Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 432 – Qing’er, ¿Es una Princesa?

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Hada Qingmei llevó a Qin Wentian y Qing’er a un hermoso paisaje de jardín. Ahora que Qin Wentian tenía la forma de un Gran Roc, no había edificios lo suficientemente grandes como para que encajara.

“Esta debería ser el Arte Sacrificio Dios Demonio ¿verdad?” Hada Qingmei que estaba liderando el camino repentinamente detuvo sus pasos, mirando hacia el Gran Roc.

El Gran Roc asintió levemente con la cabeza, “Este es un arte secreto que obtuve en el Mundo de la Formación Ave Bermellón, el Arte Sacrificio Dios Demonio. Este arte me permitió establecer una conexión con las Divinidades Demoníacas en las ocho direcciones, convirtiéndome en un demonio primordial, permitiendo que mi fuerza se disparara explosivamente. En mi estado actual, se podría decir que el poder de la línea de sangre en mi cuerpo se ha perfeccionado. El único inconveniente es que la transformación es irreversible”.

“Una vez escuché hablar de este arte secreto, de hecho es verdaderamente tiránico y nunca habría esperado que te metieras en el Salón Rey Píldora solo, y tomando tu forma actual”. Hada Qingmei suspiró, “Durante la era antigua, el poder de la Antigua Gran Dinastía Xia fue muchas veces más fuerte incluso si se compara con las 36 de las potencias trascendentes sumadas. Como este es un arte secreto de esa época, si dicen que es irreversible, es irreversible. Incluso yo, que he vivido durante miles de años, no tengo un método para que te recuperes”.

Qing’er frunció el ceño cuando escuchó las palabras de Hada Qingmei. El semblante de Qin Wentian se mantuvo tan calmado como siempre cuando dijo: “No importa. Todavía puedo vivir como un supremo demonio primordial”.

Hada Qingmei miró hacia el cielo, recordando sus memorias mientras murmuraba: “Tú y el Emperador Azur son realmente similares. El entonces, tampoco tenía antecedentes de los que hablar, pero su disposición natural era la de un corcel indomable. No le gustaba que la gente lo atara, prefiriendo volar libremente a lo largo de toda la Gran Dinastía Xia, sin restricciones de otros. Debido a su temperamento, ofendió a muchos, incluso hubo algunos que estaban celosos de su talento. Al final, para contender con los demás, estableció el Palacio Emperador Azur con el poder de un hombre. Sin embargo, lamentablemente, al final, el genio de una generación no pudo evitar la muerte”.

“Aunque tú y el Emperador Azur tienen diferentes experiencias, ambos son únicos, tan sobresalientes entre sí. No deseo que sigas sus pasos”. Hada Qingmei habló lentamente, la caída del Emperador Azur fue su mayor dolor.

Qin Wentian permaneció en silencio, sabía desde hacía tiempo que el amor de Hada Qingmei por el Emperador Azur era extremadamente profundo. Si no, después de tres mil años, cualquier emoción entre ellos ya debería haberse desvanecido. ¿Por qué él todavía estaba constantemente en su mente? Ella todavía no podía olvidar al Emperador Azur.

“Aunque mi fuerza es extraordinaria, también estoy muy clara que en mi nivel actual, pasar al siguiente nivel ya no es una cuestión de absorber fuentes de energía externas. El Reino Tianxiang requiere que uno lo recorra paso a paso, profundizando su percepción y comprensión de las Constelaciones que han elegido. Ya estoy en mi límite y me es casi imposible avanzar más. Por lo tanto, solo puedo depositar mis esperanzas en la generación más joven, y tú… no eres más que el sucesor del Emperador Azur”.

“Desde que él te eligió a ti. No deseo que permanezcas en esta forma para siempre. Después de todo, me gustaría que el Palacio Esperador Azur resurja con su antigua gloria y prominencia, situándose en el pináculo de la Gran Dinastía Xia. Tal vez, estos no son más que mis propios deseos egoístas…” Hada Qingmei murmuró para sí misma antes de darse la vuelta y salir de la zona.

Las expresiones de Qing’er vacilaron. Echó un vistazo a Qin Wentian antes de agregar en voz baja, “Iré a echar un vistazo”.

Después de hablar, ella también salió, siguiendo a Hada Qingmei.

Qin Wentian inclinó la cabeza, mirando los Cielos. Sus enormes ojos brillaron con una sensación de pérdida. Solo los pensamientos de venganza lo mantuvieron continuando ahora.

“¡Bzzz!” Un viento furioso se levantó. El Gran Roc batió sus alas y se elevó hacia los Cielos.

Hada Qingmei y Qing’er se detuvieron, mirando la silueta del Gran Roc volando en el cielo, suspirando en sus corazones.

“Este joven tiene un talento aterrador y una voluntad aún más aterradora”. Como ser humano, era un ser humano por encima de los humanos, como un demonio, también desea ser el Señor de los demonios”. Hada Qingmei suspiró mientras continuaba, “Lamentablemente, incluso yo, que he estado viva por tanto tiempo, no tengo métodos que conozca qué puedan ayudarlo”.

“Puedo probar”.

Qing’er habló suavemente, sus palabras causaron que los ojos de Hada Qingmei parpadearan con un destello de luz. “¿Vas a buscarlos?”

Qing’er no miró a su Maestra, sino que permaneció en silencio.

“Deberías saber la razón por la cual decidí mudarme aquí. Si fueras a buscarlos por tu propia voluntad, me temo… y ¿cómo sabes que estarían de acuerdo?”

“Ellos lo harán”

Qing’er trató las palabras como el oro, ella era una mujer de pocas palabras. Pero una vez que dijo algo, definitivamente se aseguraría de lograrlo.

“No. No estoy de acuerdo”. Hada Qingmei rechazó vehementemente, “Incluso si tienen una solución, seguramente te alejarían de mí. Nunca permitiré que eso suceda jamás”.

“No lo harán”. Qing’er sacudió ligeramente su cabeza, mirando al Gran Roc volando en el cielo.

“Todavía quiero verlo dominando la Gran Dinastía Xia”. En el tono helado de Qing’er, Hada Qingmei pudo escuchar una determinación resuelta. Al mirar a su amada discípula, Hada Qingmei sintió intensas olas estrellándose contra su corazón.

Ella comprendió a Qing’er demasiado bien.

Una vez que se propuso algo, nadie podría cambiarla. Ni siquiera ella, su Maestra.

Sin embargo, ella conocía del verdadero trasfondo de Qing’er. La energía sellada en su cuerpo era lo suficientemente poderosa como para causar que una existencia como ella se sintiera sin aliento. En cuanto a por qué Hada Qingmei ordenó a Qing’er que protegiera a Qin Wentian en ese entonces, en realidad tenía sus propios motivos en mente. Justo como le dijo a Qin Wentian antes, ella también quería que el Palacio Emperador Azur volviera a levantarse en la Gran Dinastía Xia.

Fue por él que eligió vivir durante tres mil años, ayudando a su sucesor a cumplir su legado.

Tres mil años de convicción y resolución. Para Hada Qingmei, la importancia del Emperador Azur eclipsaba todo, incluso más importante para ella que Qin Wentian o Qing’er, e incluso su propia vida.

Sin embargo, ahora que Qing’er estaba planeando revelarse, Hada Qingmei sintió una fuerte sensación de extrema reticencia. Ella no quería que se llevaran a Qing’er. Ella siempre había tratado a Qing’er como lo haría con su propia hija.

“Maestra, espéreme”, dijo Qing’er en voz baja mientras su silueta parpadeaba, desapareciendo de este lugar. Hada Qingmei solo sintió una emoción indescriptible en su corazón mientras miraba en la dirección en que Qing’er estaba yendo a toda velocidad.

A unos cientos de millas fuera del Estado Demonio, había una tierra completamente llena de niebla, una región independiente.

Hace medio año, este lugar era el mismo que en cualquier otro lugar: un refugio arbolado para las bestias demoníacas. Pero abruptamente, una extraña niebla descendió sobre esta área. Cuando los humanos y las bestias demoníacas entraron en la brumosa región, no pudieron descubrir nada excepto por el hecho de que la niebla los desorientaría y solo después de un largo tiempo podrían encontrar su camino de regreso.

Por lo tanto, después de eso, nadie vino a este lugar. Incluso las bestias demoníacas lo evitaron.

Sin embargo, en este momento, una figura de belleza incomparable descendió lentamente del cielo, aterrizando fuera de la región de niebla.

Esta figura no era otra que Qing’er. Ella se quedó allí así, fuera de la región de niebla, serena y silenciosamente, como si estuviera esperando algo.

Un momento después, varias siluetas aparecieron ante ella.

Estas siluetas eran todas mujeres de extrema belleza y vestidas de blanco. Se organizaron en dos filas, llegando ante Qing’er, arrodillándose sobre una sola rodilla mientras respetuosamente saludaban, “Pagando respetos a la Princesa”.

“No lo soy”.

No hubo fluctuaciones en el semblante de Qing’er mientras ella respondía en un tono helado.

“Princesa, por favor”. Dos filas de figuras se arrodillaron a ambos lados, dejando un espacio en el medio donde estaba Qing’er.

Qing’er no respondió, pero continuó de pie allí, esas figuras continuaron arrodillándose también, hasta el punto en que el silencio se sintió algo aterrador.

A lo lejos, un brillo agudo resplandeció cuando un par de ojos miraron en esta dirección. Ese par de ojos ardientes se pertenecían a una bestia demoníaca extremadamente poderosa, un Rinoceronte Llameante.

Sin embargo, en ese momento, una de las figuras arrodilladas frunció el ceño cuando cambió su mirada hacia ese rinoceronte. En un abrir y cerrar de ojos, esa figura desapareció de la vista. Un instante después, un grito espeluznante resonó cuando el rinoceronte que tenía una base de cultivo en el pináculo de Yuanfu fue destruido en un instante.

Esa figura que actuó antes regresó a su lugar original, en silencio y sin ruido, sin siquiera una mota de polvo en su cuerpo. Era como si nunca haya dejado su posición y siempre se encontrará arrodillada allí.

“Sha sha sha…”

Los sonidos arrastrados sonaron cuando algunas figuras salieron de la niebla. Un viejo y dos hombres jóvenes.

“Pagamos respetos a la princesa”. El viejo se inclinó ante Qing’er, mientras los dos jóvenes se arrodillaban sobre una sola rodilla, con expresiones de puro respeto en sus rostros.

Si estos dos jóvenes estuviesen en la Gran Dinastía Xia, serían la crema del cultivo, los mejores de su generación. Sin embargo, en este momento, se arrodillaron con sinceridad en sus corazones, sin ningún rastro de falta de voluntad.

“Princesa, no puedes romper ese sello, solo te lastimarías más”. El viejo miró a Qing’er mientras la amonestaba amablemente.

“Necesito un tipo de técnica, o un arte especial”. Qing’er miró directamente al viejo, haciendo caso omiso de sus palabras. Ella continuó fríamente, “El Arte Sacrificio Dios Demonio toma prestado el poder de las divinidades demoníacas y lo transforma en un demonio primordial, otorgándole a uno un aumento explosivo en la fuerza y ​​permitiendo que sus líneas de sangre se perfeccionen. Sin embargo, este es un cambio irreversible. Necesito una forma de negar esto”.

Las cejas del viejo se crisparon cuando una expresión de reflexión apareció en su rostro. Después de lo cual, afirmó en voz baja, “Princesa, por favor, recuerde nunca volver a levantar ese sello, si no, el daño a su cuerpo no es algo que este viejo sujeto pueda soportar. En cuanto a la pregunta de la Princesa, este Arte Sacrificio Dios Demonio usa el poder de las divinidades demoníacas reales. Querer negar algo así es demasiado difícil, incluso podría ser imposible”.

“Debo negarlo”. La fría voz de Qing’er cayó varios grados, y sus palabras hicieron que el viejo cerrara sus cejas. Después de varios momentos de contemplación, volvió a hablar: “Hasta donde sé, solo hay una forma posible de negar esta transformación. El método del que estoy hablando, es un arte celestial que le permite a uno cultivar otro verdadero cuerpo, reproduciéndose por completo a sí mismo. Según la princesa, incluso si la persona en cuestión ya se ha transformado en un demonio, el verdadero ser que cultiva utilizaría su base original como molde. Si cultiva con éxito este arte, nacería un nuevo ser verdadero para él, capaz de existir simultáneamente con su verdadero cuerpo demoníaco”.

“Sin embargo, estoy seguro de que la princesa ha oído hablar de la capacidad de este arte antes, y debe ser muy clara de lo precioso que es. Incluso nuestro clan podría tener que pagar un precio terrible, librando una gran guerra que sacudirá el Cielo y hará temblar la Tierra antes de que podamos alcanzarlo”. Ese viejo persuadió.

“Así es, ese es el arte que quiero”. Interrumpió Qing’er, haciendo que el viejo se quedara sin palabras. Esta princesa que se había mantenido alejada de su clan durante tanto tiempo podría no tener una idea clara de lo valioso que es el arte. Con solo dos palabras, ‘así es’, ella le respondió que ese era el arte que ella quería.

Pero, ¿cómo podría él adquirir eso tan fácilmente?

En este momento estaba contemplando por qué la princesa Qing’er quería ese arte.

¿No era la suerte de esa persona demasiado divina?

“Tengo que usar la matriz espacial para informar este asunto, a la espera de la decisión del Patriarca del Clan. No solo eso, me temo que necesitaría a la princesa para que venga conmigo, y para que la princesa lo discuta personalmente con el Patriarca”. El viejo se inclinó, con la cabeza baja, ya no decía nada.

“Bueno”.

Qing’er levantó su pie y caminó hacia el frente. Ella no dudó, su decisión causó que el viejo se sorprendiera. Cuando ella se acercó al viejo, inmediatamente abrió un camino, permitiéndole pasar.

“Ve e investiga este asunto claramente. Por quien la princesa quiere este arte en particular”.

Ese viejo transmitió su voz a una niña vestida de blanco que todavía estaba arrodillada a un lado. Cuando Qing’er se adentró en la niebla, él agitó su mano, haciendo una señal, ¡la silueta de la doncella vestida de blanco parpadeó, desapareciendo de la vista, para llevar a cabo su delegación!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario