sin embargo, su velocidad era demasiado rápida, a menos que todos los espectadores tuvieran un nivel de cultivo determinado, sería imposible alcanzarlos.

El Gran Roc era algo en lo que Xiao Hundan se había transformado naturalmente. Aunque su destreza en el combate no aumentó, su velocidad sí lo hizo. Ambas alas se agitaron furiosamente mientras Qin Wentian se paraba encima con los brazos a la espalda. Una sonrisa de extrema frialdad era grabada en su rostro mientras sus ojos brillaban con una luz sombría.

“Xiao Hundan, sal del Estado Venerable. Ve lo más lejos posible”.

Qin Wentian habló en voz baja mientras se sentaba con las piernas cruzadas en la parte posterior del Gran Roc, haciendo caso omiso de sus perseguidores. Tal acción estuvo llena de evidentes indicios de provocación, por lo tanto, causó que Wang Jian y los demás aumentaran su velocidad mientras se apresuraban detrás del Gran Roc, sin estar dispuestos a abandonar la persecución.

En medio de las nubes, las ráfagas de viento se hicieron cada vez más fuertes a esta altura. Ahora estaban en el espacio aéreo sobre la región central del Estado Venerable y después de un período de tiempo, las puertas de la ciudad del Estado Venerable aparecieron a la vista.

El Gran Roc no se paró en absoluto y salió volando directamente de ahí, continuó avanzando a gran velocidad, cruzando paisajes y ríos antes de llegar a una antigua cadena montañosa.

“Suficiente”, susurró Qin Wentian. Finalmente, el Gran Roc desciende, aterrizando en una pequeña colina en esa antigua cordillera. Mientras giraba, esperaron a que aparecieran los perseguidores.

Momentos después, rayos de luz destellaron cuando Wang Jian llegó. En realidad, había otros dos Cultivadores del Clan Wang que vinieron con él.

Y después de ellos, llegaron dos Cultivadores del Clan Chen y otros tres Cultivadores del Palacio Nueve Místicos. Los dos del Clan Chen eran Soberanos Tiangang de 3er nivel. Qin Wentian había matado a muchos de sus miembros, por lo que no había forma de que le permitieran salir con vida hoy. Por lo tanto, al verlo huir, decidieron abandonar la batalla que estallaba en la Antigua Capital para perseguir a Qin Wentian.

Después de que llegaron estos perseguidores, rápidamente se agruparon en una formación mientras configuraban un círculo en el aire sobre Qin Wentian. Wang Jian luego dijo: “¿Qué tal esto? ¿El Gran Roc pertenecerá a quien mate a este hombre?”

“Claro”. Respondió uno de los expertos del Clan Chen.

“No tenemos objeciones”. Los del Palacio Nueve Místicos intercambiaron miradas mientras estaban de acuerdo. Sus auras se derramaron, manifestando una presión que oprimió a Qin Wentian.

Qin Wentian levantó la cabeza, un destello frío y aterrador de luz parpadeó en sus ojos cuando miró a los expertos de las diversas potencias trascendentes.

“Hoy, como todos ustedes han llegado, pueden quedarse aquí por toda la eternidad”. Qin Wentian afirmó sin emoción, sus palabras causaron que una expresión extraña apareciera en los rostros de los presentes.

¿Cuán descarado era él, incluso atreverse a decir esas palabras frente a tantos expertos? Con ellos uniendo fuerzas, matar a Qin Wentian sería tan fácil como mover la palma de su mano. ¿Pensar que este joven todavía se atrevió a pronunciar tales palabras incluso antes de su muerte? ¿No los estaba subestimando demasiado?

“Si mantienes tu velocidad y la mantienes durante unos días más, podríamos haber detenido nuestra persecución. Pero desde que decidiste detenerte aquí, estás básicamente muerto”. Wang Jian hizo una aparición brusca al manifestarse su Nova Astral. No era más que una magnífica larga lanza, que parecía capaz de atravesar cualquier cosa.

Las llamas estallaron alrededor de los miembros del Clan Chen mientras canalizaban la Gran Energía Solar frenéticamente en sus cuerpos.

Mientras arcos de relámpagos crepitaban alrededor de los del Palacio Nueve Místicos, el rayo comenzó a tomar forma. La forma de un dragón relámpago, que aparece incomparablemente feroz. Descendieron lentamente, los rayos estallaron a su alrededor, no tenían la intención de dar ninguna oportunidad para permitir que Qin Wentian escapara.

A lo lejos, a unas diez mil millas de distancia, las arenas del desierto se podían ver dando vueltas en el aire. Evidentemente, también hubo grandes batallas caóticas a escala allí.

Qin Wentian apretó con fuerza su puño cuando una expresión de odio pasó por sus ojos. Bruscamente, parecía como si las llamas también hayan estallado en su cuerpo. La sangre en su cuerpo comenzó a crecer cuando una corona de luz lo rodeó. Las llamas ardían en sus ojos, pero llevaban la frialdad del hielo.

De repente, una gran espada apareció en las manos de Qin Wentian. Esta espada era totalmente negra, y parecía como si estuviera forjada de cristales de pura oscuridad. Tenía una longitud de diez metros y pesaba unos diez mil jin (se convierte en alrededor de 5.000 kg). Nadie podría imaginar cuán poderosos serían los ataques de uno si fueran capaces de empuñar esta espada.

Qué vista tan temible. La luz negra brillaba alrededor del borde de la espada, solo la vista de ella era suficiente para hacer que los atacantes detuvieran sus pasos.

Las expresiones en sus caras cambiaron drásticamente. Nunca antes habían oído hablar de alguien que empuñara una espada tan grande en la Gran Dinastía Xia. Naturalmente, este era el propósito de Qin Wentian para sacar la gran espada. Sobresalió en el Mandato de Poder y ​Demonio, que le otorgaron un aumento en su fuerza. Naturalmente, la gran espada fue forjada con un único propósito. Fue para ocultar las pistas de cuándo usara su Mandato, para evitar que la gente descubriera su verdadera identidad.

“¡Bzzz!”

Qin Wentian se elevó por los Cielos con la espada de diez mil jin sostenida casualmente en sus manos. Cuando una ráfaga de Luz Astral inundó el área, su silueta parpadeó cuando se lanzó de cabeza hacia los tres atacantes del Palacio Nueve Místicos.

Los tres resoplaron con desdén. Con un comando, el dragón relámpago estalló cuando rayos de electricidad amenazante crepitaron a su alrededor.

“El Palacio Nueve Místicos va a desaparecer por completo de la Gran Dinastía Xia pronto y los tres de ustedes todavía están de humor para divertirse en el Estado Venerable”. La voz de Qin Wentian contenía una terrorífica intención fría dentro mientras él golpeaba al dragón con su espada. Una oleada de Qi Espada sin igual surgió de él cuando la voluntad de su Nova Astral Rey envolvió a los tres.

“Mueran”. Exclamó fríamente Qin Wentian. El espacio tembló, antes de romperse cuando la gran espada se balanceó en el aire cuando chocó directamente con el dragón relámpago. La fuerza pura deforma la figura del dragón, haciendo que se pliegue sobre sí mismo antes de extinguirse en la nada y, al mismo tiempo, una vibración intensa que se originó en la espada, reverberó en el aire.

“¡BANG!” Las ondas de vibración vacías pasaron a través del dragón relámpago y envolvieron a uno de los atacantes, lo que provocó que la pobre víctima implosionara desde adentro. La espada de Qin Wentian ni siquiera se detuvo, él continuó directamente barriendo mientras un lamento de espada aterradora llenaba el aire. Los otros dos atacantes ni siquiera pudieron reaccionar. Solo sintieron que sus gargantas estaban laceradas por la inexorable agudeza de la espada quejándose antes de que sus cabezas rodaran al suelo, muertos.

Tres expertos del Palacio Nueve Místicos, cayeron muertos en un instante.

Los expertos del Clan Chen y del Clan Wang quienes se apresuraron y ya se habían puesto en camino, sin embargo la corona de luz alrededor de Qin Wentian brillaba más y más. Se volvió hacia ellos y los atacó con rabia, haciendo caso omiso de sus ataques. Un aterrador dragón negro sinuoso surgió de la gran espada, avanzando hacia los atacantes. La lanza de Wang Jian hizo añicos el espacio y se abrió paso, transformándose en un rayo de luz queriendo destruir al dragón negro.

Los expertos del Clan Chen canalizaron la Gran Energía Solar dentro de sus cuerpos hasta sus límites. Miraron a Qin Wentian, solo para sentir un escalofrío en sus corazones cuando sus ojos se encontraron con los de él.

Parecía que este joven los había sacado intencionalmente del Estado Venerable.

En este momento, finalmente entendieron sus palabras antes: “Hoy, como todos han llegado, pueden quedarse aquí por toda la eternidad”.

“¡Divisor del Vacío!” La enorme espada de Qin Wentian presionó directamente, emanando un aura indomable que pertenecía a los reyes. Una ola sin forma de vibraciones de energía destructiva se entretejió y brotó. Con un fuerte boom, los dos expertos del Clan Chen gimieron en la miseria. Un ruido sordo resonó en el aire inmóvil, sus corazones se rompieron en pedazos mientras morían con agravio.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario