Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 417 – Mi Voluntad Puede Dividir los Cielos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

La mirada de Qin Wentian era como una espada afilada que penetraba en el vacío.

Estado Esperanza, Salón Rey Píldora. Definitivamente estaría allí.

“Wentian, él está tratando de agitarte. Pero si lo que dijo fuese cierto, entonces ciertamente habría muchas potencias que se reunirían allí. Si fueras allí seguramente estarías en peligro”. Zong Yi frunció el ceño mientras comentaba.

“Lo sé”. Qin Wentian asintió ligeramente con la cabeza. “Sin embargo, incluso si hay peligro, todavía tengo que ir al Estado Esperanza”.

Una mirada de contemplación brilló en los ojos de Zong Yi, después de permanecer en silencio por un momento, Zong Yi luego volvió a hablar, “Déjame ir contigo”.

“Tío Zong, todavía necesitas estar aquí para resolver los asuntos del Clan Zong”. Qin Wentian negó con la cabeza.

“No importa, los Decanos están aquí en mi lugar. No puedo tranquilizar mi corazón si viajas solo al Salón Rey Píldora. Sin embargo, no iré allí contigo, pretenderé ser un transeúnte que te haya encontrado en el camino, viajando juntos. En este caso, sería más fácil para mí mezclarme con la multitud y dificultar que otros me reconozcan”, afirmó Zong Yi. Qin Wentian miró a Zong Yi antes de girar su cuerpo y mirar al cielo cuando de repente se rió, “Bien, tío Zong, ya que lo pones de esta manera, no rechazaré más tus amables intenciones”.

Cuando el sonido de su voz se desvaneció, la silueta de Qin Wentian parpadeó antes de aparecer en la espada demoniaca una vez más.

Sus ojos estaban fijos en la espada, Qin Wentian cortó directamente la superficie de sus dedos permitiendo que su sangre fresca fluyera sobre la espada demoniaca otra vez, alimentando la espada demoniaca con su sangre.

“Wentian, ¿qué estás haciendo?”

El semblante de Zong Yi cambió drásticamente al verlo.

“Necesito esta espada”. La voz de Qin Wentian era tan fría que Zong Yi tembló involuntariamente. Luego cerró los ojos, permitiendo que la espada demoníaca drenara su sangre libremente. Al instante, los lamentos tristes de la espada sonaron una vez más, cuando un rayo de luz se elevó hacia el cielo.

Dentro de su cuerpo, junto a la llama de vela, los hilos dorados se transformaron en sangre fresca, mientras que la sangre del demonio primordial dentro de su cuerpo inundó la espada demoníaca, causando que los lamentos se volvieran aún más terroríficos, mientras la Constelación nació una vez más en los Cielos.

Fuera de la Ciudad Bai Jian, los ciudadanos inicialmente regresaban a sus hogares, pero justo en este momento, grandes oleadas de conmoción sacudieron sus corazones cuando sintieron la ominosa intención espada silbar en el aire una vez más, mientras la Constelación aparecía en los cielos.

¿Qué está pasando en el mundo?

“¡Bzz!” Un rayo de luz de espada que era incomparablemente resplandeciente se precipitó directamente hacia la cúpula de los Cielos. Todo el espacio aquí estaba envuelto por el sonido de los interminables lamentos de la espada. La multitud solo sintió sus cuerpos enfriarse por la pesada voluntad asesina que emanaba la espada demoniaca.

Debajo del precipicio, la mirada de Qin Wentian se llenó de una determinación inquebrantable mientras miraba la gigantesca espada demoníaca. “Odias que los Cielos sean demasiado bajos, por lo tanto no estás dispuesta a volar por los Cielos. Odias el hecho de que mi fuerza sigue siendo demasiado débil, es por eso que los tristes lamentos suenan implacablemente. Sin embargo, aunque pueda ser inferior a tus expectativas ahora, mis ambiciones y aspiraciones no están por debajo de las tuyas. Yo, quiero dividir el cielo”.

El tono de Qin Wentian era solemne, su voz se mezclaba en el Qi Espada, mientras las palabras que hablaba reverberaban en el aire.

Él estaba, comunicándose con la espada demoníaca.

Qin Wentian no estaba dispuesto a renunciar a ella.

El experto del Clan Wang intentó agitar a Qin Wentian utilizando a Mo Qingcheng como tema. Cuando sus ojos se posaron en la Constelación, la expresión de su rostro se torció en una sonrisa maliciosa cuando una fría risa resonó en su rostro. “La espada demoníaca resiente el hecho de que los Cielos son demasiado bajos, por eso no estaba dispuesta a ser sacada. Si es así, ¿cómo podría tener éxito? Si realmente entra al Estado Esperanza, buena suerte a él para tratar de escapar de esa red ineludible”.

Sin embargo, sus palabras ya no llegaron a Qin Wentian.

En este momento, Qin Wentian podía sentir claramente el orgullo de la espada demoníaca. Cuando los tristes lamentos de la espada demoníaca resonaban, podía sentir que su corazón, al igual que su sangre, resonaron en tándem con ella.

Los lamentos tristes de la espada se debían a que le molestaba el hecho de que los Cielos fueran demasiado bajos, odiaba el hecho de que no haya un amo digno de ella, el hecho de que nadie sería capaz de controlar su poder.

Qin Wentian podía sentir sus emociones. Sin embargo, en este momento, después de que la espada demoniaca escuchara sus palabras, el lamento de la espada aumentó en una intensidad aún mayor.

“Si tú también, te sientes como yo. Si tú también quieres dividir los Cielos. Permíteme llevarte en mi viaje”.

El semblante de Qin Wentian estaba tan tranquilo como siempre, mientras conversaba con la espada demoniaca. La sangre en su cuerpo fluía continuamente sobre el cuerpo de la espada, permitiéndole drenarla. Sin embargo, no entró en pánico en lo más mínimo, lo cual le permitió consumir todo lo que quisiera. Quería sacar la espada sin importar nada.

Un agudo lamento resonó, la sangre en el cuerpo de Qin Wentian vibró. Ambas manos se colocaron en la empuñadura de la espada y con un rugido de ira, la totalidad de su fuerza se concentró en ambas palmas de las manos mientras tiraba de la espada hacia arriba.

“RUMBLEEEEEE~”

Los Cielos y la Tierra temblaron, todas las espadas cercanas vibraron en respuesta.

“Se está moviendo…” Zong Yi y el resto de los miembros del Clan Zong demostraron gran consternación en sus caras. La espada demoniaca se estaba moviendo.

“Peng…” El precipicio de espadas se autodestruyó, la tierra se hizo añicos. Una abrumadora sensación de Qi Espada se condensó en un dominante rayo de luz que se dispara hacia las nubes.

“¿La espada demoníaca desea salir?”

El corazón de Zong Yi fue ahogado por oleadas de incredulidad. ¡Qin Wentian juró no descansar nunca si no podía desenvainar la espada hoy!

“Chi… chi…” La espada demoniaca fue sacada poco a poco y finalmente, cuando apareció la punta de la espada. Una tempestad cataclísmica se levantó, envolviendo toda el área.

Los del Clan Zong retrocedieron con velocidad explosiva, sus semblantes se llenaron de terror total.

Interminables rayos de luz se concentraron juntos, formando un pilar de luz azur, como si trataran de competir con el resplandor de los Cielos al dividir la cúpula de los Cielos.

Las innumerables siluetas que entraban y salían de la Ciudad Bai Jian se congelaron, incluso podian oír claramente cómo latían sus corazones en sus cuerpos. Inclinando la cabeza, vieron que después de que la columna de luz azur dividiera la cúpula de los Cielos, se formó un agujero negro en medio de las nubes, que parecía una enorme cavidad en la superficie de los Cielos.

Los tristes lamentos resonaron desde el agujero negro, lamentándose por el hecho de que los Cielos eran demasiado bajos para contenerla.

“¡Rumble!” La tierra se hundió como si la gravedad la arrastrara. Bajo la presión de la intención espada, todo en el entorno estaba siendo lacerado por la nitidez. Hubo incluso algunos que se postraron en el suelo, en adoración de esa terrible espada.

La espada demoníaca permaneció inamovible durante toda la era antigua. Pero cuando se movió, su poder fue capaz de conmocionar a los Cielos.

El sudor y la sangre empaparon todo el cuerpo de Qin Wentian. Sus palmas estaban teñidas de sangre cuando invocó una fuerza ilimitada, sacando la espada. Su cabeza estaba inclinada, mirando al horizonte mientras su cuerpo se elevaba hacia los Cielos.

La espada demoníaca parecía vacilante, no estaba dispuesta a levantarse junto con él.

“Odiabas que los Cielos fueran demasiado bajos. Aunque contengas una espada suprema, no estás dispuesta a permitirme controlarla”. La voz de Qin Wentian impregnaba los cielos, incluso resonando en el vacío.

“Mi debilidad hoy, no puede predecir mi futuro. No significa que no pueda ascender a los cielos algún día”. Qin Wentian desvió su mirada hacia el agujero negro en el cielo, sus ojos estaban llenos de una resolución intensa, incomparable e inquebrantable.

Luo He del Salón Rey Píldora, ¿por qué rompió su promesa?

Ofendió a la gran mayoría de las potencias trascendentes, y debido a su debilidad, fue considerado como alguien que pronto moriría.

“¡ASCIENDE!”

Qin Wentian aulló con locura, mientras su cuerpo continuaba elevándose al cielo. La totalidad de sus músculos se convulsionaban en resistencia, mientras convocaba todas sus fuerzas, estallando en ferocidad, queriendo que la espada se sometiera.

La ilimitada intención espada envolvió su cuerpo. La espada demoniaca se levantó junto con él.

Los del Clan Wang, Clan Li y la Secta Espada Celestial sintieron que sus corazones martillaban cuando fueron testigos de esta escena aterradora. Sus cuerpos temblaron involuntariamente, especialmente el experto del Clan Wang quien intentó agitar a Qin Wentian antes. Su semblante se volvió pálido, nunca imaginó que Qin Wentian sería capaz de sacar la espada por el impacto emocional de sus palabras.

“¿La espada demoniaca lo seguirá y aparecerá en la Gran Dinastía Xia?”

Los expertos del Clan Wang todos reflexionaron en su corazón. Podrían imaginarse qué catástrofe enfrentarían los enemigos de Qin Wentian mientras empuñaba la espada demoníaca.

“Vamos, vámonos rápidamente”.

El Líder de Secta de la Secta Espada Celestial, Jian Wuyou, se despertó de su estupor abruptamente cuando de repente rugió ruidosamente. Momentos después, la gente de la Secta Espada Celestial despertó de su aturdimiento mientras se preparaban para partir.

“Si el lamento de la espada resuena, ¿dónde existiría la vida?”

Una voz vibró desde el vacío, como si se originara en la temible intención espada que estaba envolviendo todo el espacio. Abruptamente, se manifestaron cantidades interminables de espadas afiladas, mientras se acercaban a los de la Secta Espada Celestial.

Los expertos de la Secta Espada Celestial miraron hacia atrás solo para ver las interminables cantidades de Qi Espada que descendía desde los Cielos, tan vastas que el Qi Espada cubría todo el cielo.

¿Dónde existiría la vida?

Mientras la melodía de la espada resonaba, la intención asesina de Qin Wentian se hizo más fuerte en intensidad.

“Swish, swish…”

Las espadas descendieron e instantáneamente, los expertos murieron uno tras otro, la presión de esa abrumadora espada podría convertirlos en cenizas.

Un grito miserable y espeluznante resonó desde la distancia. Jian Wuyou estaba en una situación desesperada, su espada había sido destruida, su cuerpo estaba plagado de heridas cuando su Nova Astral fue destrozada. Con solo un brazo restante, la sangre fresca se filtró de sus heridas, sin embargo, él ni siquiera se atrevió a volver la cabeza hacia atrás, y continuó corriendo hacia adelante frenéticamente en un intento de escapar.

Los espectadores de los alrededores observaron mientras esta escena se grababa en sus mentes, incapaces de olvidar el terror que inspiró a lo largo de sus vidas.

Los del Clan Li y el Clan Wang temblaban de terror, ellos también acababan de despertar del shock. Nunca habían imaginado que Qin Wentian realmente sería capaz de sacar la espada demoniaca. Y han olvidado una cosa: en el momento en que se saca la espada, la gente que Qin Wentian quería matar primero, serían ellos.

“¡CORRAN!” Rugió Li Zhentian. Los del Clan Wang también intentaron escapar. Sin embargo, cuando el lamento de la melodía de espada silbó sobre ellos, una gran cicatriz sangrienta se manifestó en el aire. El experto del Clan Wang era poderoso, pero no era lo suficientemente poderoso como para soportar la totalidad de la abrumadora intención espada que estaba concentrada en él y solo en él.

“Muere”.

Una voz suavemente susurró en su corazón. Instantáneamente, ese lamento de espada alcanzó un crescendo cuando una vibración incomparablemente aguda pero diminuta lo cortó en mitades.

Antes de morir, su corazón se llenó de odio y arrepentimiento sin fin. ¿Por qué tuvo que mencionar el nombre de Mo Qingcheng, en un intento de provocar a Qin Wentian?

El enfoque de todos estaba concentrado en una silueta de aspecto demoníaco de un joven que se elevaba en el aire. Incluso después de elevarse 1.000 metros en los Cielos, el cuerpo de la espada demoníaca aún no se había revelado por completo. Tenía evidentemente más de 1,000 metros de largo.

“¡BOOM!” El cuerpo de Qin Wentian cayó repentinamente desde el aire, y se estrelló implacablemente en el suelo fuera de la Ciudad Bai Jian, con el impacto adicional de la gravedad. Escupió sangre fresca mientras su cuerpo se acurrucaba en agonía… sin embargo, sus dos manos todavía estaban fuertemente apretadas alrededor de la empuñadura de la espada demoniaca. No le quedaban más fuerzas.

Los espectadores descubrieron que las palmas de Qin Wentian ya no eran las palmas de un ser humano, sino las gigantescas palmas de un demonio. Incluso ahora, la resolución en sus ojos no se había desvanecido ni un poco.

“¿Por qué sigues tan poco dispuesta a dejarme controlar tu poder? Entonces… también podría pasear contigo por cientos de miles de kilómetros, permitiéndote ver mi voluntad y mi resolución, que mis aspiraciones son dignas de tu orgullo, mientras dividimos los Cielos juntos”.

Parecía como si Qin Wentian le estuviera hablando a la espada. Usó la espada para apoyarse, antes de avanzar lentamente paso a paso mientras arrastraba la espada junto con él. Dondequiera que pasara, se podía ver una cicatriz de espada inconmensurablemente profunda cuando la punta de la espada cortaba el suelo sin esfuerzo.

La multitud se apartó de él, nadie se atrevió a interponerse en su camino.

Los lamentos tristes de la espada demoníaca también se debilitaron gradualmente.

Era como si la espada demoníaca haya percibido la profundidad de sus deseos, así como la intensidad de su voluntad y resolución.

“Wentian”.

Los del Clan Zong aparecieron a su lado. Mirando fijamente las fisuras de la cicatriz de la espada en el suelo, sus corazones se sentían como si un martillo los golpeara, ya que todavía estaban algo aturdidos por el impacto.

Solo habían pensado que el primer clasificado de la Clasificación Destino Celestial era alguien que tenía un talento inmensamente sobresaliente, alguien que tenía un orgullo inigualable en su generación.

Sin embargo, en este momento, en este momento, era como si realmente pudieran ver lo que significaba el primer clasificado de la Clasificación Destino Celestial. Solo ahora podían ver realmente a la persona que era Qin Wentian.

“¿Va a caminar todo el trayecto hasta el Estado Esperanza, arrastrando esa espada demoníaca junto con él?”

Zong Yi murmuró. Era casi inimaginable, cuán abrumadora y terriblemente monstruosa era la voluntad de Qin Wentian.

Si esta persona no pudiera controlar la Gran Dinastía Xia, ¿quién podría?

“Decanos, el Clan Zong estará temporalmente bajo su control. Acompañaré al Hijo Espada al Estado Esperanza”. Zong Yi ordenó antes de que levantara los pies y siguiera la silueta del joven frente a él, uniéndose a él en este viaje de cien mil millas hasta el Estado Esperanza.

¿Cuánto tiempo duraría este viaje?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario