Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

AGM – CAP 399 – 4ta Alma Astral

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En última instancia, Qin Wentian creía firmemente que la cultivación era algo que debería seguir al corazón del Cultivador y, por lo tanto, no pensó demasiado en cuáles deberían ser sus elecciones.

Fuerza, poder de ataque, defensa, velocidad: no tenía fallas en estas áreas. Por lo tanto, decidió no pensar demasiado y elegiría cuando llegara el momento apropiado para elegir.

Qin Wentian abrió los ojos: acababa de abrir su cuarta Puerta Astral y estaba utilizando su percepción y sus sentidos, abriendo un camino hasta las Capas Celestiales.

Esta noche, la luz de las estrellas era excepcionalmente resplandeciente, y una vez más, la percepción de Qin Wentian ascendió continuamente al cielo, elevándose hacia el Río Astral en las Nueve Capas Celestiales.

Después de experimentar tanto temple, su percepción ahora estaba en un nivel monstruoso. Muy rápidamente, pasó por alto la 4ta Capa Celestial, y poco después llegó a la 5ta. En este momento, sintió una fuerte sensación de opresión presionando contra él.

“Ya tengo tres Almas Astrales en la 5ta Capa Celestial. Esta vez, definitivamente tengo que irme a la 6ta”. La voluntad de Qin Wentian fue incomparablemente resuelta, y su percepción siguió subiendo a medida que esa sensación de presión se hizo cada vez más abrumadora.

Pasó por varias Constelaciones e incluso pasó por delante de aquellas cuyo brillo era extremadamente cegador.

“Pico de la 5ta Capa Celestial”. Qin Wentian se detuvo al contemplar el mar de Constelaciones, con satisfacción en sus ojos. Después de lo cual, su semblante se endureció cuando su percepción se precipitó hacia arriba.

Su convicción dominante llevó a Qin Wentian hasta la 6ta Capa Celestial. Aquí, incluso con su nivel de fuerza, aún sentía miedo al sentir las fluctuaciones de las diversas Constelaciones.

Incluso los genios podrían no ser capaces de resistir esa presión, o incluso ser capaces de subir a esta capa, a menos que alcancen el mismo nivel que uno en Tiangang. En otras palabras, solo aquellos del nivel Ascendente podrían usar sus Almas Astrales aquí para absorber la Luz Astral y convertirla en Qi Astral. Él, Qin Wentian, puede ser la única excepción.

“Un Alma Astral tipo Fuego, pero las llamas que emite parecen ser las del fuego del infierno. También contiene un indicio del inframundo: este fuego parece ser uno que puede ser inextinguible eternamente, o al menos hasta que su objetivo sea incinerado a cenizas”. Qin Wentian miró una Constelación cerca de él, sin embargo, no tenía intenciones de formar un vínculo innato con ella.

Su percepción continuó aumentando a través de la 6ta Capa. En este momento, aún podía controlar sus sentidos.

“Esa Constelación…” Qin Wentian miró una constelación tipo Sable en la distancia. Era completamente negra en apariencia, suspendido en el aire. Incluso desde una distancia tan lejana, Qin Wentian sintió que podía partirlo a la mitad solo por mirarla.

Qin Wentian pensó involuntariamente en Bai Qing ejecutando los Nueve Cortes del Purgatorio. Si el Alma Astral que ella condensara fuera esta en particular, el poder de su ataque definitivamente se vería incrementado por una cantidad inconcebible.

Qin Wentian continuó explorando, armándose de valor ante la creciente presión que hacía temblar sus sentidos.

Vio una Constelación que emitía un aura extremadamente maligna, en la forma de un esqueleto gigantesco que tenía una montaña de cadáveres y restos inconmensurables apilados sobre ella. Otras Constelaciones estaban extremadamente lejos de ella, como si incluso tuvieran miedo de ello.

“Esta Constelación definitivamente contiene un poder extremo”. Un pensamiento apareció en la mente de Qin Wentian, pero no tenía intenciones de formar un vínculo innato con ella.

La cultivación sigue el corazón de uno. No era malvado por naturaleza e independientemente de lo poderosa que fuera un Alma Astral, si no encajaba bien con él, ese Alma Astral seguía siendo inútil.

Aunque uno también podría usar el poder otorgado por la malvada Alma Astral para hacer el bien, eventualmente el Cultivador mismo sería lentamente influenciado. Por lo tanto, aún era mejor renunciar a tal Constelación.

En el vasto Río Astral de la 6ta Capa, Qin Wentian vio muchas Constelaciones inmensurablemente poderosas. Podía sentir que ya había alcanzado el borde de la 6ta Capa, pero cuando intentó recorrer el espacio que cruzaba a la 7ma Capa Celestial, se encontró incapacitado para continuar.

En las Nueve Capas Celestiales, cada tres capas representaban un espacio. El brillo de la corona que rodeaba a las Almas Astrales cambiaría; para las tres Capas iniciales, solo habría una débil corona dorada alrededor de las Almas Astrales; para las tres Capas centrales, habría una corona dorada pura alrededor de las Almas Astrales; y para la 7ma Capa Celestial, la corona del Alma Astral condensada sería de color púrpura.

Las Almas Astrales en la 7ma Capa Celestial eclipsaron total y completamente a las Almas Astrales condensadas en la 6ta Capa.

La percepción de Qin Wentian se recuperó por la fuerza, haciendo que su mente temblara violentamente mientras salvajes dolores de cabeza lo destrozaban internamente. Limpió rastros de sangre de la esquina de sus labios y descansó durante un día completo. En los días siguientes, probó un total de siete veces para romper la brecha, y se encontró con el fracaso cada vez. Pero, naturalmente, su tiempo en la 6ta Capa no fue en vano. Exploró el Río Astral allí durante bastante tiempo, en busca de una Constelación adecuada para él antes de intentar romper la 7ma Capa.

Esta vez, ya era la octava vez que su percepción se elevaba a la 6ta Capa Celestial. Después de un tiempo, su percepción alcanzó el pico de la 6ta Capa. Allí, vio una Constelación, justo en el punto más alto de la 6ta Capa y justo antes de la brecha con la 7ma. Alrededor de esta Constelación había una vasta región de desolación, porque por lo que podía ver, solo existía una Constelación.

Esta Constelación tenía forma de espada, y parecía ser una Antigua Espada Astral gigantesca que estaba incrustada justo en el punto máximo de la 6ta Capa Celestial, suprimiendo todas las otras Constelaciones debajo de ella. Desde la resplandeciente luz que irradiaba, yacía oscuridad en sus mismas profundidades. Se podían ver miles de millones de sombras de espada flotantes dentro de esa luz, obedeciendo sus convocatorias.

Sin lugar a dudas, esta era una Constelación Astral tipo Espada, y de alguna manera se sentía como una espada guardián del pináculo de la 6ta Capa Celestial, solo los dignos podían empuñarla, una espada que pertenecía a un monarca que dominaría el mundo.

Si uno lograra condensar un Alma Astral originada a partir de esto, entonces todas las otras Almas Astrales tipo Espada temblarían de miedo ante ella, sometiéndose a ella en reverencia.

“¡Serás tú, entonces!”

La voluntad de Qin Wentian brotó hacia adelante, moviéndose hacia ese rey de espadas. Instantáneamente, una aterradora oleada de energía se inclinó hacia abajo, intentando dividir la conciencia de Qin Wentian en dos, paralizando su mente y convirtiéndolo en un idiota.

“Qué tiránica”, masculló Qin Wentian, pero esto solo hizo que quisiera condensarla aún más. Su corazón y su voluntad habían sido templados por mucho tiempo hasta el punto en que no temía nada. Su voluntad se elevó hacia arriba, chocando con la ola de energía de esa espada. Sin embargo, esa energía ingobernable parecía invencible: nadie podía controlarla.

La gente común ni siquiera sueña con tocarla; no estaban calificados para ello.

Esta era la primera vez que Qin Wentian se encontraba con semejante Constelación, y era como si poseyera su propio poder de pensamiento. Sin embargo, a pesar de la fuerte resistencia, ¿cómo podría renunciar a ella? Su propia voluntad aterradora continuó inexorablemente, empujando ferozmente la presión de la espada.

En la plataforma de Arena, el cuerpo de Qin Wentian comenzó a temblar violentamente, como si estuviera a punto de ser destrozado por una inmensa presión.

“¿Qué está pasando con tu Junior hermano?” El nerviosismo pintó su rostro cuando Mo Shang se volvió hacia Luo Huan.

“No tengo ni idea, pero no debería haber nada malo”. Aunque la respuesta de Luo Huan fue como tal, también sintió extrema preocupación en su corazón.

La silueta de Qin Zheng se acercó lentamente. Al ver la situación anormal en la que Qin Wentian estaba, sus ojos brillaron con una luz extraña mientras comentaba: “Está en el proceso de condensar un Alma Astral, pero parece que se encontró con una extremadamente tiránica y no está dispuesto a renunciar a ella”.

“¡BZZZ!”

La radiante Luz Astral cayó en cascada hacia él, transformándose en innumerables espadas incomparablemente afiladas que se inclinan hacia Qin Wentian de una manera tiránica sin igual.

“Esto…” Qin Zheng se quedó mirando, estupefacto. ¿En qué Constelación estaba Qin Wentian tratando de condensar un Alma Astral exactamente?

El temblor de Qin Wentian se volvió más y más intenso, mientras el Qi Demoníaco exudaba enormes olas de su cuerpo. Incluso su voluntad, determinación y corazón parecían transformarse en energía tangible fusionándose, disparando directamente hacia la cúpula de los Cielos mientras lo ayudaba a luchar contra la Constelación.

La Constelación parecía inclinada a hacerlo rendirse. El rey de las espadas, los mortales no estaba calificado para ejercer su poder.

Sin embargo, el corazón de Qin Wentian ya había sido templado a tal grado, ¿cómo podía rendirse frente a una mera Constelación? Él quería ser el amo de ella, en cambio.

Qin Wentian abrió los ojos e inclinó la cabeza. Una luz aterradora brilló dentro de ellos mientras miraba hacia arriba, imponiendo su voluntad de Mandatos en su mirada.

La luz de las estrellas sin límites explotó hacia abajo, y el temblor de su cuerpo se detuvo lentamente. Los inicialmente agresivos rayos de luz ahora envolvieron suavemente su cuerpo, mientras un aura de extrema nitidez impregnó el aire. Momentos más tarde, irradió un resplandor incomparable y dorado cuando el Alma Astral de esa antigua espada parecía flotar sobre su cabeza. Una espada de tono oscuro evocando las llamas oscuras del purgatorio.

“Esa corona…” Qin Zheng, Mo Shang y el resto sintieron terror en sus corazones. El puro brillo dorado que irradiaba era de una intensidad que nunca habían visto antes.

“Un Alma Astral de la 6ta Capa Celestial”.

Mo Shang estaba estupefacto, este discípulo suyo lo sorprendía constantemente. Todavía no tenía ni siquiera veintiún años y si volvía a Chu ahora, se mantendría en la cima.

Los Soberanos Tiangang ya eran considerados leyendas en Chu.

El Alma Astral gradualmente terminó de formarse, y luego exudó una tiránica aura monárquica.

Qin Wentian no había terminado todavía; después de la condensación de su Alma Astral, su siguiente trabajo sería dar a luz a su cuarto Palacio Yuan.

Actualmente, la destreza de combate de Qin Wentian ya podría ser considerada estar en el Reino Tiangang. Sin embargo, dio a luz a los tres de su Palacios Yuan iniciales al comienzo del Reino Yuanfu. Se necesitaría un período de tiempo para que la cantidad y la calidad de Qi Astral en este cuarto Palacio Yuan coincidan con los tres anteriores.

Un mes después, Qin Wentian finalmente detuvo su cultivo. Cuando abrió los ojos, notó que varias personas lo rodeaban.

“¿Ustedes no quieren cultivar?” Preguntó Qin Wentian.

“Ya hemos cultivado durante nueve meses sólidos”, declaró Fan Le, deprimido. “¿Y qué está pasando? jefe, ¿por qué no has pasado hasta tiangang todavía?”

Qin Wentian solo pudo sacudir la cabeza con una sonrisa amarga en su rostro. La indicación de irrumpir en Tiangang fue el nacimiento de una Nova Astral y la transformación cualitativa del Palacio Yuan de uno.

Para la gente común, solo tenían un solo Yuanfu. Entonces, después de que su Nova Astral fuera nutrida y nacida en su Palacio Yuan, su Palacio Yuan evolucionaría y entrarían oficialmente en el Reino Tiangang.

Pero él, era diferente. Cultivó el Arte Nueve Palacios Astrales y en el Reino Tiangang, podría tener un total de cuatro Palacios Yuan. No podía entrar en Tiangang antes de que los cuatro de sus Palacios Yuan fueran alimentados y luego nacieran en una Nova Astral. No era que no quisiera, pero no podía hacerlo.

Por eso el Arte Nueve Palacios Astrales era tan poderoso. Cuando finalmente entrara en Tiangang, sería completamente diferente en comparación con los Soberanos Tiangang ordinarios. La brecha entre ellos era inconmensurable. Para los oponentes que solo tenían una sola Nova Astral, incluso sin técnicas innatas, él sería capaz de suprimirlos sin esfuerzo con solo el número de Novas que tenía únicamente.

“Todos nosotros, incluido yo mismo, ya hemos alcanzado el umbral de los Soberanos Tiangang en términos de destreza en combate. Es hora de que pensemos en cómo salir de este lugar”, afirmó Qin Wentian. Para condensar su 4ta Nova Astral, Qin Wentian primero necesitaría comprender el Mandato de Espada al segundo nivel. Para hacerlo, tendría que templarse fuera para poder superar cualquier obstáculo que pueda ocurrir.

“Puedo enviarlos chicos”.

Una voz se desvió, mientras las miradas de la multitud giraban en esa dirección, descubrieron que el dueño de la voz no era otro que Qin Zheng.

Aunque Qin Zheng estaba atrapado con ellos, realmente no tenía una amistad con ninguno de ellos. Incluso cuando estaban aprendiendo las nueve artes definitivas, él no participó porque no estaba tan familiarizado con Qin Wentian.

Sin embargo, ahora, él realmente dijo que él podía enviarlos fuera del mundo de la Formación.

La expresión de Qin Wentian vaciló, mientras que la luz en los ojos de Yun Mengyi se iluminó.

“Soy igual a ti, obteniendo la aprobación de Treinta y seis excéntricos en el Reino Inigualable. No olviden que me destaco en el Mandato de Espacio, y Yun Mengyi debería tener muy claro quién es mi Maestro en el Reino Inigualable. Él me ha dado un tesoro salvavidas”.

Mientras hablaba, Qin Zheng sacó un antiguo pergamino que emitía aterradoras ondas espaciales: parecía pertenecer al concepto de Espacio.

“Este antiguo pergamino puede controlar el poder del espacio, transfiriéndonos a diez mil millas de distancia. Este es el tesoro que mi Maestro me ha dado, y podemos hacer uso de esto para salir de la Formación Ave Bermellón. Pero permítanme decir esto primero, no tengo control sobre este tesoro, por lo que todos nosotros podríamos terminar siendo transferidos a diferentes lugares”.

“Ya que tienes este tesoro, ¿por qué no lo utilizaste para salir antes?” Qin Wentian miró a Qin Zheng con perplejidad.

“La mayoría de nosotros aquí somos del Reino Inigualable. Aunque el Reino Inigualable nunca ha interferido en asuntos del mundo exterior, mi Maestro y el resto de los excéntricos no quieren que caigamos aquí”. Qin Zheng emparejaba la mirada de Qin Wentian mientras respondía. Él, Qin Wentian, Yun Mengyi, Chu Mang, Fan Le y Ouyang Kuangsheng fueron todos Cultivadores del Reino Inigualable.

“Bien, confiaré en ti en esto… Salgamos entonces”. Qin Wentian miró a todos mientras continuaba sus instrucciones, “Después de que salgamos, todos deben abandonar el Estado Venerable inmediatamente. No se reúnan, ya que esto haría más fácil atraer la atención. Ouyang y Bai Qing, los dos regresen a sus respectivas potencias, no habrá nadie que se atreva a hacer un movimiento descarado contra ustedes en ese momento. Chu Mang y Fan Le, ustedes regresan al Reino Inigualable en el Estado Azur. Bailu Jing y Bailu Yi regresen al Instituto Ciervo Blanco… pero en cuanto al Maestro Mo Shang y la Sénior hermana Luo Huan… “

No había necesidad de que se preocupara por Yun Mengyi y Mu Feng. Pero Mo Shang y Luo Huan simplemente no eran lo suficientemente fuertes.

“No iré entonces, no es tan malo quedarme aquí para cultivar”. Mo Shang se rió, “Wentian, después de que seas lo suficientemente poderoso, recuerda la deuda que nos debe el Palacio Nueve Místicos”.

“Me quedaré aquí y acompañaré al Maestro”. Luo Huan sonrió, “Recógenos cuando seas lo suficientemente fuerte”.

Qin Wentian suspiró, su corazón se llenó de melancolía, pero asintió con la cabeza ligeramente. Mirando a Xiao Hundan, quien estaba siendo abrazado por Luo Huan, una serie de sonidos yiyiyaya resonaron en su mente.

“¿Quieres quedarte aquí también?”, Preguntó Qin Wentian a Xiao Hundan.

“¡Arf!” Xiao Hundan sacudió su cabeza de acuerdo.

“De acuerdo, acompaña al Maestro Mo Shang y a la hermana Luo Huan en mi lugar en ese momento. Definitivamente regresaré por ustedes chicos”, afirmó Qin Wentian, mientras retiraba el exceso de Piedras Meteoro Yuan que tenía en su poder y se las pasaba a ellos.

“Wentian gege, no quiero separarme de ti tan rápido”. Bai Qing tiró de sus manos, la tristeza estaba aparente en sus ojos.

“Todavía eres muy débil, ¿no serías una carga si te quedaras a mi lado?” Qin Wentian se rió haciendo que Bai Qing le sacara la lengua, sabiendo que Qin Wentian la estaba provocando intencionalmente.

“Voy a poner todos mis esfuerzos en la cultivación cuando regrese. Cuando el Palacio Luna Mística caiga bajo mi control, iré y te ayudaré entonces”. Bai Qing sonrió de una manera extremadamente adorable. Sin embargo, todos sabían que, con todas sus sonrisas y risas, había un corazón incomparablemente resuelto; después de todo, ella era practicante del Arte Caótico del Diablo Celestial.

“Mhm”. Qin Wentian asintió, mirando a cada uno de ellos. Cuando respiró profundamente, sintió una gran sensación de renuencia a separarse de sus compañeros. Pero a pesar de su renuencia, comprendió que no importaba lo que sucediera, ¡el acto de irrumpir en la Gran Dinastía Xia tenía que hacerse solo!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente