Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 426 – Espada que Divide al Salón Rey Píldora

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al ver al Gran Eoc levantar la gigantesca espada y querer estrellarla hacia abajo, todos los espectadores se quedaron sin aliento; sus corazones se sentían como si estuvieran a punto de saltar de su pecho.

Con este corte de espada, incluso si Qin Wentian muriera aquí, el Salón Rey Píldora nunca sería capaz de lavar su humillación por toda la eternidad. Los eventos que ocurrieron aquí hoy encontrarán su camino en las crónicas de la historia de la Gran Dinastía Xia.

Innumerables siluetas pertenecientes al Salón Rey Píldora aparecieron. Venían de los otros palacios y pasillos, o salían del principal Salón Ascendente del Cielo. Todos tenían expresiones estupefactas en sus caras mientras miraban la gigantesca silueta en el aire. Todos sus cuerpos temblaban incontrolablemente de un miedo primigenio que provenía de lo más profundo de sus corazones.

“¡¿QUIEN?!”

Una voz retumbante resonó, y bruscamente, otra Constelación apareció en el cielo. Esta vez, la Constelación recién nacida parecía simbolizar la muerte. Esta era una Constelación de la Muerte; los interminables rayos de muerte cayeron en cascada, aterrizando en el Gran Roc, pero los ojos del Gran Roc se llenaron con una resolución inflexible.

El Gran Roc tenía aspiraciones tan altas que incluso le molestaba que los Cielos fueran demasiado bajos. ¿Cómo podría poner en sus ojos un mero Salón Rey Píldora?

El Gran Roc gritó, y la espada demoníaca se lamentó: ambos trabajaron juntos para desatar el ataque más poderoso, que se estrelló como un rayo desde los Cielos. El poder de este golpe fue tan abrumador que ni siquiera un Ascendente Tianxiang se atrevería a bloquearlo de frente.

Mientras Luo He observaba cómo la espada descendía, su semblante palideció como cenizas muertas. Una idea repentinamente pasó por su cabeza… ¿era correcto su método para manejar las cosas?

Si persuadía a su padre, sin permitir que Mo Qingcheng se convirtiera en uno de los cuerpos esenciales del antiguo Ancestro, y si no se oponía a la relación entre Mo Qingcheng y Qin Wentian, ¿la historia tomaría otra dirección?

No tenía ni idea, mientras veía la espada descender, el impacto que tuvo sobre ella era demasiado grande, simplemente demasiado grande.

Arrastrando la espada demoniaca durante cien mil millas, usando su sangre para alimentar a la espada demoniaca, transformándose en un Gran Roc primordial, dividiendo al Salón Rey Píldora. ¿Qué tan imponente fue esto? Y teniendo en cuenta que todo esto fue logrado por un hombre joven en el Reino Tiangang. Él, que descendía a la locura, ya no se preocupaba por las consecuencias, ignorando la vida y la muerte, entonces, ¿a quién le importa si toda la Gran Dinastía Xia se convirtiera en su enemigo?

En toda su vida, Luo He, nunca había conocido a una persona tan enloquecida. Su resolución y voluntad podrían realmente dividir los Cielos.

Naturalmente, aparte de la conmoción, la ira indomable y los impulsos asesinos llenaban el corazón de Luo He. Este asunto sucedió gracias a ella, y ahora Salón Rey Píldora fue humillado. Debido a esto, si Qin Wentian no muriera hoy, su Salón Rey Píldora seguramente se convertiría en el hazmerreír de la Gran Dinastía Xia.

¿Cómo podría el Rey Píldora, que estaba frente a ella, no sentirse sorprendido también? Apareció porque sintió la amenaza que representaba la espada demoníaca, sin embargo, nunca esperó los siguientes eventos: la aparición del Arte Sacrificio Dios Demonio, el nacimiento de un Gran Roc primordial. Todos estos estaban más allá de su imaginación y expectativas. Si supiera esto antes, incluso si él, el estimado Rey Píldora fuera el hazmerreír de los demás, ignoraría directamente su estatus y destruiría a Qin Wentian antes de que sucediera la cadena de acontecimientos. Pero ahora, incluso si destruía a Qin Wentian, ya era demasiado tarde.

Además, el alboroto que causó este evento también sobresaltó a otro viejo antepasado de su Salón Rey Píldora que estaba en el mismo nivel que él.

“Puchi…”

La espada demoníaca se desplomó, y ese gran salón que ascendía al cielo emitió una luz resplandeciente, mientras una fuerza invisible salía de ello en defensa. Sin embargo, esa espada demoníaca contenía un aura que incluso podía dividir los Cielos, y mucho menos un mero Salón Rey Píldora.

Los sonidos de la ruptura resonaron, la espada cayó justo en el medio, cortando al majestuoso Salón Rey Píldora en dos. Todo dentro del salón fue devastado por una amenazadora aura de destrucción.

Aquellos que se quedaron alrededor del área miraron en estado de shock, pero después de eso, un viento de espada sacudió por los sonidos de laceración que se hicieron eco. Esas figuras fueron cortadas en cubos en la nada, antes de ser dispersadas por el viento. Ni siquiera sabían cómo murieron.

Una sola espada dividió al Salón Rey Píldora, cosechando la vida de innumerables expertos.

Los otros espectadores observaron sin atreverse siquiera a respirar. Sus rostros estaban congelados en estado de shock, ya que permanecían inmóviles como estatuas, incluso sus párpados se olvidaron de contraerse.

¡El Salón Rey Píldora fue destrozado! Una sola espada lo demolió todo.

El Salón Rey Píldora, una potencia trascendente que se clasificó entre los cinco mejores de toda la Gran Dinastía Xia, fue destrozado por un joven en Tiangang que se transformó en un Gran Roc.

Se desconocía la conmoción que creó el ataque con una sola espada en la Gran Dinastía Xia.

En los Cielos, ahora había dos Constelaciones pertenecientes al Rey Píldora, así como al otro viejo antepasado del Salón Rey Píldora. Cuando vieron el fruto de su trabajo y el esfuerzo de sus antepasados ​​ser destrozados, la intención asesina en sus ojos se volvió incomparablemente aterradora.

“¡MUERE!”

Cuando ese viejo antepasado hizo explotar una palma, otra temible impresión de muerte cayó desde los Cielos. La Constelación de la Muerte exudaba una gran intención de muerte, impulsando esa impronta, pero Qin Wentian actuaba como si ni siquiera la viera. La espada demoniaca cortó con su propia voluntad, bloqueando el ataque del oponente, mientras las ardientes llamas de la muerte del Rey Píldora incineraban su cuerpo. Sin embargo, a pesar de la intensidad de las llamas, era como si no pudiera sentir nada. Qin Wentian continuó avanzando hacia adelante, con la espada demoníaca en sus garras, mientras volaba hacia la puerta prohibida por la que Mo Qingcheng se vio obligada a pasar.

El lugar por donde pasó el Gran Roc, los edificios y estructuras alrededor de esa área fueron devastados por la intención de su espada. Para aquellos desafortunados Cultivadores que se encontraban cerca de allí, todos ellos murieron debajo de esa espada sin fin.

El actual Qin Wentian ya había perdido toda cordura. Él ya estaba preparado para pagar cualquier precio.

Su par de enormes ojos estaban fijos en el camino que se extendía hacia adelante, mientras ese Qi Espada sin límites concentraba una vez más.

Sin embargo, el Rey Píldora, así como ese viejo antepasado, aparecieron abruptamente frente a Qin Wentian, bloqueando su camino. Una aterradora frialdad brilló en sus ojos mientras rezumaban olas tras olas de poder inexpugnable de sus cuerpos.

Los ojos del Gran Roc se abatieron sobre las dos figuras, sin rastros de miedo o terror en ellos. Qin Wentian giró la espada sobre sí mismo, desgarrando su cuerpo una vez más, permitiendo que la espada demoniaca se diera un festín con su sangre.

“¡BOOOOOOOMMMMMMMMM!”

Dentro del cuerpo del Gran Roc, una llama de vida de repente brilló. Ese era el poder de su línea de sangre, la aterradora aura del Gran Roc trepó salvajemente hacia arriba otra vez, llevándolo a la cima del Reino Tiangang y, casi, abriéndose paso al Reino Tianxiang.

Sin embargo, los Soberanos Tiangang siguen siendo Soberanos Tiangang; sus comprensiones de su Dao y de sus Almas Astrales no eran suficientes todavía. ¿Cómo podría ser tan fácil cruzar a Tianxiang? Eventualmente, el aura del Gran Roc se estabilizó en la cima de Tiangang, mientras que el poder de su línea de sangre hizo que el luto de la espada demoníaca creciera aún más fuerte.

Delante de él, dos Ascendentes estaban de pie, actualmente reuniendo la energía de las Constelaciones que dieron a luz. El cuerpo del Rey Píldora estaba envuelto con las llamas de nueve colores de la muerte y la destrucción, mientras que ese viejo antepasado condensó un verdadero Sello Vida y Muerte.

El Sello Vida y Muerte era el arte definitivo de la Gran Dinastía Xia. En aquel entonces, después de las rebeliones de los nueve Grandes Clanes, este arte definitivo aterrizó en posesión del Salón Rey Píldora. Y ahora que este Ascendente Tianxiang lo ejecutó personalmente, la perspicacia y las comprensiones, así como el sello impulsado por la fuerza de su base de cultivo, fueron suficientes para aniquilar todo bajo los Cielos y atravesar la Tierra. Incluso el color de su entorno se desvanecía, convirtiéndose en un lúgubre negro.

Sello Vida, Sello Muerte. Sello Vida y Muerte. Capaz de otorgar vida o conceder la muerte.

Si se usó el Sello Muerte, puede robar el Qi vital de los Cielos y la Tierra. Incluso el Gran Roc primordial indudablemente moriría si fuera golpeado con él.

Los espectadores de lejos ya estaban entumecidos cuando vieron al Gran Roc en el cual Qin Wentian se transformó para enfrentarse a las dos potencias en el nivel Tianxiang. Los eventos de hoy fueron algo que nunca podrían olvidar.

En este momento, una idea brilló en sus cabezas. No querían que Qin Wentian muriera aquí así; si es posible, prefieren que escape y crezca aún más fuerte, rompiendo este pedazo de cielo que es la Gran Dinastía Xia cuando regrese en el futuro.

Sin embargo, sus pensamientos eran solo fantasías salvajes. Estaba casi garantizado que Qin Wentian no podría sobrevivir.

Los Ascendentes Tianxiang estaban en el pináculo de toda la Gran Dinastía Xia, y en este momento, dos de ellos planeaban unir sus fuerzas para matar a Qin Wentian.

El Sello Vida y Muerte, así como esa llama de nueve colores de la muerte y la destrucción, volaron hacia Qin Wentian. El poder de aniquilación contenido dentro de ellos absorbió la vitalidad del entorno para aumentar su propio poder.

Sin embargo, justo en este momento, el Gran roc aulló, mientras sus alas gigantescas se agitaban violentamente, haciendo que su cuerpo girara a gran velocidad en el medio del aire, transformándose en un tornado, mientras la espada demoniaca bailaba con él.

“¡Swish!”

La espada demoníaca que poseía el poder supremo fue lanzada por Qin Wentian, diezmando todo lo que entró en contacto, rompiendo el Sello Vida y Muerte, así como la llama de nueve colores.

Los dos Ascendentes esquivaron de inmediato hacia un lado, mientras la espada demoniaca atravesaba, volando muy lejos en cierta dirección.

“¡Bzzz!” El Gran Roc, que se transformó en un tornado, también desapareció de la vista, haciendo zoom sobre esa espada demoníaca, pasando por el espacio creado por los dos Ascendentes cuando esquivaron hacia un lado anteriormente.

“¡MALDITA SEA!”

El Rey Píldora empalideció cuando se dio cuenta de que Qin Wentian estaba acercándose a la puerta prohibida.

Sus siluetas destellaron de inmediato cuando desaparecieron del lugar, persiguiendo a Qin Wentian, pero ya era demasiado tarde.

¿Qué gran velocidad alcanzó la espada demoníaca cuando fue lanzada por Qin Wentian con todas sus fuerzas? En todas partes, la espada pasó volando, se vio una franja de destrucción masiva, la nitidez que irradiaba arrasó todo, hasta el punto en que se estrelló contra la puerta prohibida.

Se rumorea que la tierra sagrada del Salón Rey Píldora estaba detrás de esa puerta prohibida.

Solo algunas de las mujeres más talentosas que eran puras en espíritu y cuerpo podían entrar en esta tierra sagrada.

Pero ahora, esa puerta prohibida que protegía la tierra sagrada se hizo añicos, cuando la espada demoníaca se estrelló contra ella y siguió volando hacia delante. Incluso la atmósfera brumosa, que estaba entrelazada con el Qi Divino, estaba distorsionada y lacerada por la nitidez de la espada demoniaca. El vuelo de la espada demoníaca finalmente se detuvo cuando penetró en una inmensa montaña. Momentos después, comenzó una avalancha cuando se podían ver las señales de fragmentación, mientras enormes rocas y trozos de las montañas caían al abismo.

En este momento, una aterradora aura se elevó desde el fondo del abismo, destruyendo los escombros que caían.

Los dos Ascendentes y el Gran Roc llegaron en el mismo momento, su era velocidad tan increíblemente rápida que rayaba en lo increíble.

El Gran Roc flotaba en el aire, sus garras estaban apretadas alrededor de la espada demoniaca, mientras miraba imperiosamente hacia abajo, directamente al abismo.

Allí se podía ver un mar de cadáveres y esqueletos, amontonados por todos lados, apilándose el uno al otro, salpicando todo el paisaje. Además, había algunas hembras de una belleza tan extrema que dejaban sin aliento a ningún macho, sentadas en lugares especialmente designados, sin embargo, parecían tan apagados y sin vida. El Qi vital que emanaba de ellas era constantemente absorbido por un mal monstruoso que se escondía allí.

Mo Qingcheng estaba aquí también. Cuando los ojos del Gran Roc aterrizan en Mo Qingcheng, el aura que brotaba de él era tan frío que incluso los Ascendentes inconscientemente retrocedieron un paso.

“Entonces, ¿este lugar es la tierra sagrada del Salón Rey Píldora? ¿Tantas mujeres jóvenes talentosas y destacadas se mantienen escondidas aquí para que ese malvado esqueleto absorba la esencia de su vida?”

El Gran Roc escupió una frase llena de frialdad inconmensurable. En este momento, no quería nada más que eliminar esta suciedad de la faz de este mundo.

La voz del Gran Roc se desplazó a lo lejos, a los oídos de los espectadores lejanos. Cuando escucharon lo que decía, sus corazones golpearon violentamente. Y ahora que la puerta prohibida se había hecho añicos, cuando extendieron su percepción, ellos también podían sentir la inmensidad del aura maligna proyectada por el malvado esqueleto que acechaba en su interior.

¿El Salón Rey Píldora, muy respetado, santo y sagrado, estaba usando la vida de sus discípulas para nutrir a un monstruo?

Tal descubrimiento causó que los cuerpos de muchos temblaran incontrolablemente. ¡Demasiado terrorífico! El Salón Rey Píldora era una potencia trascendente que tenía una historia de más de unos miles de años. Las píldoras inventadas por ellos habían salvado a tantas personas, pero su verdadero rostro era en realidad el de un demonio malvado. Al mirar el mar de esqueletos y cadáveres en esa área, nadie sabía cuántas víctimas habían sufrido, mientras su fuerza vital alimentaba a esa malvada monstruosidad.

No solo eso, Mo Qingcheng fue forzada a eso. Ella fue la razón por la cual Qin Wentian ignoró todo y quiso irrumpir allí.

Entonces resultó que el Salón Rey Píldora aceptó a Mo Qingcheng como discípula, el hecho de que Luo He pasó tanto tiempo y esfuerzo, cuidándola laboriosamente, ¿todo esto era solo una fachada? ¡El verdadero propósito era que alimentara al malvado esqueleto!

Todos los espectadores volvieron sus miradas hacia Luo He. La mirada en sus ojos era como si estuvieran mirando a una araña venenosa. Al mirar su hermoso rostro y contrastarlo con la negrura de su corazón, los espectadores no pudieron evitar estremecerse. Esta potencia trascendente fue adorado por muchos, aclamados como santos y salvadores, con tantos queriendo ser parte de él y sin embargo… la realidad detrás de él era tan cruel.

Luo He, naturalmente, sintió las miradas de los espectadores que aterrizaban sobre ella. Su semblante se volvió increíblemente desagradable. ¡Ella sabía que a partir de hoy, la reputación del Salón Rey Píldora había sido completamente destruida por las acciones de ese joven!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario